Bienaventurados los mansos. Mateo 5:5 – Estudio bíblico – Biblia.Work

Bienaventurados los mansos. Mateo 5:5 – Estudio bíblico

Felices los mansos
Mateo 5:5

        1. La mansedumbre y la pobreza de espíritu son dos caras de una misma cosa.

          Ser “pobre en espíritu”, significa estar quebrantado por el pecado y nos trae la segunda Bienaventuranza que es “llorar” por nuestros pecados.

          La mansedumbre se enfoca en Dios. Reconoce quién es Dios, en toda Su grandeza, y nos ve en comparación.

          La mansedumbre se define como ser pobre, débil y afligido, humilde y humilde. Una persona que es mansa no es dada al orgullo. La mansedumbre es cómo uno se ve a sí mismo en comparación con otro. Es cómo uno reacciona ante otro.

        ILLUS: En 1961, el ejército me envió a Alemania después de haber terminado dieciséis semanas de entrenamiento en Fort Jackson, Carolina del Sur. Subieron a un grupo de nosotros a un autobús y nos llevaron al puerto de Nueva York para subir a un barco de tropas que nos llevaría a Europa. Durante nueve días, viajamos a través del vasto Océano Atlántico en un clima muy agitado. Me crié en la llanura costera de Carolina del Norte y crecí cerca del océano. Sin embargo, solo lo había visto desde la orilla. Después de nueve días de viaje, día tras día aprendí a apreciar más el tamaño y la fuerza de ese cuerpo de agua. Como el barco navega sobre las olas, estaría en el fondo, entre dos olas como un valle. Vi las olas a veces, en grandes oleajes que eran más altos que el gran barco. Momentos después, estas olas elevaron el barco a la altura de las montañas. Me quedé asombrado por su tamaño y poder. Fue humillante y aterrador darme cuenta de cuánto más grande era que yo.

          Esta es en verdad una comparación pobre e inadecuada de la grandeza de Dios, pero nos muestra cuán pequeños somos en comparación con la creación de Dios.

          Jesús en su El mensaje se refiere a cómo se ve afectada la actitud de una persona que verdaderamente ve a Dios en todo Su esplendor. Ningún hombre puede verdaderamente ver a Dios y no ser cambiado. En el versículo 6, encontraremos que la persona que es mansa también buscará la justicia.

        2. ¡En la manera de pensar del mundo, los mansos son aquellos que son atropellados! Además, en términos humanos esto es verdad. En la vida cotidiana, es manso, es decir, ser pobre, humilde, débil o humilde, de quien se aprovecha.

          Las viudas, las personas pobres o las personas sin educación son presa fácil para un abogado astuto, un hombre de negocios corrupto o un estafador. Muchos han perdido todo lo que tenían por esta escoria de nuestra sociedad.

          En la filosofía del mundo, es el fuerte el que sobrevive. En términos humanísticos, se llama la “supervivencia del más apto”. Los fuertes devoran a los débiles y así se vuelven más fuertes. El pez grande se come al pez pequeño.

          Así, vemos a nuestro alrededor a los fuertes y audaces, dirigiendo el mundo, y no a los mansos.

        3. Sin embargo, en el plan de Dios, son los mansos los que son bendecidos y felices. Jesús no estaba hablando de la fuerza de los hombres.

          Estaba hablando de la fuerza espiritual que viene de Dios. La verdadera felicidad es para los creyentes que son realistas acerca de quién es Dios. Jesús nos está dirigiendo a aquellos que se ven a sí mismos, en relación con nuestro Dios Santo y Justo. Los mansos, cuando ven la justicia de Dios, ven su fragilidad y debilidad en comparación. Ver a Dios muestra a los hombres, su pecado y los sabios luego se arrepienten (lloran) de ello.

          Así, la mansedumbre es la actitud que abre la puerta al poder de Dios en la vida del creyente. El manso acepta su fragilidad y busca en Dios su fortaleza.

        4. Jesús aquí estaba predicando a los judíos. En Israel, había cuatro grupos de judíos que buscaban al Mesías:

          Los fanáticos judíos querían un líder militar fuerte y que gobernara el mundo.

          Los fariseos querían un hacedor de milagros.

          Los saduceos querían un reino materialista.

          Se buscan esenios en el reino monástico.

          Jesús estaba diciendo que el reino no sería ninguno de estos, sería un reino de los mansos. Así, decía, el reino estará formado por aquellos que se ven a sí mismos como dependientes de Dios y no por los fuertes, orgullosos y materialistas.

        5. ¿Cuál es entonces el valor de la mansedumbre? ¿Cuál es su efecto que hace que este rasgo aparentemente indeseable sea un activo que resulte en la herencia de la tierra?

          La Biblia es muy clara al respecto. Los que verdaderamente se ven felices son los que se ven impotentes para defenderse y por eso confían totalmente en Dios Todopoderoso para su fortaleza, protección y defensa.

