Viajando por la Carretera Celestial – Isaías 35:8-9 – Estudio bíblico – Biblia.Work

Viajando por la Carretera Celestial – Isaías 35:8-9 – Estudio bíblico

Isaías 35:8-10

VIAJAR POR LA AUTOPISTA CELESTIAL

Introducción : Isaías está sirviendo al Señor en un día difícil. El pueblo de Israel le ha dado la espalda al Señor que los redimió y se enfrenta a un castigo terrible a causa de sus pecados. La nación está siendo atacada por los malvados y brutales asirios. La gente está aterrorizada y obviamente preocupada por su futuro. En medio de esta hora difícil, Isaías se destaca como un profeta de esperanza y consuelo.

Escribe para decirle a la gente que viene un día mejor. Él busca consolar a la gente hablando sobre la venida del Rey y Su Reino. Este capítulo es parte de esa profecía de esperanza y consuelo.

En estos versículos, Isaías mira hacia el reino milenario del Mesías venidero. Isaías ve un tiempo futuro de paz, alegría y prosperidad. Una breve mirada a los primeros siete versículos de este capítulo proporciona una idea de por qué será un tiempo tan bendecido para Israel.

     &nbsp ;   v. 1 El desierto florecerá como una rosa. III. Eso ya se está viendo en la nación de Israel. Cuando regresaron a su tierra en 1948, era una tierra baldía y yerma. Ahora Israel es un oasis verde de prosperidad y agricultura abundante.

         v. 2 Líbano, Carmelo y Sarón eran los lugares más hermosos del antiguo Israel. La belleza de los tres se dará a la tierra en ese reino venidero. La tierra se volverá como el Edén. Será restaurado a su belleza y gloria originales.

         v. 3-4 El pueblo debe consolarse con la promesa de este reino venidero. Deben descansar en la promesa del Señor de librarlos de sus captores.

         v. 5-6a Aquellos con enfermedades físicas disfrutarán de sanidad y restauración en ese día. Ellos alabarán al Señor por Sus bendiciones y Su gracia sobre Su pueblo.

         v. 6b-7 Los desiertos y los lugares secos se transformarán en estanques de aguas y pantanos. La frase tierra reseca se refiere literalmente a un espejismo. Aquello que ofrece la apariencia engañosa del agua se hará realidad ese día.

         v. 8-10 Estos versículos hablan de una calzada que atravesará la tierra en aquel día. Debido a la invasión asiria, no era seguro viajar por los caminos. Llegará el día en que se restaurará la seguridad en la tierra. El pueblo podrá una vez más ir a Jerusalén para adorar al Señor en santidad y paz.

         ¡No es de extrañar que estas palabras se dieran como consuelo para el pueblo del Señor!

 

Quiero enfocarme en los versículos 8-10 hoy. Quiero hablar de esta carretera que menciona Isaías. Él está escribiendo sobre un camino real que existirá en ese día. Quiero hablar de un camino espiritual que existe en este día. Antes de hacerlo, quiero mostrar que las bendiciones que Israel espera ya han sido dadas a los santos de Dios.

          v. 1-2 El desierto muerto y desolado de nuestros corazones ha florecido porque la Rosa de Sarón se ha mudado y ha llenado nuestras almas con Su fragancia divina.

          v. 3 Las manos débiles que sólo podían extenderse para el mal han sido fortalecidas para hacer la obra eterna de nuestro Señor. Las débiles rodillas que solo podían doblarse ante el altar de la justicia propia y el pecado han sido habilitadas para inclinarse ante la presencia del Señor.

    &nbsp ;    v. 4 El Señor ha invadido nuestra muerte, nuestra oscuridad y nuestra depravación. Él nos ha visitado y nos ha salvado. Él ha reemplazado nuestro temor con Su paz y Su gracia.

        v. 5 Nuestros ojos cegados han sido abiertos y lo hemos visto y comprendido Su verdad y gloria. Nuestros oídos sordos han sido destapados y hemos escuchado Su llamado a seguirlo a una nueva vida.

         v. 6a Nuestros pies cojos han sido restaurados a la integridad y hemos sido capacitados para caminar en Sus caminos. Nuestras lenguas necias han sido desatadas y ahora podemos cantar y gritar Sus alabanzas eternas.

         v. 6b-7 La tierra seca y seca de nuestros corazones se ha convertido en un río caudaloso de agua viva, Juan 4:14; Juan 7:38. El “espejismo al que intentábamos alcanzar se ha transformado en una realidad. En lugar de alcanzar una meta que no ofrecía más que muerte y engaño, se nos ha dado verdadera paz, verdadero gozo, verdadera esperanza, verdadera salvación y verdadera satisfacción. El lugar que una vez fue apto solo para ese viejo dragón, el diablo, se ha convertido en un lugar de gloria, bendición y morada del Señor Dios Todopoderoso.

 

Según estos versículos Dios nos ha redimido, restaurado y puesto nuestros pies en un nuevo camino. Mientras Isaías les habla a los judíos sobre esa carretera que existirá durante el reino milenial, podemos ver algo sobre el camino espiritual que estamos caminando hoy. Me gustaría predicar sobre Viajando por la Carretera Celestial. Permítanme señalar las características de este camino.

 

I .v.8 ES UN CAMINO ALTO

         Esto se refiere a un “camino real. En la antigüedad, los reyes poderosos construían caminos a través de sus reinos. Estos caminos se construyeron muy por encima de la tierra circundante. Esto evitó que el progreso de los reyes se viera disuadido por el paso de rebaños, animales salvajes u otros obstáculos. Estos caminos eran fáciles de reconocer, estaban bien mantenidos y abiertos en todo momento. Era una forma segura y rápida para que el rey viajara de un lugar a otro. Dado que nadie sabía cuándo vendría el rey, este camino no debía ser utilizado por el hombre común. Era un camino alto reservado para el rey y su corte.

