¿A quién usa Dios? María: La Elegida de Dios – Lucas 2:1-19 – Estudio bíblico – Biblia.Work

¿A quién usa Dios? María: La Elegida de Dios – Lucas 2:1-19 – Estudio bíblico

    MARÍA, LA SIERVA ELEGIDA DE DIOS – ¿A QUIÉN UTILIZA DIOS? –

    Lucas 2;1-19

    por Cooper Abrams

    (https://bible-truth.org)

      INTRO: ¿Qué significa ser elegido? En algún momento los padres tienen la oportunidad de elegir a sus hijos. En el proceso de adopción los padres le están diciendo al niño que va a ser suyo, “te hemos elegido porque queremos que seas nuestro hijo”.

        A medida que los niños crecen, la mayoría de ellos van a través de una lección traumática sobre la palabra “elegido”. Seguramente cada uno de nosotros recuerda la agonía de esperar a que se elija una actividad especial. Están esos largos y dolorosos minutos en los que piensas que no serás elegido y finalmente el alivio de haber sido elegido. O tal vez la angustia de saber que no fuiste elegido en absoluto.

        A medida que pasan los años hay otros momentos en los que somos elegidos. Somos elegidos por nuestros compañeros para un proyecto especial o elegidos por otro que quiere que seamos su cónyuge y pasemos nuestra vida con ellos.

        Cuando estaba en tercer grado tuve un incidente así. Todavía, después de todos estos años, lo recuerdo. El profesor de música estaba eligiendo un coro para cantar en un programa navideño. Nos hizo cantar a todos juntos y recorrió nuestro grupo escuchando a cada uno. Escogió a varios y les dijo que estaban “eliminados” y que tomaran sus asientos. Se movió hacia mí y me puse muy ansiosa. Honestamente, no sabía qué significaba “eliminado”, pero sabía que no era bueno. Cuando pasó junto a mí, dijo que yo también estaba eliminado y que tomara asiento. Lo que alguna vez eliminó significaba… Sabía que no había sido elegido para estar en el coro.

        ¿Eres elegido? La Biblia nos dice que cada uno de nosotros es elegido para recibir la salvación. La Biblia dice que hemos sido “predestinados” (I Pedro 1:20), escogidos por la presciencia de Dios antes del principio del mundo para ser salvos. Los elegidos para la salvación son los que creen en el Evangelio y ponen su fe en Jesucristo. Entonces, la pregunta no es quién ha sido elegido para la salvación, sino quién ha respondido al llamado de Dios a la salvación.

        Hay otro aspecto de la elección. A veces Dios escoge personas para una tarea especial. Algunos son elegidos como ministros, evangelistas o misioneros. Dios siempre elige a aquellos que le sirven fielmente y viven una vida piadosa. Él no elige a los infieles, a los apáticos oa los perezosos.

        Pero la elección especial de Dios no termina ahí. Dios también guía y dirige y elige a cada persona para seguir un plan de vida que es especial para ellos.

        Esta mañana quiero que consideremos la idea de ser elegidos y darnos cuenta de que cada uno de nosotros ha sido elegido. El mensaje se centrará en María, la madre de Jesús. Al observar la vida de María, veremos por qué fue escogida y utilizada por el Señor. Podemos examinar nuestras propias vidas y ver cómo nosotros también podemos ser elegidos o rechazados para el servicio del Señor.

      I. ELEGIDO PARA LA SALVACIÓN Y EL SERVICIO

        A. Ella no fue escogida porque no tenía pecado. Hay una doctrina enseñada por algunos grupos religiosos que dice que María estaba libre de pecado. Esa creencia es contraria a la Escritura.

          1. Romanos 3:10 dice: “No hay justo, ni aun uno”.

        2. Romanos 3:23 dice: “Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios”.

        B. María fue muy especial. Vivió su vida en fe confiando en el Señor y eso la convirtió en la elección ideal para ser la madre del Mesías.

          Pero debemos tener cuidado de no elevarla al papel de deidad. Dios la escogió para ser la madre del cuerpo humano de Jesús. Ella no es la madre de Dios, sino del hombre Cristo Jesús. Cuando la exaltamos más allá de ser una hija fiel de Dios, deshonramos a Dios porque despreciamos el milagro de que Dios escogió a una joven ordinaria para dar a luz a Su único Hijo.

