Lecciones del horno de fuego – Daniel 3:19-30 – Estudio bíblico – Biblia.Work

Lecciones del horno de fuego – Daniel 3:19-30 – Estudio bíblico

Daniel 3:19-30

LECCIONES DEL HORNO ARDIENTE

 

Intro: Este es uno de esos capítulos de la Biblia que hemos estado escuchando desde que éramos niños pequeños en la Escuela Dominical y la Escuela Bíblica de Vacaciones. Es uno de esos pasajes que creemos conocer de adentro hacia afuera, al revés y hacia adelante y hacia atrás. Es uno de esos pasajes que a menudo descuidamos en nuestra búsqueda de una verdad más profunda en la Biblia. Aunque muchos de nosotros hemos recorrido un largo camino por el camino de la vida, todavía hay algunas lecciones valiosas que aprender de las historias familiares de la Biblia.

Quiero examinar estos preciosos versículos esta noche porque aquí encuentro ayuda. Encuentro que hay ayuda para aquellos que pueden estar pasando por algunas pruebas en estos días. Encuentro que hay ayuda para todos nosotros, porque vivimos en un mundo que se está volviendo cada vez más hostil hacia Dios, Jesucristo, la Biblia, el cristianismo y el creyente nacido de nuevo. Quiero viajar en el tiempo a la antigua Babilonia, a un reino que tampoco era amistoso con Dios y Sus caminos. Quiero ver a tres jóvenes con columna vertebral de acero, que no se doblarían, se inclinarían ni se quemarían. Quiero verlos mientras soportan su horno de aflicción. Quiero aprender algunas lecciones del horno de fuego. Hay tres lecciones simples en este pasaje que me gustaría explorar esta tarde.

 

I v. 19-23 EL PUEBLO DE DIOS ES UN PUEBLO PERSEGUIDO

(Ill. El Contexto Nabucodonosor reacciona con ira ante la posición tomada por los tres niños hebreos y determina destruirlos en el horno de fuego. Ordena que los aten y los arrojen en un el horno se calentó unas siete veces más de lo que normalmente se calentaba. El fuego es tan caliente que mata a los hombres que los arrojan al fuego.

¿Por qué hay toda esta ira dirigida contra estos hombres? Las razones de las acciones del rey se dan en los versículos 9-18.)

A. v. 8-12 Son perseguidos a causa de sus normas III. La imagen de oro erigida por Nabucodonosor y el mandato adjunto a ella en los versículos 1-7. Parecería que Nabucodonosor ha puesto una imagen de su dios favorito, o más probablemente que ha puesto una imagen de sí mismo. De cualquier manera, Sadrac, Mesac y Abed-nego se negaron a inclinarse ante esa imagen. Su fe en Dios no les permitiría rebajarse al mismo nivel que los paganos que los rodeaban. En otras palabras, sus estándares y forma de vida los hacían diferentes de los que los rodeaban ese día. (Nota: El creyente nacido de nuevo debe tener un nivel de vida diferente al del mundo que lo rodea, 2 Cor. 6:17; Col. 3:1-2.)

B. v. 13-15 Son perseguidos por causa de su Salvador Nabucodonosor les da una segunda oportunidad. Él sabe por qué estos muchachos se niegan a inclinarse, y se burla del Dios de Sadrac, Mesac y Abed-nego, v. 15. Da a entender que él, Nabucodonosor, es más poderoso que el Dios al que sirven. Él exige que se inclinen a su voluntad en lugar de a la voluntad de Dios. (Nota: El creyente debe caminar en total sumisión a la voluntad del Señor Jesucristo. Debemos estar totalmente entregados a Él y a Su voluntad. Él debe tener el primer lugar en nuestras vidas. Escuchemos las palabras del Señor. Estándar propio para nosotros – Mateo 10:37-38; Lucas 14:26-27.)

C. v. 16-18 Son perseguidos a causa de su posición Incluso cuando se les amenaza con una muerte horrible, estos hombres se niegan a doblegarse o inclinarse. Toman su posición a pesar del costo personal. (Nota: El verdadero creyente debe cuadrar sus hombros y tomar su posición por Jesús. Debemos estar totalmente comprometidos con Él, 1 Corintios 15:58; Lucas 9:62.)

(Nota: esto es lo que necesitamos hoy : Si vamos a vivir para Jesús en este mundo, si vamos a ser sólo suyos, si vamos a negarnos a que este mundo nos apriete en su molde, entonces vamos a sufrir persecución. La Biblia nos enseña, 2 Timoteo 3:12, 1 Pedro 4:12 Aquí está el resultado final mis amigos, si ustedes y yo vamos a vivir piadosamente, si vamos a vivir para Jesús, entonces vamos a ser perseguidos, habrá hornos de crítica, hornos de intimidación, hornos de odio, hornos de tentación, hornos de pruebas como ustedes no se imaginan, ¡así es!)

 

(Nota: Los hornos de la vida, especialmente los hornos de la persecución, no son divertidos. Sin embargo, ¡todos son buenos para nosotros! ¿Por qué? Los hornos de la vida existen para ayudarnos a ser más como Jesús. Así como el oro y la plata se colocan en el horno y se purifican a través del proceso; la persecución tiene el potencial de eliminar la escoria de nuestras vidas.

Pero sepa esto: cuando el Señor lo haya enviado a través de un horno pequeño y haya visto los grandes resultados, Él lo colocará en un horno mayor en algún lugar del camino. ¿Que estoy diciendo? ¡Se va a poner peor! Mire lo que el Señor le dijo a Jeremías cuando Jeremías vino a Dios como quejándose porque la gente no lo recibió a él ni a su mensaje, Jer. 12:5. Básicamente, Dios está diciendo, “Jeremías, si piensas que es malo ahora, quédate conmigo y date cuenta de que las cosas están a punto de empeorar mucho.

Eso no es un gran estímulo, ¿verdad? Lo que tenemos que entender es que este mundo no puede entender al cristiano. Somos un misterio total para la gente perdida. No pueden entender la forma en que vivimos, las cosas que hacemos o el amor que tenemos por nuestro Dios. Nuestras vidas les molestan y son condenados por la santidad en la vida de un creyente. Su reacción natural es perseguir al creyente en un intento de que nos comportemos como ellos. ¡Si vas a vivir para Jesús, serás perseguido! Algunos de ustedes están allí esta noche. Si es así, hay esperanza y ayuda en estos versículos).

 

II. v. 24-27 EL PUEBLO DE DIOS ES UN PUEBLO PRESERVADO

(Ill. Los tres hebreos son arrojados al fuego, pero sucede algo sorprendente. En lugar de morir en las llamas, son liberados de sus ataduras y caminan entre las llamas . Nabucodonosor no puede creer lo que ven sus ojos y les ordena que salgan, lo cual hacen, totalmente ilesos por la violencia de las llamas. Observe cómo se llevó a cabo esta asombrosa preservación).

A. v. 25 Fueron preservados por un Dios siempre presente cuando Sadrac. Mesac y Abed-nego fueron arrojados a las llamas; descubrieron que no estaban solos. El Dios en el que habían profesado fe antes los encontró en el fuego. ¡Nabucodonosor y los demás con él no podían creer lo que veían! ¡Arrojaron a tres hombres a las llamas y ahora hay cuatro hombres sueltos y caminando! (Ill. ¿Qué pudo haber sucedido allí ese día? (Nota: Aquí hay una lección para ti y para mí. Incluso en un horno en Babilonia, Dios cumplió Su promesa a Su pueblo, Isa. 43:2. Mis amigos, tenemos la misma promesa esta noche, Mateo 28:20; Hebreos 13:5. Cuando las llamas se eleven a tu alrededor, ¡abre tus ojos, porque Jesús está allí contigo! Note lo que sucedió porque el Señor los encontró en el horno de fuego.)

