Comentario de Génesis 1:26 – Exégesis y Hermenéutica de la Biblia – Comentario Bíblico

Comentario de Génesis 1:26 – Exégesis y Hermenéutica de la Biblia

Entonces dijo Dios: “Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza, y tenga dominio sobre los peces del mar, las aves del cielo, el ganado, y en toda la tierra, y sobre todo animal que se desplaza sobre la tierra.”

Hagamos. Gén 3:22; Gén 11:7; Job 35:10; Sal 100:3; Sal 149:2; Isa 64:8; Jua 5:17; Jua 14:23; 1Jn 5:7.

hombre. En el hebreo, Adam (Adán); probablemente llamado así por la tierra roja de la cual fue formado, o del rubor o color carne del semblante humano: el nombre tiene la intención de designar la especie.

A nuestra semejanza. Gén 5:1; Gén 9:6; Ecl 7:29; Hch 17:26, Hch 17:28, Hch 17:29; 1Co 11:7; 2Co 3:18; 2Co 4:4; Efe 4:24; Col 1:15; Col 3:10; Stg 3:9.

y señoree. Gén 9:2, Gén 9:3, Gén 9:4; Job 5:23; Sal 8:4-8; Sal 104:20-24; Ecl 7:29; Jer 27:6; Hch 17:20, Hch 17:28, Hch 17:29; 1Co 11:7; 2Co 3:18; Efe 4:24; Col 3:10; Heb 2:6-9; Stg 3:7, Stg 3:9.

Fuente: El Tesoro del Conocimiento Bíblico

Esta es la parte más importante del texto, el punto hacia el cual se dirige desde el principio. Según las Escrituras, no existe nada más grandioso en toda la creación de Dios que la humanidad, la cual hizo a su imagen y para reflejar su gloria.

Fuente: Nuevo Comentario Ilustrado de la Biblia Caribe

Hagamos: Es enfático en la majestuosidad de Dios. Aun más, al usar el plural, Dios da lugar a la futura revelación de la Trinidad (Gén 11:7; Mat 28:19). El tácito «nosotros», no se podría referir a los ángeles que acompañan a Dios, porque el hombre es hecho sólo a su imagen, no a la de los ángeles.

a nuestra imagen: ¿Qué es la imagen de Dios en el hombre? El punto de vista común sobre la imagen de Dios, se relaciona con la moral, lo ético y las habilidades intelectuales, pero una opinión más reciente, basada en la gramática hebrea y el conocimiento del antiguo Cercano Oriente, interpreta esta frase como: «Hagamos al hombre como nuestra semejanza» (en hebreo la preposición se puede traducir como). En tiempos ancestrales, un emperador podía dar la orden de alzar estatuas de sí mismo hasta el lugar más remoto de su imperio, así se sabría que esa área estaba bajo su poder y gobierno. Así, Dios situó al ser humano como símbolo de sí mismo en la tierra para representar su Reino. Esto concuerda bien con el mandamiento que sigue: para que se enseñoree sobre todo lo que Dios ha hecho.

conforme a nuestra semejanza: Esta frase llama la atención a la precedente figura literaria. Puesto que Dios es Espíritu (Jua 4:24), en un sentido normal de la palabra, no podría existir «imagen» ni «semejanza» de Él. Aun más, el hacerse imagen o semejanza está estrictamente prohibido, debido a la idolatría (Éxo 20:4-6). No nos debemos hacer imágenes de Dios, porque Él ya lo hizo. Nosotros somos su imagen; nosotros somos su semejanza. Esta es la razón por la que Dios valora tanto a la humanidad, porque somos testimonio de su majestad en la tierra.

y señoree: Gobernar como virrey de Dios. Así es, la humanidad está para reinar como Dios lo haría (sabia y prudentemente) sobre toda su creación (peces, aves, ganado, y otras cosas).

 EN FOCO

«Dios»

(Heb. pl. elohim) (Gén 1:1, Gén 1:26; Deu 7:9; Isa 45:18) # en Strong H430: Este es el término más común para Dios. Esta palabra se relaciona con otras palabras similares para deidad que se encuentran en casi toda la lengua semita. El significado básico es «Poderoso» o «Todopoderoso». En hebreo, esta palabra, por lo general se ocupa como una forma llamada plural de «majestad» o de «intensidad». En contraste con un plural normal (que es «dioses», así como los falsos dioses de 1Re 19:2), el uso hebreo de esta palabra en plural significa «La Plenitud de Dios» o «Dios, ¡Dios mismo!» Muchos cristianos apuntan a la forma plural de esta palabra, como revelación de la naturaleza plural de Dios. El Señor es Uno, pero también es tres diferentes personas: El Padre, El Hijo y el Espíritu Santo.

