Caminando en absoluta esperanza – 1 Corintios 15:58 – Estudio bíblico – Biblia.Work

Caminando en absoluta esperanza – 1 Corintios 15:58 – Estudio bíblico

1 Cor. 15:58 CAMINANDO EN ABSOLUTA ESPERANZA

Intro: La iglesia en Corinto era una iglesia plagada de problemas. Había divisiones en la iglesia; el pecado estaba siendo tolerado; abundaba la falsa doctrina y extrañas prácticas carnales dominaban su adoración. Pablo escribió este libro para abordar sus problemas y para que los creyentes de Corinto volvieran a alinearse con la fe y la práctica ortodoxas. El capítulo que tenemos ante nosotros hoy es un ejemplo de lo que estoy hablando. Según el versículo 12, había algunos en Corinto que negaban la realidad de la resurrección. Pablo pasa el resto de este gran capítulo declarando la asombrosa doctrina de la resurrección y sentando una base sólida para nuestra esperanza como creyentes.

En ningún otro lugar de la Biblia podemos encontrar una declaración tan clara y completa acerca de la muerte y resurrección del creyente y nuestra futura esperanza en Cristo Jesús. Pablo concluye sus pensamientos con el versículo que hemos tomado para nuestro texto de hoy. Este versículo toca la esperanza que disfrutamos como hijos de Dios y lo que esa esperanza logra en nuestras vidas. Este versículo puede ayudarnos a dedicarnos a caminar delante del Señor en absoluta esperanza.

Hoy, mientras el Señor da libertad, quiero predicar sobre el pensamiento Caminando en Esperanza Absoluta. Mirando el mundo de hoy, podríamos concluir que no hay mucho lugar para la esperanza. Las guerras, el crimen, el pecado, la depravación y el resto de los horrores de esta vida moderna pueden hacernos sentir que no hay esperanza para el futuro. Esta falta de esperanza puede sofocar nuestro deseo de servir al Señor. Puede hacer que lleguemos al lugar donde decimos “¿De qué sirve? Bueno, a partir de este versículo, quiero mostrarte que sí tenemos una razón para caminar en absoluta esperanza. Permítanme compartir las verdades contenidas en este precioso versículo.

&nbsp ;

I. EL PUEBLO DE LA ESPERANZA

(Ill. ¿Quiénes son las personas que poseen este gran esperanza? Pablo los llama “mis amados hermanos. Se refiere a los hijos de Dios. No solo a los creyentes en Corinto, sino a los santos de todas las edades. ¡Él está hablando contigo y conmigo! Nosotros, los que ¡nacen de nuevo, son el pueblo de la esperanza!)

A. Son un pueblo librado por gracia Los versículos 1 y 10 revelan el hecho de su experiencia de conversión. Eran un pueblo salvado de la insensibilidad, depravación y muerte de sus pecados por la asombrosa gracia de Dios, Ef. 2:1-10. Han sido llevados a una relación de fe personal con Jesucristo. ¿Te han entregado? ¡Entonces tienes esperanza!

B. Son un pueblo destinado a la gloria A medida que lea este capítulo, comprenderá que Dios tiene grandes cosas esperando a su pueblo. Ya sea que nos vayamos de aquí por medio de la muerte o del rapto, somos un pueblo que posee una esperanza poderosa de un futuro brillante y mejor, 1 Cor. 15:49-57! ¿Tienes esa esperanza hoy? (Ill. Lo sé: 1 Corintios 2:9; Juan 14:1-3; Apocalipsis 21:4, 27)

 

<p class=MsoNormal style='margin-left:0,25 pulgadas;text-align:justify;tabulaciones

 

II. EL PODER DE LA ESPERANZA

( III. La palabra “por lo tanto, nos recuerda todo lo que Pablo ha dicho en estos versículos. Él nos está diciendo que la esperanza que poseemos es un motivador para la acción espiritual para la gloria de Dios. Siendo salvos, seguro y seguro no significa que podemos simplemente sentarnos y descansar en lo que tenemos que esperar en el rapto o la muerte. ¡Ser salvos significa que debemos ponernos a trabajar para la gloria de Dios! Conocer la verdad acerca de Dios y la salvación es un poderoso motivador para el servicio. Verá, ¡creer siempre afecta el comportamiento! Creer las cosas correctas sobre Jesús y sobre el futuro hará que nos ocupemos de Su gloria.)

A. La esperanza nos hace estar estables La palabra firmes significa estar sentados; asentada y firmemente situada. Nos recuerda que debemos estar arraigados y cimentados en lo que creemos y consideramos verdadero. Debemos estar “asentados firmemente en nuestras convicciones personales. La conclusión es esta: si no tenemos esperanza, podemos flaquear en nuestra fe y desviarnos tras las cosas del mundo. Si esta vida no importa y no hay ramificaciones eternas para nuestras acciones, entonces se vuelve más fácil desviarse. Cuando nuestra esperanza es real, nos hace ser estables en nuestra fe y caminar. (Ill. ¿Por qué crees lo que crees?)

B. La esperanza nos aconseja ser tercos La palabra inamovible significa no movido de un lugar; firmemente persistente; inmóvil.” Hay muchas ocasiones en que la terquedad no es apropiada, pero en la obra del Señor, ¡una buena dosis de terquedad está perfectamente en orden! ¡No debemos permitir que nada nos aparte de nuestra determinación de servir al Señor!

