Cristo, nuestra propiciación por el pecado – 1 Juan 2:1-2 – Estudio bíblico – Biblia.Work

Cristo, nuestra propiciación por el pecado – 1 Juan 2:1-2 – Estudio bíblico

Cristo, nuestra propiciación por el pecado

1 Juan 2:1- 2

por Cooper Abrams

    Introducción:

                   El Evangelio es una verdad simple. Es la simple verdad que Pablo predicó según consta en
    1 Corintios 15:1-4.

                  “Además, hermanos, os declaro el evangelio que os prediqué, el cual también habéis recibido, y en el cual estáis firmes; por el cual también sois salvos, si recordáis lo que os he predicado, a menos que creáis en vano. Porque primero os he enseñado lo que también recibí, que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras, y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras.”

                   El significado de la muerte, sepultura y resurrección de Cristo se ve en lo que logró para la humanidad. La muerte de cualquiera no es pensada como una “Buena Noticia” que es literalmente lo que significa la palabra griega “Evangelio”. La muerte es enemiga de la vida y acaba con nuestra existencia terrenal. Sin embargo, la muerte de Jesucristo fue única en el Universo porque a diferencia del hombre mortal, Él era Dios encarnado en el Hombre. En otras palabras, Dios amó a Su creación, el hombre. Sin embargo, el hombre se había rebelado contra Dios y había pecado contra Él. El hombre siendo culpable de su pecado, está bajo la sentencia o pena de ese pecado. El hombre no podía redimirse a sí mismo, porque sus pecados lo condenaban. Sin embargo, Dios en el supremo acto de amor, vino a la tierra, tomó la forma de un hombre y vivió en la tierra una vida perfecta. En el momento señalado, permitió que los hombres pecadores lo condenaran y lo mataran por crucifixión. Pero Su muerte y sufrimiento no fueron simplemente físicos. Su sufrimiento fue por los pecados de todo el mundo. Mel Gibson, en su película retrató la muerte de Cristo como horrible y lo fue. La película perdió el punto. Su sufrimiento fue mucho más que sufrimiento físico. Ni siquiera podemos imaginar cómo fue tomar los pecados del mundo sobre sí mismo. Él estaba pagando el precio de nuestros pecados, cada uno de nosotros y por cada hombre que vivió. Lo hizo para que pudiéramos recibir el perdón de nuestros pecados y la vida eterna. hizo es que pudiéramos llegar a ser, pero creyendo en Él, hijos de dios.

                   Ningún hombre podía morir y pagar su propia deuda de pecado porque todos los hombres son pecadores como lo dice claramente Romanos 3:10, 23: “Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; . . .Por cuanto todos pecaron, y destituidos de la gloria de Dios.”

                  Solo nuestro santo y justo Dios y Creador podía hacer eso… y lo hizo.

                   En Juan 3:18, 26 Dios dice: “El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios… El que cree en él no es condenado; mas el que no cree, ya ha sido condenado, porque no creyó en el nombre del unigénito Hijo de Dios.”

                   Si no fuera por la muerte y expiación de Cristo, la humanidad estaría en un dilema. Está bajo la condenación del pecado y es responsable ante Dios, quien lo creó y le dio vida. Pero el hombre, aparte de Jesucristo, no tiene forma de expiar ese pecado. Sin perdón, sin redención, sin esperanza, sin nadie a quien recurrir, sin Salvador.

                   El hombre ha inventado otros dioses, otros evangelios, y hasta pervertido la palabra de Dios negándose a aceptarla. Sin embargo, todavía no hay otra manera de recibir el perdón de los pecados y recibir la vida eterna, sino la manera de Dios.

                   Una verdad importante es que todas las religiones e iglesias falsas que el hombre ha ideado tienen una cosa en común. Todos tienen al hombre ganando su salvación, uniéndose a una iglesia particular, haciendo sacramentos, rituales, o algún acto u obra. Sin embargo, el camino de Dios es simple y único en el sentido de que solo el cristianismo bíblico, como se aprende de la palabra de Dios, tiene a Dios, dando al hombre la salvación gratuitamente, y Dios mismo, el Señor Jesucristo, haciendo lo necesario para expiar los pecados del hombre.

