A quiénes dejamos fuera de la Natividad – Lucas 2:1-20 – Estudio bíblico – Biblia.Work

A quiénes dejamos fuera de la Natividad – Lucas 2:1-20 – Estudio bíblico

Lucas 2:1-20

A QUIÉN DEJAMOS FUERA DE LA NATIVIDAD

Intro: Para la mayoría de las personas, la Navidad es una época maravillosa del año. Los cristianos celebramos cuando pensamos en Dios enviando a Su Hijo, el Señor Jesucristo, al mundo para morir por nuestros pecados. Es un momento para reuniones familiares y comidas abundantes y deliciosas. Es una época de árboles, oropel, luces y melodías navideñas. Es un tiempo para dar y recibir. Es un momento en el que todos nos detenemos y reflexionamos sobre la razón por la que tenemos la temporada en primer lugar. Es un momento para dar gracias y apreciar a las personas en nuestras vidas que son las más valiosas para nosotros.

 

Para otros, sin embargo, la Navidad es una época de soledad y tristeza, ya que lidian con la angustia de extrañar a quienes ya no están aquí. Para otros, la Navidad es dolorosa porque les faltan los recursos para dar a las personas que aman las cosas que quieren que tengan. Para muchos, es un momento de exceso en los alimentos ricos, gastar demasiado en regalos, superar los problemas asociados con la temporada e intentar compensar en exceso los fracasos del año pasado.

 

La Navidad es una época de celebración para la iglesia. No importa que Jesús probablemente nació en otra época del año. No importa si era primavera, verano, otoño o invierno. Lo que importa es que Dios amó tanto al mundo que envió a Su precioso Hijo al mundo para que los pecadores puedan ser salvos de sus pecados, de la ira de Dios y del fuego del infierno.

 

Alrededor de la iglesia, celebramos cantando himnos navideños, predicando sermones navideños, enseñando lecciones de escuela dominical navideña y presentando obras de teatro navideñas. No sé a ti, pero a mí me encantan las obras navideñas en la iglesia. No son profesionales, aunque sé de buena fuente que la obra de este año rivalizará con una producción de Broadway. Lo que me encanta de las obras navideñas en la iglesia es que predican el Evangelio. Las personas perdidas que asisten tienen la oportunidad de escuchar acerca de por qué Jesucristo vino al mundo, y los santos tienen la oportunidad de recordar el gran amor y la gracia de Dios que les proporcionó un Salvador.

 

Mi parte favorita de la obra de Navidad es la escena de la Natividad. ¿Conoces la parte donde María y José salen y colocan al niño Jesús en el pesebre? Hay una estrella en lo alto, y recordamos el entorno humilde del nacimiento de nuestro Salvador. Llegan los pastores. Aparecen los ángeles. Los reyes magos hacen acto de presencia. Y también hay niños pequeños disfrazados de ovejas, burros y vacas.

 

La escena de la Natividad, tan simple como es, nos recuerda una verdad profunda. Nos recuerda que en Navidad celebramos la encarnación. Celebramos el momento en que Dios se hizo carne y caminó entre los hombres. Celebramos el amor y la gracia de Dios, quien voluntariamente dejó a un lado su gloria celestial para nacer en las circunstancias más humildes, para que las personas perdidas como nosotros pudieran salvarse. Todo lo que colocamos en la Natividad, y cada persona representada en la Natividad glorifica al Salvador.

 

Cuando vemos la Natividad, a menudo sonreímos por su singularidad y simplicidad. Encontramos humor en los disfraces y en las travesuras de los niños. Simplemente no pueden evitar moverse y ser niños, ¿verdad? Sin embargo, cuando vemos la Natividad, espero que toque algo más profundo dentro de nuestros corazones. Espero que sea un recordatorio constante de que Dios nos ama; que vino a este mundo a morir por nosotros; que pagó un precio impensable para proporcionar una salvación gloriosa para todos los que lo reciban.

 

Y eso es lo que está mal con la Natividad. No tiene nada de malo su aspecto, ni los disfraces que llevamos, ni el mensaje que proclamamos escenificando la Natividad. El problema con la Natividad es quién falta en ella.

 

Piénsalo. Todos los que mostramos en la Natividad son personas representadas como adoradores del Señor Jesucristo.

