1 Timoteo 2:1-7 Teme a Dios. Honra al emperador (McLarty) – Estudio bíblico – Biblia.Work

1 Timoteo 2:1-7 Teme a Dios. Honra al emperador (McLarty) – Estudio bíblico

Sermón 1 Timoteo 2:1-7 Teme a Dios. Honrar al Emperador.

Por el Dr. Philip W. McLarty

Celebramos el 238.° cumpleaños de nuestra nación el viernes. Confío en que disfrutaron de las festividades.

En comparación con algunos países, somos un cachorro joven. Los orígenes de Etiopía se remontan al 980 aC; India, hasta el 322 a. C.; la República Popular de China hasta el 221 a. C. El actual Estado de Israel comenzó en 1948, pero su historia se remonta a mucho tiempo atrás. Los judíos celebraron el aniversario de los 3000 años de Jerusalén en 1996.

En comparación con otros, estamos entrando en años. Pakistán se formó en 1947. Siria se convirtió en una nación en 1961, al igual que muchos de los países del Medio Oriente cuando se disolvió la República Árabe Unida.

En América del Norte, somos la tercera edad: México se convirtió en una nación por derecho propio en 1810 cuando España se retiró; el actual gobierno de México se estableció en 1917. Canadá se convirtió en una nación propia en 1867.

Así que tenemos 238 años y, a la luz del paisaje rápidamente cambiante de nuestro país , uno tiene que preguntarse, “¿Qué depara el futuro?” ¿Cuántos cumpleaños más celebraremos como nación soberana? ¿Estamos al comienzo de una nueva era de crecimiento y prosperidad … o acercándonos al final de nuestro reinado como la nación más grande sobre la faz de la tierra?

Hoy no tengo una respuesta para usted, y puedo asegurarle que no tengo una agenda. Lo que tengo es una palabra de las Escrituras que pone el debate político en perspectiva del pasado, presente y futuro y nos asegura la soberanía de Dios sobre todas las naciones para siempre. También pone la carga de la responsabilidad sobre nosotros, si vamos a ser la nación que estamos llamados a ser.

El texto es la amonestación de Pablo a Timoteo, donde él escribe:

Exhorto, pues, ante todo, a que se hagan súplicas, oraciones, intercesiones,
y acciones de gracias por todos los hombres:
por los reyes y todos los que están en lugares altos;
para que podamos vivir una vida tranquila y sosegada en toda piedad y reverencia.
Porque esto es bueno y agradable a los ojos de Dios nuestro Salvador;
quien desea que todas las personas se salven y lleguen al pleno conocimiento de la verdad.
(1 Timoteo 2:1-4)

¿Oras habitualmente por los líderes de nuestra nación? ¿Invoca la bendición de Dios sobre el Presidente, el Vicepresidente, el Portavoz de la Cámara, los miembros del Congreso y los diversos miembros del Gabinete y asesores?

¿Ora por el Gobernador y su familia, el vicegobernador y los senadores y representantes estatales? ¿Oras por los líderes de la parroquia de Webster y la ciudad de Minden?

Seré el primero en confesar que es mucho más fácil orar por alguien que te gusta que por alguien que no. #8217;t; para alguien con cuyas opiniones está de acuerdo, que para alguien con quien está totalmente en desacuerdo; por alguien cuyas decisiones nos lleven en la dirección que tú crees que deberíamos ir y quizás te beneficien personalmente que orar por alguien cuyas decisiones nos lleven en la dirección opuesta.

No importa, dijo Pablo a Timoteo, & #8220;Os exhorto a orar … para reyes y todos los que están en lugares altos.” Esto va junto con lo que escribió en el capítulo 13 de su Carta a los Romanos: donde dijo,

“Toda alma esté en sujeción a las autoridades superiores,
porque no hay autoridad sino de Dios,
y los que existen son ordenados por Dios.”
(Romanos 13:1)

Entonces, ¿cómo ¿Debemos tomar esto en serio y aplicarlo sinceramente al clima político en el que vivimos?

Primero, debemos entender que Pablo era un teólogo. Se atrevió a pensar y hablar acerca de Dios y a aplicar nuestra relación con Dios a nuestra relación con el Estado en el que vivimos.

Pablo no solo creía en la soberanía de Dios sobre la nación, buscaba Dios como la fuente de todas las cosas.

Si hay materia, Dios la creó.
Si hay significado y propósito para la vida, Dios lo determina.
Si hay poder, Dios lo concede.

Pablo no hubiera podido concebir que una persona ocupase un puesto de autoridad sin la autorización de Dios. En lo que a él concernía, cualquier poder que tengamos, elegido o no, proviene de Dios.

