Palabras de esperanza en una hora sin esperanza – Juan 14:1-31 – Estudio bíblico – Biblia.Work

Palabras de esperanza en una hora sin esperanza – Juan 14:1-31 – Estudio bíblico

Juan 14:1 & 27

PALABRAS DE ESPERANZA

EN UNA HORA SIN ESPERANZA

Intro: Fíjate en la primera frase que se encuentra en los versículos 1 y 27. Jesús dice a sus discípulos, no se turbe vuestro corazón… seis palabras simples ofrecieron esperanza a los discípulos de nuestro Señor en una hora desesperada.

¿Estaban turbados sus corazones? ¡Seguramente! Jesús les acaba de hablar de su muerte inminente, 13:31-33; acababan de enterarse de que uno de ellos va a entregar a Jesús en manos del enemigo, 13:21; incluso Simón Pedro acaba de ser notificado de que negará a Jesús tres veces antes de que llegue la mañana. Sí, sus corazones estaban cargados de dolor y agobiados por el dolor y las preguntas. Pero, incluso en la hora de Su mayor prueba, Jesús aún amaba a los Suyos, 13:2, y se acercó a ellos para consolarlos y animarlos.

Sería imposible cubrir adecuadamente todos los detalles del glorioso capítulo en un solo mensaje. Aun así, vale la pena que dediquemos nuestro tiempo a echar un vistazo a vista de pájaro a este precioso texto hoy. En este gran capítulo, Jesús aborda algunas áreas muy importantes de la vida y nos ofrece esperanza para todas ellas.

En la hora de Su mayor necesidad, Él se toma el tiempo para animar los corazones de Sus Discípulos, y de cada persona que se toma el tiempo de leer y escuchar estas palabras de los labios del Señor Jesucristo. Quiero mostrarte las áreas de la vida en las que tenemos esperanza hoy.

Vivimos en una hora de gran incertidumbre. Los cambios y la agitación en nuestro mundo han dejado a muchas personas preocupadas por su futuro. La economía está en ruinas. El mundo parece estar al borde de la guerra. La gente está perdiendo sus trabajos. El dinero es escaso. Las perspectivas son sombrías y, para muchos, el futuro es sombrío. Hay muchos corazones atribulados en esta sala hoy.

Jesús tiene una palabra para ti. Intercalado entre los versos 1 y amp; 27 son algunas palabras muy necesarias de esperanza y consuelo. Quiero darte esas palabras mientras predico sobre Palabras de esperanza en una hora sin esperanza. Permíteme mostrarte, a partir de este capítulo, las áreas de la vida en las que Jesús ha prometido darnos esperanza.

 

I. v. 2-3           HAY ESPERANZA

                      PARA MAÑANA

A.  v. 2 Un hogar celestial – ¡Jesús nos habla de un lugar preparado para un pueblo preparado! Si bien no podemos entrar en detalles sobre las maravillas de esa Ciudad Celestial hoy, puedo decirles que cuando lleguemos allí, ¡estaremos en casa! Moraremos en la Casa del Padre, en la presencia del Padre, libres de pecado, tristeza, sufrimiento, separación o cualquier otra cosa que obstaculice la gloria del Cielo, Apoc. 21:4; 27. Por más que lo intenté, nunca pude describir adecuadamente las glorias de ese lugar. Creo que Pablo resumió el concepto bastante bien en 1 Cor. 2:9. ¡Espero entrar a esa ciudad algún día!

 

(Ill. Salvo el regreso de Jesús en el Rapto, la única forma de llegar al cielo es a través de la puerta de la muerte. ¿No es interesante que Jesús hablara de ¿El cielo como hogar? Con frecuencia, las personas se asustan ante la perspectiva de morir. Sin embargo, para el hijo de Dios, la muerte no es el final, ¡es simplemente el momento de volver a casa, 2 Corintios 5:1-8!

Esta era la actitud de Pablo – 2 Corintios 12:2-4 Pablo lo había visto, no pudo encontrar el vocabulario para describir lo que había visto, así que simplemente dijo que lo que sea que había allí era mucho mejor que lo que tenemos aquí abajo, Fil. 1:23.)

 

B.  v. 3  Una Esperanza Celestial – En este versículo, Jesús nos recuerda que llegará un día en que Él regresará por Su pueblo. ¡Hay algunos que no creen en el Rapto de la iglesia, sin embargo, el Señor sí lo hace y me quedaré con Él! Pablo arroja un poco más de luz sobre este evento monumental en 1 Cor. 15:51-52; 1 Tes. 4:16-17. La gente puede dudarlo, y los hombres pueden burlarse, pero Jesús va a venir otra vez y el mejor consejo que tengo para ti es que estés listo, Mat. 24:44!