  Los ángeles lo adoraron – Lucas 2:8-14

  Los pastores lo adoraron – Lucas 2:8-20

  Los magos lo adoraron – Mat. 2:1-11

  Los animales, a su manera, lo adoraron – Rom. 1:19-20

 

Entonces, vemos a las personas involucradas en la escena de la Natividad y eso es lo más lejos que alcanza nuestra mente. Salimos con la impresión de que Jesús murió por las personas que lo aman. Que Él vino al mundo para dar Su vida por las buenas personas entre nosotros. Eso está muy lejos de toda la historia. Había mucha gente involucrada en la historia de la Navidad que no aparece en el pesebre. Son las piezas olvidadas de la historia de Navidad.

 

Lo que debemos recordar en Navidad y durante todo el año es que Jesucristo no vino a este mundo para morir por las personas que lo amaban. ¡Porque nadie lo ama naturalmente! Vino a dar Su vida por aquellos que lo odiaban y lo querían muerto. Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos: No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento, Marcos 2:17.

 

Lo que me gustaría hacer en este mensaje es mirar la Natividad desde un ángulo completamente diferente. Quiero estropearlo. Quiero poner a algunas personas en la escena de la Natividad que nunca pensaríamos en incluir en nuestras recreaciones escénicas.

 

Quiero predicar sobre a quién dejamos fuera de la Natividad. Permítanme mostrarles algunos de los grupos que dejamos fuera de la Natividad. Si bien año tras año dejamos a estas personas fuera de nuestros belenes, ¡Dios no los dejó fuera de Su amor y gracia!

 

  I.  DEJAMOS AFUERA A LOS IGNORANTES

La primera persona desaparecida que consideraremos es César Augusto. Lucas 2:1-6 nos dice que César Augusto ordenó gravar su reino. César Augusto era sobrino de Julio César y su sucesor. Eligió el nombre de Augusto como tributo a su grandeza. Nuestro mes de agosto lleva su nombre.

 

Augusto ordenó gravar a su pueblo. Esto simplemente significa que estaba haciendo un censo. Queríamos segar cuántas personas había en su reino. Probablemente hizo esto como preparación para imponer un impuesto a la gente para recaudar ingresos.

 

César Augusto se veía a sí mismo como un dios. Se requería que cada ciudadano romano ofreciera una pizca de incienso sobre un altar ardiente y lo adorara una vez al año. Lo que Augusto no sabía era que el Dios Único, Verdadero y Viviente estaba usando a este pobre e ignorante romano para cumplir Su voluntad soberana. Lo que Augusto no sabía era que Dios lo estaba usando a él, el gobernante del imperio más poderoso del mundo, para cumplir la voluntad soberana de Dios y cumplir una antigua profecía.

 

No tenemos forma de conocer las razones humanas por las que Augusto programó su censo como lo hizo. Sin embargo, sabemos que Dios estaba detrás del tiempo. Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos, Gál. 4:4–5.

 

Allá en el Jardín del Edén, Dios prometió a Adán y Eva que enviaría un Salvador al mundo, Génesis 3:15. Dios trabajó a lo largo de la historia humana hasta que llegó el momento perfecto para enviar a Su Hijo, el Señor Jesús. Dios envió a Jesús cuando muchas condiciones humanas se alineaban perfectamente.

 

Cuando Dios envió a su Hijo al mundo, el mundo antiguo se benefició de varias condiciones que hicieron que fuera mucho más fácil difundir la buena noticia de la salvación. Algunas de esas condiciones fueron:

  Ley romana: esto protegió a Pablo y a otros mientras viajaban por el mundo romano y predicaban el Evangelio.

  Paz romana: la falta de guerras en el Imperio Romano permitió que los apóstoles y otros primeros creyentes viajaran libremente, sin miedo.

  Caminos romanos: los excelentes caminos romanos, algunos de los cuales todavía están en uso hoy en día, proporcionaron a los primeros cristianos un medio fácil para viajar de un pueblo a otro.

  El idioma griego: el idioma de Grecia, que era el idioma más común en el mundo en ese momento, era el idioma perfecto para la difusión del Evangelio. El griego era un idioma expresivo que permitía explicar la verdad profunda con gran detalle.

