2 Cor. 5:11-19 – Motivación para el ministerio – Estudio bíblico – Biblia.Work

2 Cor. 5:11-19 – Motivación para el ministerio – Estudio bíblico

Escrituras: 2 Corintios 5

Introducción

Muchos de nosotros estamos familiarizados con el nombre de Abraham Maslow. Maslow fue uno de los pioneros en el campo de la Psicología. Su trabajo es uno de los pilares sobre los que se construye gran parte de la psicología moderna.

Maslow creía que la autorrealización era la fuerza impulsora de la personalidad humana, un concepto que capturó en su libro de 1954, Motivación y personalidad. Para el mundo de la Psicología, la gran intuición de Maslow fue colocar la actualización en una jerarquía de motivación. La autorrealización, como él lo llamó, es el impulso más elevado de toda la humanidad, pero antes de que una persona pueda volverse hacia él, debe satisfacer otras motivaciones inferiores como el hambre, la seguridad y la pertenencia. La jerarquía tiene cinco niveles.

  • Fisiológicos (hambre, sed, refugio, sexo, etc.)
  • Seguridad (seguridad, protección contra daños físicos y emocionales)
  • Social (afecto, pertenencia, aceptación, amistad)
  • Estima (también llamado ego). Los internos son el respeto propio, la autonomía, el logro y los externos son el estatus, el reconocimiento, la atención.
  • Autorrealización (hacer cosas)

Pero mucho antes de Abraham Maslow , vivía otro hombre que hablaba de motivación. Bajo la inspiración del Espíritu Santo, nos escribió sobre su motivación para hacer lo que hizo, para ser quien era y para servir a Quien servía. Las motivaciones de sus acciones estaban tan por encima de todo lo que este mundo había conocido, que desafiaron toda la jerarquía de necesidades de Maslow. De hecho, su motivación por lo que hizo fue tan fuerte que, mientras las perseguía, negó sus necesidades fisiológicas, ya que a menudo se quedó sin comida ni refugio, negó sus propias necesidades de seguridad, a menudo siendo golpeado y encarcelado, en la búsqueda de eso. como fue llamado, se convirtió en un paria social y abandonó todo reconocimiento por parte de aquellos que el mundo a su alrededor consideraba importantes. Su autorrealización la encontró, no en encontrarse a sí mismo, sino en perderse en Jesús.

Su inspiración no fue la simple observación de sus semejantes; Fue inspirado a escribir lo que escribió y a convertirse en lo que llegó a ser, por el Espíritu de Dios. Lo conocemos como el Apóstol Pablo, y en 2 Corintios 5:11-19 nos escribe acerca de su motivación para el ministerio.

Aquí en este pasaje Pablo nos da cinco cosas que lo motivaron al ministerio Dios le había dado – cinco cosas que deben motivar a todo cristiano en su servicio a Dios.

I. Motivado por el temor del Señor

Hago lo que hago por A QUIÉN sirvo.

Por lo tanto, nos lleva de regreso a los versículos 9 y 10. En el versículo 9 Pablo nota que quiere para ser agradable al Señor, y por qué? Porque en el versículo 10 dice que todos debemos comparecer ante el tribunal de Cristo. Este es el lugar donde los cristianos estarán de pie. Será un lugar de:

A. Recompensa y reconocimiento

1 Corintios 3:14 nos dice que recibiremos las recompensas de nuestro servicio aquí en la tierra dependiendo de lo que fue construido, cosas eternas o cosas perecederas (oro y plata o madera, heno y rastrojos.)

B. Un lugar de revelación

Primera Corintios 3:13 nos dice que todas nuestras obras se harán evidentes en ese día, la verdad de nuestras vidas, nuestros motivos nuestro ministerio serán revelados.

Gozo Al dar gloria a Dios por todo lo que hizo por nosotros y por los gozos que nos esperan.