        C. Características que la convirtieron en la elección ideal. ¿Qué sabemos de María? Ella era especial, pero también ordinaria en muchos sentidos. Esto no es para quitarle el tremendo honor de ser elegida como la madre de Jesús. Pero es para enfatizar el hecho de que Dios usa lo ordinario y hace lo extraordinario con ellos. Ella era una niña judía que tuvo una infancia ordinaria. Lo que la marcó de especial fue su creencia, su fe y fidelidad a Dios.

          1. Estaba profundamente dedicada a Dios. Estudió la palabra de Dios cuando era niña y memorizó las Escrituras. El Nuevo Testamento registra que usó referencias bíblicas con frecuencia y precisión.

          2. Ella era espiritualmente sensible. Cuando el ángel se le apareció y le dio una noticia increíble, ella la aceptó. Ella iba a tener un hijo. Ella cuestionó cómo era posible que estuviera embarazada, pero nunca cuestionó la apariencia del ángel o si vino con un mensaje de Dios. Ella era espiritualmente sensible. Era consciente de las consecuencias de aquello para lo que la elegían, pero no rehuyó la tarea.

          3. Ella tenía altos estándares morales. La Biblia dice que ella era moralmente pura. Eso no es poca cosa. Su creencia en Dios afectó la forma en que pensaba. Sabía lo que era correcto y estaba comprometida a hacer lo correcto. En términos prácticos, creo que significaba lo que Pablo expresó en Filipinas 4:4-6:

            “Regocijaos en el Señor siempre; y otra vez os digo: Alegraos. Vuestra moderación sea conocida de todos”. hombres. El Señor está cerca. Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos a través de Cristo Jesús: Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre, si hay alguna virtud, y si hay alguna alabad, pensad en estas cosas. Las cosas que habéis aprendido, recibido, oído y visto en mí, haced, y el Dios de paz estará con vosotros”.

            Yo creo que ella estaba en paz con los que la rodeaban principalmente porque estaba en paz con el Señor.

          4. Ella era humilde. En el capítulo 1 de Lucas, María fue visitada por Gabriel. Ella dijo que iba a tener un hijo.

            a. Ella no sabía cómo eso podía ser posible y el ángel le explicó que sería un niño enviado por Dios.

            b. Dejó en claro que el hijo que ella daría a luz era el Mesías largamente esperado. ¡Qué maravilloso! Fue elegida por encima de todas las demás mujeres judías por el honor de ser la madre del Salvador.

            c. ¿Cómo respondió María? Lucas 1:38, “Y María dijo: He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra”. No había orgullo en su declaración, solo voluntad de ser utilizada. No la escuchas fanfarronear o buscar ser reconocida por la tarea a la que fue llamada. Silenciosamente se dedicó a criar al niño que Dios le dio. No le molestaba que le preguntaran, no su situación.

              Más allá de su primera pregunta, ella no cuestionó lo que Dios le estaba diciendo a través del ángel. Eso prueba que su fe era real.

              Era una mujer joven que esperaba casarse. Pero sus deseos personales tuvieron que ser puestos en espera. Aunque José se casó con ella, ella y su esposo no experimentaron un matrimonio normal hasta después del nacimiento de Jesús.

              Así como Dios eligió a María para su misión especial, todavía elige a las personas hoy. A algunos los escoge para un servicio especial.

              Él elige a todos para la salvación ya todos para que le sirvan de alguna manera. Cada llamado es parte del plan de Dios e importante para el trabajo que Él quiere hacer. Nadie puede hacer tu tarea.

              Algunos han supuesto que nunca estuvo ansiosa o preocupada. Pero encontramos que ella tenía su cuota de ansiedad. Considere las formas en que María era:

      II. DESAFIADO POR LAS SITUACIONES.

        A. Desafiado por la opinión pública. Los chismosos de lengua larga contaban sus cuentos entonces como lo hacen ahora. En secreto susurraban sobre “el pequeño problema de Mary”. La atmósfera de pueblo pequeño de Nazaret debe haber mantenido los rumores.