1. Estaban libres en el fuego Todo lo que hizo el fuego fue quemar las cosas que los tenían atados. El Señor usó el fuego para soltar a estos hombres de las cuerdas que los sujetaban. (Nota: Cuando los fuegos de la persecución y la aflicción llegan a tu vida, necesitas recordar esta verdad: El Señor simplemente te está liberando de algunas de las cosas que te han tenido atado en tu vida. A medida que las llamas queman las cuerdas de los pecados que te acosan, las malas actitudes, las malas hábitos, etc, usted f ¡Descubre que eres más libre en el fuego que fuera del fuego!)

 

(Ill. A menudo, la persecución parece ser lo peor que nos puede pasar en la vida. Pero, puede llegar a ser lo mejor que hemos experimentado. Ill. Pienso en John Wesley, el padre de la iglesia metodista. El quería predicar en los púlpitos de la tierra en Inglaterra, pero su doctrina era tan diferente y su mensaje era tan contrario al mensaje establecido que se predicaba en el día, que le prohibieron predicar en los púlpitos. No lo dejarían pararse en una iglesia y predicar. A John Wesley no se le permitió predicar en un púlpito en una iglesia establecida. Bueno, pensó que eso era malo. Cuando eso sucedió pensó que estaba siendo privado. Pero, verá, Dios sabía algo que Wesley no sabía. Dios sabía que la gente no estaba en esas iglesias de todos modos. Dios sabía que las masas de la gente ni siquiera venían a esas iglesias. Las masas de la gente estaban allí. Entonces John Wesley, pasando por los fuegos de ser excomulgado y privado de los púlpitos de las iglesias, salió al aire libre. John Wesley y su hermano, Charles, y, junto con ellos, aquí en América, George Whitfield, tres grandes predicadores ardientes de Dios, comenzaron a predicar al aire libre donde estaba la gente y miles de personas fueron ganadas para Jesús. Cristo. Las llamas simplemente los soltaron de las cuerdas que los ataban.”[1]

El fuego tiene el poder de liberarnos a usted ya mí de las cosas que nos atan y nos impiden caminar con el Señor. )

 

2. Estaban bien en el fuego Se nos dice que no tienen daño. El fuego no los mató, ¡ni siquiera los quemó! Dios permitió que pasaran por el fuego, pero no permitió que el fuego pasara por ellos. Una vez más, aquí hay una poderosa verdad para aquellos que podrían estar caminando a través de un horno de fuego. El horno puede ser aterrador, pero no fuiste traído a él para destrucción, sino para crecimiento. Dios no lo permitió para tu mal, sino para tu bien, Rom. 8:28; Jer. 29:11; 2 Cor. 4:17.

Aunque las llamas puedan llegar, solo te liberarán de lo que te ata. Estarás bien en el fuego, porque habrá Uno contigo en cada centímetro del camino. ¡Él no te dejará, sino que te preservará a través del fuego y te guardará para Su gloria!

 

(Nota: Por cierto, cuando arrojaron a Sadrac, Mesac y Abed-nego en el fuego, solo tres hombres entraron en el horno. Cuando Nabucodonosor miró dentro del horno, vio a cuatro hombres caminando alrededor. Cuando Nabucodonosor llamó a los hombres para que salieran del fuego en el versículo 26, solo tres salieron. ¿Qué ¿Qué pasó con ese cuarto hombre? Bueno, ¡Él todavía está en el horno! Entonces, cuando vayas allí, lo encontrarás esperándote. Él mirará tus llamas y dirá: “¡Enfríalas! Los tres niños hebreos estaban preservado por la presencia de Dios y tú también lo serás!)

 

B. v. 27 Preservados por un Dios Todopoderoso Cuando esos muchachos salieron del horno, fueron inspeccionados por Nabucodonosor y sus hombres. ¡Nos dicen que no se chamuscó ni un cabello, no tenían hollín y ni siquiera olían a humo! (Ill. ¿Puedes verlos olfateando a estos tipos?) ¡Qué milagro! Ni siquiera puedes entrar a una tienda de conveniencia donde la gente fuma sin sentir el olor a humo de cigarrillo en tu ropa. ¡Pero el poder de Dios operó en esta situación y venció el horno por completo!