C. Un lugar de ajuste de cuentas

mientras damos cuenta de nuestros ministerios. Romanos 14:12 dice: “así que cada uno de nosotros dará cuenta de sí mismo a Dios”. Será un lugar de Ajuste de Cuentas, donde tenemos que decirle a nuestro Señor, cómo vivimos la vida que Él nos dio, cómo usamos los recursos, el tiempo, el conocimiento, la educación, todo lo que hemos recibido de Su mano, lo haremos. tiene que dar cuenta.

Pablo había estudiado las escrituras; él sabía que lo que Dios le había dicho al profeta Ezequiel también se aplicaba a él.

Dios le dijo a Ezequiel en 3:17-19 “Hijo de hombre, te he puesto por centinela sobre la casa de Israel; escucha una palabra de mi boca, dales una advertencia de mi parte. Si le digo al malvado: ciertamente morirás, pero no le adviertes, no hablas para advertirle sobre sus malos caminos para salvar su vida. El impío morirá por su iniquidad. Pero yo te haré responsable de su sangre. Pero si tú quieres a un impío y no se aparta de su maldad o de su mal camino, él morirá por su iniquidad, pero tú lo has salvado. su vida.” (HCSB)

Pablo vivía cada día a la luz de ese día. Se había encontrado con Jesús en el camino a Damasco y conocía el terror de estar en la presencia del Dios vivo.

Nos haría bien recuperar una sensación de asombro, asombro, asombro y temor reverencial de la presencia de Dios.

Salmo 33:8 “Que toda la tierra tiemble delante del Señor; que todos los habitantes del mundo se asombren ante Él..”

Todos en la escritura, quien experimentó la presencia de Dios, conoció esta maravilla, esta sensación de asombro y temor. Moisés tuvo que quitarse los zapatos porque estaba en tierra santa. Isaías dijo: “Ay de mí, porque estoy perdido” cuando llegó a la santa presencia de Dios.

Qué motivación para el ministerio, saber que algún día usted y yo tendremos que pararnos y dar cuenta a un Dios que no hace acepción de personas, un Dios que es un Dios totalmente justo, que no nos premiará según nuestras intenciones, sino que juzgará según nuestras acciones.

Manifiesto Pablo estaba motivado por la realidad de que Dios conoce nuestras obras y que algún día seremos responsables de ellas.

La antigua canción espiritual dice: “¿Estás listo? ¿Estás listo? ¿Estás listo para la venida del ¿Señor? ¿Estás listo? ¿Estás listo? ¿Estás listo para el día del juicio?”

Pablo dice, hago lo que hago, porque sé que viene el día del juicio final. Conozco el terror del Señor. Estoy motivado por el temor del Señor.

Pero no fue solo el temor del Señor lo que motivó a Pablo. Aquí en el versículo 14 es también el conocimiento de lo que Jesús ha hecho por él, es el Amor de Cristo que lo motiva.

II. Motivado por el amor de Cristo

Hago lo que hago por lo que Él ha hecho por mí.

Mira en Vs. 14 El amor que Jesús demostró en la cruz, nos obliga,

No sólo hago lo que hago porque sé a quién sirvo,

Hago lo que hago por lo que Él ha hecho por mí.

La palabra “Obliga” en su sentido básico es el de dos cosas que se mantienen o presionan juntas, tal vez con algo atrapado en el medio. Significa ser agarrado con una presión interior. Es una palabra que usa Pablo para describir cómo el amor de Cristo, lo ha agarrado, lo que Jesús ha hecho en la cruz y el conocimiento de lo que le costó a Jesús, lo compele, lo impulsa a vivir para Cristo y no para sí mismo.

El mismo verbo se usa en Lucas 8:45, recuerdas cuando la mujer con flujo de sangre tocó a Jesús y Jesús dice, “¿quién me tocó?” Los discípulos dijeron: “Las multitudes se agolpan y os aprietan”. La idea aquí es que Jesús fue atrapado en medio de una multitud y estaba siendo empujado, llevado por la multitud.

De la misma manera, Pablo está diciendo que está rodeado por el amor de Cristo y lo empuja, lo obliga a vivir para Cristo y no para sí mismo.

No hay motivación más fuerte que llegar al entendimiento, no solo de que alguien me ama, sino que me amó lo suficiente como para morir por mí.

