ASUR, ASIRIA

La ciudad de Asur estaba ubicada en el lado occidental del Tigris, arriba de su confluencia con el rí­o Pequeño Zab, ca. 97 Kilómetros al sur de Ní­nive. Asur parece haber sido colonizada por los sumerios desde el tercer milenio a. de J.C. Las ruinas de los templos de los dioses Asur e Istar datan ca. 3000 a. de J.C. Se menciona a Asur primeramente por nombre en una tableta cuneiforme de *Nuzi escrita en el perí­odo de Acadia antigua ( ca. 2350 a. de J.C. ).
La ubicación de Asur fue identificada en 1853 cuando Hormuzd Rassam cavó bajo la base del ziggurat en Qalat Shar-qat y encontró dos cilindros de Tiglat-pileser I (1115–1077 a. de J.C. ) que mencionan la ciudad por nombre. Excavaciones sistemáticas se condujeron por Robert Koldewey y Walter Andrae representando la Sociedad Oriental Alemana desde 1903 hasta el estallido de la Primera Guerra Mundial, en 1914. Durante esos años los excavadores fueron capaces de trazar las capas sucesivas de la ciudad y estudiar los planos de sus palacios y templos.
Uno de los mejores ejemplos de la arquitectura asiria es el templo Anu-Adad construido sobre un doble *Ziggurat en Asur durante el siglo XII a. de J.C. Entre los descubrimientos literarios está la versión asiria de la Epica Arcadia de la Creación (véase Enuma Elish) escrita ca. el año1000 a. de J.C. Mientras que la versión babliónica exalta a Marduk, el dios de Babilonia, como la deidad suprema, el dios Asur es el héroe del relato asirio.
Las excavaciones de Andrae en Asur nos han revelado la naturaleza de la ley asiria. Dos tabletas grandes y un número de fragmentos que datan del tiempo de Tiglat-pileser I, siglo XII a. de J.C. , dan un cuerpo de leyes el cual es aproximadamente como un tercio más largo que el bien conocido Código de Hamurabi. Las leyes mismas bien pudieran provenir del siglo XII a. de J.C. , sin embargo, los textos están muy fraccionados y hasta ahora no se han descubierto otros textos que ayuden a llenar las lagunas. Las sanciones del código asirio son más severas que las de su contraparte babilónica.
Los reyes de la ciudad-estado de Asur gobernaron sobre una área limitada hasta el fin del perí­odo de Ur III (véase SUMER), cuando empezaron una polí­tica de conquista. Los mercaderes asirios establecieron colonias en Kanis, kultepe y otros centres de Capadocia, lo cual trajo prestigio y riqueza a Asur (véase TABLETAS CAPADOCIAS). Aunque no conocemos la razón, este perí­odo duró muy poco. Después de tres generaciones los mercaderes asirios fueron privados de comunicación con su capital, y Asur entró en un perí­odo de declinación.
El poder asirio emergió nuevamente cuando Samsi-Adad I ( ca. 1812–1780 a. de J.C. ) dominó *Mari y colocó a su hijo Yasmakh-Adad en el trono. Las rutas de las caravnas se extendí­an desde Asur hasta el Mediterráneo durante el reinado de Samsi-Adad. El construyó un gran templo Enlil en Asur. Después de su muerte, sin embargo, el imperio se desintegró. *Hamurabi de Babilonia llegó a ser el señor de la Mesopotamia. Durante la época de *Amarna Asurubalit I (1365–1330 a. de J.C. ) de Asur correspondió con *Akhenatón de Egipto, y, Asiria emergió de su perí­odo de quietud. Desde el siglo XIV hasta el VII a. de J.C. , los ejércitos de Asiria sembraron el pánico en casi todo el Asia occidental. Los reyes asirios impusieron pesados tributos a las gentes vasallas y enviaron expediciones punitivas a recaudar el tributo cuando éste era retenido. Los monarcas asirios se jactaban de su crueldad en los anales que registran sus campañas.
Tiglat-pileser I (1115–1077 a. de J.C. ) emprendió vigorosas campañas a través del Asia occidental; pero encontró resistencia fiera de parte de los estados arameos, quienes detuvieron temporalmente al imperialismo asirio. Durante este perí­odo Israel pudo emerger como una monarquí­a independiente y, bajo David y Salomón, controlar mucho de Siria. Con la caí­da de Tukulti-Ninurta II (890–885 a. de J.C. ) Asiria empezó a tomar una acción más vigorosa contra sus enemigos. Nombres tales como Asurnasir-pal II (885–860 a. de J.C. ), Salmanasar II (859–824 a. de J.C. ), Salmanasar IV (781–772 a. de J.C. ), Tiglat-pileser III (745–727 a. de J.C. ), Salmanasar V (727–722 a. de J.C. ) y Sargón II (723–705 a. de J.C. ) nos dicen del perí­odo durante el cual Asiria demandó tributo de los estados del occidente de Asia y conquistó a los arameos de Damasco (723 a. de J.C. ) y de la capital israelita en Samaria (722 a. de J.C. ). Mientras la ciudad de Asur era la capital titular del imperio, *Ní­nive se establecí­a desde el siglo XII a. de J.C. como una residence real alternada. Durante el perí­odo de apogeo del poder asirio, el tributo de las naciones vení­a a Ní­nive. Los años que siguieron a la caí­da de Samaria vieron el poder asirio en su cenit. Senaquerib (705–681 a. de J.C. ) conquistó la mayor parte de Judá pero fue incapaz de tomar a Jerusalén (2 R. 18:17–19:9). Los asirios tuvieron que levantar el estado de sitio y Senaquerib regresó a su tierra donde fue asesinado por sus hijos (2 R. 19:36).
Esar-Haddon (680–669 a. de J.C. ) continuó la polí­tica de su padre pero se encontró con una fuerte oposición. Su hijo Asurbarsipal (669–627 a. de J.C. ) luchó fuertemente para mantener el prestigio que rápidamente Asiria iba perdiendo. *Asurbanipal dejó un legado significativo a la posteridad con su gran biblioteca; pero su reino rápidamente estaba llegando a su fin. Ciaxeres el Medo y Nabopolasar de Babilonia, tomaron la ciudad de Asur en el año 614 a. de J.C. , y Ní­nive misma cayó en el año 612 a. de J.C. Para el año 609 a. de J.C. los asirios habí­an sufrido otra derrota en Harán y su imperio habí­a llegado a su fin.

Fuente: Diccionario Bíblico Arqueológico

Agregue un comentario