Los 7 ejercicios de Dios para el bienestar mental – Lecciones bíblicas – Biblia.Work

Los 7 ejercicios de Dios para el bienestar mental – Lecciones bíblicas

La Biblia es el libro más grandioso jamás escrito para el hombre y las palabras de la Biblia prueban este hecho una y otra vez. Se ha dicho que es el “propietario’s” manuales de por vida. Ciertamente fue escrito por el que mejor conoce al hombre, su Creador. Así como miraríamos el manual del propietario de nuestros automóviles, casas y otros artículos que poseemos para familiarizarnos más íntimamente con estos artículos, también debemos mirar la Biblia para familiarizarnos más íntimamente con nosotros mismos. Los psicólogos modernos no tienen nada de qué jactarse más que los principios establecidos en la Biblia para el bienestar del hombre. Quizás no se pueda encontrar un ejemplo más claro de esto que en el libro de Filipenses.

Pablo escribió el libro de Filipenses para agradecer a los hermanos de Filipos por el regalo monetario que le habían enviado a Pablo por medio de Epafrodito ( 1:4,5; 4:18). Pero Epafrodito también trajo algunas noticias adicionales a Pablo con respecto a la iglesia de Filipos. Habían oído hablar del encarcelamiento actual de Pablo y estaban preocupados por él (1:30). Pablo consuela a la iglesia haciéndoles saber que esta situación en la que se encuentra resultó en el aumento del evangelio (1:12). También les relata que espera que pronto sea liberado de su prisión y los visite nuevamente (1:25, 26). Sin embargo, Pablo quiere que sepan que ya sea que él viva o muera, todo estará bien (1:21). Evidentemente, su preocupación por la situación de Pablo había provocado una ansiedad en la congregación que les impedía vivir de acuerdo con los principios del evangelio. El resto del libro de Filipenses se dirige a la preocupación que Pablo tiene con respecto a los filipenses: que deben fijar sus mentes en asuntos sobre los que pueden controlar, no en asuntos que los lleven a la preocupación y la depresión. Esto los sacaría de su “blue funk” y traerlos de vuelta a un mayor servicio al Señor.

El quid del libro de Filipenses en este sentido se encuentra en el capítulo cuatro. Es en este capítulo que Pablo discute la acción que uno puede tomar para traerse uno mismo a la paz de Dios. La receta que Pablo da a los hermanos es una combinación de ejercicios mentales y físicos. Primero, debían “regocijarse en el Señor siempre” (4:4). Este es un ejercicio mental. El cristiano tiene todo por lo que estar agradecido y nada por lo que ser desagradecido. Esto debería conducir a un espíritu perpetuo de gozo en la vida del cristiano. El sacrificio de Jesús por nuestros pecados debe humillarnos para que reconozcamos que nada es tan importante en esta vida como para ser motivo de ansiedad y depresión. ¡El cristiano lo tiene todo! ¡Por esta razón, él puede regocijarse! Los psicólogos han afirmado que en momentos de extrema tensión, uno debe imaginarse en un lugar de felicidad. El principio se iteró por primera vez hace mucho tiempo en las Sagradas Escrituras.

En segundo lugar, Pablo dice: “Que vuestra moderación sea conocida de todos los hombres” (4:5a). Este es un ejercicio físico. El cristiano no debe ser atrapado en los extremos del mundo. Está, por un lado, el extremo del libertinaje en todas sus formas y prácticas, y prevalecía en la sociedad filipense así como en la nuestra hoy. Por otro lado está el extremo del aislacionismo. Este es el concepto de que debemos separarnos por completo de los que nos rodean que no son cristianos y nunca tienen nada que ver con nadie. Ambas son opciones extremas que los cristianos enfrentaron entonces y ahora. El cristiano debe ejercer moderación al vivir una vida que incluye la interacción con la sociedad, pero no participa en su pecaminosidad. El equilibrio es uno de los principios fundamentales de la psicología moderna y aquí está claramente establecido en la palabra de Dios.

Tercero, Pablo escribe, “El Señor está cerca” (4.5b). Muchos han interpretado que esta frase hace referencia a la segunda venida, pero el contexto sugiere que es más probable que se refiera a la conciencia siempre presente dentro del cristiano de que Dios está con nosotros. Este es un ejercicio mental. Hebreos 13:5c dice, “porque él ha dicho: Nunca te dejaré ni te desampararé.” La expresión “El Señor está cerca” indica al cristiano que Dios siempre estará allí para él en tiempo de preocupación o depresión. Es un gran consuelo reconocer que Dios siempre está a nuestro lado y no nos va a dejar mientras no lo dejemos. Con Dios, no hay problema, dificultad, preocupación o temor que no pueda ser superado, porque todas las cosas se pueden lograr con Él (Filipenses 4:13). La psicología moderna está repleta del principio de que nunca estás solo. El grupo de autoayuda es algo habitual en la sociedad actual. El ‘grupo de autoayuda’ de los cristianos tiene un Miembro del cual este mundo no puede presumir.

Cuarto, leemos, “Tengan cuidado en nada” (4:6a). Este es un ejercicio mental y físico. La palabra “cuidadoso” en realidad debería traducirse como “ansioso” como se indica en la versión estándar americana. La ansiedad por las cosas de esta vida puede convertirse en un gran problema para el cristiano. Jesús nos enseñó a comprender que Dios conoce las cosas de las que tenemos necesidad y que Él las suplirá si lo buscamos a Él y a Su reino primero (Mateo 6:25-34). Cuando comencemos a detenernos en los afanes y preocupaciones de esta vida, dejemos que nuestra mente y nuestras acciones se vuelvan hacia las cosas del reino. ¿Qué podemos pensar y hacer para promover la causa de nuestro Señor sobre la tierra? Podemos estudiar la palabra. Podemos visitar a los enfermos. Podemos ayudar a los pobres. Y la lista sigue y sigue … No hay escasez de actividad. Hoy escuchamos de los psicólogos estas palabras: “Involúcrese.” Estar involucrado en algo contribuye en gran medida a eliminar la ansiedad que surge
como resultado de comer el pan de la ociosidad.