Esto es lo que Pablo había dicho en Gálatas 2:19-20: “He sido crucificado con Cristo, y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí. La vida que ahora vivo en la carne, la Vivid por la fe en el Hijo de Dios, el cual amó a los hombres y se entregó a sí mismo por mí.”

Este es un gran factor motivador en la vida y el ministerio de Pablo, que eran inseparables. Jesús murió por mí, y en Él he muerto a mí mismo y mi vida ahora es Su vida, por lo tanto, lo que Él hizo, lo hago yo, pero más aún, no soy yo quien lo hace, sino que Jesús lo hace viviendo en mí y por mí.

Por tanto, todos murieron. Muerto a la vida egocéntrica, muerto a las agendas personales, muerto a las ambiciones personales, pero vivo para Jesús.

Bien se ha dicho que, “Cristo murió nuestra muerte por nosotros para que podamos vivir Su vida por nosotros”. Él”.

Es fácil perder la pasión de ese amor, perder la perspectiva de lo que Jesús ha hecho por nosotros, permitir que el amor por otras cosas reemplace la pasión que provoca el amor de Cristo. en nuestras almas. Pablo no lo había perdido, Pablo tenía esta pasión, lo impulsaba, lo impulsaba, era una de las motivaciones para el ministerio y el evangelismo en su vida. Así debe ser en la vida de todo creyente. Pablo estaba motivado por el amor que Jesús tenía por él.

Como escribió Ray Palmer en su gran himno, “Mi fe te admira”.

“Que tu rica gracia imparta , fuerza a mi corazón desfalleciente, inspira mi celo,

Como tú has muerto por mí, oh, que mi amor por Ti, puro, cálido e inmutable, sea un fuego vivo”.

Pablo estaba motivado por el Amor de Dios que se demostró tan poderosamente en la cruz del Calvario.

Pero no solo estaba motivado por el temor del Señor y por el Amor del Señor, sino que va incluso más allá de eso. , Pablo fue

III. Motivado por ser una nueva creación en Cristo

Hago lo que hago por lo que Él me ha hecho ser.

Mira en el versículo 17, Por tanto, desde que murió por mí, que he muerto a mí mismo, que ya no vivo según la carne, sino según el Espíritu

Estoy en Cristo y Él me ha hecho una nueva Creación.

Hago lo que hago por a quién sirvo,

Hago lo que hago por lo que Él ha hecho por mí,

Pero también hago lo que hago por lo que me ha hecho.

¿Qué significa que soy una nueva creación en Cristo? Significa que todo en mí ha cambiado. El anciano está muerto, crucificado con Cristo; todas las cosas son nuevas.

A. Nuevo jefe

Pienso diferente No pienso como el resto del mundo, ahora pienso como Jesús. Mis pensamientos, mis deseos, mis ambiciones, todo cambia. Pablo le dice a la iglesia de Roma que se transforme mediante la renovación de sus mentes. Las nuevas creaciones piensan diferente a las viejas creaciones. ¿Cómo piensan? Piensan en consonancia, en armonía con Dios. Todas las cosas, son de Dios. Todo lo nuevo vendrá de Dios no de mí.

B. Manos nuevas

Actúo de manera diferente, no puedes tener una mente transformada sin que tus acciones sigan la secuencia. Cuando alguien afirma tener una mente transformada, pero sus acciones no coinciden con su afirmación, llamamos hipócrita a esa persona. No están realmente cambiados, solo quieren que la gente piense que lo están. Pero cuando hay una transformación real, cuando Jesús nos hace una nueva creación, todo en nosotros cambia, y eso incluye nuestras acciones.

C. Nuevo hogar

Percibo diferente El enfoque no está en este mundo sino en el Cielo. Mi destino es diferente. No estoy mirando a este mundo y todo lo que tiene para ofrecer. Como dijo una vez G.Campbell Morgan, la persona que se hace nueva en Cristo, “ve el toque de decadencia en toda la gloria que los hombres admiran”.  He perdido la admiración por las cosas de esta tierra. Mis deseos y afectos están puestos en las cosas de arriba, no en las de abajo. No por las cosas visibles y temporales, sino por las invisibles y eternas.

