Marcos 9:14-29 Quiero hacerlo yo mismo (Soltero) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Marcos 9:14-29 Quiero hacerlo yo mismo (Soltero) – Estudio bíblico

Sermón Marcos 9:14-29 Quiero hacerlo yo mismo

Por el reverendo James T. Batchelor

Recuerdo crecer en la iglesia y escuchar el relato en el Evangelio de hoy. Lo que realmente me impresionó cuando era niño, de hecho, me asustó, fue que Jesús se frustró mucho con los discípulos. Estaba frustrado porque los discípulos no pudieron lidiar con este niño poseído por un demonio.

Era demasiado joven para expresar mis sentimientos, pero si hubiera podido expresar mis sentimientos, habría sido algo así: “No quiero que Jesús se frustre conmigo. Será mejor que aprenda a expulsar demonios de las personas poseídas por demonios. De hecho, si tengo una fe lo suficientemente poderosa, debería ser capaz de curar a la gente de todo tipo de problemas.” Tenga en cuenta que esto fue en un momento de mi vida en el que pensé que si me ataba una toalla alrededor del cuello para que pareciera una capa, debería poder saltar en el aire y volar como Superman.

Ahora, a pesar de que yo tenía más imaginación que sentido común cuando tenía esa edad, la pregunta sigue en pie. Jesús dijo: “Generación incrédula, ¿cuánto tiempo estaré con vosotros? ¿Hasta cuándo tendré que soportarte? Tráemelo.” (Marcos 9:19) Jesús está claramente frustrado con los discípulos porque no fueron capaces de lidiar con este demonio. ¿Debería también estar frustrado con nosotros porque no podemos realizar milagros de sanidad?

Aquí es donde una de las grandes reglas de la interpretación bíblica viene al rescate. Siempre debemos leer la Biblia a la luz de su contexto completo, incluido el contexto de la cultura en la que fue escrita. Si volvemos del Evangelio de hoy para encontrar algún contexto en Marcos6, leemos estas palabras:

Jesús “llamó a los doce y comenzó a enviarlos a dos. por dos; y les dio autoridad sobre los espíritus inmundos. Él les mandó que no llevaran nada para el camino, sino sólo un bastón: ni pan, ni alforja, ni dinero en la bolsa, sino que calzaran sandalias, y no se pusieran dos túnicas. Él les dijo: “Dondequiera que entréis en una casa, quedaos allí hasta que os vayáis de allí. Quienes no os reciban ni os escuchen, apartaos de allí y sacudid el polvo que está debajo de vuestros pies en testimonio contra ellos. ¡De cierto os digo que en el día del juicio será más tolerable para Sodoma y Gomorra que para aquella ciudad! Salieron y predicaron que la gente debería arrepentirse. Echaban fuera muchos demonios, y ungían con aceite a muchos enfermos, y los curaban.” (Marcos 6:7-13) Estas palabras nos enseñan que Jesús ya había dado autoridad a los discípulos. Jesús les había dado autoridad sobre los espíritus inmundos. Pudieron expulsar demonios y sanar a los enfermos. Jesús había prometido darles esta autoridad y sucedió tal como Jesús prometió.

¿Tenemos también una promesa de Jesús que nos da la autoridad para realizar milagros de sanidad? Cuando examinamos las Escrituras, no podemos encontrar un lugar donde Jesús haya prometido estas señales milagrosas de sanidad. En cambio, estos milagros fueron dados específicamente a los Apóstoles como una señal de su oficio como apóstoles. Eran a ellos a quienes Jesús había asignado sus enseñanzas hasta que pudieran ponerlas por escrito. Eran ellos a quienes Jesús les había dado la autoridad para informar a la iglesia qué escritos eran verdaderas escrituras inspiradas por el Espíritu Santo. Ellos eran los que tenían a Jesús’ promesa de autoridad sobre enfermedades y demonios.

Entonces, ¿cuál fue el trato en el Evangelio de hoy? ¿Por qué los discípulos no pudieron expulsar al demonio? ¿Qué salió mal? ¿Por qué Jesús estaba frustrado con ellos?

Al final, todo se reduce al antiguo problema de la humanidad. Si miramos la historia del Antiguo Testamento, aprendemos que cada vez que los Hijos de Israel tuvieron éxito, pensaron que era su propia obra. Comenzaron a dejar a Dios fuera del cuadro. El ciclo se repite una y otra vez a lo largo del Antiguo Testamento. Los israelitas están en problemas. Se vuelven a Dios. Dios los rescata. Los israelitas se vuelven exitosos. Se olvidan de Dios. Sin la protección de Dios, vuelven a meterse en problemas. Una vez que se meten en problemas, recurren a Dios y el ciclo se repite. Esto demuestra un problema que tenemos todos los seres humanos. Cuando las cosas van bien, tendemos a olvidarnos de Dios.

Los discípulos habían olvidado la fuente de su poder. Habían olvidado que no eran ellos los que estaban haciendo la curación y demás. En cambio, es Dios quien hace la curación. De hecho, la lectura de hoy nos dice que los discípulos ni siquiera oraron por el niño. [Jesús] les dijo: “Este género con nada puede salir, sino con oración y ayuno.” (Marcos 9:29). Jesús ni siquiera califica las palabras oración o ayuno. Él no dice oración ferviente o oración intensa o oración persistente y ayuno. Sólo dijo oración y ayuno. En lugar de pedirle a Dios que expulsara al demonio, los discípulos simplemente trataron de hacerlo por su propia cuenta.