         Hubo un tiempo en mi vida en el que no podíamos caminar por este camino celestial. Nuestros pies estaban firmemente plantados en el camino bajo de la vida, Ef. 2:1-3. Nos vimos obligados a vagar por las arenas ardientes y los caminos traicioneros de este mundo. Fuimos tropezados eligiendo nuestro camino a ciegas hacia el Infierno. Cada paso hizo que nos hundiésemos más profundamente en nuestros pecados. Pero, cuando confiamos en Jesús, fuimos levantados del camino bajo del pecado y nuestros pies fueron colocados en el camino alto de la salvación, Sal. 40:1-3. ¡Es un camino alto y solo aquellos que conocen al Rey pueden caminar por él!

 

II . v. 8 ES UN CAMINO SANTO

         Este camino se llama “un camino. Esta palabra significa camino; un curso de vida. También se le llama el camino de la santidad. Este camino es un camino limpio y santo reservado para aquellos que han sido redimidos y liberados de sus pecados. Es para los que han sido hechos nuevas criaturas en Jesús, 2 Cor. 5:17.

         III. Vivimos en una época en la que a las personas que afirman conocer a Jesús les gusta jugar rápido y suelto con el pecado. El Señor espera que Su pueblo sea un pueblo separado, 2 Cor. 6:17. Él espera que nos abstengamos incluso de la apariencia del mal en nuestras vidas, 1 Tes. 5:22. A los que se niegan a vivir una vida de santidad no se les permitirá andar por el camino celestial. Una vida limpia es una marca de salvación, 1 Juan 2:3-4; 15; 3:4-10.

         Somos “hombres caminantes, lo que significa peregrinos, en este camino y no siempre sabemos lo que nos espera. Pero si caminamos en Su camino y seguimos Su dirección, no erraremos. Esta palabra significa vagar, extraviarse, tambalearse y tropezar. ¡Tropezamos cuando nos salimos de Su camino y seguimos nuestro propio camino! ¡Si caminas en Su voluntad nunca tropezarás! Su camino se encuentra en permanecer en Su Palabra y en comunión con Él en oración.

 

III . v. 9 ES UNA MANERA INOFENSIVA

         ¡Esta es una forma segura! El león y la bestia voraz no están permitidos en este camino. ‘Ravenous’ significa violento, asesino. Mientras el peregrino permanezca en la carretera, está a salvo de los ataques de aquellos que quieren destruirlo.

          Todos somos acechados por un enemigo violento. Nada le gustaría más a Satanás que que caigamos en sus garras, 1 Ped. 5:8. No puede tocar a los que andan por el camino del Rey, 1 Ped. 5:9; Santiago 4:7.

         Este camino está reservado para los redimidos. Aquellos que han sido rescatados del pecado y de Satanás pueden caminar por el camino con absoluta seguridad. Pero, cuando bajamos del camino alto, ¡nos volvemos vulnerables al ataque! ¡Pregúntale a Sansón! ¡Él te dirá que una vida humilde tiene un alto precio! (Ill. Blind, bind and grind)

&nbsp ;

IV. v. 10 ES UN CAMINO CELESTIAL

         Esa carretera milenaria termina en Sión. ¡El camino que recorremos conduce a la gloria! A veces, el camino es nivelado y fácil de transitar. En otras ocasiones es áspero y empinado. Independientemente del camino que estemos llamados a recorrer en esta vida, el camino del Rey lleva a Sus peregrinos a casa. Hay “gozo y alegría al final del camino. ¡La pena y el suspiro huirán cuando los peregrinos lleguen al final del camino!

         Hay una mansión al final del camino, Juan 14:1-3. Hay una ciudad gloriosa al final del camino, Apocalipsis 21:9-22:5. Hay un lugar de paz, gozo y bendición al final del camino, Apocalipsis 21:4. Nos encontraremos con el Rey cara a cara al final del camino, Apocalipsis 22:4.

         ¡Sigue recorriendo este camino! ¡No busques una salida! ¡Mantener el rumbo! ¡Este camino lleva al cielo!

 

V. v. 10 ES UNA MANERA FELIZ

         Se nos dice que los peregrinos en este camino vienen con “canciones y gozo eterno sobre sus cabezas. El camino puede volverse difícil y la fuerza del peregrino puede desvanecerse; pero caminan con alegría en el alma porque anticipan lo que les espera al final del viaje. Saben que el camino alto es el mejor y se regocijan porque se les permite recorrer ese camino.

          El camino del Señor es el mejor camino posible. Aquellos que caminan por el camino del Rey experimentan Su paz, Fil. 4:7; Su alegría, 1 Ped. 1:8; Su presencia, Heb. 13:5; y sus bendiciones en el camino, Phil. 4:19, Mat. 6:25-34.

         El camino puede volverse difícil y nuestras fuerzas pueden desvanecerse, pero no hay mejor camino a través del desierto de este mundo que el camino del Rey. Camina en Sus caminos y encontrarás la verdadera felicidad y paz para tu alma.

         Ill. Incluso si supiera que la Biblia es una mentira y que Jesús no existió, me gustaría vivir como lo hago ahora. ¡Recorrer Su camino trae alegría, paz y descanso a mi corazón!

 

Conc: ¿Qué carreteras son caminas hoy? ¿Estás en el camino del Rey? ¿Te ha levantado del lodo cenagoso de este mundo y ha puesto tus pies en Su camino? Si es así, debes alabarle por ello. ¿Son sus ajustes los que deben hacerse en la forma en que camina? ¡Hazlos! ¿Necesitas ser salvo? ¡Ven a Jesús!