D. Corazón nuevo

Soy diferente. Mi carácter, mi naturaleza, mi alma ha sido cambiada. Soy un hombre nuevo, no sólo por fuera, sino por dentro. Lo que soy por dentro determina cómo actúo por fuera. Por lo tanto, ya que soy una nueva creación, mi corazón es diferente.

No solo estoy motivado por un temor reverencial a Dios, por el conocimiento de que algún día me presentaré ante Él y le daré cuenta de mi vida. . No sólo me motiva la realidad de todo lo que Él ha hecho por mí, el amor que demostró tan dolorosamente y sin embargo con tanta fuerza en la cruz del Calvario, me motiva la realidad de que desde que me ha hecho una nueva creación, desde todas las cosas han cambiado en mi vida, no puedo vivir una vida que no esté de acuerdo con lo que Él me ha hecho ser. Hago lo que hago porque soy lo que soy y no puedo evitarlo.

Pero hay más, mira la última parte del versículo 18, “y nos dio el Ministerio de la Reconciliación”.

Pablo dice. Yo soy

IV. Motivado por el llamado de Cristo

Hago lo que hago por lo que Él me ha llamado a ser.

Porque somos nuevas criaturas, porque lo que hacemos ahora es conforme a la voluntad de Dios. voluntad y no la nuestra, hemos sido llamados a llevar a cabo el ministerio de Jesucristo. En lugar de perseguir nuestras propias metas, ahora perseguimos Sus metas. En lugar de vivir nuestras vidas, Él ahora vive Su vida a través de nosotros. Y el ministerio al que hemos sido llamados es el ministerio de la reconciliación.

Reconciliación literalmente significa restauración al favor, es restaurar al hombre a una posición de favor con Dios. Describe la salvación en términos de relación.

Es por eso que, en el versículo 20, Pablo continúa diciéndonos que ahora somos embajadores de Cristo, como si Dios estuviera rogando a través de nosotros, rogando a la humanidad perdida, rogando a los que están fuera de Cristo, suplicando a los que están engañados por alguna doctrina extraña, suplicando a los atrapados en el mormonismo o engañados por la nueva era, suplicando a los que son indiferentes, suplicando a los que son objeto de la ira de Dios, suplicándoles aceptar el don gratuito de la gracia de Dios, el perdón de los pecados, rogándoles que entren en una relación personal con Dios a través de Jesucristo el Hijo.

Este es el llamado al ministerio que todo cristiano recibe como resultado de ser una nueva creación. No se pueden separar los dos.

William Booth, quien fundó el Ejército, entendió bien el llamado de Cristo, dijo esto a los que decían que no eran llamados”

“No llamado!”, ¿dijiste? “No escuché el llamado”. corazón agobiado y agonizante de la humanidad, y escucha su lastimoso clamor por ayuda. Dios permanece junto a las puertas del infierno, y escucha a los condenados suplicarte que vayas a la casa de su padre y ordenes a sus hermanos y hermanas, y sirvientes y amos que no vengan. allá. Y luego mira a Cristo a la cara, cuya misericordia has profesado obedecer, y dile si te unirás en corazón, alma, cuerpo y circunstancias en la marcha para publicar Su misericordia en el mundo”.

Pablo dice, hago lo que hago por lo que sirvo, hago lo que hago por lo que Él ha hecho por mí, hago lo que hago por lo que soy, hago lo que hago por lo que Cristo me ha llamado a hacer hacer, pero hay una motivación final, un incentivo final y un catalizador para mi ministerio y esa es la mayordomía del evangelio.

V. Motivado por la mayordomía del evangelio

Hago lo que hago por lo que Él me ha confiado.

Mira en el versículo 19, Él nos ha encomendado la palabra de la reconciliación.

Tenemos la verdad, en un mundo lleno de falsedad, lleno de doctrinas de demonios y sabiduría de necios, solo a nosotros se nos ha confiado la verdad.