No es una píldora tan amarga de tragar cuando los gobernantes y los funcionarios electos manejan los asuntos del estado en de tal manera que se eleve por encima del interés propio y sirva al bien común.

Pero todos sabemos que esto no siempre es así. El poder corrompe y eso lleva a los gobernantes a actuar sin piedad. Por ejemplo:

Adolfo Hitler ordenó el exterminio de más de seis millones de judíos.
Pol Pot y los jemeres rojos masacraron aproximadamente a un tercio de la población de Camboya.
Slobodan Milosevic masacró a innumerables serbios en Bosnia en nombre de la “limpieza étnica”

A lo largo de los años, el mundo ha conocido algunos gobernantes increíblemente horribles. ¿Puedes deletrear Atila el Huno? En los días de Pablo, era Nerón. La mera mención del nombre fue suficiente para infundir miedo en los corazones de judíos y romanos por igual.

Esto no influyó en Pablo en lo más mínimo. Era intransigente: El poder viene de Dios. Y creía que Dios puede usar tanto a los justos como a los malvados para servir a los propósitos de Dios. Al final, Dios tendrá la última palabra.

En comparación con otros períodos de la historia, lo tenemos relativamente fácil. Puede que nos desanimemos por lo que dice el presidente, lo que hace el Congreso o lo que decide la Corte Suprema, pero, por regla general, no tememos por nuestras vidas. Es difícil imaginar la injusticia y la opresión que han experimentado las personas en otros tiempos y en otros lugares.

Mira el panorama general. En 1998, tuvimos un presidente que enfrentó un juicio político. Resultó ser un destello en la sartén. En 2004, un amigo me dijo que estaba pensando en mudarse a otro país si George W. Bush era reelegido, que así de inepto era. No solo fue reelegido, sino que sirvió otros cuatro años con distinción después del 11 de septiembre.

Tenemos una visión estrecha de las cosas, limitada por la inmediatez del momento y atenuada por nuestros propios prejuicios personales. Pablo nos recordaría que Dios es desde la eternidad hasta la eternidad. Los gobernantes van y vienen, al igual que naciones enteras y civilizaciones enteras. La vida continua. Sólo Dios es eterno.

Pablo era teólogo. Ese es el primer punto. También era un pragmático. Veía las cosas como eran, no como le gustaría que fueran. Respetó el orden dado por la sociedad de su época y no trató de cambiarlo, como si pudiera.

Es por eso que podía decir cosas como, “esclavos, sean obedientes a … tus amos…” (Efesios 6:5), y ” Callen las esposas en las asambleas … (1 Corintios 13:34). No es que aprobara la institución de la esclavitud o el sometimiento de la mujer. Era simplemente una realidad del mundo en el que vivía, y lo aceptó por lo que era.

Si lees sus cartas detenidamente, encontrarás que Paul nunca mencionó a Nero por su nombre. ; nunca abogó por derrocar al Imperio Romano. Su preocupación no era desafiar el statu quo, sino proclamar la muerte y resurrección de Jesucristo e invitar a otros a una relación salvadora con él. Les dijo a los romanos:

“No os conforméis a este siglo,
sino transformaos mediante la renovación de vuestra mente,
para que podáis probar cuál es el … perfecta voluntad de Dios.”
(Romanos 12:2)

En asuntos de obediencia civil, el consejo de Pablo era práctico: No llames la atención sobre ti mismo. . No cause problemas. Paga tus impuestos. Obedecer la ley. Mantén tu nariz limpia. Como les dijo a los romanos, “Los gobernantes no son terror para los buenos, sino para los malos.” (Romanos 13:3) Pedro dio el mismo consejo en su primera carta, cuando escribió:

“Sométanse a toda ordenanza humana para el Señor’ por causa de Dios …
Porque esta es la voluntad de Dios, que haciendo el bien
hagas callar la ignorancia de los hombres necios …
usando tu libertad &#8230 ; como siervos de Dios. …
Teme a Dios. Honra al Emperador.” (1 Pedro 2:13-17)

La mala noticia es que no hay gobernantes perfectos; no hay un sistema perfecto de gobierno. La buena noticia es que esto no tiene por qué impedirnos ser fieles.

El pueblo de Israel mantuvo la fe durante más de cuatrocientos años mientras vivía como esclavo en Egipto. Lo hicieron, no porque el Faraón fuera bueno y justo, sino porque no consideraban al Faraón como Dios. Lo mismo sucedió con el exilio babilónico. Durante setenta años, el pueblo de Israel cantó los cánticos de Sion en una tierra lejana y contó las historias de los actos poderosos de Dios, mientras esperaban que Dios los liberara y los llevara a casa a la Tierra Prometida.