          Aquellos que Dios usó en la Biblia confiaron en Dios y lo vieron como su fuerza:

          Moisés en Éxodo 15:2, dijo: “Jehová es mi fuerza y mi canción, y él ha venido a ser mi salvación; él es mi Dios, y yo le prepararé una habitación; el Dios de mi padre, y yo lo exaltaré”.

          David en 2 Samuel 22:33, “Dios es mi fuerza y poder, y él hace perfecto mi camino”.

          David expresó repetidamente su absoluta dependencia de Dios en los Salmos.

          Salmos 18:1 “Te amaré, oh Jehová, fortaleza mía”.

          Salmos 18:2 “Jehová es mi roca y mi fortaleza, y mi libertador; mi Dios, mi fortaleza, en quien confiaré; mi escudo, y el cuerno de mi salvación, y mi Torre alta.”

          Salmos 19:14 “Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, oh Jehová, fortaleza mía, y redentor mío.”

          Salmos 28:7 “Jehová es mi fortaleza y mi escudo; en él confió mi corazón, y yo fui ayudado; por tanto, mi corazón se regocijó en gran manera, y con mi cántico lo alabaré”.

          Salmos 59:17 “A ti, oh fortaleza mía, cantaré; porque Dios es mi amparo, y el Dios de mi misericordia. Salmos 118:14 El SEÑOR es mi fortaleza y mi canción, y es conviértete en mi salvación”.

          Jeremías 16:19 “Oh SEÑOR, fortaleza mía y fortaleza mía, y refugio mío en el día de la aflicción.”

          Habacuc 3:19 “Jehová Dios es mi fortaleza”.

          El Apóstol Pablo tres veces le pidió a Dios que le quitara alguna aflicción que tenía a la que llamó “aguijón en la carne”. En 2 Corintios 12:9, Pablo registró la respuesta de Dios: “Y me dijo: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que el poder de Cristo descanse sobre mí”. Verás, la Biblia dice que nos fortalecemos en nuestra debilidad.

      Yo. La directiva bíblica.

        A. El Nuevo Testamento:

          Efesios 4:1-2, “Yo, pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación a que sois llamados, con toda humildad y mansedumbre”.

          Colosenses 3:12, “Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañables misericordias, de bondad, de humildad, de mansedumbre…”

          Tito 3:2, los cristianos deben “no hablar mal de nadie, no ser pendencieros, sino amables, mostrando toda mansedumbre para con todos”.

        B. El Antiguo Testamento:

          Salmo 22:26 Los mansos comerán y se saciarán; alabarán a Jehová los que le buscan; tu corazón vivirá para siempre.”

          Salmo 25:9 “A los mansos guiará en justicia; y a los mansos enseñará su camino.”

          Salmo 147:6 “Jehová enaltecerá a los mansos…”

          Isaías 29:19 “Los mansos también aumentarán su gozo en el Señor, y los pobres de los hombres se regocijarán en el Santo.”

        C. Así se promete a los mansos la Salvación, la guía, la bendición y el gozo, y ellos compensarán el reino de Dios.

      II.¿Qué es la mansedumbre?

        A. Si tan solo las personas que la tienen fueran felices y ocuparan el reino de Dios, es mejor que sepamos lo que es.

        B. Es gentil: La palabra griega para “manso” significa ser apacible, gentil y tierno. Significa ser de corazón tierno. La persona mansa es paciente y sumiso. Los griegos usaban la palabra para describir, una brisa suave, una medicina calmante y un potro domesticado.

        C. Pablo en 2 Corintios 10:1, “Os ruego ahora por la mansedumbre y la mansedumbre de Cristo .

          Mateo 21:5, “He aquí tu Rey viene a ti, manso y sentado sobre un asno, el pollino, hijo de asna”.

        D. Ef. 4:26, “Airaos y no pequéis…” Si os enfadáis, aseguraos de que sea por las razones correctas. No te enojes porque alguien te haya ofendido; más bien enojaos porque Dios está enojado.

          Prov. 25:28, “El que no tiene dominio sobre su propio espíritu es como una ciudad derribada y sin muros”. La biblia dice contrólate a ti mismo.

          Prov. 16:32, “Mejor es el lento para la ira que el fuerte; y el que se enseñorea de su espíritu que el que toma una ciudad”.

          Ser lento para la ira es ser manso, es ser dueño de uno mismo.

        E. No significa ser un “cobarde” sin espinas, cobarde o sin entereza.

        F. Es lo contrario de ser vengativo o de exigir un derecho y un debido.

          Los mansos se despojan de su orgullo… así no se ofenden cuando son maltratados. ¡La persona mansa no se defiende, ni siquiera cuando tiene la razón! Corre preocupado de que alguien más pueda obtener crédito por lo que ha hecho.

          Tenga en cuenta que su mansedumbre se expresa en relación con su propia persona… no la verdad. Él audazmente defiende la verdad. Defiende fuertemente la Biblia y la verdad de Dios, y denuncia a aquellos que la usan falsamente y la pervierten.

          1 Pedro 2:21-22, “Porque para esto fuisteis llamados, porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo para que sigáis sus pisadas, quien no cometió pecado, ni fue engaño hallado en su boca”.