Debemos administrar esta verdad, esta palabra de reconciliación, como un mayordomo de un patrimonio que ha sido confiado a nuestro cuidado.

Gálatas 2:7 Pablo nos dice que le ha sido confiado el evangelio

Efesios 3:2 Pablo llama a esto la mayordomía de la gracia de Dios

Colosenses 1:25 Él define su predicación como una mayordomía

I Tesalonicenses 2:4 Pablo dice, se nos ha confiado el evangelio

¿Qué es lo que Dios nos ha confiado? ¿Es simplemente un mensaje sobre cómo ser bueno y vivir una vida agradable? ¿Es un mensaje que simplemente hará felices a las personas o las hará ricas? ¿Es un mensaje que simplemente ayudará a las personas a llevarse bien entre sí? ¿Es simplemente un mensaje que les informa sobre el orden de la creación o la veracidad de las Escrituras?

¿O es un mensaje que salvará sus almas agonizantes de una eternidad en la separación de Dios? ¿Un mensaje que cambiará su destino eterno de uno de condenación a uno de gloria? La importancia del mensaje, la magnitud del mensaje debe determinar la pasión con que lo predicamos.

¿Y a quién se lo ha confiado? ¿Son sólo los evangelistas? ¿Son sólo los predicadores? ¿Son solo los misioneros o solo aquellos que han ido al seminario? ¿Son esas las únicas personas a quienes Él ha confiado el mensaje? ¿O nos la ha confiado a cada uno de nosotros?

La escritura lo deja bien claro, ha puesto en cada uno de nosotros esta palabra de reconciliación, nos ha hecho a cada uno de nosotros embajadores.

Conclusión

Él no escogió a los ángeles para que lo predicaran, porque ellos no podían experimentarlo. No escogió a las bestias del campo ni a las aves del cielo para predicarlo, porque Su Espíritu no mora en ellas. Él nos ha elegido a ti ya mí, hombres y mujeres caídos, niños y niñas, que han recibido Su gracia, que conocen Su perdón para compartir con aquellos que no lo conocen. Sólo se nos da a nosotros, pero el idioma original dice: “Poniendo en nosotros la palabra de la Reconciliación”. Está en el corazón de todos los que verdaderamente lo conocen y no puede evitar salir.

Dios nos está llamando a cada uno de nosotros a ver a los perdidos a nuestro alrededor, a ver hacia dónde se dirigen, a una eternidad en Infierno. Él nos está desafiando a despertar y hacer aquello para lo que Jesús nos creó; para convertirnos en el evangelista que Él nos creó para ser. Deja que Él vuelva a encender la pasión en tu alma. Deja que Él haga Su palabra como un fuego dentro de tus huesos, en Jesús, en tu reverencia por Él, en Su amor por ti, en lo que Él te ha hecho ser, en lo que Él te ha llamado a hacer y en lo que Él te ha confiado. para ti.

Permíteme sugerirte tres cosas simples que puedes hacer para poner en práctica este mensaje en tu propia vida.

  1. Evalúa tu motivación para el ministerio ¿Por qué sirves? ¿El Señor? ¿Estás motivado por las mismas cosas que motivaron a Pablo? Si no, ¿por qué no?
  2. Pídele a Dios que vuelva a encender tu pasión por las almas perdidas Pablo estaba motivado por el amor a Dios y el amor por los perdidos. Todo cristiano debe tener esos dos amores. ¿Los tienes? Si no, ¿le pedirá a Dios que se los devuelva?
  3. Comience a practicar el llamado de Dios en su vida Proverbios 16:3 dice: “Encomienda tus actividades al Señor y tus planes se realizarán”. Si comenzamos a practicar lo que sabemos que Dios quiere que hagamos, Él cambiará nuestro corazón.

El Dr. Calvin Wittman es pastor de la Iglesia Bautista Applewood, Wheat Ridge, Colorado. Se desempeña como fideicomisario en Criswell College, y contribuye regularmente a Open Windows, una publicación devocional mensual de LifeWay.