C. La esperanza nos desafía a ser fuertes La abundancia tiene la idea de exceder una cantidad fija; desbordante; excesivo. Cuando consideramos lo que tenemos y quiénes somos por gracia; estaremos motivados para ir con todo por el Señor. Él prodigó su gracia sobre nosotros cuando nos salvó, Ef. 1:7-8, ¡lo menos que podemos hacer es ir por la borda en nuestro servicio para Él! Si debemos errar, erremos por el lado de hacer demasiado por Él; de ir lejos por el Señor; de estar demasiado en llamas; de ser demasiado fanático de Él.

 

(Ill. Es imposible ir demasiado lejos con Jesús, pero lo menos que podemos hacer es dar todo lo que tenemos para Su gloria, Rom. 12:1-2! Il. Todo lo que tenemos: tiempo, dinero, energía, talentos, dones, cuerpos, mentes, espíritus, etc., debe ser invertido en nada más que en Jesús! Nuestras oraciones, nuestra alabanza y nuestra acción de gracias deben ser dadas en las manos y pies mientras ponemos todo lo que tenemos y estamos a los pies de nuestro Redentor.)

 

(Ill. Algunos abundan: David Brainerd; John Wesley; Epafrodito – Phil. 2:25-30. Ill. Hay algunos abunda en esta misma sala!)

 

(Ill. ¿Cuál es la “Obra del Señor? Santiago 2:14-20; Efesios 2:10. Aquí están algunos ejemplos de Su obra – Hechos 1:8; Efesios 5:8; Mateo 22:37-39; Gálatas 6:2 III. Si vamos en Él, no dejaremos de cumplir todo lo que Él desea de nosotros.)

 

(Ill. Por cierto, la frase “be ye está en modo imperativo. ¡Señala una orden! No tenemos opción ¡En estos asuntos! Si queremos ser las personas que Dios nos redimió para ser, entonces debemos caminar en esperanza, dejando que la luz de Cristo brille intensamente para que la vea un mundo perdido, Mateo 5:16. Dios nos salvó para estar ocupados para Él!)

 

III. LA PROMESA DE LA ESPERANZA

( III. Si esta vida es todo lo que hay. Si no hay esperanza para la eternidad, ni éxtasis ni posibilidad de resurrección; si todo lo que tenemos que esperar es la tumba, entonces tendríamos verdaderas razones para desesperarnos. Esto es exactamente lo que dice Pablo en los versículos 13 al 19. Pero, Pablo pronuncia la bendita verdad de que hay una resurrección. ¡Jesucristo se levantó de la tumba! ¡Hay esperanza para los que tienen su fe en Cristo! Note lo que esta esperanza promete el pueblo del Señor.)

A. Nuestra esperanza nos da confianza Pablo nos dice que sabemos que nuestro trabajo por Jesús es importante. No hay sacrificio, no hay lucha, no hay abnegación, no hay valle, no hay trabajo que pase desapercibido y ninguno dejará de pagar beneficios eternos. Entonces, sigue orando, sigue sirviendo y sigue viviendo para Jesús. Lo que haces por Él en Su nombre “no es en vano. Es decir, no es una ‘pérdida de tiempo’. No es un “ejercicio inútil. Él lo ve todo, Pro. 15:3. Él lo sabe todo. Un día, Él lo recompensará todo, Apocalipsis 22:12. Él está mirando, y si estamos haciendo todo lo que hacemos por Él y Su gloria, podemos estar seguros de que Él lo ve todo. Eso debería darnos la confianza para continuar sirviéndolo sin importar lo que la vida nos depare.

B. Nuestra esperanza nos da consuelo A veces el camino que andamos es duro. A veces las cargas que llevamos son pesadas. A veces, el trabajo al que estamos llamados a hacer parece interminable y sin recompensa. La palabra utilizada para describirlo aquí es la palabra “trabajo. Esta palabra significa “intenso trabajo unido a problemas y fatigas. Tiene la idea de “trabajo que resulta en dolor y agonía.

¡A veces nuestro caminar con el Señor es así! Hay momentos en los que parece que nadie se da cuenta y a nadie le importa. Hay momentos en los que puede sentirse poco apreciado y que está llevando a cabo una tarea ingrata. En esos tiempos camina con confianza porque el Señor está mirando y cuando venga, te recompensará. Él dirá “¡Gracias! Si caminamos con Él; trabaja para Él y espera pacientemente en Él, llegará el día en que Él dirá: Bien hecho, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré: entra en el gozo de tu señor. No sé ustedes, ¡pero eso es lo que quiero escuchar!

 

Conc: Nos son bendecidos hoy. No tenemos muchos de los problemas que plagaron a Corinto. No tengo conocimiento de ningún pecado abierto o de alguien que esté enseñando falsa doctrina aquí en el Calvario. Pero estoy casi seguro de que hay algunos que pueden estar cerca de perder la esperanza. También estoy seguro de que hay otros que podrían ejercer el poder de su esperanza y hacer más por Jesús.

Mientras estamos aquí hoy, estamos en la cúspide de un nuevo año. ¿Será más para la gloria de Dios que el 2005? ¡La respuesta a esa pregunta depende de ti! ¿Eres una persona de esperanza? ¿Estás caminando en el poder de la esperanza? haciendo todo lo posible para servir al Señor que te salvó? ¿Estás descansando en la promesa de tu esperanza sabiendo que un día Jesús te bendecirá por las cosas que estás haciendo por Él?

Si Él te ha hablado de algo que estás haciendo; algo que no estás haciendo; o algo que necesitas hacer este altar es el lugar para estar. Doy gracias a Dios por la esperanza; pero la esperanza no es el fin del asunto. La esperanza es simplemente el catalizador que debe hacer que nos ocupemos en la obra del Señor. ¡Iglesia, hagamos que el 2006 cuente para la gloria de Dios!