Lo que es sorprendente es que la fe a menudo se fortalece en tiempos de persecución. Considere esto:

En el siglo II, los romanos buscaron destruir la fe cristiana. En cambio, solo hicieron que se dispersara y creciera.

En el siglo XX, el Partido Comunista hizo todo lo que pudo para abolir la Iglesia Ortodoxa Rusa. Solo lo hizo más fuerte.

En la Edad Media, Martín Lutero fue excomulgado por la Iglesia Católica Romana, Juan Wesley fue expulsado de la Iglesia Anglicana y Juan Calvino fue exiliado de su Francia natal; sin embargo, cada uno, por derecho propio, ganó mayor confianza bajo el fuego y creció aún más determinado a reformar la iglesia de Jesucristo.

Y así, Pablo instó a sus lectores a mantener la vista en el reino de Dios, no la política del día. En cuanto a los que tienen autoridad, no se anda con rodeos: orad por ellos. Eso es lo que le dijo a Timoteo; eso es lo que creo que nos diría hoy.

Entonces, veamos: Pablo era un teólogo. Era un pragmático. También fue un producto del siglo I.

Paul no tenía idea de cómo sería vivir en una democracia representativa como la nuestra. Si le hubieras dicho cómo podemos seleccionar y elegir a nuestros líderes y participar en el proceso electoral, habría pensado que estabas loco: “¡De ninguna manera!” él diría. Hubiera sido inconcebible para él imaginar tal cosa.

Entonces, ¿qué crees que diría si viviera en los Estados Unidos del siglo XXI? Creo que diría, “No te quedes ahí sentado, ¡haz algo!”

Haz todo lo que puedas para usar tu libertad para servir a Dios y hacer una diferencia en la vida. mundo de hoy.

Apoye a los funcionarios que crea que mejor representan la voluntad de Dios para esta comunidad, estado y nación.

Vote cuando se celebren elecciones, luego hable y deje que esos elegido saber cuál es su posición sobre los temas importantes del día. Por todos los medios, oren por ellos, ya sea que hayan votado por ellos o no. Ore para que Dios los use para promover su voluntad.

Si ha conocido a personas en cargos públicos y la mayoría de ustedes saben que escuchan a sus electores. Puede que no siempre estén de acuerdo, pero escuchan. Por lo tanto, no deje que las noticias y los comentarios políticos lo depriman, haga algo constructivo y hable con ellos. Puede que no tenga éxito en cambiar el rumbo, pero al menos puede decir que lo intentó.

Tome un papel activo en el gobierno en todos los niveles. Eso es lo que creo que diría Paul.

Ahora abróchense los cinturones de seguridad. Estamos a punto de aterrizar. Creo que Paul también señalaría que el carácter de una democracia representativa es que realmente funciona para representar a la gente, como un todo. Para decirlo claramente: lo que vemos que sucede hoy en nuestro país es un reflejo de nosotros mismos. Si no te gusta lo que ves, entonces eres tú quien primero debe cambiar.

Solo a medida que seamos más fieles podemos esperar estándares más altos de aquellos a quienes elegir a un cargo público. Solo si vivimos como hijos de Dios y discípulos de Jesucristo, podemos esperar restaurar nuestra nación a su fuerte base bíblica. La palabra de Dios a Salomón nos habla tan claramente hoy como siempre:

“… si mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado,
se humillare, oraren, buscaren mi rostro,
y se convirtieren de sus malos caminos,
entonces yo oiré desde los cielos, perdonaré sus pecado,
y sanaré su tierra.”
(2 Crónicas 7:14)

Llévate esto a casa contigo: Dios no estaba hablando a aquellos en posiciones de poder y autoridad; Dios estaba hablando a gente común y corriente como tú y como yo.

Oremos: Dios misericordioso, perdona nuestros caminos errados, nuestra complacencia, nuestra autoindulgencia. Danos un espíritu de humildad: para que podamos estar abiertos a la dirección de tu Espíritu. Danos un espíritu de resolución: para que podamos fortalecernos en nuestra devoción a Cristo. Danos un espíritu de esperanza, para que podamos mantener la promesa de que todas las cosas ayudan a bien a los que te aman y son llamados conforme a tus propósitos. En Jesús’ nombre. Amén.

Copyright 2014 Philip McLarty. Usado con permiso.

Las CITAS DE LAS ESCRITURAS son de World English Bible (WEB), una traducción al inglés moderno de dominio público (sin derechos de autor) de la Santa Biblia.