    Yo. Jesucristo el Abogado. 1 Juan 2:1

      A. Cristo es nuestro “Prakletos”. Se traduce a la palabra inglesa “Abogado” y “Consolador” en el Nuevo Testamento. Significa “el que aboga por la causa de otro ante un juez, un defensor, un abogado defensor, un asistente legal, un abogado”.

        1. Esta es la misma palabra que se usa para el Espíritu Santo y se traduce como “Consolador”. en Juan 14:16, 26, 15:26, 16:7 y literalmente significa “alguien que es llamado al lado”.

        2. Significa alguien que viene en ayuda de otro. En la antigüedad se usaba en un tribunal de justicia para denotar a un asistente legal o consejero que abogó por otro caso.

      B. Juan dice: “Si pecamos, tenemos un abogado ante el Padre, Jesucristo”.

        1. Es Dios el Padre contra quien hemos pecado. Más de cuarenta veces la Biblia nos dice que cuando un hombre peca, peca contra Dios. Dios nos creó y nos dio vida… somos responsables de esa vida y de lo que hagamos con ella.

        Santiago 2:10 nos dice el alcance de nuestra culpa: “Porque cualquiera que guardare toda la ley, y la ofendiere, en un punto, es culpable de todos.”

        2. Dios es el Juez justo. Salmos 7:8 dice: “Jehová juzgará a los pueblos; júzgame, oh Jehová, conforme a mi justicia, y conforme a mi integridad que está en mí”.

    II. La humanidad necesitaba un abogado especial. 1 Juan 2:2

      A. El hombre bajo la condenación del pecado, necesitaba un abogado que no sólo pudiera defender su caso, sino también pagar el precio del pecado del hombre.

        1. Juan usa el palabra “propiciación” que significa “hacer el pago completo o apaciguar completamente”. La palabra en griego secular significaba que un hombre propiciaría, es decir, apaciguar a un dios pagano. Sin embargo, nunca se usa de esta manera en la Biblia griega.

          Vines afirma: “Es Dios quien es ‘propiciado’ por la vindicación de Su carácter santo y justo, por lo cual, a través de la provisión que Él había hecho en el sacrificio vicario y expiatorio de Cristo, Él ha tratado así con el pecado. que Él puede mostrar misericordia al pecador creyente en la remoción de su culpa y la remisión del pecado”. (Vines Expository Dictionary. Of OT/NT Words, p 493)

          La palabra se usaba en el griego secular para apaciguar a sus dioses, en el sentido de ganarse el favor de sus dioses. En la Biblia la palabra nunca se usa de ningún acto por el cual el hombre gana el favor de Dios. Se usa exclusivamente de Dios solamente, apaciguándose a sí mismo… de pagar la deuda del pecado que el hombre le debe a Dios como un acto que el hombre no puede hacer.

        2. En otras palabras, Dios a través de la muerte, sepultura y resurrección. de Jesucristo se aplacó a sí mismo por nuestros pecados. El hombre necesitaba reconciliarse con Dios y, por lo tanto, Cristo, que era perfecto y no tenía pecado, dio su vida en sacrificio y anuló así la pena por el pecado que el hombre debía.

      B. Cristo y solo Cristo hizo el pago por el pecado.

        1. Tristemente, muchas personas e iglesias han pervertido esta simple doctrina y han concluido que el hombre debe trabajar de alguna manera para ganar o merecer el perdón de Dios.

        2. Efesios 2:8-9 declara enfáticamente que el hombre no trabaja ni se gana su salvación, porque es don de Dios. “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe”.

          ILLUS: Apenas pasa una semana que varias personas mal informadas, miembros de falsas iglesias cristianas, me escriben para corregirme, diciéndome que una persona debe creer, pero también debe bautizarse, unirse a su iglesia y hacer buenas obras para merecer la gracia de Dios. También respondo pidiéndoles que expliquen Ef. 2:8-9, Romanos 4:5, Tito 3:5, y muchos otros pasajes que refutan esta mentira infernal. Hasta la fecha, ninguno de varios cientos me ha dado una respuesta que aborde la declaración clara de Efesios 2: 8-9. ¡La razón es obvia!