¡Así es Dios! Cuando Él hace algo, lo hace hasta el final. Cuando Él sana, ¡Él sana completamente! Cuando Él salva, ¡Él salva completamente! Cuando Él perdona, Él perdona, Él perdona completamente. Todo lo que hace, ¡lo hace hasta el final! ¿Cómo? Él es todopoderoso, y puede usar ese poder en tu vida y en la mía, Ef. 3:20! Entonces, cuando te encuentres mirando un horno de fuego, recuerda que sirves a un Dios todopoderoso, ¡Quien puede guardarte en los momentos de aflicción y Quien puede sacarte adelante para Su gloria!

 

III. v. 28-30 EL PUEBLO DE DIOS ES UN PUEBLO PROMOVER

(Illinois. Todos los presentes ese día salieron con una mayor comprensión de quién era Dios y qué podía hacer Dios. Al entrar, los tres niños hebreos no sabían lo que Dios haría por ellos. ellos, v. 17. Pero, de todos modos, confiaron en Él. Nabucodonosor pensó que él era más poderoso que el Dios al que servían, v. 15. Al final, todos aprendieron que Dios era más grande que el rey y más grande que el horno de fuego. fuego. Note lo que sucedió cuando Sadrac, Mesac y Abed-nego fueron sacados del horno.)

A. v. 29 La persona de Dios es alabada Un viejo rey pagano exalta el nombre del Dios verdadero. Debido a lo que vio que Dios hizo por Su pueblo en el horno, Nabucodonosor ve las cosas de manera diferente. Dios usó este horrible momento en la vida de esos tres creyentes hebreos para tocar el duro corazón de un rey pagano perdido. (Nota: Nunca sabes lo que Dios hará con las aflicciones en tu vida. A medida que pasamos por los hornos de la vida, apoyándonos en la gracia de Dios para sostenernos, puede ser que Dios esté usando esos momentos en tu vida y en la mía. , esos momentos que tanto duelen, para mostrarle a un mundo perdido que Él es Dios y Él puede ayudarlos, por eso necesitamos someternos a los hornos de la vida, confiando en que la gracia de Dios es suficiente, 2 Cor. 12:9.)

B. v. 30 El pueblo de Dios es promovido Porque fueron fieles al Señor, pasaron por el horno. Por otro lado, son promovidos en el reino. (Nota: Hay una lección en esto para nosotros. Es una verdadera lección, pero es una lección en la que quizás no nos guste pensar. Dios nunca usa a nadie de una manera grandiosa hasta que primero lleva a esa persona a través del horno. de aflicción. No puedes pararte en el Monte Carmelo con poder hasta que estés al lado de un arroyo seco en humildad. No puedes guiar a la nación de Israel, hasta que primero cuides las ovejas de alguien más en un desierto. III. Esta verdad es se ve claramente en la vida de Gedeón, Jueces 6-8. Gedeón era un general con un ejército de 32.000. 22.000 se fueron porque tenían miedo. Ahora, Gedeón es un capitán con un ejército de 10.000. 9.700 de ellos son rechazados por el Señor. Ahora, Gedeón es un sargento con un ejército de 300. Luego, escucha que el enemigo lo compara con una “torta de pan de cebada. Eso equivaldría a ser llamado una “galleta para perros. Pero, Dios tomó Gedeón “la galleta para perros y lo usó para ganar una gran victoria. Cuando Dios te envía a través del horno, no es para lastimarte, sino para que crezcas. Él te envía allí porque Él está a punto de usar tu vida de una mejor manera).

 

Conc : Si estás pasando por un tiempo de horno hoy. Déjame animarte a aferrarte al Señor. Él está contigo en lo que enfrentas y tiene un plan para sacarte de lo que enfrentas y usarte para Su gloria. Aún así, es posible que deba venir a hablar con Él acerca de su horno. ¡Si hay necesidades, este altar está abierto!

[1] Jerry Vines – Sermón sobre Daniel 3:19-30