Fuente: Nuevo Comentario Ilustrado de la Biblia Caribe

DIJO DIOS: HAGAMOS. Esta expresión contiene una antigua sugerencia del Dios trino y uno. El empleo del plural “hagamos” sugiere que Dios tiene una pluralidad (cf. Sal 2:7; Isa 48:16). Sin embargo, la revelación de la unidad trina de Dios no es aclara hasta el NT (véanse Mat 3:17, nota; Mar 1:11, nota).

Fuente: Biblia de Estudio Vida Plena

HAGAMOS AL HOMBRE. Los vv. Gén 1:26-28 abarcan la creación de los seres humanos; Gén 2:4-25 contiene detalles más específicos en cuanto a su creación y al medio ambiente. Esos dos relatos se complementan y enseñan varias cosas.

(1) Tanto el hombre como la mujer fueron una creación especial de Dios, no un producto de la evolución (v. Gén 1:27; Mat 19:4; Mar 10:6).

(2) Tanto el hombre como la mujer fueron creados a “imagen” y “semejanza” de Dios. Debido a esa imagen, ellos podían responder a Dios y tener comunión con Él, y reflejar de manera extraordinaria su amor, gloria y santidad. Debían hacerlo al conocer a Dios y obedecerle (Gén 2:15-17).

(a) Tenían una semejanza moral con Dios, porque no tenía pecado y eran santos, poseyendo sabiduría, un corazón amoroso y la voluntad de hacer lo bueno (cf. Efe 4:24). Vivía en una relación personal con Dios que implicaba obediencia moral (Gén 2:16-17) e íntima comunión. Cuando Adán y Eva pecaron, se corrompió su semejanza moral con Dios (Gén 6:5). En la redención los creyentes deben renovarse a la semejanza moral original (cf. Efe 4:22-24; Col 3:10).

(b) Adán y Eva poseían una semejanza natural con Dios. Fueron creados como seres personales con espíritu, mente, emociones, conciencia de sí y capacidad de elección (Gén 2:19-20 Gén 3:6-7 Gén 9:6).

(c) De cierto modo la constitución física del hombre y de la mujer es a imagen de Dios en un sentido que no ocurre con los animales. Dios les dio a los seres humanos la imagen en la cual iba a manifestarse visiblemente a ellos (Gén 18:1-2) y la forma que un día adoptaría su Hijo (Lev 1:3-5; Flp 2:7; Heb 10:5).

(3) Que los seres humanos fueran hechos a imagen de Dios no significa que sean divinos. Han sido creados en un orden menor y son dependientes de Dios (Sal 8:5).

(4) Toda vida humana proviene originalmente de Adán y Eva (Gén 3:20; Rom 5:12).

Fuente: Biblia de Estudio Vida Plena

Hagamos … nuestra. La primera clara indicación de la triunidad de Dios (cp. Gén 3:22; Gén 11:7). El nombre mismo de Dios. Elohim (Gén 1:1), es una forma plural de ÉL. hombre. El punto de coronación de la creación, un humano viviente, fue hecho a imagen de Dios para gobernar la creación. nuestra imagen. Esto definió la singular relación del hombre con Dios. El hombre es un ser viviente capaz de encarnar los atributos comunicables de Dios (cp. Gén 9:6; Rom 8:29; Col 3:10; Stg 3:9). En su vida racional, era como Dios en que podía razonar y que poseía intelecto, voluntad y emoción. En el sentido moral, era como Dios porque era bueno y sin pecado.

Fuente: Biblia de Estudio MacArthur

señoree … sojuzgadla. Esto definía la singular relación del hombre con la creación. El hombre era el representante de Dios en su gobierno sobre la creación. El mandamiento de gobernar lo separaba del resto de la creación viviente y definía su relación como por encima del resto de la creación (cp. Sal 8:6-8).