        B. Ella también fue desafiada por lo que el Señor le estaba pidiendo que hiciera. No fue una tarea fácil. ¿Estás siendo desafiado por una situación hoy? Hay muchas dificultades en la vida

        ILLUS: ¿Alguna vez deseaste los “buenos viejos tiempos” cuando las cosas no eran tan exigentes? En una tira cómica reciente de Dennis the Menace, Dennis estaba parado en un taburete, mostrando a su amigo el calendario de la cocina. Él dijo: “¿Ves? Ayer y mañana son sólo un par de hoy”.

        C. María fue desafiada cuando Jesús se quedó atrás en la Pascua. Cuando Jesús tenía doce años, viajó con su familia y otras personas a Jerusalén para la celebración de la Pascua. Había una ley que decía que todo judío varón adulto que viviera dentro de quince millas de Jerusalén debía ir allí para la Pascua. Doce años era la edad en que los niños judíos se convertían en hombres. Esta fue la primera Pascua de Jesús.

          1. La gente viajaba en grandes grupos sueltos. En el viaje de regreso de la ciudad, María se dio cuenta de que su Hijo no estaba. Regresaron a Jerusalén. Después de tres días lo encontró en el Templo haciendo y respondiendo ansiosamente las preguntas de los maestros. María dijo: “Tu padre y yo hemos estado preocupados por ti”. Y Él dijo: “¿No sabías que en los negocios de mi padre me es necesario estar?” Jesús supo desde niño quién era y cuál era su misión.

          2. ¿Cómo debe haber sido para María estar en un momento buscando a su Hijo perdido solo para encontrar que Él no estaba perdido sino que estaba encontrando la voluntad de Su Padre para Su vida? Pero en los mayores desafíos de su vida descubrió que no estaba sola. María se enteró entonces de lo que nos enteramos ahora, que ella era:

      III. QUERIDO POR EL SALVADOR.

        A. El momento más difícil de su vida no fueron los años que rodearon el nacimiento o la infancia de Jesús, sino los tres años del ministerio público de Jesús. Esos años estuvieron marcados por la creciente comprensión de que el hombre especial que había sido su bebé milagroso algún día moriría de una muerte prematura y cruel.

          1. Pero incluso durante la dificultad debe haber habido una sensación especial de que Dios estaba en control. ¿Puedes imaginar lo feliz que estaba cuando Jesús vino en su ayuda en la fiesta de bodas en Caná?

          2. Evidentemente, María estaba a cargo de la celebración de la boda. Se enfrentó a una crisis. Se quedaron sin vino. Se volvió hacia el que sabía que podía ayudar. Después de describirle la situación a Jesús, leemos estas palabras que hablan de su gran fe. Juan 2:5, “Su madre dice a los sirvientes: Todo lo que él os diga, hacedlo”. Ella sabía que si alguien podía ayudar, era Jesús. Efectivamente, Jesús se preocupaba por ella. Él la amaba.

          3. Pero también vemos su preocupación al observar el progreso del ministerio de Jesús. Jesús iba por Capernaum haciendo milagros y enseñando a la gente. Estaba teniendo problemas cada vez mayores con el establecimiento religioso.

          4. Los fariseos ya habían hecho planes para matarlo (Mateo 12:14). Mientras enseñaba a una multitud de personas, María y sus otros hijos fueron a ver a Jesús. La gente decía que estaba loco. Ella quería advertirle. Ella instintivamente protegería a su Hijo.

          5. Mateo 12:48-50. Cuando Jesús se enteró de que su madre y sus hermanos querían verlo, miró a la multitud que lo rodeaba y preguntó: “¿Quién es mi madre y mis hermanos?” Señalando a los discípulos, dijo: “Tú, mi madre y mis hermanos”. “Porque cualquiera que hiciere la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése es mi hermano, y hermana, y madre”. (Mateo 12:50)

          6. Pero la mayor crisis de su vida llegó cuando siguió a su Hijo al lugar de la crucifixión. Mientras colgaba de la cruz, con la vida saliendo de su cuerpo, miró a su madre. (Lea Juan 19:26-27)

        B. Nosotros también enfrentamos dificultades. Hoy puede estar enfrentando la mayor crisis de su vida. Mientras el resto del mundo se prepara para la Navidad, usted tiene una carga especial que amenaza su felicidad, su familia, su trabajo o quizás la vida o la salud de alguien a quien ama. La alegría navideña y los sentimientos festivos que normalmente tienes se han ido de ti este año. Te preguntas cómo vas a soportar la crisis. La respuesta se encuentra en aquel cuyo cumpleaños celebramos.

