Isaías 6:1-4 – El lado bueno de la adoración: Alabanza – Estudio bíblico – Biblia.Work

Isaías 6:1-4 – El lado bueno de la adoración: Alabanza – Estudio bíblico

Escritura: Isaías 6:1-4

Introducción

¿Qué te viene a la mente cuando piensas en Dios? AW Tozer escribió: “Lo que nos viene a la mente cuando pensamos en Dios es lo más importante de nosotros”. [“Conocimiento de lo Santo”, 1]

Según un estudio de religión de Baylor de 2006, los estadounidenses tienen opiniones cambiantes sobre Dios.

  • El 5 por ciento son ateos
  • 16 por ciento cree en un Dios distante que no está involucrado con nosotros ni inclinado a enojarse
  • 24 por ciento cree en un Dios crítico que mostrará su disgusto mediante el castigo en el más allá
  • 31 por ciento cree en un Dios autoritario que está muy involucrado en nuestras vidas y se enoja cuando no hacemos lo que Él quiere que hagamos
  • 23 por ciento cree en un Dios de buena voluntad que es no inclinado a estar enojado

En otro estudio realizado en 2007, Barna Research encontró varios otros aspectos interesantes de la creencia de los estadounidenses acerca de Dios.

  • El 3 por ciento cree que hay muchos dioses, cada uno con diferentes poderes y autoridad
  • El 4 por ciento cree que todos son dioses
  • El 7 por ciento cree que Dios es un estado de conciencia superior que una persona puede alcanzar
  • 8 por ciento cree que a Dios es la realización total del potencial humano personal
  • El 69 por ciento cree que Dios es el creador perfecto, todopoderoso y omnisciente que gobierna el mundo hoy

Parece que nuestro concepto de Dios está cambiando. Ahí es exactamente donde encontramos al profeta Isaías en nuestro texto. Vio la misma transición ocurriendo durante su vida. De hecho, hizo tres observaciones que son paralelas hoy.

1. El concepto de Dios estaba involucionando en la conciencia nacional [5:13]

2. El pueblo de Dios había perdido su adoración, asombro y asombro por Dios. La adoración se redujo a un mero ritual [3:8 – ver Capítulo 1].

3. La conciencia moral nacional declina en respuesta a una comprensión disminuida de Dios [5:20].

En respuesta, él escribe para llamar a una nación de regreso a Dios llamando al pueblo de Dios de regreso a una alta visión de Dios. Nuestra tesis es simple: adoraremos profundamente cuando comencemos a ver a Dios tal como es.

La mayoría de los comentaristas consideran este texto como el registro del llamado de Isaías al ministerio. Pero es más que un simple llamado, es una visión de Dios. Isaías era como los hombres en un calabozo durante la edad media. Su celda tenía una abertura estrecha en la parte superior de la habitación. Entonces formaron una escalera humana mientras un hombre miraba hacia afuera. Una vez abajo, le preguntaron: “¿Qué viste en la luz?”

Isaías tuvo una visión única de Dios. Aquí nos cuenta lo que vio mientras estaba en la luz. Con suerte, lo que vemos en este pasaje nos ayudará a adorar y adorar a Dios. Esta no es una explicación de cómo adorar, sino una declaración de por qué debemos alabar y adorar a nuestro Señor y Dios.

Entonces, ¿qué vio él en la luz que nos impulsaría a adorar al Señor?

Yo. La misericordiosa auto-revelación de Dios

Él desea tener una relación con nosotros.

“Vi al Señor” – 6:1.

Cuando decimos ” auto-revelación” nos referimos a Su revelación de Sí mismo. La autorrevelación de Dios tiene que ver con la relación. Esta experiencia nos recuerda que:

A. Dios inició una relación con nosotros

Isaías no inició esta visión, fue Dios. Dios buscó a Isaías. ¿Pero por qué? En pocas palabras, Dios desea una relación con nosotros. Esto nos recuerda una gran verdad: no podemos saber nada acerca de Dios aparte de la auto-revelación de Dios. Él se nos ha revelado de tres maneras.

1. Por su obra-creación [revelación general]

Romanos 1:19-20 “… Lo que de Dios se puede conocer… Dios se lo ha mostrado. Desde la creación del mundo, Su actitudes invisibles, ese es su poder eterno y naturaleza divina”.

