Hebreos 4:14-16 – El día en que los sacerdotes cayeron muertos – Estudio bíblico – Biblia.Work

Hebreos 4:14-16 – El día en que los sacerdotes cayeron muertos – Estudio bíblico

Serie de sermones: La Trinidad: Dios el Padre

  1. Una teología que siempre conduce a la misión – Efesios 4
  2. Cómo testificar a cualquiera – Juan 16
  3. El Señor es Dios y bueno – Salmo 100
  4. Dios es grande – Salmo 145
  5. Dios es bueno – Génesis, Colosenses
  6. El día en que los sacerdotes cayeron muertos – Levítico, Hebreos, 1 Pedro

Escrituras: Levítico 8-10, Hebreos 4, 1 Pedro 2

Conexión con el tema de la unidad: Dios es santo, justo y celoso. Debemos aprender a amarlo y temerlo por estos poderosos atributos personales, entendiéndolos a través del evangelio mientras los adoptamos como nuestros propios atributos a través de Jesús.

Idea de introducción

Los padres deben enseñar a sus niños desde una edad muy temprana a no jugar con fuego. Los niños deben aprender que todas las fuentes de fuego son peligrosas y potencialmente mortales. Pero el hecho de que el fuego pueda ser inseguro no significa que siempre sea malo. El fuego es un activo muy útil para la humanidad, ya que calienta nuestras casas, cocina nuestra comida y hace otras cosas esenciales. El objetivo de la lección de todos los padres no es acabar con el fuego, sino enseñar un miedo saludable y respeto por su poder. De la misma manera, la santidad, la justicia y el celo de Dios son tanto beneficiosas como peligrosas. En Levítico 8-10, dos sacerdotes jugaron con fuego y la santidad de Dios, resultando en su muerte.

I. La santidad de Dios es beneficiosa para los creyentes (Lev. 8-9)

Levítico 8 es el comienzo de un tiempo de celebración para la nación de Israel. Hasta este momento Dios los ha escogido como su pueblo, los ha liberado de la esclavitud egipcia y les ha enseñado a ser ciudadanos de su reino (Ex 25-40). Aquí, Dios le ordena a Moisés que aparte ceremonialmente a los hijos de Aarón para el sacerdocio santo. Moisés lo hizo haciéndolos lavar, cambiarlos por ropa nueva, ungirlos con aceite y con sacrificios de sangre en el altar de bronce. En el octavo día, la emoción, la anticipación y la expectativa aumentaron. Si hubieran hecho todo bien, la gloria del Señor caería y consumiría estos sacrificios finales hechos en favor de los sacerdotes, pecadores ante Dios como todos los demás israelitas. Efectivamente, la gloria del Señor cayó como fuego del cielo y consumió los sacrificios. El pueblo respondió con gritos, cayendo sobre sus rostros (Lv 9,22-24).

Aplicación: Valorar la santidad de Dios. En el Antiguo Testamento, el pueblo de Dios tuvo que pasar por grandes esfuerzos para experimentar la aceptación de Su santidad. Hoy, Dios nos ha aceptado a través del evangelio de Jesús y Su santidad. Mientras lee el Antiguo Testamento, agradezca a Dios por el Nuevo Pacto que ha provisto a través de Jesús. Jesús ha cumplido el Antiguo Pacto para que podamos disfrutar de la vida en el Nuevo Pacto.

II. La santidad de Dios es peligrosa para los desobedientes (Lev. 10)

Observe lo que sucede inmediatamente después de la consagración ceremonial de los sacerdotes. Los hijos de Aarón, Nadab y Abiú, hicieron fuego mezclado con incienso en sus vasijas sacerdotales. Pero algo salió muy mal. Moisés escribe que su ofrenda de fuego era adoración no autorizada ante Dios. Podría ser que Nadab y Abiú entraran ilegalmente en el Lugar Santísimo. Tal vez estaban borrachos al hacer este fuego ante el Señor. O simplemente podría ser que Dios no les ordenó hacer el fuego en ese momento. Cualquiera que sea la razón, fue adoración no autorizada. El Señor consumió a los dos sacerdotes, tal como había consumido previamente los sacrificios ofrecidos en su nombre. Su padre, Aarón, quedó atónito, pero “calló” (10:3).

Aplicación: Aunque Dios ve a los cristianos a través del evangelio, nunca pierdan el sano temor de la santidad, la justicia y el celo de Dios para su propia gloria. Nunca des por sentada la gracia de Dios, ya que Él continúa odiando el pecado y disciplinando a los cristianos que desobedecen.

III. La santidad de Jesús es contada a los creyentes (Hebreos 4:14-16)

No podemos jugar con adorar a nuestro Dios santo. Él se lo toma en serio, y nosotros también debemos hacerlo. No debemos ofrecerle adoración de ninguna manera no autorizada, ya que Él no solo la odia sino que derrama Su ira contra ella. Solo debemos ofrecer adoración a Dios a través de Su Hijo, Jesucristo. Jesús no es sólo el Hijo de Dios, sino también nuestro Sumo Sacerdote. Él solo ofreció un sacrificio y una ofrenda a Dios: Su propio cuerpo. Fue una ofrenda tan agradable a Dios que fue la última que Él requirió. Ahora, todo aquel que cree en el Sumo Sacerdote Jesús es totalmente perdonado por Dios. Si Jesús es nuestro Sumo Sacerdote, y nosotros como cristianos estamos en Cristo, entonces somos sacerdotes para Dios. Somos Sus siervos escogidos, autorizados para acercarnos a Él y brindar atención espiritual al pueblo de Dios.

Aplicación: Si eres sacerdote de Dios por medio de nuestro Sumo Sacerdote, Jesús, usted tiene pleno acceso al trono de Dios. Usted está autorizado y llamado a ministrar al pueblo de Dios. Usted es responsable de hacer de su cuerpo un sacrificio vivo para Dios a través del sacrificio de Jesús. Esta semana, haz tu propio estudio de palabras en el Nuevo Testamento sobre el sacerdocio del creyente.

Idea de conclusión

Como miembros de la iglesia, somos como piedras edificadas para hacer el templo de Dios. Debemos ser un sacerdocio santo que ofrece sacrificios espirituales a Dios por medio de Cristo (1 Pedro 2:5). En el templo de Dios, cada piedra es importante. En nuestras iglesias, somos tan saludables y poderosos como nuestros miembros más débiles. Cada creyente dentro de nuestras iglesias es un sacerdote para Dios. Cada uno de nosotros debe esforzarse por acercarse a Dios, amarse unos a otros y ministrar a los de nuestra comunidad. Cómo hacemos esto? Solo a través de Jesucristo, nuestro gran Sumo Sacerdote.

Chip Dean es pastor estudiantil en la Iglesia Bautista Capshaw, Harvest, Alabama. Tiene una maestría del Seminario Teológico Bautista del Sur.