Sobreviviendo a las tormentas de la vida – Hechos 27:13-44 – Estudio bíblico – Biblia.Work

Sobreviviendo a las tormentas de la vida – Hechos 27:13-44 – Estudio bíblico

Hechos 27:13-44

SOBRE LAS TORMENTAS DE LA VIDA

 

Intro: Alguien dijo: “Los tiempos difíciles no duran, ¡pero la gente dura sí!” No sé sobre la última parte de esa declaración, pero estoy seguro sobre el primer pasado. ¡Los tiempos difíciles no duran, pero las personas con fe en el Señor sí! ¡Puedes sobrevivir a las tormentas de la vida y este pasaje nos da una idea de cómo hacerlo!

Ill. El viaje de Pablo a Roma estuvo lleno de peligros y el potencial de destrucción. Mientras navegaban hacia Roma, su barco se vio envuelto en una tremenda tormenta y todos esperaban morir en el mar. Las experiencias de Paul en el mar son un ejemplo para ti y para mí. Mientras viajamos hacia el Cielo, a veces debemos navegar sobre mares tormentosos. A veces, la navegación es tranquila, v.13. ¡La mayoría de las veces no lo es, v.14! A menudo, las tormentas que sacuden nuestras vidas parecen amenazar los mismos cimientos sobre los que nos encontramos. Muchas veces, estas tormentas nos hacen desanimarnos y querer darnos por vencidos. Creo que aquí hay ayuda para todos los que navegan esta noche en uno de los mares tormentosos de la vida. Analicemos estos versículos y encontremos la ayuda que necesitamos mientras predico sobre Sobrevivir a las tormentas de la vida.

 

I. v.13 -20 LOS TIEMPOS DE TORMENTA SON TIEMPOS DE DESESPERACIÓN

A. v.13 Engaño – Los mares en calma nos engañan haciéndonos creer que las tormentas no vendrán. Pero, la Biblia dice que lo harán – Job. 14:1; 5:7; Juan 16:33; Ecl. 5:15-17.)

B. v.14-17 Desastre – Cuando las tormentas severas se nos presentan, a menudo sentimos que los eventos están fuera de nuestro control, v.15, 17. Muchos caen en el desánimo y la desesperación. (Ill. Algunos de los desastres de la vida)

C. v.18-19 Decisión – La tormenta debe hacernos hacer un inventario de nuestra vida y desechar todo lo que no necesitamos. III. Nada le sucede a un hijo de Dios que Él no le haya permitido crecer en Él – Rom. 8:28, 2 Co. 4:17.

D. v.20 Desesperación – (Ill. ¡Incluso Luke se rindió!) Cuando no hay luz del día en tu oscuridad, puedes llegar al lugar donde quieres recostarte y morir.

 

II. v.29a LOS TIEMPOS DE TORMENTA SON TIEMPOS DE PELIGRO

A. Los tiempos tormentosos que encontramos en la vida tienen el potencial de hacernos romper. O nos llevarán a buscar al Señor, o nos alejarán de Él. ¡Lo que suceda en tu vida es tu decisión!

B. Enfermo. Trabajo. Su ejemplo es bueno para nosotros. Cuando Satanás lo apretó, gritó en la cara del diablo: Job 1:20-22.

C. Simón Pedro nos dio un ejemplo que debe evitarse. Cuando fue oprimido por la vida, se derrumbó – Lucas 22:31-32; Mate. 26:69-75.

D. O te harás más fuerte o serás estrellado contra las rocas de la amargura y la incredulidad. ¡Todo se reduce a a quién o qué miras en tiempos de problemas! (¡El hombre enfermo, cualquier hombre, te fallará; debes poner tu fe en Dios y solo en Él!)

 

III. v.21-44 LOS TIEMPOS DE TORMENTA SON TIEMPOS DE LIBERACIÓN

Aquí hay una ayuda positiva ¡y espero tu tormenta!

A. v.29b Anclad – Pablo nos dice que echaron cuatro anclas para asegurar el barco. Anclaron su barco y todavía estaban aterrorizados, Paul no tenía miedo. ¿La razón? Estaba anclado más profundo y más alto. Observe cuatro anclajes que lo sostendrán en cualquier tormenta:

1. v.23 La presencia de Dios – Mat. 28:20; heb. 13:5 (Ill. Los discípulos – Juan 6:16-21.)

2. v.24-25 Las Promesas de Dios – Sus promesas son firmes y verdaderas – Rom. 4:21. Note algunas de las promesas que tenemos para asegurarnos una seguridad total.

a. Días más brillantes – Sal. 30:5

b. Liberación – Sal. 34:19

c. Todo es para nuestro Bien – Rom. 8:18; 28; 32 Co. 4:17

d. Gracia Divina – 2 Cor. 12:9

e. Gloria Suprema – Rev. 21:4

( Ill. Sus promesas se basan en Su Palabra. Es pura, inspirada y permanecerá cuando el mundo esté en llamas, ¡Salmo 119:89!)

3. v. 24 La Providencia de Dios – ¡Dios estaba llevando a cabo Su plan en la vida de Pablo y está haciendo lo mismo en la tuya! Puede ser simple fe, ¡pero sigo creyendo que Dios es Soberano! Sal. 57:1; Es un. 25:4. (Ill. Rom. 8:28; Jer. 29:11)

4. v.44 La actuación de Dios – III. Todos llegaron a salvo a la orilla. III. ¡Dios es capaz de resolverlo todo! ¡Él te sacará de la tormenta y te dejará a salvo más allá de ella!

B. v.30-40 Acepta la tormenta – Ill. Estos marineros escucharon a Pablo y comieron y continuaron con su vida. Llega un momento en el que tenemos que rendirnos a la voluntad del Señor y permitir que Él se salga con la suya en nosotros. Podemos doblegarnos bajo Su mano, o Él puede quebrarnos. ¡La elección es enteramente nuestra! (Ill. Si una vid crece contra un árbol, los vientos empujarán la vid más cerca del tronco, o el árbol la protegerá del viento). (Ill. No tiene que gustarte, pero necesita someterse a Dios en él – 1 Pedro 5:6; Santiago 4:10.)

C. v.41-44 Espera Tu Liberación – ¡Su tormenta terminó, la tuya también! En algún lugar, ya sea en esta orilla o en esa orilla, tu tormenta terminará. Hasta que lo haga, sométanse al Señor, sirvan al Señor y sepan que lo van a lograr, 1 Cor. 15:58! ¡Dios nunca ha perdido ni perderá ni siquiera a uno de Sus pequeños hijos!

 

Conc: Si tu mar está agitado esta noche, te animo a echar tu ancla sobre la Roca sólida y atarte a Jesús ahora mismo. Él ya sabe a lo que te enfrentas, pero quiere que dependas de Él para tu necesidad. En su presencia está el lugar donde se vencen las tormentas.