Este conocimiento de Dios a través de la naturaleza está abierto y disponible para cualquiera que lo busque.

2. Su Palabra [revelación especial]

Las Escrituras enseñan cosas específicas acerca de Dios tales como Sus nombres, características, misericordia y propósitos [2 Pedro 1:20-21, 2 Timoteo 3:16-17]. Pero este conocimiento fue dado para fomentar una relación apropiada con Dios.

3. Su Hijo [auto revelación] Juan 14:9, Colosenses 1:15, Hebreos 1:1-3

En Juan 14:9, Jesús dijo: “Si me habéis visto a mí, habéis visto al Padre”. .” Más tarde, Pablo agregó que Jesús es la “imagen del Dios invisible” [Colosenses 1:15]. Pero la pregunta es esta: ¿Quién inició la venida del Hijo de Dios? Era Dios Padre.

B. Dios nos invita a una relación con Él

Este texto indica que Dios extendió una invitación a Isaías para que lo siguiera y lo sirviera [ver 6:8]. Piensa en el gran honor que Dios otorga a los humanos que nos invita a conocerlo.

C. Dios ilustra Su amor al revelarse a sí mismo

Solo sabemos lo que sabemos acerca de Dios porque Él quería que lo supiéramos. ¿Y qué quiere Él que sepamos? Él quiere que sepamos que nos ama.

Un autor lo ilustró de la siguiente manera. “Supongamos que un artista te envía una imagen de sí mismo que ha pintado. La imagen te dirá algo sobre él, te dará una idea de su conocimiento y habilidad. Sin embargo, si te envió una carta descriptiva larga explicando sus pensamientos más íntimos y sentimientos, comenzarías a sentir que realmente lo conocías y, finalmente, si él decidiera enviarte a su hijo que poseía las mismas características que él y era como él en habilidad y carácter, esto te revelaría mucho mejor al padre. “El hijo unigénito, que está en el seno del Padre, él lo ha declarado” (Juan 1:18).”

II. La gran soberanía de Dios

Él merece nuestra adoración y alabanza.

“sentado en un trono” – 6:1-3.

El pueblo de Dios necesita redescubrir el maravilla de Dios. Warren Wiersbe señaló: “La iglesia de hoy está en peligro por lo que cree que entiende”. [Real Worship, 42] Para decirlo de otra manera, nuestra comprensión de Dios se ha desvanecido ante la competencia de intereses. Una recuperación de la adoración ocurrirá cuando lo veamos como “alto y sublime”. Note los atributos de Dios que Isaías vio mientras estaba en la luz.

A. Su “trono”: recordándonos que Dios es todopoderoso

Tal vez deberíamos hacernos la pregunta: “¿Este es el trono de qué?” Es, por supuesto, el trono de todo el cosmos. Pero el trono recuerda autoridad y poder.

B. Su “tren lleno”: Recordándonos que Dios es inmenso

¿Qué tan grande es Dios? Basta con considerar el tamaño del universo. Cuando decimos que Dios está en todas partes, queremos decir que Dios está en todo lugar en todo momento. El es inmenso. Pero también es personal.

C. Su testimonio: Recordándonos que Dios es “santo”

Compare esta visión en Isaías con las del Apocalipsis. En Apocalipsis, los ángeles siguen cantando la misma canción: “Santo, Santo, Santo, es el Señor Dios Todopoderoso”. Este es Su testimonio tanto entre los ángeles como entre los redimidos [ver Apocalipsis 4-5].

El antiguo himno “Cuán grande eres” capta el sentido de adoración que debe surgir de nuestra comprensión de la grandeza de Dios. .

“Oh Señor, Dios mío, cuando me asombro,
Considero todos los mundos que Tus manos han hecho.
Veo las estrellas, escucho el sonido del trueno.
Tus manos por todo el universo se muestran”

“Entonces canta mi alma, mi Salvador, Dios a Ti,
Cuán grande eres, Cuán grande eres.
Entonces canta mi alma, mi Salvador, Dios a Ti,
Cuán grande eres, Cuán grande eres.”

III. El glorioso esplendor de Dios

Él muestra Su naturaleza inmutable – 6:2-4.

El contraste en el versículo 6:1 es marcado. “El rey Uzías” murió, pero “Dios” está “sentado en un trono alto y sublime”. Las personas y las circunstancias cambian, pero Dios no. ¿Cuál es el atributo supremo de Dios? Es simple: Él es siempre el mismo. Y necesitamos entender dos palabras que se relacionan con la naturaleza de Dios.

