La promesa de Dios y las condiciones para responder la oración – Estudio bíblico – Biblia.Work

La promesa de Dios y las condiciones para responder la oración – Estudio bíblico

LA PROMESA DE DIOS Y LAS CONDICIONES PARA RESPONDER LA ORACIÓN

Escrituras seleccionadas
por Cooper Abrams

    I. EL SEÑOR HA PROMETIDO MUY SEGURAMENTE RESPONDER LA ORACIÓN.

    Los siguientes son doce pasajes de las Escrituras en los que el Señor nos dice que quiere que le oremos y que desea responder a nuestras oraciones:

      “Pide , y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá”. (Mateo 7:7)

      “Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquier cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos.” (Mateo 18:19)

      “Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis”. (Mateo 21:22)

      “Por tanto, os digo que todas las cosas que pidáis, cuando oréis, creed que las recibiréis, y las tendréis”. (Marcos 11:24)

      “Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?” (Lucas 11:13)

      “Y todo lo que pidiereis en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si pidiereis algo en mi nombre, lo haré”. (Juan 14:13-14)

      “Y en aquel día nada me pediréis. De cierto, de cierto os digo, que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, os lo dará.” (Juan 16:23)

      “Porque no hay diferencia entre judío y griego; porque el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan.” (Romanos 10:12)

      “Porque por medio de él ambos tenemos acceso al Padre por un solo Espíritu”. (Efesios 2:18)

      “Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro”. (Hebreos 4:16)

      “Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesús. . (Hebreos 10:19)

      “Y esta es la confianza que tenemos en él, que , si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye; y si sabemos que nos oye, en cualquier cosa que le pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le habíamos pedido.” (1 Juan 5:14-15 )

               Estos pasajes de la palabra de Dios nos dicen que no puede haber duda de que Dios quiere que oremos y que Él promete contestar nuestras oraciones.

      Sin embargo, ¿significa esto que Dios responderá a todas nuestras oraciones y que Él está a nuestra disposición y llamado para responder a nuestras peticiones?Creo que mucha gente tiene esa idea y nunca considera que Dios ha puesto restricciones o límites muy específicos en cómo nos responde. Si predicas uno sin el otro, engañarás a la gente. Mucha gente se pregunta por qué sus oraciones no son contestadas y piensan que Dios no los escucha. Algunos incluso se preguntan si Dios es real. El problema de la oración sin respuesta no es de Dios sino de nosotros. Veamos lo que Dios tiene que decir acerca de esto.

    II. DIOS TAMBIÉN NOS INSTRUYE QUE HAY CONDICIONES PARA QUE ÉL CONTESTE NUESTRAS ORACIONES.

      A. La promesa de Dios no es una promesa general de darnos todos nuestros caprichos porque Él no honrará ni recompensará la infidelidad.

      B. Hay prohibiciones o condiciones para que nuestras oraciones sean contestadas.

      Primero una persona debe ser un hijo de Dios. Dios solo escucha una oración de un hombre perdido y esa es la oración de fe cuando una persona no salva pide perdón y recibe a Cristo como su Salvador. Dios no contesta las oraciones de aquellos que lo rechazan como Señor y Salvador.

        “Ahora sabemos que Dios no oye a los pecadores; mas si alguno es adorador de Dios, y hace su voluntad, a ése oye” (Juan 9:31).

          1. No podemos acercarnos a Dios sin creer o tener fe en Dios.

            Durante el ministerio de Jesús, le trajeron un niño que tenía un espíritu maligno. Jesús le preguntó al padre del niño: “Si puedes creer, al que cree todo le es posible” (Marcos 9:23).

            En Hebreos 11, que se llama el Salón de la Fe de la Biblia, el Señor dice: “Pero sin fe es imposible agradarle; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que él existe, y que es galardonador de los que le buscan con diligencia” (Hebreos 11:6).

            Debemos acercarnos al Señor con una fe inquebrantable en Él.

            “Si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. Pero pida con fe, sin vacilar nada. Porque el que vacila es como las olas del mar impulsadas por el viento y agitadas. No piense el tal que recibirá cosa alguna del Señor” (Santiago 1:5- 7)

          2. Debe venir en el nombre de Jesús.

            “Y todo lo que pidáis en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo”. (Juan 14:13) La persona que no acepta a Jesucristo como su Salvador, no está creyendo, o teniendo confianza salvadora en la promesa de Dios de salvación y perdón por el pecado.

            Esto no significa que usar el nombre de Jesús da nosotros algún poder mágico. Jesús en Mateo 6:9, nos instruye a dirigir nuestras oraciones a Dios Padre. Por lo tanto, el punto aquí no es decir el nombre de Jesús o dirigir nuestra oración a Él, sino orar como un creyente en Jesucristo. Significa que venimos a Dios redimidos por la sangre de Jesucristo, no en nuestro propio nombre o en nuestro propio poder o fuerza, sino venimos en fe en el espíritu de dependencia en Jesucristo como nuestro Señor y Salvador.

          3. No podemos esperar que el Señor responda a la oración si tenemos pecados no confesados en nuestras vidas.

            “Si en mi corazón he mirado a la iniquidad, el Señor no me escuchará” (Salmos 66:18)

            “Pero tu iniquidades os han separado de vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír”. (Isaías 59:2)

          LEA PROVERBIOS 1:23-33

          4. No podemos esperar que el Señor responda la oración cuando no estamos viviendo para el Señor.

            “El que aparta su oído para no oír la ley, aun su oración será abominación” (Proverbios 28:9) Estos son palabras muy fuertes y dejar claro que no venimos a Dios en desobediencia. Las oraciones de los desobedientes son abominación a Dios.

            “Y todo lo que pidamos lo recibimos de Él, porque guardamos Sus mandamientos y hacemos las cosas que son agradables delante de Él”. (1 Juan 3:22) Si obedecemos a Dios entonces Él contestará nuestras oraciones.

            ¿Cuáles son algunos mandamientos claros de Dios que debemos obedecer?

            La oración, el estudio de la Biblia, testificar, el liderazgo cristiano en el hogar, enseñar a los niños, ser un ejemplo, ser fiel en asistir a la iglesia, diezmar, confesar los pecados, y poner a Cristo primero en tu vida.

            Todos estos son mandamientos claros. El que no es fiel en estas cosas está siendo desobediente y no será bendecido por Dios.

          5. No podemos esperar que Dios responda la oración si no estamos haciendo Su voluntad.

          Esto implica más que solo guardar los mandamientos escritos del Señor. Se trata de hacer lo que Dios quiere que hagamos en nuestras vidas.

            “Ahora sabemos que Dios no oye a los pecadores; pero si alguno es adorador de Dios y hace su voluntad, él le oye.” (Juan 9:31)

          Esto implica vivir una vida piadosa y seguir el liderazgo de Dios. Es la voluntad expresa de Dios que estemos leyendo y estudiando Su palabra como 2 Tim. 2:15-18 días.

            “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que traza rectamente la palabra de verdad. Pero evita las palabrerías profanas y vanas, porque aumentarán hasta más impiedad, y la palabra de ellos carcomirá como gangrena: de los cuales son Himeneo y Fileto, los cuales se desviaron de la verdad, diciendo que la resurrección ya pasó, y trastornan la fe de algunos. voluntad para nosotros es estar estudiando Su palabra y ser doctrinalmente sanos en nuestras creencias. Una iglesia o individuo que cree y practica la falsa doctrina está fuera de la voluntad de Dios y sus oraciones no serán contestadas.

            Hebreos 10:25 nos dice que la voluntad de Dios es que asistamos a la iglesia.

              Dios nos dice : “Acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura. Mantengamos firme la profesión de nuestra fe sin vacilar, (porque él es fiel que prometió;) y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras, no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos unos a otros, y tanto más, como veáis el día acercándose” (Hebreos 10:22-25).

              Mucha gente se consuela con el hecho de que los cristianos no están bajo la ley y no tenemos que guardar el sábado. Pero antes de la Ley, Dios estableció el principio de que se apartaba un día de la semana para adorarlo y descansar. Israel pagó un alto precio por ignorar la Ley de Dios con respecto a adorarlo. Los creyentes también lo harán.

            Claramente, la voluntad de Dios es que Su hijo sea fiel a la casa de Dios. El contexto está en elevarnos unos a otros en el Señor. No hay nada más desalentador que el miembro de la iglesia que es infiel en su asistencia. Todos saben que todos debemos adorar al Señor los domingos, y nos duele ver a nuestros hermanos y hermanas en Cristo desobedeciendo a Dios. No puedes ser un estímulo para los demás cuando no eres fiel a ti mismo. Quieres matar una iglesia, obstaculizar o detener la obra de Dios, impedir que las almas se salven, y luego simplemente dejar de asistir a la iglesia.

              Colosenses 1:18, nos dice que “…él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, el cual es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia. ”

              Es la voluntad de Dios que el Señor Jesucristo sea el primero en nuestras vidas antes que todo lo demás. Gente, poner a Cristo primero es lo mejor que podemos hacer. Eso significa antes de nuestros placeres, sean cuales sean.

            Para algunos, podría ser algún servicio especial. ¿Te está guiando Dios a hacer algo en particular? ¿Te ha dado Dios el privilegio de hacer algún trabajo en la iglesia y tienes fe en ello? ¿Lo estamos haciendo voluntariamente?

            6. Dios no contesta las oraciones de aquellos que no están en paz unos con otros. Necesitamos estar en paz unos con otros para que nuestras oraciones sean contestadas.

