2 Corintios 5:14-21 ¿Dónde estabas el 11 de septiembre (McLarty) – Estudio bíblico – Biblia.Work

2 Corintios 5:14-21 ¿Dónde estabas el 11 de septiembre (McLarty) – Estudio bíblico

Sermón 2 Corintios 5:14-21 ¿Dónde estabas el 11 de septiembre?

Por el Dr. Philip W. McLarty

¿Dónde estabas el 11 de septiembre? Me atrevo a decir que cada uno de ustedes podría decir dónde estaba y qué estaba haciendo cuando escuchó las noticias por primera vez. Todos tenemos una historia que contar.

Estaba en el baño de mi casa en Bryan, afeitándome y medio escuchando el programa Today Show en el dormitorio. Un reportero estaba entrevistando a alguien en la calle algo sobre un sonido agudo un avión volando bajo una fuerte explosión. Me lavé para echar un vistazo. La cámara enfocó el humo negro que salía de la torre norte del World Trade Center. “Eso no fue un accidente,” Pensé dentro de mí. Luego, mientras observaba y escuchaba el informe, apareció el segundo avión y se estrelló contra la torre sur. Me quedé en un silencio atónito: “¡Oh, Dios mío!”

Como dijo FDR sobre Pearl Harbor, también es cierto del 11 de septiembre: “Esto es una fecha que vivirá en la infamia.”

La pregunta es ¿qué hemos aprendido y qué podemos aprender de los trágicos eventos del 11 de septiembre?

Primero, el 11 de septiembre de 2001 recibimos un curso de actualización sobre la realidad del mal en el mundo de hoy. Antes del 11 de septiembre, considerábamos a los terroristas como un ejército opuesto, solo que sin uniformes ni bandera. Después del 11 de septiembre, vimos una clara diferencia: un ejército contrario se guía por la lealtad a un país y sus ideologías, por equivocadas que estén. Un ejército contrario está motivado por la creencia de que su causa es justa y su victoria tendrá un propósito noble y duradero.

A diferencia de los soldados enemigos, los terroristas no son leales a nadie. Trabajan de forma independiente o en celdas de su propia elección. No representan a ningún país o ideología en particular, excepto la del miedo y la represión. Su única misión es infundir terror en los corazones de personas inocentes. No tienen otro propósito redentor que el de perturbar y destruir la vida de los demás.

¿Alguna vez has oído hablar de un esfuerzo humanitario dirigido por terroristas? Uno de mis miembros en Bryan tenía dos hermanos que trabajaban como contratistas civiles construyendo carreteras en Afganistán. Su mayor problema era esquivar las balas de los terroristas. Tuvieron que viajar en vehículos blindados con guardias armados solo para controlar sus lugares de trabajo. ¿Por qué alguien querría detener la construcción de mejores carreteras, por el amor de Dios?

Los terroristas son la personificación del mal. Se aprovechan de los débiles. Prohíben a las mujeres cualquier apariencia de dignidad y autoexpresión. Aterrorizan las escuelas para evitar que las niñas obtengan una educación. Se esconden en hospitales y mezquitas y utilizan a mujeres y niños como escudos humanos. Golpean indiscriminadamente y sin previo aviso, matando a transeúntes inocentes con más frecuencia que a policías o soldados.

Normalmente no nos gusta pensar que las personas son malas. Pecador, sí; equivocado, ciertamente; amargado, enojado, mezquino eso también. Pero nuestra naturaleza es buscar una cualidad redentora en los demás y tratar de sacarla a la luz con paciencia y comprensión.

El 11 de septiembre fue una llamada de atención. Expuso una realidad oscura y siniestra que opera entre nosotros, una realidad que solo puede describirse como obra de Satanás, que es malvado con D mayúscula.