        C. Si Cristo fue el pago completo y el apaciguamiento total por el pecado del hombre, ¿por qué la necesidad de agregar a la gracia de Dios nuestras obras injustas? Si la deuda la paga Cristo… ¿por qué ofrecernos a pagarla nosotros mismos? ¿Por qué la necesidad de pagar, si Cristo lo ha pagado? ¿Por qué ofrecer pago por algo que Dios ha hecho en amor por nosotros… como un acto de Su amor por el pecador… en que Cristo murió por nosotros y luego ofrece perdón total si lo aceptamos por fe? ¡¿Por qué insultar a Dios, menospreciar Su amor y misericordia, al ofrecer nuestra sucia justicia con la Suya?! Qué grosera blasfemia para un hombre pensar que sus obras son dignas de pago por el pecado como las del Señor Jesucristo.

    Conclusión:

      Note lo que dice Romanos 5:

        12 Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte; y así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron. no había pecado a la manera de la transgresión de Adán, el cual es figura del que había de venir.15 Pero no como la ofensa, así también la dádiva. Porque si por la transgresión de uno mueren los muchos, mucho más la gracia de Dios, y el don por la gracia, que es por un hombre, Jesucristo, ha abundado para muchos.16 Y no como fue por uno que pecó, así es el don: porque el juicio fue por uno para condenación, pero la dádiva es de muchas ofensas para justificación. 17 Porque si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia). la ofensa de un juicio vino sobre todos los hombres para condenación; así también por la justicia de uno vino a todos los hombres la dádiva para la justificación de vida.19 Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno los muchos serán constituidos justos.

      Esto lo hace vívidamente claro. La salvación es el don de Dios, recibido por el acto de propiciación de Jesucristo nuestro Salvador. Por Su obediencia hasta la muerte… nosotros por la fe podemos ser hechos justos, lo que simplemente significa “bien con Dios”.

      La pregunta es simple hoy. ¿En qué estás confiando por la eternidad?

        1. Algunos ignoran la realidad del pecado y la muerte y esperan que de alguna manera al final todo salga bien.

        2. Algunos niegan que Dios nos haya hablado y dicen que no están seguros de que existan el Cielo y el Infierno. Eligieron esperar y ver.

        3. Algunos se consideran dignos de trabajar duro y ganar su salvación. Piensan que si hacen todas las obras correctas, Dios estará complacido y los dejará en el cielo.

        4. Algunos creen parcialmente en la Biblia, pero piensan que el papa, el profeta, el líder de la iglesia o la denominación saben más. Están confiando en su bautismo de niños, o de adultos… en su iglesia para llevarlos al cielo.

        5. La verdad es que todo aquel que muera en el intento de estas falsas enseñanzas terminará en el infierno.

        6 Sólo Dios puede salvar y Él lo hace lo suficientemente claro y simple para que incluso un niño pueda entenderlo.

          Romanos 4:23 – 5:2 “Ahora bien, no sólo por él se escribió que le fue imputado, sino también por nosotros, a quienes se imputará, si creemos en él que resucitó de entre los muertos a Jesús nuestro Señor, el cual fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación, justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.”

          Romanos 10:9-10 dice: “Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios ha resucitó de entre los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación”.

        Cuando el carcelero de Filipos le preguntó a Pablo cómo podía ser salvo, él se dijo en Hechos 16:31 “… Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo tú y tu casa”.

        Esa verdad, ese mensaje no ha cambiado. Si hoy no tienes a Cristo, Dios quiere que sepas que Él pagó por tus pecados y te ofrece el perdón y la vida eterna si crees en Él.

        ¿Quieres hacer eso ahora mismo? Confía en Él, quien es la propiciación por todos tus pecados.

        Si te gustó el mensaje y te gustaría ver más sermones publicados regularmente en el sitio web de Bible Truth, ¿nos lo harías saber?   Me gustaría oír de ti. Por favor, haga clic en el botón de abajo. Gracias.

        Siempre es alentador recibir correos electrónicos de aquellos que encuentran útiles los mensajes y el material, o que tienen comentarios.

        Envíe un correo electrónico a Bible Truth
        VOLVER A BIBLIA VERDAD PÁGINA DE SERMONES
        ¿VOLVER AL SITIO WEB DE LA VERDAD BÍBLICA?