Mateo 6:24-34 Una promesa de encontrar incesantemente (Hoffacker) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Mateo 6:24-34 Una promesa de encontrar incesantemente (Hoffacker) – Estudio bíblico

Sermón Mateo 6:24-34 Una promesa de encontrar incesantemente

Por el reverendo Charles Hoffacker

Recientemente,
cuando visitaba un aeropuerto,
me detenía en una tienda,
de esas que venden souvenirs.
Frente a mí había una gran pared de revistas
con papel satinado, portadas coloridas.

Estas portadas gritaban sus mensajes.
Algunas presentaban una imagen estresante:
el atleta de alto rendimiento,
el director general tenso y exitoso,
la poderosa figura política.

Otras portadas
extendieron una invitación a la indulgencia:
casas caras y majestuosas,
lujosos autos nuevos,
comida y bebida lujosas.

Estas revistas brillantes
ocupando una pared entera
unidas en una presentación frenética.
Ellos defendieron una vida
de ir y venir
entre el estrés y la indulgencia,
entre la indulgencia y el estrés.

Por supuesto,
no #8217;no es necesario viajar al aeropuerto
para recibir el mensaje de nuestra sociedad
sobre el estrés y la indulgencia.
El mensaje nos lo gritan, nos susurran,
en muchos lugares y de muchas maneras.
Debemos darle la bienvenida al estrés
para que podamos disfrutarlo más tarde.
Debemos complacernos
para prepararnos para más estrés.

Este ciclo de estrés e indulgencia
no es nada nuevo,
incluso si en nuestra cultura
sigue ganando popularidad
y velocidad.

Existía una forma en la época de Jesús,
y por eso Jesús lo confronta de frente
en el Sermón de la Montaña.
No te preocupes.
No te preocupes por
comida, bebida y ropa.
En un mundo como el nuestro,
donde las tendencias para el resto de nosotros son establecidas
por amantes de la comida y de la moda,
esto equivale a una invitación
abandonar para la Cuaresma y para toda la vida
el ciclo de estrés e indulgencia,
indulgencia y estrés,
porque lo que alimenta este ciclo es la preocupación.

Los contemporáneos de Jesús
tenían muchos menos recursos que la mayoría de nosotros.
Su preocupación por la comida, la bebida y la ropa
a menudo era si tendrían algo.
Nuestra preocupación sobre tales cosas
es a veces la preocupación del consumidor:
qué queremos, qué tan bien se ve,
si podemos pagarlo.
Nuestra preocupación puede estar menos basada en la realidad,
pero sigue siendo preocupación,
y nos carcome,
sin que siquiera reconozcamos
el daño que causa.

La preocupación alimenta el ciclo
de estrés e indulgencia
que nuestra cultura promueve
y que tan fácilmente se convierte en un sustituto de la vida.
La publicidad es el sistema de propaganda
maravillosamente sofisticado y tan extendido
que promueve este ciclo tal como son las cosas
y no como una aberración, un cáncer del alma.

Pero profundicemos aún más.
Indulgencia y estrés, estrés y la indulgencia
es un ciclo
centrado en nuestro ego,
nuestro sma ll self
que tiene un papel legítimo que desempeñar,
pero fácilmente se convierte en un tirano.

Así, cuando Jesús llama a sus discípulos
a no preocuparse,
les dice que no dejen que cuestiones egocéntricas
preocupen su discurso y su actividad,
preguntas como:
“¿Qué comeremos?”
&#8220 ;¿Qué beberemos?”
“¿Qué vestiremos?”

Observe lo que no está diciendo.
No está diciendo
que la comida, la bebida y la ropa no son importantes.
No está diciendo
que hacer provisión para las necesidades esté mal.
No está diciendo
que debemos evitar el disfrute de tales cosas.

Lo que dice
es que no debemos envolvernos en cosas
ni en logros ni en posesiones ni en placeres
de modo que nuestro ego se preocupe
llenar todo el espacio en nuestras vidas.

Jesús no aboga por la abnegación por sí misma.
Incluso las prácticas de darse por vencidos
pueden convertirse en objeto de estrés/indulgencia dy namic.
En cambio,
él aboga por tomar a la ligera
cualquier dinámica de estrés/indulgencia
que nos haga tomar en serio.

Jesús nos invita
volvernos menos voluntariosos acerca de lo que “debemos tener”
y más dispuestos a reconocer
regalos inesperados que se nos presenten.