 

Cuando Augusto emitió su decreto, no sabía que Dios también lo estaba usando para cumplir otra antigua profecía. En Miqueas 5:2, la Biblia dice: Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; cuyas salidas son desde el principio, desde la eternidad. Debido a que las familias de José y María eran de Belén, el mandato de ser contados los obligó a viajar de Nazaret, Lucas 2:4, a Belén, donde nació Jesús, Lucas 2:6.

 

Augusto ignoraba su participación en el plan soberano de Dios. Sin embargo, él es una parte tan importante de la historia de Navidad como los ángeles y los pastores.

 

Jesús vino a este mundo para salvar a la gente como Augusto. Vino a salvar a los que ignoran a Dios y viven para sí mismos. Vino a salvar a los muertos, a los engañados, a los depravados y a los condenados, Ef. 2:1-4. Él vino a salvar a aquellos que se mueven por esta vida sin pensar en Dios o Su voluntad. Vino a salvar a los pecadores perdidos de sus pecados y de sí mismos. Los ignorantes, la gente como César Augusto, son aquellos a quienes Jesús vino a salvar, Rom. 10:13.

 

  I.  Dejamos de lado a los ignorantes

 

 II.  OMITIMOS LO INDIFERENTE

Lucas 2:7 nos presenta a otra persona que fue parte de la historia de Navidad con las palabras, porque no había lugar para ellos en la posada. En las posadas antiguas más grandes había un posadero. El posadero vigilaba la posada y recaudaba dinero de los que se hospedaban en su establecimiento.

 

Las posadas en el antiguo Medio Oriente no se parecían en nada a nuestros hoteles modernos. Por lo general, eran un patio abierto, rodeado por un recinto, con toldos u otros refugios donde la gente podía dormir por la noche. Proporcionaron a los viajeros un poco de seguridad y descanso de sus viajes. El posadero sería pagado por el viajero por un lugar para quedarse, y sería su deber proporcionar a sus huéspedes comida, bebida y alojamiento.

 

La posada de Belén era una posada antigua. Llevaba mucho tiempo en el negocio. Era conocido como Chimhams Inn, llamado así por el amigo del rey Davids, 2 Sam. 19:38-40. Jeremías se hospedó en esta posada cuando fue secuestrado y llevado a Egipto, Jer. 41:17.

 

Cuando José llegó a la posada de Belén con María muy embarazada, el posadero los rechazó porque la posada ya estaba llena de viajeros. Las palabras que les dirigió cuando les dio la espalda les dijeron que no había sitio. Pero, ¿era eso correcto? ¿Qué hay de su habitación? Podría haberles dado a María ya José su habitación para pasar la noche. Podría haberlo hecho, pero era indiferente a su necesidad. Después de pensarlo, les señala la cueva donde estaban atados los animales. Quizás podrían encontrar un lugar para ellos allí.

 

La verdad es que este posadero no se conmovió con Mary ni con su evidente necesidad. Fue indiferente al hecho de que el plan divino de Dios lo había puesto cara a cara con el Salvador de la humanidad, y sin pensarlo lo rechazó.

 

El posadero se mostró indiferente esa noche, pero es una parte tan importante de la historia navideña como cualquier otra persona que estuvo allí. No lo mencionamos a menudo, pero él también necesita ser incluido.

 

Nuestro mundo está lleno de muchas personas como este posadero. Está lleno de gente que está tan preocupada por la vida, por sí misma, que no tiene tiempo para nadie ni para nada más. Cuando escuchan el Evangelio, son indiferentes a él. No les importa Dios, el Señor Jesucristo, o el Evangelio de la gracia. Piensan que esas cosas no tienen nada que ver con ellos o con la vida que llevan. Escuchan nuestro testimonio y no se conmueven. Pasan por nuestras iglesias sin pensar en lo que estamos haciendo o en el Dios al que servimos.

 

No se dan cuenta de que Jesucristo murió también por personas indiferentes. Él murió por las mismas personas que no podían preocuparse por Él. Murió por la persona ocupada, la persona preocupada, la persona egocéntrica. Murió por la persona que no puede ver más allá de la punta de su propia nariz. ¡Él murió por ti!

