El pecado del ausentismo – Lecciones de la Biblia – Biblia.Work

El pecado del ausentismo – Lecciones de la Biblia

Entre las muchas características diferentes de la iglesia está la de ser el cuerpo de Cristo. Quizás esta metáfora es más ilustrativa en una de las cartas de Pablo a Corinto. En 1 Corintios 12:14-16, Pablo escribe: “Porque el cuerpo no es un solo miembro, sino muchos. Si el pie dijere: Porque no soy la mano, no soy del cuerpo; ¿No es, pues, del cuerpo? Y si dijere la oreja: Porque no soy ojo, no soy del cuerpo; ¿No es, pues, del cuerpo?” En el versículo 27 del mismo capítulo leemos: “Vosotros sois el cuerpo de Cristo, y miembros particulares.” Todos somos miembros de un gran cuerpo, el cuerpo de Cristo, la iglesia. Cada uno de nosotros tiene un papel especial que desempeñar dentro del cuerpo de Cristo. Cada uno de nosotros es importante. Cada uno de nosotros es necesario.

La ilustración que usa Pablo es esta: piensa en la iglesia como si fuera tu propio cuerpo personal. ¿Hay alguna parte de tu cuerpo que no sea necesaria? Una vez tuve una uña encarnada en el dedo gordo del pie. Traté de arreglar el problema yo mismo con una navaja, pero terminé empeorando las cosas. Finalmente decidí que tenía que ir al médico y hacer algo al respecto porque estaba empezando a cambiar de color. Ese médico me cortó la mitad de la uña del pie solo para solucionar ese pequeño problema y afectó todo mi cuerpo durante varias semanas. ¿Quién hubiera pensado que la mitad de una uña del pie era tan importante? Cuando miramos a través de los ojos del Espíritu, vemos que cada miembro de la iglesia es importante y que para nosotros sacarnos de ese cuerpo le causa daño al cuerpo. Espiritualmente no podemos ser más que la mitad de la uña del pie, pero cuando dejamos el cuerpo, hacemos daño a todo el cuerpo.

Con estos pensamientos en mente, consideremos Hebreos 10:24-26. “Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor ya las buenas obras; no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre; antes bien, exhortándoos unos a otros, y tanto más cuanto veis que aquel día se acerca. Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados