Juan 20:1-18 Alegría Pascual (Kegel) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Juan 20:1-18 Alegría Pascual (Kegel) – Estudio bíblico

Sermón Juan 20:1-18 Alegría Pascual

Por el Rev. Dr. James D. Kegel

¡CRISTO HA RESUCITADO!
¡CIERTO HA RESUCITADO!
¡ALELUYA!

“¡Todo este dolor! Mi corazón está completamente oscurecido… Estaba miserable y sin alegría,” escribió San Agustín. El salmista lo expresó de otra manera:

“Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?
¿Por qué estás tan lejos de ayudarme,
de las palabras de mi gemido?
Dios mío, de día clamo, y tú no respondes,
y de noche no encuentro descanso.”

Shakespeare lo llama,

“El dolor que no habla
susurra el corazón sobrecogido
y le pide que se rompa.”

Muchos de nosotros hemos perdido seres queridos. Han pasado veinte años desde que nuestro pequeño Andrew murió de un tumor cerebral canceroso. Como nos decía la gente para consolarnos, “La vida sigue,” pero nunca hemos superado su muerte. Pensamos en él como era entonces, un niño pequeño, y cómo sería cada año si hubiera vivido. Ahora estaría en la universidad y a menudo me pregunto cómo habría sido, callado y estudioso, extrovertido y popular, atlético, bueno, probablemente no eso. Nunca sabremos. Ha habido un vacío en nuestra familia desde 1984.

Muchos de ustedes también han perdido seres queridos. Conoces la experiencia de la pérdida. El shock y la incredulidad son seguidos por entumecimiento, depresión, soledad y pérdida. El esposo o esposa, madre, padre, abuelo, hijo, nieto, ya no está. Habrá un lugar vacío en la mesa navideña y en el corazón. Phil Williams escribe en When a Loved One Dies,

“Es posible que hayamos estado avanzando lentamente a través de un viaje, haciéndolo bien,
y entonces la realidad nos golpea, esta muerte nos golpea de nuevo.
No hay vuelta atrás,
no hay recobro ni recuperación de lo perdido.
Nuestro ser amado se ha ido.
El las heridas se abren de par en par y nos desesperamos.”

Hay una terrible finalidad acerca de la muerte. Stephen Graham cuenta la historia de una pobre campesina rusa a la que encontraron sollozando sobre la tumba de su marido, un año después de su muerte. Se aferró a la tierra; derramó su alma en sollozos, diciéndole que debía volver, que ella lo necesitaba, que los niños lo necesitaban, que no podía vivir sin él. Es una respuesta exagerada porque la lápida habla de la finalidad de la muerte. El ser amado nunca volverá, nunca volverá. Nos quedan recuerdos, fotografías, recuerdos, eso es todo.

“Sra. Hayes me mostró su casa,” Phil Williams cuenta, “una casa pequeña y ordinaria, uno pasa sin mirar dos veces.” ¿Por qué la gira?

“Sra. Hayes’ esposo había muerto y quería que yo supiera lo que había sido y hecho.

“Ella también quería compartir su soledad sin llamarla por ese nombre.

“Señaló su banco de carpintería y sus herramientas, los encurtidos y frijoles que habían enlatado juntos, el porche que había construido, su sofá favorito donde veía la televisión, su jardín.

“Mientras hablaba, sus labios temblaron, sus ojos brillaron y su cuerpo se congeló por un momento. Su soledad se derramó sobre sus ojos y su voz mientras recordaba.”

Como dice la oración familiar, “En medio de la vida, estamos en la muerte…&#8221 ;

El primer día de la semana, muy de mañana, María Magdalena fue al sepulcro de Jesús. John no nos dice por qué ha ido tal vez a pararse junto a la tumba y recordar a alguien a quien había amado. La tradición nos dice que María Magdalena fue una gran pecadora pero que Jesús la perdonó, la aceptó, la acogió en su círculo de amigos. Sabemos que estaba poseída por siete demonios que Jesús echó para sanarla. Cuando María llegó al sepulcro, encontró que la piedra había sido removida. Desesperada, corrió hacia Simon Peter. Parecía la indignidad final, que Jesús’ tumba fue saqueada. Pedro y el Discípulo Amado corrieron al sepulcro y lo encontraron vacío. Los lienzos de la tumba todavía estaban allí, pero no el cuerpo de Jesús. Hasta ahora no hay nada que nos anime al considerar las pérdidas que hemos tenido, las personas que nos han dejado, el círculo roto y el corazón roto.