Para ser honesto, cuando el humo se disipó, esperaba que el El presidente haría un esfuerzo por hablar con Osama bin Laden y sus secuaces, para escuchar sus quejas y buscar puntos en común. Pronto me di cuenta de que esto nunca sería posible, que no estamos tratando con mentes racionales interesadas en el bien común, sino con asesinos fríos e insensibles empeñados no solo en destruirnos a nosotros y a nuestra forma de vida, sino todos y cada uno de los que se interpongan en su camino.

El 11 de septiembre expuso la cara fea del mal. Ese es el primer punto, y el segundo punto es este: Nos enseñó que somos vulnerables. Antes del 11 de septiembre, nos sentíamos seguros y protegidos en nuestra patria e inmunes a la agresión enemiga. Nos habíamos acostumbrado a pensar en la guerra como algo que sucede ‘allá’, ‘allá’. no en nuestro propio patio trasero.

9/11 cambió eso. Nos alertó sobre el hecho de que la amenaza del terrorismo está aquí y ahora. Hasta ahora, los organismos encargados de hacer cumplir la ley han sido capaces de frustrar actos de terrorismo a gran escala, pero todos sabemos que es una bomba de relojería que puede estallar en cualquier momento y en cualquier lugar.

Cuando yo era pequeño calle abajo, casi nunca cerrábamos la puerta principal. Aparcamos en el camino de entrada y, la mayoría de las veces, dejamos las llaves en el contacto. Teníamos pistolas de aire comprimido, pero eran para disparar a latas, no a personas. Hubo pocos robos y la violencia se manifestó principalmente en forma de empujones y empujones. El nuestro era un mundo Leave It to Beaver. Ya no.

Oh, no pasamos noches en vela preocupándonos por la probabilidad de otro ataque terrorista, pero siempre está ahí en el fondo de nuestras mentes. Seguimos más de cerca las noticias. Nos lo pensamos dos veces antes de emprender un viaje largo. Cuando hay un accidente de avión o un desastre importante como el derrame de petróleo en el Golfo, nos apresuramos a preguntar, ‘¿Otro ataque terrorista?’ Hemos perdido nuestra ingenuidad.

El 11 de septiembre también nos enseñó que vivimos en un mundo multicultural. Aquí es donde las cosas se ponen difíciles.

Por un lado, estamos inseguros acerca de nuestra propia fe; y al estar inseguros de lo que creemos, somos más críticos e intolerantes con las creencias de los demás. Mantenemos a distancia a las personas de otras religiones, como diciendo que si supiéramos más sobre lo que creen y cómo practican su fe, podríamos persuadirnos de unirnos a ellos.

Ignorar a los demás& #8217; fe, aceptamos amplias generalidades como un hecho, tales como: “Oh, usted es presbiteriano; debes creer en la predestinación.”

Como ministro, a menudo me preguntan qué creen los presbiterianos, y estoy feliz de explicar los conceptos básicos, en cualquier momento y en cualquier lugar. Es solo que sé muy bien que si le preguntaras a los presbiterianos comunes qué creen sobre un tema determinado, obtendrías una variedad de respuestas.

Y eso& #8217;está bien La nuestra no es una teología de molde. Cuando vienes a la escuela dominical y a la iglesia, no se te pide que estaciones tu cerebro en la puerta. Eres libre de pensar por ti mismo, estudiar las Escrituras por tu cuenta y seguir al Espíritu, dondequiera que te lleve.

Acéptalo: no todos pensamos igual. No siempre estamos de acuerdo. Entonces, ¿por qué supondríamos, por ejemplo, que todos los católicos defienden la doctrina de la transubstanciación; o todos los pentecostales hablan en lenguas; o todos los bautistas piensan que bailar es un pecado?

Enseñé Religiones Mundiales en la UACCH durante un par de semestres, y esto es lo que encontré: cuanto más sabes sobre las religiones de otras personas, más se puede apreciar su diversidad. Los budistas no todos piensan y actúan de la misma manera. Hay muchas corrientes diferentes de judaísmo. Los hindúes siguen diferentes caminos y rezan a diferentes dioses.