          V23 “Cuando le maldecían, no volvió a maldecir; cuando padecía, no amenazaba, sino que se encomendaba al que juzga con justicia.”

          La actitud del manso será: Nunca me defenderé, pero moriré defendiendo a Dios.”

          La mansedumbre es poder bajo control. Es fe en que vemos en verdad que Dios tiene el control. Por lo tanto, Él siempre tiene la ventaja. Cualquier desilusión o problema es temporal… Dios es la Victoria y nosotros somos vencedores en Él.

          Mansedumbre es Confianza, en dejar que Dios guíe nuestros pasos. En dejar que Dios sea el conductor. (Dios no te necesita en el asiento trasero tratando de conducir) Es retroceder y estar contento con el lugar al que Dios te lleva. Cuando parece que podrías salirte del camino… ¡te das cuenta de quién conduce! También sabes que no puedes hacer nada de todos modos; ¡estás en el asiento trasero!

          Pablo dijo en Filipenses 3:3, Que no puso su confianza en la carne… en 4 :13, dijo sin embargo, que podía hacer todas las cosas… en Cristo”!

        III. ¿Cuál es el futuro para los mansos?

          A. ¡Primero son “Bendecidos” o Felices! Tienen una verdadera paz permanente en su corazón que no se ve afectada por las circunstancias.

          B. Segundo, los mansos heredan la Tierra.

            1. En el Milenio, Aquellos que se sometan a Cristo heredarán la tierra en 1000 años de paz en la tierra y eternamente en el cielo con el Señor. No lo merecerán ni lo ganarán por su fuerza. Cristo lo tomará y se lo dará.

            2. Mate. 18:3, Jesús dijo, “si no os convertís y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos”

            3. Después del Milenio, la Biblia dice que habrá un cielo y una tierra nuevos y será el hogar eterno de los salvos.

          Cuando yo era niño, nuestra familia tenía poco dinero y cinco hijos. Hubo momentos en que mis amigos estaban de viaje y yo no podía ir. Nunca olvidaré la sensación que tuve. Realmente no puedo describirlo. Tenía tantas ganas de irme que me sentía abandonada y sola.

          Sin embargo, no fue culpa mía o de mis padres que me amaban. Las circunstancias no me dieron opción. Me pregunto cuánto más intenso será ese sentimiento para aquellos que mueren en sus pecados y en el Infierno se dan cuenta, ellos no tenían que estar allí… ellos podían ser el cielo y toda su gloria, paz y gozo. Comprenderán y lamentarán por toda la eternidad que rehusaron humillarse ante Dios y aceptar con mansedumbre a Jesucristo como su Salvador.

          También me pregunto qué tan terrible debe ser para aquellos que cambiaron el orgullo por el cielo. ¿Quién pensaba más en lo que pensaba la gente a su alrededor que en la salvación de su propia alma?

          Cambiaron las cosas de este mundo corrompido por las glorias del cielo.

      CONCLUSIÓN:

      Jesús dijo que los mansos heredarían el reino de Dios.

        1. Es necesario para la salvación: Si no acudes a Dios para que te salve, pidiendo perdón por el pecado, no serás salvo. Pasarás una eternidad en el infierno, deseando haberlo hecho.

        2. Amigos, este mundo es temporal. ¿Cuántos de ustedes pueden garantizar que estarán aquí en diez años? Alternativamente, ¿cinco? ¿O incluso uno?

        3. El tiempo está en tu contra si no has venido a Cristo.

        4. Parece una paradoja que uno pueda venir a Cristo con mansedumbre, recibir la salvación y luego no tener un espíritu manso.

          Dos cosas son posibles:

          Primero: Uno que la persona nunca fue salva.

          Segundo: Fueron salvos, pero dejaron de pecar; el orgullo y estas cosas toman el control. Tal vez no vivieron en confianza. Dejaron que los sentimientos heridos, el orgullo, el no ser aceptados por mis hermanos cristianos los alejara de la comunión con su Salvador. Ellos endurecieron su corazón… Tal vez con razón tenían derecho a estar resentidos y fueron tratados mal.

          Sin embargo, tu Salvador dice que debes ser manso para heredar el reino de Dios. Estás perdiendo la recompensa, perdiendo el privilegio de honrar a tu Salvador.

          Te insto a que ahora lo confieses como el pecado que es, y regreses a la plena comunión con tu amoroso Salvador.

          Si no eres salvo, no estás seguro, si murieras hoy si irías al cielo, ¿por qué no te humillas ahora mismo ante tu amoroso Dios y lo recibes como tu Salvador? Él te salvará, pero solo si le pides y solo si lo recibes.

        Si le gustó el mensaje y le gustaría ver sermones publicados regularmente, ¿nos lo haría saber?   Me gustaría oír de ti. Para hacer sus comentarios solo haga clic aquí. Por favor mencione el título del mensaje en su correo electrónico. Gracias.
        Regresar a la página del sermón.
        Regresar a la página de inicio.