Pero no nos quedamos ahí en la historia. La mañana de Pascua es más que el dolor de los discípulos y el inexplicable vacío de la tumba. El significado de la Pascua es mucho más para nosotros que solo recuerdos benditos. Sí, Dios nos consuela en nuestras penas, bendice nuestra memoria y nos da fuerza y paz. Es parte del mensaje cristiano que la muerte puede terminar con una vida pero no termina con una relación. Una madre que perdió a su hijo lo expresó de esta manera: “Todo mi amor no estaba envuelto en mi hijo”. Él estará conmigo como parte de mí, pero mi amor no será limitado. Nunca lo ha sido.” Hay sanación del dolor y la tristeza.

Pero esta mañana de Pascua el mensaje es más grande que eso. Porque María Magdalena volvió al sepulcro. Encontró allí dos ángeles y uno a quien no reconoció. Se volvió hacia ella y le dijo: Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?” Ella pensó que era el jardinero, pero era Jesús resucitado de la tumba. Él la llamó, “María,” y ella lo reconoció. El Señor había resucitado esa primera mañana de Pascua y el mundo nunca volvería a ser el mismo. María corrió hacia los discípulos con la gloriosa noticia: “He visto al Señor.” De ese pequeño grupo el Evangelio iría a los rincones de la tierra hasta este lugar, Eugene, Oregón. Ha llegado a través de los siglos a nosotros, ahora. La muerte, el enemigo final, ha sido derrotada. Los que nos han precedido en la fe no están realmente muertos sino vivos en el Señor. Seguimos a Cristo hasta la cruz y la tumba y luego a la vida eterna.

La esposa de AJ Gossip había muerto. Este ministro escocés había tenido un compañerismo con su esposa que era evidente para su congregación y para todos los que los veían. Cuando regresó al púlpito por primera vez después de la muerte de ella, el título de su sermón fue “Cuando la vida nos humilla, ¿entonces qué?” La última línea de su sermón sobre cruzar el río del dolor no se olvidaría: “Tengan buen ánimo, mis hermanos y hermanas, porque siento el fondo y está sano.”

“No se turbe vuestro corazón,” Jesús dijo: ‘Creed en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas habitaciones hay. Si no fuera así, te lo habría dicho. Voy a preparar un lugar para vosotros.” Cristo ha ido delante de nosotros para prepararnos un lugar en la casa de muchas moradas del Padre. No nos quedamos solos ante la muerte, ni por nosotros mismos ni por los que han muerto. Como cuenta Karl Heim, un marinero alemán le escribió a su madre durante la Segunda Guerra Mundial:

“Si te enterases de que nuestro crucero ha sido hundido
y que nadie ha sido salvado,
no llores.
El mar en que se hunde mi cuerpo
es también el hueco de la mano de mi Salvador,
del cual nada me puede separar.& #8221;

Somos el pueblo de Dios. Nada nos puede separar del amor de Dios, nada hoy, nada mañana ni nunca. La tumba está vacía. Las ropas funerarias yacen allí, pero Jesús’ el cuerpo no se encuentra. Cristo ha resucitado y vive y reina eternamente. La muerte no es el fin para él ni para nosotros, sino la vida eterna. No lloramos demasiado por los que mueren en Cristo. No nos afligimos como personas que no tienen esperanza. Cristo ha resucitado. Escuche a San Pablo. Sus palabras son para ti:

“La muerte es tragada en victoria.
Oh muerte, ¿dónde está tu aguijón?
Oh sepulcro, ¿dónde está tu victoria?
Gracias sean dadas a Dios
que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.”

El pecado y la enfermedad, la depresión y la desesperación, el dolor y la tristeza, aun la muerte misma ha sido destruida. La tumba está vacía. Cristo ha resucitado.

¡Cristo ha resucitado! ¡Él ha resucitado! ¡Aleluya!

Copyright 2004 James Kegel. Usado con permiso.