              “Así mismo, maridos, habitad con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo” (1 Pedro 3:7)

            Los problemas familiares seguramente pueden hacer que nuestras oraciones no sean contestadas. Discutir, discutir, pelear en el hogar lo destruirá. Le robará a un hogar la paz y la alegría. Destruirá la paz y la seguridad del matrimonio. He visto tantas familias destruidas y vidas de niños arruinadas porque el esposo y la esposa no se llevaban bien. Note que no dije que era porque el esposo y la esposa no podían llevarse bien… la verdad es que pueden y no es pecaminoso también. Lo maravilloso es que en Cristo Jesús los problemas del matrimonio pueden ser superados… eso si el esposo y la esposa quieren.

            ¿Te das cuenta de las oraciones que los padres y las madres por sus hijos no reciben respuesta cuando no viven en paz y se honran unos a otros. El esposo podría decir: “Bueno, mi esposa es el problema con el que siempre está peleando conmigo. O la esposa podría decir: “Es culpa de mi esposo”. ambos lados. La cura es entregar el asunto al Señor, confesando primero los pecados de uno y luego comprometiéndose a vivir para el Señor. Si uno de los cónyuges hace esto… seguramente terminará con al menos la mitad del problema y allanad el camino para la reconciliación.

              “Otra vez os digo que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquier cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos” (Mateo 18:19). )

            El principio es uno de armonía Oración modelo “Porque danos nuestras deudas así como nosotros perdonamos a nuestros deudores” (Mateo 6:12).

            Armonía en la familia de la iglesia, cada uno haciendo su parte , además de ayudar a los demás, buscando el bienestar de los demás. Dios honrará eso.

          7. Necesitamos acercarnos confiadamente.

            “Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para que alcancemos misericordia y hallemos gracia para el oportuno socorro” (Hebreos 4:16).

            8. Debemos ser persistentes en nuestras oraciones.

            En el relato paralelo del Señor enseñando la Oración Modelo en el Evangelio de Lucas, Jesús la siguió con una parábola:

              “Y les dijo: ¿Quién de vosotros tendrá un amigo, y ve a él a medianoche, y dile: Amigo, préstame tres panes, porque un amigo mío en su camino ha venido a mí, y no tengo nada que poner delante de él, y él desde dentro responderá y dirá: ¡Aflicción! yo no: la puerta está ahora cerrada, y mis hijos están conmigo en la cama; no puedo levantarme y darte. Te digo que aunque él no se levante para darte, porque es su amigo, sin embargo, por su importunidad se levantará y le dará todo lo que necesite. Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá” (Lucas 11:5- 9).

            Claramente, el Señor nos está enseñando que debemos ser persistentes en nuestras oraciones. Ha habido cosas por las que los cristianos han orado durante años y Dios en su tiempo respondió. No es que Dios no quiera responder y que quiera retener la respuesta a nuestras oraciones, pero Dios sabe cuándo es mejor. Nuestra persistencia muestra nuestra fe en Dios y Su promesa de responder a la oración. Me gusta lo que dice Barnes en su comentario sobre este pasaje:

              “Esto se debe aplicar a Dios en el único sentido de que a menudo escucha oraciones y otorga bendiciones incluso mucho después de que parecen no ser respondidas o retenidas. Él las deja a perseverar durante meses o años, hasta que sientan enteramente su dependencia de Él, hasta que vean que no pueden obtener la bendición de otra manera, y hasta que estén preparados para recibirla. Muchas veces no están preparados para recibirla cuando la piden. al principio. Pueden ser orgullosos, o no tener un sentido justo de su dependencia, o no valorarían la bendición, o puede que en ese momento no sea lo mejor para ellos obtenerla. Pero que nadie se desespere. Si la cosa es para nuestro bien, y si conviene que se nos conceda, Dios lo dará. Primero pidamos bien, veamos que nuestra mente está en buen estado, sintamos nuestra necesidad de la bendición, indaguemos si Dios ha prometido tal bendición, y entonces perseveremos hasta que Dios la dé (Barnes C comentario de Lucas)

          CONCLUSIÓN:

            1. Isaías hablando al Israel desobediente les dio la promesa de Dios.

            “Acontecerá que antes que clamen, yo responderé; y mientras todavía estén hablando, yo oiré” (Isaías 65:24)

            2. La promesa de Dios.

            “Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos, entonces yo oiré desde los cielos, perdonaré sus pecados y sanaré su tierra” (2 Crónicas 7:14)

            ¿Crees eso? Cualquiera que sea el pasado… el futuro es limpio. Podemos decidir esta misma mañana vivir como Dios quiere que nosotros también podamos tener las bendiciones de Dios en todo lo que hacemos.

            Si hay pecado e infidelidad en su vida, ahora es el momento de confesarlo al Señor y tener Él os limpie de ella. Dios es el Dios de los nuevos comienzos. Gracias al Señor que nos ama tanto que no regaña y promete darnos su ayuda generosamente….si pedimos con fe.

        Si le gustó el mensaje y le gustaría ver sermones publicados regularmente, ¿me lo haría saber?   Me gustaría oír de ti. Haga clic en el botón a continuación. Gracias
        Regresar a la página de sermones
        Regresar a la página de inicio de Bible Truth