En quinto lugar, Pablo afirma: “pero en todo por oración y ruego , con acción de gracias, den a conocer sus peticiones a Dios” (4:6b). Aquí hay un ejercicio mental. La oración descarga al cristiano del desfile incesante de eventos que le preocupan, pero que no tiene control directo. La oración proporciona un medio por el cual el cristiano puede ejercitar un corazón agradecido al Creador, Sustentador y Proveedor. La oración brinda la oportunidad para que el cristiano se despoje de las elecciones equivocadas hechas en el curso de los acontecimientos del día. La oración motiva al cristiano a actuar de manera que mejore su relación con su Dios y su prójimo. Hay mucha bendición en la oración. La psicología moderna reconoce que estas actividades son terapéuticas y útiles para el estado mental de un individuo. Oh, si nosotros, como cristianos, tan solo reconociéramos el poder de la oración en tiempos de angustia, cuán grandes cargas serían quitadas de nuestros cansados hombros y qué gran alivio se obtendría de los problemas de la vida.

La conclusión de poner en práctica estos cinco ejercicios en la vida de uno es este: “y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.” Hay una cierta paz que viene a través de la comprensión y aplicación de estos cinco principios en la vida de uno. La psicología moderna puede proporcionar una medida de paz y tranquilidad, pero no en la medida en que Dios puede proporcionarla. La paz que Dios da ‘sobrepasa todo entendimiento;’ es decir, ningún esfuerzo por parte del hombre únicamente a través de sus propias habilidades mentales podrá proporcionar el tipo de paz que Dios puede proporcionar. Esto se debe a que la psicología moderna no puede suplir a Dios. La fe en Dios viene al escuchar la palabra de Dios (Romanos 10:17) y, en última instancia, la paz de Dios depende tanto de nuestra fe en Dios como de los principios que Dios establece en este pasaje. Siempre se debe presuponer la fe cuando se aplican los principios de tener una mente sana a nosotros como individuos. Sin fe, ninguno de estos ejercicios prevalecerá para traer paz a nuestras almas atribuladas. Los corazones y las mentes del cristiano sólo serán guardados por Cristo Jesús. Sin embargo, a pesar de lo grandiosa que pueda parecer esta promesa, hay aún más que el apóstol desea abordar con respecto a nuestra salud mental.

Sexto, leemos: “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay alguna virtud, y si alguna alabanza, en esto pensad. (4:8). El ejercicio en este versículo es mental. Es un ejercicio de enfoque sobre lo espiritual. Es el ejercicio proactivo de la mente para pensar. La exhortación no es simplemente dejar que tu mente se desvíe por cualquier cosa vieja que surja, sino que te concentres deliberada y decididamente en las cosas buenas. Cuando llenemos nuestra mente con pensamientos positivos, no habrá más lugar para pensamientos negativos. La preocupación, la ansiedad, la depresión y la desesperación son pensamientos negativos que buscan, casi sin invitación, invadir nuestra conciencia diaria. Es una lucha y una lucha luchar contra estas cosas, pero debemos hacerlo. Cuando volvemos a centrarnos en lo verdadero, lo honesto, lo justo, lo puro, lo amable, lo bueno y lo virtuoso, no faltan cosas sobre las que meditar. Uno de los grandes fracasos de la psicología moderna es que, si bien puede ayudarlo a comprender lo que está pensando y brindarle una mayor conciencia de sus pensamientos, no puede proporcionarle contenido a su mente. El evangelio, sin embargo, hace esto mismo.

Séptimo, Pablo tiene esto que decir: “Aquellas cosas que habéis aprendido, recibido, oído y visto en mí, haced& #8221; (4:9a). Aquí hay un ejercicio físico. Cuando hayamos hecho todo lo que necesitamos hacer mentalmente para prepararnos para el servicio cristiano, debemos aplicar. Pablo dice que su enseñanza y ejemplo constituyen un ejemplo para nosotros también. Si estamos buscando maneras de comportarnos, miremos el ejemplo que dejó Pablo al seguir a Cristo en su vida (1 Corintios 11:1). Tenemos la mitad del libro de los Hechos para conocer cómo se comportó Pablo, así como muchas de sus epístolas en las que encontramos una gran enseñanza sobre cómo vivir la vida cristiana. Aquí es donde la goma proverbial se encuentra con la carretera. Una vez más, si bien la psicología moderna puede sugerir un curso de conducta, no puede sugerir un estilo de vida que satisfaga tan completamente nuestras necesidades como el que encontramos en el evangelio de Cristo (2 Pedro 1:3).

El La gran conclusión de estos siete pasos de la salud mental se encuentra en las palabras, “y el Dios de paz estará con vosotros.” Esto se suma a la promesa anterior. No solo tenemos la seguridad de que la paz de Dios está con nosotros, sino que también tenemos la seguridad de que el Dios de la paz está con nosotros. Ningún cristiano puede tener una bendición más grande que saber que el mismo Dios que nos hizo y nos conoce mejor de lo que nos conocemos a nosotros mismos proporcionará una vida llena de satisfacción y paz, así como el compañerismo que necesitamos para terminar esa vida en su servicio Que siempre busquemos aplicar estos siete pasos en nuestro momento de necesidad.