 

Cuando vino Jesús, vino a los suyos, y los suyos no le recibieron, Juan 1:11. Pero, Él vino de todos modos. Vino y murió. Murió para salvar a los indiferentes de sus pecados y de sí mismos. Son parte de aquellos por quienes Jesús murió. ¡Jesús murió por los indiferentes! En el último día, ese gran día de la fiesta, Jesús se paró y clamó, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba, Juan 7:37. Si los indiferentes le oyen y vienen a Él, serán salvos, Juan 6:37.

 

  I.  Dejamos de lado a los ignorantes

 II.  Dejamos Fuera Los Indiferentes

 

III.  DEJAMOS FUERA LOS INCREÍBLES

Lucas 2:15-18 nos presenta a otro grupo de personas que quedan fuera del pesebre cada año. Los pastores escucharon el mensaje de los ángeles y fueron, lo más rápido que pudieron, a Belén para ver al niño Jesús. Cuando lo vieron, creyeron en el mensaje del ángel, y habiendo adorado al Señor, se volvieron a sus ovejas.

 

Mientras estos pastores regresaban a la región montañosa para regresar con sus rebaños, les contaron a todos los que encontraban sobre el bebé en el pesebre y sobre el mensaje de los Angeles. El versículo 18 dice que todos los que escuchaban la historia se maravillaban de ella. Esta palabra significa estar impresionado o maravillado. Lleva la idea de estar asombrado por algo. ¡La noticia que contaron los pastores los dejó con la boca abierta de asombro!

 

Se asombraron de que un grupo de sucios y viles pastores anduviera por las calles de Belén alabando a Dios y predicando sobre la venida del Mesías. ¡Las personas que escucharon la historia quedaron asombradas! ¿Ha nacido el Mesías en Belén? ¿Él ha venido como un bebé, y está allí en un pesebre? Ese fue el tipo de cosas que probablemente se dijeron esa noche.

 

Escucharon la historia y les impresionó, pero nunca fueron a ver si era verdad. ¡Qué triste! El Salvador del mundo estaba muy cerca y no fueron a Él para verlo por sí mismos.

 

De nuevo, esto describe a tantas personas en nuestro propio mundo. Predicamos el Evangelio. Le decimos al mundo que Jesús los ama. Así que escuchan el mensaje y ven las vidas cambiadas de aquellos que llegan a conocer al Señor, pero nunca investigan por sí mismos. Pierden oportunidad tras oportunidad de encontrarse con el Señor por sí mismos. Tal vez estén demasiado ocupados. Tal vez están demasiado preocupados por la vida. Tal vez tienen miedo del costo. Cualesquiera que sean sus razones, se pierden lo mejor que el Señor hizo por ellos. Se pierden de conocer a la única Persona que puede salvar sus almas.

 

Jesús vino por gente así. Él vino para las personas que están demasiado ocupadas y demasiado atrapadas en sus propias vidas para venir a Él. Murió para salvar a la gente así como así. La historia del joven rico lo demuestra. Marcos 10:17-21 cuenta la historia de un joven que corrió hacia Jesús en busca de respuestas espirituales. Jesús describió muy claramente el costo de seguirlo y el hombre que corrió hacia Jesús se dio la vuelta y se alejó. En el versículo 21 de esa historia la Biblia dice que Jesús lo amaba. La salvación estaba disponible para ese joven, pero él no estaba dispuesto a pagar el precio. El mensaje era atractivo; el costo no lo fue.

 

Cada vez que escuchas un sermón, Dios pasa cerca de ti. Cada vez que un cristiano te invita a ser salvo, Dios está pasando. Cada vez que sientes que Él te atrae para que vengas a Él, Él pasa. No tome estas invitaciones celestiales a la ligera.

 

La noticia de que Dios te ama puede impresionarte, pero no te salvará hasta que te vuelvas a Él con fe. El mensaje del Evangelio de la muerte y resurrección del Señor Jesucristo puede hacer que te maravilles del amor de Dios por los pecadores, pero no te salvará hasta que creas. Por eso la Biblia dice: Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano, Isa. 55:6.