Esta es la verdadera razón de la frustración de Jesús’ parte. Su fe estaba en ellos mismos en lugar de en Dios. Ni siquiera habían invitado a Dios para que los ayudara, mucho menos habían confiado en Dios para todo el milagro.

Nosotros somos indefensos sin Dios. El Espíritu Santo inspiró al Apóstol Pablo para decirlo de esta manera, “… estabais muertos en vuestros delitos y pecados.” (Efesios 2:1b) Los muertos no pueden hacer nada. Ni siquiera pueden creer por sí mismos. Jesús mismo dijo: “Yo soy la vid. Vosotros sois las ramas. El que permanece en mí, y yo en él, ése lleva mucho fruto, porque separados de mí nada podéis hacer.” (Juan 15:5)

No podemos hacer nada sin Cristo porque la ley de Dios demanda perfección. Un pecado, una indiscreción y nuestra eternidad está condenada. Recuerda que el pecado también incluye aquellos momentos en los que fallamos en hacer lo que Dios quiere que hagamos. Este es un estándar totalmente imposible para las personas que están muertas espiritualmente cuando vienen a este mundo. Nuestra única esperanza debe estar en Jesús.

Es la fe en Jesús la que nos da esta esperanza. En otro momento y lugar, Jesús dijo: “El que cree en él [el Hijo unigénito de Dios] no es juzgado. El que no cree, ya ha sido juzgado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.” (Juan 3:18) De esto aprendemos que solo la fe en el Hijo de Dios, Jesucristo mismo, nos salva de la condenación. Cualquier otra fe nos condena a la eternidad en el infierno.

Así como Jesús fue la única solución para el hijo endemoniado, también Jesús es la única solución para nosotros. Así como Jesús trató con el demonio en el Evangelio de hoy, también trata con el pecado en nosotros. Él no nos pide que eliminemos nuestro propio pecado. En cambio, Él obró nuestros pecados por nosotros. Él tomó nuestros pecados sobre sí mismo y luego los llevó a la cruz. Él tomó el castigo de nuestros pecados sobre Sí mismo para que no tengamos que sufrir por ellos. Él conquistó el pecado con Su sufrimiento y muerte y luego conquistó la muerte levantándose de la tumba. Ahora Él ofrece la cura del pecado a toda la humanidad.

Recibimos esta cura por fe, pero incluso aquí, las fuerzas del pecado tratan de engañarnos. El diablo, el mundo e incluso nuestra propia naturaleza pecaminosa tratan de convencernos de que esta fe es algo que producimos en nosotros mismos. De hecho, hay una canción popular que comienza con las palabras: “He decidido seguir a Jesús.” Compare esa declaración con las palabras que el Espíritu Santo inspiró a Pablo a escribir: “La mente de la carne es enemiga de Dios; porque no está sujeto a la ley de Dios, ni tampoco puede estarlo.” (Romanos 8:7) De esto aprendemos que no sólo es imposible que alguien produzca fe dentro de sí mismo, sino que la persona sin fe es enemiga de Dios.

Pablo también escribió: “Por tanto Os hago saber que nadie, hablando por el Espíritu de Dios, dice: ‘Jesús es anatema.’ Nadie puede decir, ‘Jesús es el Señor,’ sino por el Espíritu Santo.” (1 Corintios 12:3) Así como el padre tenía que llevar a su hijo a Jesús en el Evangelio de hoy, así tampoco nosotros mismos podemos venir a Jesucristo. Como explica Martín Lutero: “Creo que no puedo por mi propia razón o fuerza creer en Jesucristo, mi Señor, o venir a Él. Pero el Espíritu Santo me llamó por el Evangelio, me iluminó con sus dones, me santificó y me guardó en la verdadera fe.” (Catecismo Menor, Credo, Artículo Tercero) No hay manera de que podamos crear fe dentro de nosotros mismos. El Espíritu Santo debe dárnosla como un don.

Esto nos lleva de nuevo a la oración del padre: “Creo. ¡Ayuda mi incredulidad!” (Marcos 9:24b) Cuando los cristianos hacemos esta oración, reconocemos que nuestra fe es débil y que no podemos hacer nada para mantenerla y mucho menos para fortalecerla. Estamos clamando a Dios desde nuestra total impotencia y rogándole que nos mantenga en la fe única y verdadera hasta que venga a llevarnos a casa con Él en el cielo.

El Espíritu Santo obra para darnos una fe que cree en la gracia de Dios, no en nuestras propias obras. Nos llama a creer en Aquel que es el camino, la verdad y la vida. Nos llama a creer en aquel que expulsa los demonios y nos da la vida verdadera. Él nos llama a creer en Jesucristo. La fe que viene de nuestro interior fallará. La fe que viene del mundo fallará. Solo el don del Espíritu Santo de la fe en Jesucristo durará para siempre. Y solo a través de esa fe Jesús nos dará el perdón de los pecados, la vida y la salvación. Amén

Citas bíblicas de la World English Bible.

Copyright 2012 James T. Batchelor. Usado con permiso.