Génesis 3:1-6 – Dios habla y no confiamos en Él – Estudio bíblico – Biblia.Work

Génesis 3:1-6 – Dios habla y no confiamos en Él – Estudio bíblico

El Proyecto del Evangelio Bosquejo del sermón

Sermones de esta serie

  1. Dios habla un mensaje inmutable
  2. Dios habla a través de su mundo
  3. Dios habla a través de su palabra
  4. Dios habla y no confiamos en él
  5. Dios habla y da a conocer su diseño

Sesión 4

Título: Dios habla y no confiamos en él
Escrituras: Génesis 3:1-6

Conexión con el tema de la unidad: Dios ha hablado y lo ha hecho claramente. Además, lo que Él ha dicho refleja perfectamente Su carácter y naturaleza divinos y nos guía hacia vidas que son para nuestro bien y Su gloria. La pregunta no es si la Palabra de Dios es clara y confiable o no, sino si confiaremos o no en la Palabra de Dios y Su bondad, caminando en obediencia a Él.

Idea de introducción

Ed Welch escribió un libro titulado “Cuando la gente es grande y Dios es pequeño”. El libro de Welch trata de nuestra tendencia a temer al hombre en lugar de a Dios, haciendo que el hombre parezca más grande que Dios. Podríamos fácilmente escribir nuestro propio libro, sin embargo, cada vez que fallamos en confiar y obedecer a Dios “Cuando yo soy grande y Dios es pequeño”. Cada vez que fallamos en confiar en Dios y obedecer Su Palabra, nos erigimos como superiores a Él, alegando que sabemos más y que nuestro camino es mejor que el Suyo.

Antes de que Adán y Eva comieran del fruto en el jardín, ya habían pecado contra Dios en sus corazones. No confiaron en Dios, Su Palabra y Su bondad, lo que los llevó a actuar según su propia sabiduría y deseos, lo que los llevó a la desobediencia y la muerte. Hacemos lo mismo cuando no confiamos en el Dios que habla y no obedecemos lo que Él ha dicho. Actuamos como si fuéramos grandes y Dios pequeño.

I Fallamos en confiar en Dios al cuestionar Su Palabra (vv. 1-2)

Aunque Adán y Eva No necesitaban ayuda para cuestionar la Palabra de Dios, tenían ayuda de Satanás, el padre de la mentira. Introdujo la duda sobre la Palabra de Dios “¿Dijo Dios realmente?” Satanás es un enemigo real. Él está vivo hoy, y buscará introducir dudas con respecto a la Palabra de Dios si se lo permitimos. Dios ha hablado, y no tartamudeó. Además, la revelación de Dios es suficiente.  Él nos ha dado todo lo que necesitamos saber, amar, honrar, adorar y obedecerle. La pregunta es: ¿Confiaremos en Dios confiando en Su Palabra, o cuestionaremos la Palabra de Dios?

Aplicación: ¿Es pecado tener preguntas cuando leemos la Palabra de Dios? ¡Ciertamente no! Nunca entenderemos completamente todas las profundidades de las riquezas de la gran revelación de Dios. La pregunta es, primero, ¿lees la Palabra de Dios, mostrando su autoridad sobre ti y tu sumisión a ella? Si es así, ¿cómo responde cuando tiene una pregunta sobre lo que ha leído? ¿Cuestiona su entendimiento de la Palabra de Dios, manteniendo la Palabra de Dios como la autoridad confiable? ¿O cuestionas la Palabra de Dios, haciéndote la autoridad sobre Su Palabra?

II Fallamos en confiar en Dios al alterar Su Palabra (vv. 2-5)

La Palabra de Dios en su calidad y cantidad de contenido es perfecta. Todo en la Palabra de Dios es verdadero y digno de confianza, como lo es Dios mismo. No es necesario quitar nada en la Palabra de Dios, y no es necesario agregarle nada. Cuando alteramos la Palabra de Dios por adición (como lo hizo Eva) o por sustracción (como lo hizo Thomas Jefferson), estamos demostrando una falta de confianza en Dios. O decimos que la Palabra de Dios no es suficiente, porque se necesita agregar algo, o Su Palabra no es buena, porque nos impone demandas que no son necesarias o mejores. De cualquier manera, alterar la Palabra de Dios muestra que no confiamos en la sabiduría o bondad del Dios de la Palabra.

Aplicación: ¿Cuál es tu tendencia? ¿Agrega cosas a la Palabra de Dios, tal vez restricciones sociales con respecto a la música, la vestimenta, la bebida, etc.? ¿O le quitas cosas a la Palabra de Dios tal vez el odio de Dios por el divorcio (ya que tu cónyuge te fue infiel y quieres salir), o el mandato de Dios de perdonar (ya que alguien te ha lastimado profundamente)? ¿De qué manera tu voluntad de alterar la Palabra de Dios muestra que no estás confiando y sometiéndote al Dios de la Palabra?

III Fallamos en confiar en Dios al desobedecer Su Palabra (v. 6)

La evidencia más clara de nuestra falta de confianza en Dios es nuestra desobediencia a Su Palabra. La desobediencia es nuestra firme usurpación de la autoridad y el reinado de Dios en nuestras vidas. Nuestra desobediencia dice: “Sé lo que dice tu palabra. Voy a hacer lo que quiero hacer en su lugar”. Este es el fruto de nuestra decisión de hacernos grandes y Dios pequeño. Cuando se enfrenta a una oportunidad de obedecer o desobedecer la Palabra de Dios, la pregunta que debe hacerse no es: “¿Parece útil, hermosa y deseable esta cosa?” La pregunta que hay que hacerse es: “¿Qué ha dicho Dios acerca de esto?” La obediencia fluirá de la confianza y la entrega. La desobediencia proviene de un corazón de duda y rebelión.

Aplicación: ¿Puedes pensar en algún momento en el que hayas desobedecido a Dios que no haya sido el resultado de dudar de la Palabra de Dios y elegir rebelarte contra Dios? ¿A él? Ya que no puedes, pídele a Dios, por Su Espíritu, que te ayude a confiar en Su Palabra y Su bondad, llevándote a caminar en obediencia a Él. Cuando se enfrente a alguna tentación de dudar y desobedecer, no se deje engañar preguntando si lo que quiere le parece útil, hermoso o deseable. En su lugar, simplemente pregúntese: “¿Qué ha dicho Dios?” Entonces confíe en la bondad y la fidelidad de Dios y avance en obediencia a Él.

Idea de conclusión

Desde que nuestros primeros padres pecaron, nos hemos inclinado a desconfiar de Dios, Su Palabra, y su bondad, eligiendo en cambio desobedecer a Dios y seguir nuestro propio camino. Ya sea que agreguemos o restemos de la Palabra de Dios, demostramos nuestra falta de confianza en Dios, Su Palabra y Su carácter. Nos colocamos por encima de Dios y de su Palabra, haciéndonos grandes y Dios pequeño. Los que no conocen a Cristo andan en este camino como su forma de vida. La única esperanza es el arrepentimiento del pecado y la entrega a Cristo como Salvador y Señor. Sin embargo, los creyentes también deben darse cuenta de nuestros pecados similares de desobediencia. Debemos depender del poder transformador del Evangelio y de la obra santificadora del Espíritu de Dios para capacitarnos para confiar en Dios, someternos a Su Palabra y caminar en obediencia por Su gracia y para Su gloria.

Randy Mann es ministro de educación y evangelización en la Iglesia Bautista Wake Cross Roads, Raleigh, Carolina del Norte.