 

Entonces, lo invito a que deje de maravillarse con el mensaje. Te invito a venir a Jesucristo para la salvación hoy. Tú eres la razón por la que vino, por la que murió y por la que resucitó. Si lo recibes, Él te salvará por Su gracia. La diferencia entre el Cielo y el Infierno puede ser tan simple como la diferencia entre estar impresionado por el Evangelio y creerlo. Y dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa, Hechos 16:31.

 

  I.  Dejamos de lado a los ignorantes

 II.  Dejamos de lado a los indiferentes

III.  Dejamos fuera a los incrédulos

 

IV.  DEJAMOS FUERA A LOS JUSTIFICOS

Al usar la etiqueta The Self-Righteous, me refiero a los líderes religiosos en ese día que estaban ciegos a quién era Jesús. Estaban tan ciegos a la verdad que no pudieron verla cuando la vieron con sus propios ojos.

 

Tomemos, por ejemplo, al rabino de Belén que circuncidó al Señor Jesús cuando tenía 8 días, Lucas 2:21. Este hombre religioso puso sus manos sobre el Cristo, el Mesías judío y no lo reconoció. Considere también a los principales sacerdotes y escribas convocados por Herodes en Mateo 2. Cuando los magos llegaron a Jerusalén, siguiendo una estrella que decían que los conducía a donde encontrarían al rey de los judíos, Herodes reunió a los líderes religiosos y les preguntó para decirle donde debe nacer Cristo, Mat. 2:4-6. Citaron de Miqueas 5:2 y dijeron que el Mesías nacería en Belén.

 

¡Estos hombres son asombrosos! Tienen en sus manos y mentes la misma Palabra de Dios. Tienen frente a ellos a un grupo de hombres de una tierra lejana, que han viajado cientos de kilómetros siguiendo una estrella que dicen que los conduce al lugar de nacimiento del Mesías judío. Una estrella, por cierto, que también formaba parte de la profecía judía, Núm. 24:17. Sin embargo, estos hombres están tan preocupados con su religión que no viajan las 5 millas de Jerusalén a Belén para ver si este es el Mesías o no. Están satisfechos con su religión y con el lugar que creen que tienen con Dios. En sus mentes, han alcanzado la cima del éxito espiritual y no necesitan nada más. Me parece que están diciendo: ¡Si este es el Mesías, que venga a nosotros! Años más tarde, lo hizo. Cuando lo hizo, ellos tampoco le creyeron.

 

Estos farisaicos líderes religiosos judíos son una parte tan importante de la historia navideña como los pastores, los ángeles y los reyes magos. Nos recuerdan a tantos en nuestro mundo que tienen apariencia de piedad, pero carecen del poder de ella, 2 Tim. 3:5. Nos recuerdan a tantos que se han unido a nuestras iglesias; citó nuestras oraciones; caminó a través de las aguas bautismales, pero sin una relación con Dios que cambiara su vida, matara el pecado y alterara la eternidad a través del Señor Jesucristo. ¡Jesús murió por gente así! Él murió por la persona religiosa santurrona que piensa que es lo suficientemente buena por sí misma. Él murió para librar a los engañados de su engaño. Él murió para liberarlos de su oscuridad espiritual y esclavitud.

 

Considere a Saulo de Tarso. Era un hombre muy religioso, Phil. 3:4-6. Era un judío muy celoso, llegando incluso a arrestar a los cristianos y hacer que los mataran por su fe en Jesús, Hechos 8:1-3; 9:1-2. A pesar de su celo, a pesar de su pureza religiosa, a pesar de su inmaculada herencia judía ya pesar de lo bien que guardaba la Ley, Saulo de Tarso era un pecador perdido que se dirigía al infierno. Él simplemente no podía verlo porque su justicia propia lo cegó a su condición perdida. Cuando Dios abrió sus ojos en el camino a Damasco, Hechos 9:1-9, Saulo de Tarso se inclinó ante el Señor Jesucristo y fue salvo. Aquí está su testimonio: Y doy gracias a Cristo Jesús nuestro Señor, que me ha capacitado, porque me tuvo por fiel, poniéndome en el ministerio; quien antes era blasfemo, perseguidor e injuriador; mas yo alcancé misericordia, porque lo hice por ignorancia en incredulidad. Y la gracia de nuestro Señor fue sobreabundante con la fe y el amor que es en Cristo Jesús. Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores; de los cuales yo soy el primero, 1 Ti. 1:12–15.