Entonces, volviendo al 11 de septiembre, ¿por qué agrupamos a los musulmanes en una sola categoría? Sí, los terroristas que causaron estragos el 11 de septiembre eran todos musulmanes extremistas islámicos, para ser más precisos, pero no todos los musulmanes son terroristas. De hecho, la mayoría de los musulmanes son hombres y mujeres amantes de la paz, respetuosos de la ley y temerosos de Dios, como usted y como yo.

Los musulmanes que conozco desde el 11 de septiembre son tan rápidos en condenar el terrorismo como somos y tan rápidos en invitarnos a conocerlos como personas, cuyas heridas y esperanzas son tan profundas como las nuestras.

Hace un par de años recibí una invitación para cenar con un Familia musulmana en Little Rock. Mi hermano, Tony, y un amigo fueron conmigo. Kemal nos recibió en la puerta, donde nos quitamos los zapatos y nos invitó a pasar. Nos presentó a su esposa, Nesibe, y a su bebé de dos meses, Nadide. Kemal enseña ingeniería en la UALR. Nesibe es una madre que se queda en casa. Viven en una casa de madera sencilla en Heights Addition.

Nesibe había preparado una cena deliciosa y Kemal la ayudó a servirla. Después de la cena nos sentamos en la sala de estar y hablamos mientras tomamos una taza de té. Fue una velada amable y encantadora.

Conocer a personas de otras religiones y culturas rompe con los estereotipos y abre la puerta a la paz y la buena voluntad mutuas.

Esto es lo que tres jóvenes madres en la ciudad de Nueva York uno, cristiano; uno, judío; uno, un musulmán descubierto a raíz del 11 de septiembre. En lugar de agazaparse y buscar a otros a quienes culpar, formaron un Club de fe, en el que se reunían cada dos semanas en uno de sus apartamentos y hablaban abiertamente sobre sus creencias. A medida que se desarrolló la confianza, se sintieron más libres para desafiarse unos a otros con las ambigüedades e inconsistencias de sus diferentes creencias. Por ejemplo,

La Crucifixión son los Judios culpables de Jesús’ ¿Muerte?

La Tierra Prometida, ¿dónde deja eso a los palestinos?

Yihad, ¿realmente los musulmanes tienen la intención de emprender una guerra santa contra los no musulmanes?

Fuera de su diálogo, las mujeres llegaron a apreciarse y aceptarse como individuos, que comparten una humanidad común y una búsqueda de la paz, y que quieren que sus hijos crezcan en un mundo libre de odio y prejuicios. Más que eso, estas mujeres llegaron a amarse unas a otras, y ese amor las ayudó a cerrar la brecha entre sus diferentes tradiciones religiosas.

Sin duda, ha estado siguiendo las noticias del Rev. Terry Jones, el pastor de Florida que dijo que iba a quemar una copia del Corán para protestar por la construcción de una mezquita cerca de la Zona Cero. Afortunadamente, lo canceló. Pero tenga la seguridad de que habrá otros tan entusiastas como él, que arremeterán contra los musulmanes y, sí, obtendrán sus 15 minutos de fama.

Esto no es así. Es un buen augurio para los cristianos. Jesús enseñó a sus discípulos a poner la otra mejilla y amar a sus enemigos. Dijo: “Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.” (Mateo 5:9) Pablo se hizo eco de Jesús’ palabras cuando les dijo a los romanos: “No se dejen vencer por el mal, sino venzan el mal con el bien.” (Romanos 12:21)

En uno de los pasajes más conmovedores de todas sus cartas, Pablo resumió el carácter y el testimonio de un cristiano cuando escribió a los corintios,

“Él (Cristo) murió por todos,
para que los que viven, ya no vivan para sí,
sino para aquel que murió y resucitó por ellos.
De manera que nosotros de ahora en adelante a nadie conocemos según la carne
De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es.
Las cosas viejas pasaron.
He aquí todas son hechas nuevo.