Él también habla en su manera propia
sobre el fin del mundo.
Cualquier otra cosa que obtengamos de esta enseñanza,
puede servirnos como un recordatorio
de que lo que comúnmente tratamos como “ el fin del mundo”
es otra cosa en cambio.
No es el fin del mundo
tomarse un tiempo libre del esfuerzo estresante.
No es el el fin del mundo
cuando una indulgencia específica deja de estar disponible.
El fin del mundo, insiste,
es un trato más cósmico que eso.

Jesús no solo señala el problema
del ciclo estrés/indulgencia,
indica una alternativa, un remedio.
Nos liberamos de
el vertiginoso ciclo de indulgencia y estrés
cuando buscamos
el reino de Dios y la justicia de Dios.
Existe esta alternativa.

Si en el corazón de la ciclo de estrés/indulgencia
es nuestro ego
entronizado como un tirano nervioso,
entonces lo que Jesús describe como
el reino y la justicia de Dios
significa la aceptación de soberanía divina
en nuestras vidas.
No somos el centro.
Ninguna otra persona humana
ni ningún colectivo o ideología
es el centro.
El el centro es Uno
cuya misericordia es ilimitada,
cuyo misterio es incomprensible.
Debemos buscar continuamente este reino;
es siempre cambiante y siempre nuevo
en las circunstancias de la vida.

Que esto sea así nos parece
tan simple como profundo.
Pero queda algo más por decir,
porque estamos llamados a buscar mentalmente
el reino y la justicia de Dios,
y a menudo no somos simples y profundos,
sino complejos y superficial.
Así que debemos tener cuidado,
no con Dios,
sino con nosotros mismos.

Primero,
el ciclo de estrés e indulgencia, la indulgencia y el estrés
está tan arraigado en lo que somos
que comenzamos a tratar su antídoto en estos términos.
Buscar el reino se vuelve estresante
de varias maneras.
Buscar el reino se vuelve indulgente
de varias maneras.
¡Nunca subestimes la capacidad humana
de tomar incluso lo mejor
y convertirlo en un desastre!

Pero Dios es más grande que nuestros corazones.
Dios es más grande que nuestros egos distendidos.
Y así siempre podemos empezar de nuevo la búsqueda.
Podemos acceder al reino en cualquier lugar.
Acceder es universal.

Francis Thompson reconoce esto
en versos de su poema “El Reino de Dios”:

“Los ángeles guardan su lugares antiguos;–
¡Gira solo una piedra y comienza un ala!
‘Sois vosotros, ’son vuestros rostros enajenados,
Que extrañan los muchos esplendores ed cosa.”

No solo podemos comenzar de nuevo
en nuestra búsqueda del reino,
sino que podemos hacerlo en confianza,
sabiendo que en en todo momento
Dios está activo buscándonos.
Dios nunca se olvida de nosotros.

¿Quieres un recordatorio de eso?
Considera lo que el Señor nos dice
en el Libro de Isaías,
entregarse a la santa hipérbole.

“¿Puede una mujer olvidarse de su hijo lactante,
o no mostrar compasión
por el hijo de su vientre?”
(Tal cosa es difícil de imaginar.)
“Aun éstos pueden olvidar,”
dice el Señor,
“pero no te olvidaré.
Mira, te he inscrito
en las palmas de mis manos.”

Como un niño en escuela primaria,
Dios escribe palabras en sus manos,
palabras importantes que quiere recordar.
Lo que escribe son nombres,
los nombres de sus hijos.
A veces lo olvidamos;
él nunca nos olvida.

Así que la alternativa al estrés/indulgencia nce ciclo
sigue siendo lo que siempre ha sido:
reconocer que nuestro verdadero centro
es el Santo,
no nuestro pequeño yo, nuestro ego exigente.
Solo en de esta manera nuestro ego puede ser sanado
y hecho apto para el servicio.

Esto sucede cuando buscamos el reino de Dios.
Debemos hacerlo continuamente,
porque el reino es misterio,
y porque muchas veces volvemos a caer
en el ciclo de la indulgencia y el estrés.

Sin embargo, a la búsqueda incesante del reino de Dios
se adjunta una promesa
de búsqueda incesante,
de descubrir el reino de Dios
dentro de cada momento presente
que vivimos.

Tocamos la puerta,
y la mano que la abre desde dentro
ya tiene nuestro nombre escrito en la palma.

Copyright 2011 Charles Hoffacker. Usado con permiso.