 

Observe cómo Paul no menciona sus logros. Observe cómo no menciona lo que muchos habrían considerado una lista de elogios. Pablo llegó a verse a sí mismo como un pecador. Cuando lo hizo, se arrepintió y Dios salvó su alma.

 

Hay tantos en nuestro mundo que necesitan hacer eso. Hay tantos que se han convencido a sí mismos de que están bien con Dios cuando todavía están perdidos en el pecado. Jesús murió para salvar a las personas farisaicas de su religión. No por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia nos salvó, por el lavamiento de la regeneración y la renovación en el Espíritu Santo, Tito 3:5. La salvación no viene por hacer el bien, Ef. 2:8-9. Viene primero al darse cuenta de que no hay nada bueno en nosotros, Rom. 3:10-18. Viene entonces al darse cuenta de que Jesús, en Su muerte en la cruz, hizo lo que nosotros nunca podríamos hacer. Abrió un camino a Dios para todos aquellos que creen en Él, Rom. 10:9, 13. Cuando creemos, somos salvos, Hechos 16:31.

 

Te invito a dejar de lado tu fariseísmo. No eres lo suficientemente bueno para llegar al Cielo por tu cuenta. Necesitas a Jesus. Ven a Él y sé salvo. ¡Ese es el mensaje de Navidad!

 

  I.  Dejamos de lado a los ignorantes

 II.  Dejamos de lado a los indiferentes

III.  Dejamos fuera a los incrédulos

IV.  Dejamos de lado a los farisaicos

 

V.      DEJAMOS FUERA A LOS MALVADOS

Otra persona que nunca se ve en el pesebre y que, sin embargo, pertenece allí tanto como cualquier otra persona es el rey Herodes. Junto a Herodes en la Natividad deberían estar los soldados que entraron en Belén y ejecutaron a esos preciosos e inocentes niños.

 

  El rey Herodes, también conocido como Herodes el Grande, era un hombre malvado.

  Era mitad judío y mitad edomita. Como era mitad judío, mitad gentil, los judíos no lo necesitaban.

  Sirvió como rey, pero estaba bajo el control del emperador romano.

  En un esfuerzo por ganarse el favor de los judíos y mantener la paz en su reino, pasó 46 años y una enorme suma de dinero convirtiendo el Templo judío en un lugar de belleza y esplendor.

  El rey Herodes también fue un hombre muy cruel. Hizo que mataran a esposas e hijos porque sentía que buscaban su poder. Cuando quedó claro que iba a morir, ordenó que 70 líderes religiosos judíos fueran ejecutados cuando muriera. Hizo esto para que hubiera llanto cuando muriera.

 

Fue este asesino cruel y egocéntrico al que se acercaron los sabios para encontrar a la persona a la que llamaban el Rey de los judíos. Herodes fingió encontrar las respuestas que buscaban, Matt. 2:1-8. Envía a los magos a Belén para encontrar a este niño que, según afirman, es el cumplimiento de la antigua profecía. Él les dice que le traigan la palabra de nuevo para que él mismo pueda ir y adorar a este rey. Las verdaderas intenciones de Herodes se revelan cuando los sabios no se presentan. Con una furia asesina, envía a sus soldados a Belén con instrucciones de matar a todos los niños menores de dos años, Matt. 2:16-18. Por cierto, ¡la escena de la Natividad también debería incluir a los soldados!

 

Aquí estaba un hombre tan celoso de su posición y poder que estaba dispuesto a asesinar a niños inocentes solo para mantener su dominio. ¡Que tragedia!

 

Sin embargo, nuestro mundo también está lleno de personas egocéntricas y crueles. Necesitan saber que Jesús murió para salvarlos.

Él vino a este mundo para vivir y morir para que los impíos pudieran ser librados de su maldad.

  ¡Jesús murió por personas como el rey Herodes y los soldados que cumplieron sus órdenes!

  Murió por los abortistas.

  Murió por los asesinos en serie.

  Murió por los asesinos.

  Murió por borrachos, drogadictos, homosexuales, lesbianas y ladrones.

  Murió por las personas despiadadas que hacen todo lo que está a su alcance para aferrarse a las cosas que poseen.

