Juan 6:35, 41-51 Comida de casa (Hoffacker) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Juan 6:35, 41-51 Comida de casa (Hoffacker) – Estudio bíblico

Sermón Juan 6:35, 41-51 Comida de casa

Por el reverendo Charles Hoffacker

I&# 8217; Me gustaría que consideráramos qué es lo que nos recuerda a nuestro hogar. En el nombre de la Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

¿Qué nos recuerda el hogar? ¡La comida que comimos allí! Ciertos aromas y sabores traen recuerdos de nuestros primeros años. Los platos especiales, los favoritos de nuestra infancia, pueden sacarnos una dulce sonrisa a la cara, sin importar la edad o la edad que tengamos.

La influencia que este alimento puede tener en nosotros aparece en una historia china contada originalmente de Linda Fang. [Ella presentó esta historia en la Smithsonian Arthur M. Sackler Gallery, Washington, DC, el 19 de marzo de 1988.]

Al pie de una gran montaña en China vivían un padre y sus tres hijos. Eran una familia sencilla y amorosa.

El padre notó que los viajeros venían de lejos ansiosos por escalar la peligrosa montaña. ¡Pero ninguno de ellos volvió jamás!

Los tres hijos escucharon historias sobre la montaña, cómo estaba hecha toda de oro y plata en la cima. A pesar de las advertencias de su padre, no pudieron resistir la tentación de aventurarse a subir la montaña.

En el camino, debajo de un árbol, estaba sentado un mendigo, pero los hijos no le hablaron ni le dieron nada. Ellos lo ignoraron.

Uno por uno, los hijos desaparecieron montaña arriba, el primero a una casa de rica comida, el segundo a una casa de buen vino, el tercero a una casa de juego. Cada uno se hizo esclavo de su deseo y se olvidó de su hogar. Mientras tanto, su padre se afligió. Los extrañaba terriblemente. “Peligro a un lado,” dijo: “Debo encontrar a mis hijos.”

Una vez que escaló la montaña, el padre descubrió que en verdad las rocas eran de oro, los arroyos de plata. Pero él apenas se dio cuenta. Solo quería llegar a sus hijos, ayudarlos a recordar la vida de amor que alguna vez conocieron. En el camino hacia abajo, al no encontrarlos, el padre vio al mendigo debajo del árbol y le pidió consejo.

“La montaña te devolverá a tus hijos” dijo el mendigo, “solo si traes algo de casa para hacerles recordar el amor de su familia.”

El padre corrió a casa, trajo un cuenco lleno de arroz, y le dio al mendigo un poco como agradecimiento por su sabiduría. Luego encontró a sus hijos, uno a la vez, y cuidadosamente colocó un grano de arroz en la lengua de cada uno de ellos. En ese momento, los hijos reconocieron su temeridad. Su vida real ahora era evidente para ellos. Regresaron a casa con su padre, y como una familia amorosa vivieron felices para siempre.

Hoy nos reunimos en esta iglesia para recibir un recordatorio del hogar, una muestra de comida que nos ayudará a recordar quiénes somos. Me refiero al pan de vida, el regalo de nuestro Padre para nosotros. Este es el alimento del reino de Dios y nos recuerda que este reino es nuestro verdadero hogar.

Necesitamos este recordatorio del cielo porque somos como los hijos de la historia. Hemos salido de casa para escalar una montaña fascinante. No queremos, o no podemos, volver a casa. Y así nuestro Padre se aflige por nosotros. Nuestra ausencia llena su corazón de tristeza.

¿Cuál es la montaña que hemos escalado? Es la montaña de la ilusión. Sabemos que muchos se han perdido allí, pero insistimos en explorarlo. La historia menciona tres lugares peligrosos en la montaña: la casa de la rica comida, la casa del buen vino y la casa de los juegos de azar. Cada uno de estos peligros está vivo y bien en la América contemporánea. Una palabra sobre cada uno de ellos.

Como sociedad, estamos obsesionados con la comida. Para un número cada vez mayor de personas, la comida ya no es un simple placer y un medio de alimentación. Se ha convertido exactamente en lo contrario: una fuente de intensa confusión, culpa y conflicto. Muchos de nosotros nos vemos a nosotros mismos como controlados y definidos por lo que comemos o nos abstenemos de comer. Sí, muchos de nosotros hemos subido a la montaña de la ilusión, y por una puerta u otra, desaparecido en la casa de la rica comida.

Como sociedad también estamos obsesionados por la bebida. El problema no es el contenido de la botella, sino las actitudes poco saludables y los patrones de mal uso. Algunas personas sufren de una enfermedad llamada alcoholismo. Hay una excelente ayuda disponible si la aceptan. Otros simplemente beben irresponsablemente, ya sea por inexperiencia o por alguna otra razón. Todos nosotros estamos atrapados en una cultura que a veces nos dice que es mejor drogarnos que reconocer los problemas de la vida y solucionarlos. No es de extrañar, entonces, que muchos escalen la montaña de la ilusión y desaparezcan en la casa del buen vino.

Y como sociedad, estamos obsesionados con el juego. Los juegos de azar se convierten fácilmente en un estilo de vida y una mentalidad cuando es legal y está muy publicitado, cuando los boletos de lotería se venden en la tienda de conveniencia y un casino atrae al otro lado del río. El juego lleva a confiar en la suerte, en los números, en las leyes del azar. El turn de una carta nos etiqueta como perdedores o ganadores. Así que el juego reduce nuestra dependencia de dos viejos confiables: la gracia divina y el esfuerzo humano. Mira cuántos de nosotros escalamos la montaña de la ilusión y desaparecemos en la casa del juego.

Juego, bebida, comida. Tal vez hayamos elegido una de estas casas, o tal vez alguna otra, allá arriba en la montaña de la ilusión. Por intenso que sea nuestro dolor, no encontraremos, o no podremos, el camino a casa. Pero alguien siente nuestro dolor aún más profundamente que nosotros: nuestro Padre.

Él nos encuentra donde estamos, y pone en nuestra lengua una partícula de ese alimento de casa. Reconocemos nuestra necedad, cómo hemos dejado el hogar y llegado a un lugar sin vida. Al mismo tiempo, recordamos nuestro verdadero hogar. Una vez más podemos olerlo, saborearlo, verlo.

El pan celestial que recibimos en la Eucaristía nos ayuda a recobrar el sentido. Reconocemos tanto nuestra desorientación como la invitación de nuestro Padre de regresar a casa.

Parecería un buen final si luego dejáramos la montaña y fuéramos a vivir para siempre en una familia amorosa. Pero mientras todavía respiramos, el momento de hacerlo aún no ha llegado.

Lo que sucede en cambio es que nos damos cuenta de que nuestro Padre está con nosotros aquí mismo en la montaña. Porque él está presente, ya estamos en casa. Esta montaña ya no es simplemente un lugar de oscuridad y peligro. Una vez que comemos lo que nos da y abrimos los ojos, descubrimos que incluso esta montaña brilla con la luz del cielo. El hogar es donde está el Padre, y puesto que él está con nosotros, ya estamos en el hogar.

Una y otra vez comamos el pan de vida, para que nuestros ojos no se oscurezcan y no veamos su esplendor, para que nuestras mentes se oscurecen y olvidamos las alegrías del hogar.

Os he hablado en el nombre de Dios, la siempre bendita Trinidad.

Derechos de autor de este sermón 2008, The Rev. .Charles Hoffacker. Usado con permiso.

Fr. Hoffacker es un sacerdote episcopal y autor de “A Matter of Life and Death: Preaching at Funerals,” (Publicaciones de Cowley).