 

 

C.  v. 3  Un regreso celestial – Los discípulos están molestos por la idea de que Jesús se va. Por eso, les dice que adonde Él va, ellos también pueden ir. Gracias a Dios hoy, la mayor gloria del Cielo no serán las calles de oro, los muros de jaspe, las huestes angelicales, los ríos de cristal, un día interminable, ni siquiera ver a los que se han ido antes. Incluso el pensamiento de todas estas maravillas palidece cuando se coloca junto a lo que emocionará nuestros corazones más que cualquier otra cosa.

Eso que me emociona más que cualquier otra cosa; esa maravilla que más anticipo es el día en que finalmente miraré el rostro de Aquel que murió por mis pecados en el Calvario. Espero con ansias el día en que por fin tendré la oportunidad de inclinarme ante Sus pies perforados por los clavos y gritar Sus alabanzas en esa Ciudad Celestial en lo Alto. Un día, nos uniremos a las huestes glorificadas de los redimidos en el Cielo para caer a Sus pies y darle gloria, Apoc. 4-5. (Ill. ¡Qué día será ese!)

Juan lo vio y lo describió así, Apocalipsis 1:13-19. Sin embargo, la descripción más grandiosa jamás escrita sobre nuestro Señor resucitado se encuentra en Apocalipsis 5:6. ¡Ese es el Jesús que contemplaremos en gloria!

 

I. Hay esperanza para el mañana

II.  v.4-31      HAY AYUDA

                          PARA HOY

A.  v. 4-11 Ayuda en la Salvación – En estos versículos, Jesús les dice a los Discípulos que solo hay un plan de salvación para todos los hombres. Le dice a Tomás que Él es el Camino, la Verdad y la Vida. ¡Él se declara a sí mismo como el único acceso a Dios para cualquier hombre! Él va más allá de esa revelación y dice que Él es, de hecho, la representación física misma del Dios Todopoderoso, v. 9. Resumido en sus términos más simples, ¡Jesús es el único medio de salvación para toda la humanidad! Hechos 4:12 Hechos 16:31; Juan 3:16, todos dan testimonio de la verdad de que la salvación se encuentra en Jesucristo y solo en Él.

 

(Ill. Me doy cuenta de que esta es una visión bastante limitada para nuestros días y tiempos, pero es una visión que enseña la Biblia. Muchos creen que hay muchas rutas que uno puede tomar para llegar a Dios. Sin embargo, la Biblia deja en claro que solo hay un camino para todos los hombres y ese camino es a través de la fe en la obra terminada de Jesucristo en el Calvario. Jesús abrió el camino de la tierra a cielo para que los pecadores puedan venir a él por la fe y ser salvos.)

 

(Ill. Un misionero pionero en África cuenta cómo estaba llevando el evangelio a una nueva tribu, muy al norte. Con sus portadores, llegó a una aldea, un punto más allá a la que sus porteadores se negaron a ir.

El misionero apeló al jefe local. ¿Había alguien en su pueblo que pudiera actuar como su guía a la lejana tribu del norte? El jefe llamó a un hombre, alto, con cicatrices de batalla, que llevaba un hacha grande.

Se hizo un trato y a la mañana siguiente el misionero partió por el monte, siguiendo su nueva guía. El camino se volvió cada vez más áspero y el camino casi había desaparecido. Había una marca ocasional en llamas en un árbol, ocasionalmente un camino angosto.

Finalmente, el misionero ordenó un alto. Le preguntó al guía si estaba seguro de conocer el camino. El hombre se incorporó en toda su altura. Hombre blanco, dijo, ¿ves este hacha en mi mano? ¿Ves estas cicatrices en mi cuerpo? Con esta hacha abrí el camino a la aldea tribal a la que vamos. yo vengo de ahi Estas cicatrices que recibí cuando hice el camino. ¿Me preguntas si conozco el camino? Antes de venir, no había manera. ¡Yo soy el camino!)

 

En este pasaje, Jesús nos da una garantía triple:

1.  ¿Cómo puedo ser salvo? ¡Él es el Camino!

2.  ¿Cómo puedo estar seguro? ¡Él es la Verdad!

3.  ¿Cómo puedo estar satisfecho? ¡Él es la Vida!

Gracias a Dios, Jesús es todo lo que necesitarás para garantizar ¡la salvación de tu alma!