  Murió por la gente que pisará a cualquiera para conseguir lo que quiere.

  Murió por aquellos a quienes no les importan los sentimientos o las necesidades de los demás.

  Murió por las personas malas y odiosas con las que nos codeamos todos los días.

  Él murió por las personas malvadas y pecadoras que hacen lo que les place sin pensar en nadie más.

  Jesús murió por personas como Adam Lanza, quien entró a esa escuela en Connecticut esta semana y asesinó brutalmente a 20 alumnos de primer grado y 6 adultos.

  Jesús murió por los miembros de la Iglesia Bautista de Westboro que protestan en los funerales y llevan carteles que dicen, Dios odia a los maricones y Gracias a Dios por los soldados muertos. Son tan crueles como los que quitan la vida a los demás, pero Jesús murió por ellos.

  Murió por aquellos que no pueden pensar en nadie más que en sí mismos.

  Murió por los políticos, los banqueros y los corredores de bolsa.

  Murió por los maestros, las amas de casa y los camioneros.

  Murió por los pastores, diáconos y maestros de escuela dominical.

  Jesucristo murió por los pecadores, y eso incluye a toda persona que haya vivido o vivirá alguna vez.

  ¡Jesús murió por ti!

 

  Porque ni aun el Hijo del hombre vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos, Marcos 10:45.

  Porque ante todo os he enseñado lo que también recibí, que Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras; Y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día conforme a las Escrituras, 1 Cor. 15:3–4.

  Porque Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos. Apenas morirá alguno por un justo, pero tal vez alguno se atreva a morir por un buen hombre. Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira, Rom. 5:6–9.

 

Nuestro mundo está lleno de gente, por lo tanto, está lleno de gente malvada, Rom. 3:23. ¡Jesús entró en este mundo para morir por los malvados! ¡Él vino a morir por nosotros!

 

Conc: Nuestro programa navideño anual es esta noche. Espero que estés aquí. Como parte de ese programa, sé de buena fuente que habrá una escena de la Natividad. Estoy seguro de que sabemos a quién incluirá. Ahora, también sabemos quién no estará allí. Incluiremos a aquellos que creemos que merecen estar allí. Incluiremos a aquellos que adoraron a nuestro Señor en Su nacimiento. Dejaremos fuera el resto. En realidad, ¡nos dejaremos fuera!

 

Si hubiéramos estado allí la noche en que nació, la verdad es que lo habríamos ignorado como lo hicieron la mayoría de los demás. Habríamos hecho oídos sordos al regocijo de los pastores. No habríamos seguido a los magos para adorar al niño. Habríamos escuchado su historia, tal vez, si hubiéramos tenido el tiempo o el interés. Habríamos quedado impresionados, tal vez incluso asombrados, pero no habríamos ido a adorarlo.

 

¿Por qué? ¡Porque somos pecadores! Porque, por naturaleza, estamos perdidos en la oscuridad y amamos nuestra oscuridad más que la luz. Pero, me alegra decirles que Jesús murió por personas como nosotros. Él murió para librarnos de nuestra oscuridad. Él murió para salvarnos de nuestros pecados.

 

Si pudiera volver al pesebre hoy, sabiendo lo que sé ahora, iría a Él, y me postraría ante ese bebé y lo adoraría como Dios Pero, eso es solo porque sé quién es Él. Retrocede el reloj treinta años, y si me hubieras conocido entonces, habrías conocido a un pecador perdido sin interés en Dios. Lleve a ese joven al pesebre, y probablemente se habría ido sin pensar en adorar a ese niño.

 

Por eso me alegro de que Jesús haya venido a este mundo por más de un puñado de pastores y sabios. Me alegro de que Él haya venido por personas como tú y como yo. Vino por personas que no querían tener nada que ver con Él. Él vino por nosotros. Él murió por nosotros. Y Él nos salvará si venimos a Él.

 

¿Necesitas que te salven hoy? ¿Te viste en la multitud que siempre queda fuera del belén? Si es así, ven a Jesús hoy. Él te ama. Murió para salvarte y te salvará, si vienes a Él.

 

Si lo conoces, ¿por qué no agradecerle por venir para que finalmente puedas entender de qué se trata realmente la Navidad?