Pero todas las cosas son de Dios,
quien nos reconcilió consigo mismo por medio de Jesucristo,
y nos dio el ministerio de reconciliación;
a saber, que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo,
no tomándoles en cuenta sus pecados,
y habiéndonos encomendado a nosotros la palabra de la reconciliación.

Somos, pues, embajadores de Cristo,
como si Go d estaban suplicando por nosotros.” (2 Corintios 5:15-20)

Amigos, esta es nuestra tarea: Anunciar la Buena Nueva del amor de Dios en Jesucristo, tanto con lo que decimos como con lo que hacemos. Nos toca a nosotros tomar la iniciativa, construyendo puentes de paz mientras derribamos muros de prejuicios, buscando siempre la imagen de Cristo en el rostro de los demás, sea cual sea su raza, religión o nacionalidad.

En 2006 fui a Turquía como invitado de una organización llamada “Institute for Interfaith Dialogue.” Durante diez días viajé por todo el país con un pequeño grupo de San Antonio. En nuestro grupo había cristianos, judíos y un par de unitarios. Nuestros anfitriones eran tres jóvenes musulmanes. El nombre del líder era Veysel Demir, nativo de Turquía, que en ese momento estaba trabajando en un doctorado. en la Universidad de Texas, San Antonio.

Veysel guió a nuestro grupo con el aplomo de un santo. Tenía un espíritu amable y gentil y una sonrisa que podía iluminar la habitación. A pesar del estrés de hacer conexiones y cumplir con el cronograma, Veysel mantuvo la calma, la calma y la serenidad. Mostró una paz interior y una tranquila confianza en sí mismo. Cuando hablamos sobre el Islam y el Corán, lo cual hicimos mucho, fue honesto y abierto al responder nuestras preguntas y compartir su fe, nunca dogmático ni argumentativo.

De vez en cuando, él& #8217;me separaría del grupo para orar. “Vuelvo enseguida,” decía, luego se escabullía para encontrar una mezquita cercana. Cuando nos cruzábamos con un mendigo en la calle, le entregaba tranquilamente una lira o dos y le ofrecía una palabra de amabilidad. Una vez, vio que estábamos sedientos y sin agua. Así apareció con agua embotellada para todos.

Nunca he conocido a una persona más amable y atenta. Y así, cuando escucho a Pablo decirles a los gálatas que los frutos del Espíritu son amor, gozo, paz, paciencia, bondad, generosidad, fe, mansedumbre y templanza (Gálatas 5:22), una de las primeras imágenes que lo que me viene a la mente es el rostro de Veysel Demir.

Esto es lo que espero que se lleve a casa hoy: el 11 de septiembre de 2001 vivirá como uno de los días más horribles en la historia de nuestra nación, y haríamos bien en aprender sus lecciones: la realidad del mal, nuestra vulnerabilidad a nuevos ataques, el mundo multicultural en el que vivimos. No hagamos del 11 de septiembre un grito de batalla. En cambio, sigamos el consejo de Pablo y

“Vestíos de toda la armadura de Dios,
para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo.
Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne,
sino contra principados,
contra potestades,
contra los gobernantes del mundo de las tinieblas de este siglo,
y contra las huestes espirituales de maldad
en los lugares celestiales.” (Efesios 6:11-12)

Llevamos a cabo un servicio de oración la noche del 11 de septiembre de 2001. El santuario estaba repleto, no solo de nuestros miembros, sino también de vecinos, amigos y extraños de todas partes. pueblo. En las palabras de Jeremías, querían saber, “¿Hay alguna palabra de Yahweh?” (Jeremías 37:17)

La respuesta entonces, y la respuesta ahora es, “¡Sí! Hay una Palabra del Señor, y esa Palabra es Jesucristo, crucificado y resucitado, fuente de nuestra fuerza y esperanza de salvación, tanto para nosotros como para toda la creación de Dios.

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Copyright 2010 Philip McLarty. Usado con permiso.

Las CITAS DE LAS ESCRITURAS son de World English Bible (WEB), una traducción al inglés moderno de dominio público (sin derechos de autor) de la Santa Biblia.