A. Idolatría: hacer que Dios sea diferente de lo que es

Podemos cometer idolatría de dos maneras: [1] adorando ídolos falsos [los objetos incorrectos] y [2] abrazando falsas imaginaciones acerca de Dios [conceptos erróneos de Dios].

Debemos resistir la tentación de imaginar a Dios a nuestra imagen. La mayoría recordará la historia del “becerro de oro” que los israelitas adoraron después de que Dios le dio a Moisés los Diez Mandamientos. Lo que la mayoría de la gente pierde en la historia es el nombre que se le da a la imagen. Llamaron al “becerro de oro”, Jehová [véase Éxodo 32:3-4]. Aarón dijo dos veces: “Este es tu dios”. Y añadió: “Mañana adoraremos al Señor”, refiriéndose al becerro de oro. No quiso decir que era un nuevo dios, sino una representación del Dios al que seguían. Esto, por supuesto, fue una violación del segundo mandamiento [Éxodo 20:4]. Si Dios nunca cambia, y no lo hace, entonces no debemos rehacerlo de otra manera que Él no se haya revelado.

B. Inmutable: Dios nunca cambia

Debido a nuestra naturaleza no redimida al nacer, necesitamos la capacidad de cambiar. Es, de hecho, un regalo de Dios que podemos cambiar. Pero sería una pesadilla para nosotros si Dios pudiera cambiar. Debemos recordar dos grandes verdades asociadas con el carácter inmutable de Dios.

1. Su naturaleza nunca cambia

Arthur John Gossip escribió: “Él nunca actúa fuera de lugar”. [Wiersbe, “Attributes”, 148] Él nunca difiere de sí mismo. Como observó Tozer, “Dios no puede cambiar para mejor. Él nunca es menos o más santo”.

2. Su actitud hacia nosotros nunca cambia

Hay ocasiones en las que cuestionamos si el amor de Dios ha disminuido, especialmente cuando hemos ofendido a Dios. Suponemos que Él responde a nuestros fracasos de la misma manera que respondemos a otros que nos decepcionan. Sí, el pecado tiene consecuencias. Pero no podemos alterar Su carácter por nuestro comportamiento. Esta es la parte gloriosa: Dios no te ve diferente a como lo hizo en cualquier otro momento.

Considera la cruz. Si alguna vez has dudado del amor de Dios por ti, entonces recuerda la cruz. ¿Se te ha ocurrido alguna vez que, dado que Dios no puede cambiar, hoy te ama igual que en la cruz? Como observó un escritor, “Él no puede ser falso a Su propia naturaleza bendita”.

Conclusión

Recuerde Juan 3:16. “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna”.

“El cantante de música country George Strait canta una canción titulada ‘Amor sin Fin, Amén.’ Cuenta la historia de un niño que regresa a casa de la escuela después de tener una pelea y espera el castigo de su padre. Esperando la ira de su padre, el hijo esperó, esperando lo peor. Sin embargo, el padre dijo: “Déjame decirte un secreto sobre el amor de un padre: los papás no solo aman a sus hijos de vez en cuando, es un amor sin fin. Amén.

“El joven creció y transmitió este secreto a sus hijos. Un día soñó que moría e iba al cielo. Estaba preocupado, mientras esperaba para entrar, porque se dio cuenta debe haber algún error, porque si supieran la mitad de las cosas que ha hecho, nunca lo dejarían entrar. Fue entonces cuando escuchó las palabras de su padre nuevamente: “Déjame contarte un secreto sobre el amor de un padre: los papás no solo aman”. sus hijos de vez en cuando – es un amor sin fin. Amén.”

¿No es reconfortante saber que tenemos un Padre así? No es ningún secreto, en cuanto al amor de nuestro Padre: Dios no solo ama a Sus hijos de vez en cuando; de hecho, es un “amor sin fin, Amén”.

Jerry Gifford es pastor principal de la Primera Iglesia Bautista de Franklin, Kentucky. Jerry tiene títulos de la Universidad de Western Kentucky y del Seminario Bautista Liberty. Él y su esposa, Tammie, tienen dos hijos, Daniel y David, es un apasionado de su familia, la renovación espiritual, el discipulado, la predicación, el baloncesto y los deportes acuáticos.