El 11 de septiembre y el problema del mal – Lecciones bíblicas – Biblia.Work

El 11 de septiembre y el problema del mal – Lecciones bíblicas

PBS emitió recientemente un especial de televisión con la pregunta que la mayoría no quiere confrontar: “¿Por qué hay tanto mal en este mundo?& #8221; “¿Por qué permitiría Dios que ocurriera tal maldad?” ¿Por qué Dios no detendría un evento tan malo como el ocurrido el 11 de septiembre de 2001?

El argumento clásico de los ateos es el siguiente: “Si Dios es perfectamente bueno , y si Dios es perfectamente poderoso y si Dios no quiere que ocurra el mal y si Dios sabe cuándo ocurrirá el mal, entonces ¿por qué no hace algo al respecto? Los ateos afirman que el hecho mismo de que Dios no impida que tales cosas sucedan significa que él no es del todo bueno, no es todopoderoso o no todo lo sabe y que, por lo tanto, si carece de uno de estos atributos, entonces no puede ser Dios.</p

Este argumento es el único que tienen los ateos. Se hacen otros argumentos, pero estos argumentos se basan en enseñanzas falsas de algunos que afirman ser cristianos. Uno de esos argumentos se basa en la suposición de que Dios hace acepción de personas y que Dios elige específicamente quién se salvará o quién no. Así Dios se volvería injusto por ofrecer la salvación a unos, pero a otros no y con esto estaríamos de acuerdo, no en que Dios sea injusto, sino en que la suposición de que Dios no ofrece la salvación a todos por igual es una suposición falsa. La Biblia enseña que Dios no hace acepción de personas y, por lo tanto, sería injusto si ofreciera la salvación a una sola persona, y no a todas las personas.

El problema del mal, sin embargo, no puede manejarse de tal manera. manera porque Dios permite que el mal suceda en el mundo. Examinemos por un momento este argumento por parte del ateo.

Los ateos sugieren que Dios podría simplemente evitar que las personas hagan el mal. Sin embargo, si Dios simplemente impidiera que las personas eligieran el mal, entonces habría algunas implicaciones serias con respecto al libre albedrío: no habría libre albedrío. Que Dios nos permita tomar decisiones libres requiere la posibilidad del mal. Si se quita la posibilidad de hacer el mal, Dios también debe quitar la posibilidad de elegir el bien real. En esencia, las personas se convertirían en meros autómatas, solo capaces de hacer aquello para lo que están programadas. Seríamos mejores que un programa de computadora.

Como resultado de ser simplemente un programa de computadora sofisticado, difícilmente esperaríamos que Dios nos haga responsables de nuestras acciones. Además, el hecho de que Dios reparta recompensas y castigos basándose en tal sistema probaría que Dios es injusto. Si no somos más que un sofisticado programa informático, Dios mismo debería ser responsable de nuestra acción. Después de todo, ¿responsabilizaríamos al programa de computadora o al programador por el resultado de un mal programa? Pregúntale a cualquier programador vivo. Él es quien recibe la recompensa o el castigo en función de cómo funciona su programa.

Sin embargo, en este punto el ateo responderá con una sugerencia. “¿Por qué Dios no puede permitirnos elegir entre el bien y el mal y simplemente no permitir las consecuencias tan drásticas de elegir el mal?” Esto simplemente no puede ser. Ser capaz de elegir mal sin que haya consecuencias por elegir mal no es una elección real en absoluto. ¿Cómo se puede definir el mal sin consecuencias? ¿Qué haría mala la elección? De hecho, la elección no sería mala en absoluto porque no sucedería nada como resultado de la elección. Una elección teórica no es una elección en absoluto. Lo que hace que una elección sea una elección es el hecho de que la elección tiene consecuencias prácticas. Para hacer una elección, debe haber consecuencias reales para esa elección o no es elección en absoluto. Incluso la ley reconoce la diferencia entre lo práctico y lo hipotético. Un acusado en un juicio puede hablar hipotéticamente sobre un delito durante todo el día y nunca se puede usar en su contra en la corte. Sin embargo, si confiesa haber tomado la decisión, esto puede usarse en su contra en la corte. Una elección hipotética no es elección en absoluto.