 

B.  v. 12-14 Ayuda para el servicio: mientras vivimos en el aquí y ahora, podemos estar seguros de que Jesús nos ayudará en su obra. Él nos da una promesa triple relacionada con el asunto de nuestro servicio.

1.   v. 12 Él nos honrará – Jesús declara que seremos capaces de hacer obras mayores que las que Él hizo. ¡Lo que quiere decir es que serán mayores en cantidad, pero no en calidad!

Cuando Jesús estuvo aquí, estaba limitado a una localidad geográfica. Sin embargo, cuando Él ascendió al Cielo y envió al Espíritu Santo a morar en Su pueblo, Él tiene la capacidad de estar en muchos lugares trabajando al mismo tiempo.

Mientras Jesús estuvo en la tierra, muchos de sus milagros fueron de naturaleza física. Ahora, Él usa a Sus hijos para llevar la Palabra de salvación a los hombres perdidos. ¡Eso es un milagro tremendo! ¡Porque lo espiritual siempre es mayor que lo físico!

2.  v. 13-14  Él nos oirá – Aquí se nos da la bendita seguridad de que cuando invoquemos el nombre del Señor, Él nos oirá y se moverá en el momento de nuestra necesidad. Hace que servir a Jesús sea mucho más fácil saber que no servimos solos, sino que tenemos Su presencia y Su atención en nuestras oraciones. Servimos una audiencia de oración y una oración respondiendo a Dios, Jer. 33:3.

3.  v. 13-14  Él nos ayudará – Jesús no solo promete escuchar nuestras oraciones, sino que también promete moverse de tal manera que produzca una respuesta. ¡Él nos escucha y nos ayuda! Me alegro de que no sirvamos a un Dios que nos ha dejado para hacerlo de la mejor manera que podamos. ¡No! ¡Servimos a un Señor que es capaz de ayudarnos dándonos lo que necesitamos día a día! (Ill. Matt. 7:7-8)

 

C.  v. 15, 19-24  Ayuda para la entrega – En estos versículos, Jesús habla del área de nuestra entrega a Su autoridad. ¡Él declara que nuestra entrega a Él debe basarse en el amor! Comparte dos grandes verdades que no deben pasar desapercibidas.

1.  v. 15, 21, 24  La prueba del amor – Jesús deja muy claro que nuestra obediencia a Él ya su palabra es la prueba absoluta de nuestro amor por Él. Nuestros labios pueden decir lo que les plazca, pero hasta que nuestras vidas coincidan con nuestros labios, ¡solo nos estamos engañando a nosotros mismos!

2.  v. 21, 23  La Promesa Del Amor – La promesa para aquellos que son obedientes al Señor Jesús y Su voluntad para sus vidas es que Él y el Padre se manifestarán a ellos. Es decir, el creyente que camina en amor obediente y rendido experimentará una afluencia de poder desde lo alto. La promesa de amor es que la entrega al señorío de Jesucristo traerá consigo una gran autoridad en la obra de Cristo, Mat. 25:21.

D.  v. 16-18, 26  Ayuda en el Espíritu – Estos versículos hablan de la venida del Espíritu Santo. Se nos dan varias verdades acerca de Él y Su ministerio a los creyentes que deben analizarse hoy.

1. V. 16a, 18 Su Persona – Jesús prometió a los Discípulos que cuando fuera al Padre, le pediría al Padre que le enviara el Consolador. Aquel a quien Jesús llama el Consolador no es otro que el Espíritu Santo. Hay algunos hechos acerca de esta Persona divina que debemos reconocer.

a.  Su título – Consolador – paraklete – Aquel que viene al lado de otro para ofrecer ayuda y consuelo. Lleva la idea de un abogado, o un abogado.

b.  Su Personalidad – Otro – allos – Literalmente otro del mismo tipo y calidad. Jesús mismo fue un Consolador, pero el Espíritu de Dios es Otro Consolador; Él es Uno como Jesús.

c.  Su habilidad – v. 17 – Jesús había vivido entre estos hombres por más de tres años. Ahora, aunque Él se vaya, todavía podrá morar con Sus hijos. Cuando venga el Espíritu Santo, el Señor no solo morará con ellos, sino que morará en ellos. Por lo tanto, Jesús tiene la capacidad de prometer a cada hijo de Dios que Él nunca los dejará ni los desamparará, sino que estará siempre con ellos, Heb. 13:5; Mate. 28:20.

