Apocalipsis 5:11-14 El poder del Cordero (Hoffacker) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Apocalipsis 5:11-14 El poder del Cordero (Hoffacker) – Estudio bíblico

Sermón Apocalipsis 5:11-14 El poder del Cordero

Por el reverendo Charles Hoffacker

Hoy I& #8217;Me gustaría hablar contigo sobre ese poder que, al final, es el único poder del que vale la pena hablar. En el nombre de la Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Las lecturas de las Escrituras que escuchamos domingo a domingo están ordenadas en un ciclo de tres años. Actualmente estamos en el tercer año de ese ciclo. Durante este año, los domingos de la temporada de Pascua, a partir del segundo domingo, presentan lecturas desde el Apocalipsis hasta Juan. Este es el único período del ciclo en el que se presta tanta atención al Apocalipsis. En estos domingos escuchamos algunos de los pasajes centrales del libro más misterioso y malinterpretado del Nuevo Testamento y posiblemente de toda la Biblia.

¿Podemos darle sentido a este caleidoscopio de imágenes curiosas? ¿Podemos encontrar aquí algo del Evangelio de Jesucristo, un mensaje de esperanza que nos sostenga en nuestro mundo de hoy, un mundo donde la esperanza aparece escasa? Creo que podemos.

Permítanme primero preparar el escenario para el pasaje de hoy. Un cristiano llamado Juan está prisionero por su fe en la pequeña isla de Patmos, en la costa occidental de lo que ahora es Turquía. Él experimenta la visión elaborada y dramática que es la base del Libro del Apocalipsis en lo que él llama el Día del Señor, y lo que llamamos el domingo: en otras palabras, el día de la semana en que Jesús resucitó de entre los muertos. . Nos dice que estaba en el Espíritu cuando le llegó la visión, que de alguna manera era un regalo de Dios.

Todavía es temprano en la visión cuando Juan mira hacia el cielo y ve una puerta en pie. abierto. Una voz lo invita a subir, y pronto el cielo es donde se encuentra.

Allí, en el centro de la escena, hay un trono rodeado por un arco iris, y alguien sentado en este trono. Este alguien parece dos piedras preciosas: una quizás del color del ámbar, la otra quizás del color de la llama. [Austin Farrer, The Revelation of St. John the Divine: A Commentary on the English Text (Oxford: Clarendon Press, 1964) , pags. 88.] El entronizado no se representa de otra manera aquí, pero su majestad está implícita en la descripción de Juan de lo que sucede alrededor del trono.

¡Y qué maravillosa actividad hay! Desde el trono vienen imágenes y sonidos: relámpagos y truenos. Delante del trono hay siete antorchas encendidas. Alrededor del trono hay otras dos docenas de tronos, en los que están sentados dos docenas de ancianos que visten túnicas blancas y coronas de oro. Frente al trono hay un mar de vidrio como el cristal. Al lado del trono hay cuatro criaturas notables, cada una de ellas con muchos ojos y seis alas, y cada una con una cara diferente. Estas cuatro criaturas cantan sin interrupción un canto que conocemos por el uso que hacemos de otro similar en la Eucaristía. Lo que cantan es esto: Santo, santo, santo, el Señor Dios Todopoderoso, que era, que es y que ha de venir.

Al sonar este cántico, las dos docenas de ancianos arrojan sus coronas ante el trono. y cantan su propio himno celebrando a Dios como creador: Digno eres, Señor y Dios nuestro, de recibir la gloria y la honra y el poder, porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.

Juan mira de nuevo a la figura con forma de gema en el trono y ve que la figura sostiene un rollo, un rollo sellado no con un sello, sino con siete, un rollo cuyo contenido permanece en secreto. Luego escucha a un ángel gritar en voz alta: “¿Quién es digno de abrir el rollo y romper sus siete sellos?’

Lo que sucede a continuación es un silencio de muerte. nadie habla No se encuentra a nadie para abrir el pergamino y leerlo. Nadie en el cielo, en la tierra, o debajo de la tierra. Nadie es hallado digno de hacer esto.

Juan comienza a llorar, y llora amargamente. ¿Por qué llora? El pergamino que nadie es digno de abrir es el pergamino de la historia. Abrirlo y leerlo significa dar sentido a la historia, discernir el significado detrás de los eventos, llevar a cabo la intención del Creador para la creación. Esto es lo que significa abrir el pergamino. Pero el rollo permanece sin leer, sellado siete veces. La historia sigue siendo un doloroso enigma.

Juan no está solo, son sus lágrimas. Muchos de nosotros hemos llorado con él. Cuando corremos directamente al borde duro de la vida, cuando vemos el sufrimiento sin cesar, el mal sin control, la justicia notoriamente ausente, cuando contamos los crímenes, las blasfemias y los terrores que llenan las crónicas de ayer y las revistas de noticias de hoy, cuando hacemos no ser testigos de la redención y la liberación, cuando el bien parece impotente y los monstruos morales dominan… siempre que estas cosas se nos presenten y tengamos un corazón, entonces también nosotros, como Juan, debemos llorar, y nuestras lágrimas son amargas.