En este punto, un ateo tiene otra sugerencia para nosotros. “Permitamos que el individuo tome decisiones y permitamos solo ciertas consecuencias–consecuencias que solo afectarían al individuo que hizo la elección misma.” Esto parece una sugerencia razonable. Quitemos las terribles consecuencias de la elección del mal, ya que se aplicaría a otras personas, pero no al que elige el mal. Suponiendo que esto pudiera hacerse sin que ocurrieran algunos milagros asombrosos, ¿qué podría implicar esto con respecto a la elección del mal? Bueno, primero significaría que el mal no sería tan importante. Podrías elegir el mal y realmente todo lo que sucedería sería que podrías tener malos pensamientos y quizás lastimarte a ti mismo. Ahora, supongamos que eliges hacerle algo malo a otra persona, digamos asesinar a otra persona. Sacas el arma y la disparas, pero la bala se detiene milagrosamente en el aire y la otra persona sigue con vida. Ahora Dios te confronta en el Día del Juicio y te dice que vas a ser castigado por asesinato. Pero dices, ‘¿cómo puedes castigarme por esto si el asesinato nunca tuvo lugar?’ Este sería un argumento válido. Procesamos a personas todo el tiempo por intento de asesinato en lugar de asesinato en sí. Incluso nuestro propio sistema judicial entiende que existe una diferencia entre el intento de asesinato y el asesinato en sí mismo, porque las consecuencias son diferentes. Reconocemos que diferentes consecuencias implican sentencias más duras.

Además, ¿qué clase de mundo sería este? ¿Cuál sería el punto de elegir un mal si supieras que nunca habrá consecuencias? Sería un mundo en el que es tan obvio que Dios existe que a nadie le interesaría elegir mal. Para que alguien pueda elegir entre el bien y el mal, debe haber un equilibrio igualitario entre las dos opciones. Si sabes que cuando eliges un mal, Dios estará allí para detener las consecuencias, no es realmente una elección. ¿Por qué molestarse? El balance entre las dos opciones es obviamente a favor de Dios, por lo que no sería una elección real en absoluto. Para elegir libremente, no solo se nos debe dar la elección en sí, sino la oportunidad de ejercer la elección. En otras palabras, la elección no es sólo teóricamente posible sino también práctica o realmente no hay elección.

Finalmente, el argumento de que Dios no existe basado en el problema del mal es realmente un argumento autodestructivo. ¿Cuál es la suposición principal en el argumento? ¿No es que EXISTE EL VERDADERO MAL? No solo lo que una persona dice que es malo, sino que ese mal objetivo real existe. Ahora, ¿quién va a determinar qué es realmente malo y qué no? Hay una cita muy famosa del filósofo existencial francés Jean Paul Sarte en su libro “Ser and Nothingness” Él dice, “Si no hay Dios, entonces todo vale.” Sobre esto su es 100% correcto. Si Dios no existe, no existe el bien o el mal objetivos, solo hay elecciones y no hay base para decir si la elección de una persona es mejor que la de otra. El mismo argumento que hacen los ateos es en esencia quitado de ellos porque si no hay Dios entonces el mal absoluto no puede existir. Pero para que los ateos DEMUESTREN que Dios no existe, ¡debe existir el mal absoluto! Si el mal absoluto no existe, entonces lo que llaman mal no es mal en absoluto. El mismo argumento que hace el ateo contra Dios termina demostrando que hay un Dios. ¡Porque para que exista el mal objetivo real, debe existir el Bien objetivo real para decirnos qué es realmente el mal!

El ateo no tiene ningún caso sobre el cual hacer su afirmación. No tiene ningún argumento que presentar. Simplemente puede afirmar, sin probar, cuáles son sus propios pensamientos sobre el asunto y una afirmación es solo eso, una afirmación y no contiene ninguna evidencia, razón o conclusión lógica sobre el asunto.

Los eventos del 11 de septiembre de 2001 fueron y son verdaderamente trágicos. Sin embargo, no me gustaría enfrentar esos eventos con el “conocimiento” que no existe el mal absoluto. Todo ateo en el mundo debe confesar que los responsables de los eventos de ese horrible día realmente no cometieron ningún mal en absoluto porque no tienen fundamento para juzgar tal evento como verdadero y objetivamente malo. Porque el ateo debe admitir que lo que una sociedad puede considerar malo, otra sociedad lo defenderá como un acto heroico y, a menos que haya un estándar absoluto de lo correcto y lo incorrecto, uno no puede juzgar ningún acto en particular como incorrecto fuera del contexto de cualquier sociedad individual. Y si uno no puede hacer eso, entonces uno no puede decir lo que está bien y lo que está mal.

Sí, estoy agradecido de ser cristiano porque sé que Dios tiene la justicia en su mano y que un día todas las elecciones se presentarán ante él y se hará una cuenta. En ese día todos los males serán corregidos, todos los males castigados y todas las injusticias corregidas. Aquí hay una imagen del bien y del mal con la que podemos decir con claridad y confianza que los actos del 11 de septiembre de 2001 fueron verdaderamente malvados.