2.  v. 16b  Su Permanencia – Cuando el Espíritu de Dios se instala en el corazón del creyente; ¡Viene para quedarse para siempre! Mientras dure esta vida aquí en la tierra, el Espíritu de Dios nunca abandonará al hijo de Dios. ¡Él siempre estará presente y siempre nos guiará mientras caminamos por este mundo malvado y maldito por el pecado!

3.  v. 17, 21, 26  Su Propósito – El propósito del Espíritu en la vida del creyente es múltiple. Estos versículos nos hablan de Sus planes para nosotros y de Su propósito al entrar en nosotros en la conversión.

a.  Morar – v. 17 – En el momento de la salvación, el creyente se convierte literalmente en el Templo de Dios, 1 Cor. 6:19. Dios, en la forma de Su Espíritu, entra y establece su residencia permanente. ¡Él habita en la vida del creyente! ¡Solo tómate un minuto y deja que la verdad se asiente! Nuestro problema es que nos hemos familiarizado tanto con las verdades profundas de la Biblia que ya no tienen mucho brillo para nosotros. ¡No vemos la gloria en el pensamiento de que Dios vive en nuestros corazones!

b.  Invertir – v. 21 – Es decir, Él nos llena con el poder de vivir y trabajar para el Señor. Sin Él, no seríamos capaces de lograr nada de gloria por causa de Jesús. Sin embargo, con Él llenándonos y guiándonos, tenemos la capacidad de lograr cosas que de otro modo serían imposibles – Fil. 4:13.

c.  Instruir – v. 26 – Uno de los propósitos del Espíritu Santo en nuestras vidas es instruirnos en las cosas de Dios. Es el Espíritu Santo quien enseña acerca de la Biblia. Es el Espíritu Santo quien nos revela las cosas profundas de Dios. Es Él, el Espíritu Santo, quien nos enseña cómo alcanzar nuestro máximo potencial para la gloria de Dios. ¡Es un Instructor divino!

d.  Inspirar – v. 26 – Una vez más, se nos recuerda que Él es un animador. Cuando nos desanimamos, el Espíritu Santo en nuestra alma se eleva y envuelve los brazos reconfortantes del amor y la protección celestiales a nuestro alrededor y nos recuerda que le pertenecemos. Nos anima a seguir corriendo, a seguir adelante, a seguir viviendo para Jesús. Él nos inspira a seguir adelante para la gloria del Señor.

EV 27- 31 Ayuda en la quietud – Cuando Jesús concluye los pensamientos del capítulo 14, habla a los corazones atribulados de los discípulos una vez más. Él les recuerda que Él sigue siendo el Príncipe de Paz y que solo porque Él se va, eso no significa que Él quitará Su paz. Aquí, Jesús les dice a los Discípulos que aunque su mundo esté a punto de desmoronarse, pueden enfrentarlo con la seguridad de que tienen Su paz para guardarlos durante las horas difíciles que se avecinan.

 

(Ill. ¿Puedo recordarles que tenemos la misma seguridad hoy? Nuestro mundo está en crisis, hay incertidumbre por todas partes. Sin embargo, a pesar de todo, los santos de Dios están poseídos de una paz que desafía toda descripción. Según Jesús, esta paz es de origen celestial, por lo tanto, no puede ser afectada por los eventos. Nuestra respuesta en tiempos de angustia es apoyarnos en la paz de Jesús y confiar en que Él cuidará de los suyos – Fil. 4:6-7; Isa. 26:3.)

 

(Ill. Eph 1:3 – Ya tenemos muchas de las bendiciones espirituales t por qué pasamos gran parte de nuestro tiempo orando.

       Amor – Ef. 5:5

  &nbsp ;    Alegría – 1 mascota. 1:8

  &nbsp ;    paz – Fil. 4:7

         En lugar de preocuparnos, deberíamos estar descansando. ¡Jesús nos ha colmado de bendiciones espirituales! ¡Podemos consolarnos con esa verdad hoy!)

 

Conc: ¡Alabo al Señor porque los creyentes tienen esperanza en lo que parece una hora sin esperanza! Me alegro de que cuando no entiendo lo que va a pasar; cuando parece que todo se derrumba; cuando no sé qué camino tomar, ¡puedo contar con el Señor Jesucristo!

Ya nos ha dado todo lo que necesitamos. Ya sea que necesites para la salvación, ayuda para el servicio, de paz de corazón, tu remedio se encontrará en Él.

Te invito a venir a Jesús hoy y echar sobre Él tus preocupaciones, 1 Pedro 5:7. Lo que sea que estés enfrentando hoy, no tienes que enfrentarlo solo.