        Así como María fue cuidada por el Salvador, sabemos que Él cuidará de nosotros. La Biblia dice, (I Pedro 5:7) “Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros”.

      III. Los que Dios elige. ¿Qué requiere Él?

        A. ¿Por qué Dios elige a las personas que Él hace para hacer Su obra? Él no requiere perfección.

          1. Voluntad de seguirlo. Sus siervos escogidos son aquellos que lo seguirán y continuarán ejerciendo su fe en Su dirección. No está buscando una persona autosuficiente. Él no está buscando a la persona que depende del intelecto o la habilidad humanos. Pero Él está buscando a la persona que se entregue totalmente en sumisión a Su voluntad y que tenga la fe para seguirlo a donde Él lo guíe.

          2. Deseo de vivir por encima del pecado. Los que Él elija deben tener el deseo de vivir una vida libre de pecado. Hay quienes dicen que Él requiere impecabilidad en aquellos que Él escoge. Es cierto que Su norma es la perfección.

          3. 1 Tesalonicenses 4:7 dice: “Porque no nos llamó Dios a inmundicia, sino a santidad”. Pero Él nunca ha exigido la perfección de Sus siervos. Eso no quiere decir que Él toma el pecado a la ligera o que vuelve la cabeza y excusa nuestra transgresión. Pero Él usó al pecador como David, al incrédulo como Tomás y al impetuoso como Simón Pedro. Los usó porque a pesar de su pecado tenían un corazón para el Señor y un deseo sincero de vivir para Él. Recordamos las palabras de David en Salmos 51:10: “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí”.

      CONCLUSIÓN: ¿Parece ¿Es poco probable que Dios te esté guiando a hacer algo extraordinario por Él? Tal vez Él te esté guiando a algún tipo de servicio cristiano de tiempo completo.

        O tal vez sienta que Él lo está guiando a realizar alguna tarea especial para la cual no cree estar calificado.

        Es fin de año y estaremos eligiendo miembros de la iglesia para los lugares de servicio. Ayudar o enseñar una clase de escuela dominical. Hay muchos trabajos que son importantes para el funcionamiento de nuestra iglesia. O tal vez le han pedido que brinde liderazgo en alguna otra área y siente que no tiene los antecedentes, la capacitación o quizás la educación que necesita para esa tarea. ¿Ha pensado que puede ser que pueda aprender a hacer cosas nuevas y prepararse?

        Dios lo ha colocado donde está y le ha dado responsabilidades que pueden incluir criar una familia o brindar apoyo dentro de un entorno familiar . Independientemente de las dificultades en esa situación, puedes saber que Dios te dará la fuerza que necesitas para soportar esa situación y vivir de una manera que le honre a Él.

        Pero recuerda las palabras del ángel a María cuando ella preguntó cómo era posible que ella diera a luz al Niño Jesús. Él dijo (Lucas 1:37), “Porque nada hay imposible para Dios”.

        Como María tú y yo somos elegidos. Todos nosotros hemos sido escogidos para ser los herederos de la salvación. ¿Responderás al reclamo de Dios sobre tu vida? Y como María, cada uno de nosotros somos desafiados por situaciones que nos permiten mostrar la gran fuerza del Señor en nuestras vidas o mostrar la debilidad de nuestra fe. Y, como María, cada uno de nosotros que pone nuestra fe en Jesús será cuidado y apreciado por el Salvador.

        Esta invitación es para ti. ¿Responderás a la dirección del Señor en tu vida? ¿Tomarás la decisión por Él que Él te está guiando a tomar?

    Siempre es alentador para recibir correos electrónicos de aquellos que encuentran útiles los mensajes o que tienen comentarios.