En el mejor de los casos, nuestras lágrimas fluyen en moldes que forman ejemplos elocuentes de filosofía y literatura y arte, protesta y resistencia, pero más a menudo nuestro dolor no es tan articulado, sino que nos llena de una tristeza pesada y oscurece la atmósfera donde todos de nosotros luchamos por vivir. Nos afligimos y lamentamos.

Pero uno de los ancianos, vestido con una túnica blanca y una corona de oro, uno de los que adoraban, se dirige a Juan y se dirige a nosotros también. “No llores,” él manda “Mira, el León de la tribu de Judá, la Raíz de David, ha vencido, para que pueda abrir el rollo y sus siete sellos.”

Juan mira de nuevo, y lo que ve es la vista más extraña de todas las vistas extrañas a lo largo de su tremenda visión. El anciano le prometió un león, y lo que está delante de él es un cordero. ¡Pero no cualquier cordero!

Cerca del trono, en medio de las criaturas notables y las dos docenas de ancianos, aparece este cordero, un cordero que está vivo, pero que lleva las marcas de la matanza. Este cordero trasciende lo normal también de otras maneras: tiene siete cuernos y siete ojos, símbolos del máximo poder y conocimiento. Este cordero toma el rollo de la historia de la figura sentada en el trono.

¡La respuesta es rotunda! Primero, las criaturas notables y las dos docenas de ancianos se postran en adoración. Tocan el arpa, llenando el aire de música. Levantan copas de oro, de las que surgen dulces nubes de incienso. Y en voz alta aclaman al cordero, el cordero una vez muerto pero ahora vivo para siempre: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos, porque tú fuiste inmolado y con tu sangre redimiste para Dios santos de toda tribu y lengua y pueblo y nación; los has hecho un reino y sacerdotes al servicio de nuestro Dios, y reinarán sobre la tierra.

El pasaje del Apocalipsis de hoy se abre con la respuesta a esta aclamación. Porque una ola de sonido aún más tremenda se precipita hacia atrás, la voz de innumerables ángeles que gritan un vítores aún más fuertes para el cordero:

Digno es el Cordero que fue inmolado de recibir el poder y la riqueza y la sabiduría y el poder y el honor y la gloria y la bendición!

Entonces, nos dice Juan, el universo entero estalla en un canto, con criaturas en el cielo y en la tierra, debajo de la tierra y en el mar, estallando con un júbilo cósmico: ¡Al que está sentado en el trono y al Cordero sea la bendición y el honor y la gloria y el poder por los siglos de los siglos!

Las cuatro extraordinarias criaturas responden “¡Amén!” Las dos docenas de ancianos se postran y adoran. Y nosotros también decimos “¡Amén!” Nos postramos y adoramos ante este tremendo evento. Alguien ha aparecido para abrir el rollo de la historia, para discernir su significado, para llevar a cabo la intención del Creador.

Alguien ha venido a secar nuestras lágrimas. Esas lágrimas que sollozamos cuando corremos directamente hacia el borde duro de la vida, cuando vemos el sufrimiento sin cesar, el mal sin freno, la justicia notoriamente ausente, esas lágrimas que lloramos cuando contamos los crímenes, las blasfemias y los terrores que llenan las crónicas del ayer y el revistas de noticias de hoy, esas lágrimas que lloramos cuando no somos testigos de la redención y la liberación, cuando el bien parece impotente y los monstruos morales tan a menudo dominan. Alguien ha venido a secar esas lágrimas.

El anciano prometió un león, pero lo que vemos es un cordero, sacrificado pero vivo, manso pero triunfante. Un cordero que merece alabanza universal.

Este es el cordero que murió en una cruz, resucitó de una tumba, y ahora está vivo y reinará para siempre. ¡Este cordero resulta ser el león más grande de todos!

A través de ese maravilloso caleidoscopio de símbolos que llamamos el Libro del Apocalipsis, brilla la radiante verdad de que un nuevo poder se ha desatado en el mundo a través de la victoria pascual de Jesús. Este es el poder del Cordero.

¡El poder del Cordero!
Un amor más fuerte que el odio.
Una reconciliación más fuerte que el distanciamiento.
Un perdón más fuerte que el pecado.
Una alegría más fuerte que el dolor.
Una paz más fuerte que la violencia.
Una esperanza más fuerte que la desesperación.
Una vida más fuerte que la muerte.
¡El poder del Cordero!

Ese poder puede ser el poder en nuestras vidas. La fiesta de la victoria del Cordero es nuestra para disfrutarla hoy en el regalo de Cristo del Pan y el Vino. Entonces podemos ir de aquí para vivir nuestras vidas en el poder del Cordero que es el león más grande de todos.

Os he hablado en el nombre de ese Cordero, que con el Padre y el Espíritu es alabado por toda la creación hoy y siempre.

Copyright 2006 The Rev. Charles Hoffacker. Usado con permiso.