Mateo 4:12-23 Una nueva creación (Hoffacker) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Mateo 4:12-23 Una nueva creación (Hoffacker) – Estudio bíblico

Sermón Mateo 4:12-23 Una nueva creación

Por el reverendo Charles Hoffacker

Los Evangelios conservan historias sobre cómo los primeros discípulos comienzan a seguir a Jesús mucho antes de su muerte y resurrección. Estas historias recuerdan el pasado; también describen el presente. Cuentan lo que sucede con estos primeros discípulos. También ilustran lo que sucede con los discípulos posteriores, incluso contigo y conmigo.

A lo largo de la historia del Evangelio de hoy hay referencias geográficas. Estas referencias no son casuales. Brindan una dimensión importante de la historia al revelar cómo actúa Jesús de maneras que seguramente nos sorprenderán.

Una vez que el ministerio de Juan el Bautista termina, el tiempo está maduro para el ministerio de Jesús para comenzar. No va a algún lugar santo, a algún centro religioso. En cambio, se retira a Galilea, la Galilea pagana, la Galilea de los gentiles, un lugar donde, según la creencia judía, la fe pura ha sido pervertida.

Otro nombre para este distrito es Zabulón y Neftalí. Siglos antes, esta parte de Israel fue la primera en experimentar la ira devastadora de Dios infligida por el rey de Asiria. Ahora bien, Zabulón y Neftalí es el lugar donde amanece la salvación.

Es a Cafarnaúm, una ciudad de esta zona, situada en el mar de Galilea, adonde Jesús se dirige. Este no es un lugar tranquilo para pescar. Capernaum es una ciudad bulliciosa. La pesca comercial es un gran negocio aquí. De entre los pescadores Jesús llama a sus primeros discípulos.

¿Y quiénes son ellos? Dos parejas de hermanos. Pedro y Andrés, Santiago y Juan. Hermanos que trabajan hombro con hombro el negocio familiar. Tales circunstancias ordinarias no son rechazadas por la llamada de Cristo; están mejorados. Los hermanos en la carne se hacen hermanos en la fe. Los que cosechan las riquezas del mar se convierten en pescadores de personas.

Así, Jesús no va a un lugar perfecto en busca de discípulos. En cambio, va a un lugar cuestionable, uno cuyas heridas claman por atención inmediata. Entra en una ciudad bulliciosa y comercial.

Jesús no sigue la práctica rabínica de esperar a que los estudiantes se le acerquen. En cambio, interrumpe a la gente en su trabajo. Y cuando llama a las personas a la relación con él, no olvida que están unidas a otras por lazos de amor y trabajo. Como habla a Santiago ya Juan, a Pedro ya Andrés, también nos habla a nosotros: a través de nuestras circunstancias, no a pesar de ellas.

Cristo llama a sus discípulos tal como son. No hacen nada para merecer su invitación. En el Evangelio de hoy, no escuchamos ningún relato de los méritos de estos cuatro, sino solo de su llamado. Quizá llama a personas de debilidad consumada para dar a conocer mejor su poder. La historia de los apóstoles, la historia de todo cristiano, bien leída, muestra que Cristo no llama a los que son aptos, sino que hace aptos a los que llama. Solo aquellos que están listos y dispuestos a recibir este don de transformación pueden escuchar el llamado de Cristo.

El interés de Mateo en relatar el llamado de los primeros discípulos claramente no está en la psicología de la conversión. Tampoco le interesa si estos hombres han tenido o no un contacto previo con Jesús. Lo que capta la atención de Mateo es el poder creativo de lo que dice Jesús, que provoca una nueva creación. Al principio, la voz del Señor llamó a la existencia un tipo de criatura tras otra. Ahora esta voz nos llama a la existencia como nuevas criaturas. Los pescadores se transforman en pescadores de humanidad.

“Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres.” (v. 19). Así como vivir requiere que respiremos, seguir a Cristo es comprometerse en la misión.

Lo que el cristiano debe hacer, lo que usted y yo debemos hacer, es desarmadamente simple. Debemos seguir a Cristo. Esto nos libera de muchas cargas. Donde estamos no es obstáculo para Cristo. Lo que hacemos no es obstáculo para Cristo. Quienes somos no es obstáculo para Cristo. Él nos llama en nuestras circunstancias, no a pesar de ellas.

Nuestra falta de aptitud no es un obstáculo. Cristo no busca que seamos aptos, sino que nos hace aptos. Nuestro llamado y nuestra comisión van juntos. Al llamarnos, Cristo nos equipa. Él hace posible que lo sigamos, participemos del misterio de su muerte y resurrección, y hagamos visible ese misterio a los demás. Esto es lo que requiere el discipulado.

Citas bíblicas de la World English Bible.

Copyright 2004 The Very Rev. Charles Hoffacker. Usado con permiso.