Fuente: Biblia de Estudio MacArthur

— Hagamos: no parece ser un plural mayestático, y tampoco se explica por el simple hecho de que el nombre Elohim tenga forma de plural, ya que casi siempre se utiliza como nombre propio referido a Dios y normalmente concuerda con el verbo en singular. Es posible que se trate de un “plural deliberativo”; señalando que Dios habla consigo mismo. El texto griego lo ha entendido como una deliberación de Dios con su corte celestial, es decir, con los ángeles. Pero también podría tratarse de un plural de intensidad.

— animales domésticos: Lit toda la tierra En este caso se ha seguido la lectura variante que ofrece la versión siriaca que recoge posiblemente la forma más original del texto, y por coherencia a la clasificación de animales presentada en el v. Gén 1:25.

Fuente: Traducción Interconfesional HispanoAmericana

NOTAS

(1) “Dios.” Heb.: ’Elo·hím. Véase Gén 1:1, n: “Dios”.

(2) “Hagamos.” Heb.: na·‛aséh. Véase Gén 1:16, n.

(3) O léase: “hombre terrestre”. Heb.: ’a·dhám, sin el artículo definido.

(4) “A nuestra imagen (sombra; parecido).” Heb.: betsal·mé·nu.

REFERENCIAS CRUZADAS

p 43 Gén 11:7; Pro 8:30; Jua 1:3; Col 1:16

q 44 Gén 9:6; 1Co 11:7; Col 3:10

r 45 Gén 5:1; Hch 17:29; Stg 3:9

s 46 Gén 9:2

Fuente: Traducción del Nuevo Mundo

Hagamos. El uso del verbo en plural en este versículo parece apoyar lo dicho en otras partes de las Escrituras acerca de la función del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo en la creación (cp. coment. en el vers. 1).

hombre. Esta palabra en hebreo ( adam ) es usada a veces como nombre propio (cp. 5:3), y también como nombre genérico para « humanidad.» El sentido genérico se expresa aquí por el verbo « ejercer» que está en plural en hebreo.

imagen…semejanza. El concepto bíblico de la imagen de Dios en el hombre indica que el hombre de alguna manera refleja algunos de los atributos y características de su Creador. Pero esta imagen no puede ser semejanza física, pues Dios es Espíritu (Jn 4:24), sino la semejanza en el intelecto, las emociones, la voluntad y lo moral. Todas estas cualidades estarían determinadas por el hecho de conocer y obedecer la voluntad de Dios. La imagen de Dios en el hombre distingue a la humanidad del resto de la creación y le da una dignidad y valor no compartido por el resto de lo creado. El valor y la santidad de la vida humana están relacionados con la imagen de Dios en el hombre (cp. 9:6). La creación de la humanidad se presenta como el hecho cumbre del Creador. La dignidad y el significado de la vida humana se derivan del hecho de que Dios creó al hombre a imagen suya, (vers. 27) un poco menor que los ángeles y lo coronas de gloria y majestad (Sal 8:5). Cuando el hombre pecó (Gn 3), retuvo la imagen de Dios (Gn 9:6; Stg 3:9), pero perdió la imagen moral y el compañerismo con Dios (Ro 3:10– 18; Ef 2:1, 5; 4:17– 18; Col 2:13a). La imagen perdida es restaurada en Cristo (Ef 4:24; Col 2:13b; 3:10).

Fuente: La Biblia de las Américas

Hagamos… nuestra. Plurales de majestad.

imagen… semejanza. Palabras intercambiables (Gén 5:3) señalando que el hombre fue creado a semejanza natural y moral de Dios. Cuando pecó, el hombre perdió la semejanza moral, es decir, su condición santa, pero aún retiene la semejanza natural de intelecto, emociones y voluntad (cp. Gén 9:6; Stg 3:9).

Fuente: Biblia de Estudio Anotada por Ryrie

hombre… Heb. adam. También humanidad; ejerzan… Nótese el singular y el plural.

Fuente: Biblia Textual IV Edición

Lit., ejerzan

Fuente: La Biblia de las Américas

hombre (heb. adam). Aquí no es nombre propio sino sustantivo. Por tratarse del primer ser humano, la palabra adam también se aplicar en el sentido de humanidad.

1.26 g Gén_5:1-2

1.26 hombreu8230? ejerzan. Notese el singular y el plural.

Fuente: La Biblia Textual III Edición

[=] *Si 17:4

Fuente: Notas de la Biblia Latinoamericana