Vivir por encima de la línea de las serpientes – Colosenses 1:9-17 – Estudio bíblico – Biblia.Work

Vivir por encima de la línea de las serpientes – Colosenses 1:9-17 – Estudio bíblico

Colosenses 1:18

¿QUIÉN ES JESÚS?

 

Intro: Ill. Los discípulos en el mar, Jesús calmó el mar y ellos declararon: “¡Qué clase de hombre es éste, que aun los vientos y el mar le obedecen!”, Mt. 8:27. (Ill. Incluso los enemigos de Jesús, los escribas y los fariseos, se preguntaban quién era él. Y los escribas y los fariseos comenzaron a razonar, diciendo: ¿Quién es éste que habla blasfemias? ¿Quién puede perdonar los pecados, sino sólo Dios? – Lucas 5:21) ¡La gente todavía se pregunta quién es Jesús! Ningún otro hombre ha sido una figura tan polarizadora como Jesús. Solo la mención de Su nombre hace que algunas personas se inclinen en adoración; mientras que ese mismo nombre hace que otros arremetan con odio e ira.

Mientras Jesús estaba aquí en la tierra, se encontró y cambió a mucha gente. Si se entrevistara a esas personas y se les preguntara: ‘¿Quién es Jesús para ti? La respuesta que recibió sería tan variada como las personas que conoció. Ill. Imagínate si preguntas: El ciego; el cojo; el leproso; el sordo; la mujer Shumanita; los que tenían hambre; los que tenían sed; los que se perdieron; los que estaban enfermos del cuerpo, etc. Todas estas personas tendrían algo que decir acerca de quién es este hombre Jesús.

El hecho es que hay demasiados sombreros diferentes usados por nuestro bendito Salvador para que los mencionemos en una vida, y mucho menos en un servicio. Pero, hoy, con la ayuda del Señor, quiero ver lo que Pablo dice acerca de Jesús en este versículo. Aquí, revela aspectos del Señor Jesús que nos dicen quién es Jesús para el hijo de Dios. Permítanme tomar este verso simple y corto y predicar por unos minutos sobre este pensamiento: ¿Quién es Jesús?

 

I. ÉL ES NUESTRA CABEZA

A. En cuanto al creyente, Jesús es nuestra Cabeza – Él es el Maestro Supremo. ¡Él es el que está a cargo!

B. El La cabeza es absolutamente esencial para la vida del cuerpo:

1. III. La iglesia es el cuerpo de Jesús – 1 Cor. 12:27

2. El Jefe le da mucho a el cuerpo:

a. Dirección – Ef. 5:1 – Él conduce el cuerpo. La cabeza decide dónde va el cuerpo.

b. Metas y planes – Santiago 4:14-15 – El guía el cuerpo. El jefe establece las metas y prioridades para el cuerpo y el cuerpo responde obedeciendo el liderazgo del jefe.

c. Utilidad – Ef. 2:10, 2 Co. 4:7 – Él usa el cuerpo. La cabeza decide qué parte del cuerpo se mueve y qué hace.

d. Existencia – I Juan 5:12 – Él da vida al cuerpo. Si la cabeza muriera, entonces el cuerpo también dejaría de vivir.

C. A la cabeza le debemos total sumisión y obediencia – 1 Cor. 6:19-20. (Ill. Hay un problema cuando el cuerpo deja de escuchar las órdenes de la cabeza. Esto se llama parálisis. Da como resultado una falta de movimiento y falta de impulso. La única manera de superar la parálisis es restaurar la comunicación. entre la cabeza y el cuerpo).

 

II. ÉL ES NUESTRA ESPERANZA

A. La esperanza total de toda la humanidad está en Jesucristo. Él es la única esperanza de salvación, santificación y satisfacción. Nadie jamás verá el Cielo aparte de Él. Nadie será santo fuera de Él. Nadie será verdaderamente feliz aparte de Él. ¡Pero aquellos que lo conocen, encuentran que Él les da los tres! Jesús es nuestra esperanza. Aquí por qué:

B. Él es el Principio – Él es “Aquel con quien todo comenzó”. ¡Todo tuvo su comienzo en Él! Él es el principio de toda la creación de Dios, Juan 1:1; Colosenses 1:16-17. ¡Él hizo este mundo y sostiene este mundo! Él es también el principio de la iglesia de Dios, Mat. 16:18. Jesús no solo asumió la responsabilidad por la iglesia, Él murió para comprarla, Hechos 20:28; heb. 12:2; Juan 10:11. ¡¡Amigo, Él murió por ti!!

C. Él es el Primogénito La palabra aquí es la palabra griega protokos.” De ahí obtenemos nuestra palabra en inglés “Prototype. Se refiere a “algo que tiene las características esenciales de un tipo posterior, y sobre el cual se modelan formas posteriores.”[1] Esto significa que Jesús fue “el primero en morir, ser sepultado y resucitar para nunca mueras. Pero, ¡Él no será el último! Él es el prototipo. Lo que le sucedió a Él, les sucederá a todos los que creen en Él. ¡Habrá una gran mañana para levantarse algún día feliz! (Ill. Lázaro, Dorcas, el hijo de la viuda de Naín, la hija de Jairo, todos murieron de nuevo). Jesús pudo haber sido el primero en morir y resucitar para no morir más, pero no será el último, Apocalipsis 1:18. ; 1 Cor. 15:20, 23; Juan 11:26; Hebreos 7:25. Jesús es las primicias de entre los muertos. III. Las primicias – Lev. 23.

 

III. ÉL ES NUESTRO CORAZÓN

A. La palabra “preeminencia proviene de una palabra que significa ser el primero; para ocupar el primer lugar.” ¡En cada área de la vida, Jesús debe venir primero! Él debe ser el primero en tu vida; tu trabajo; tu recreación’ tu mundo; tu iglesia; tu hogar; tu corazón, etc. ¡Él debe ser considerado por encima y antes que todas las cosas!

B. Dios avanza hacia una meta: colocar a Jesús en el trono del universo; Fil. 2:9-11. Se mueve hacia esa meta todos los días, infaliblemente, sin vacilar y sin concesiones. Nuestro trabajo es colocar a Jesús en el trono de nuestros corazones. ¡Debe ser reconocido como nuestro Señor!

C. Ill. Donde Jesús ya tiene la preeminencia – Escrituras, Juan 5:39; Salvación, Hechos 4:12; 1 Juan 5:12; Soberanía, Hechos 17:28; Mate. 28:18.

D. ¿Tiene Él preeminencia en tu corazón y en tu vida? Si no, es hora de limpiar la sala del trono e invitar a Jesús a tomar el lugar que merece y por el que murió.

 

Conc: ¡Eso es solo un pequeño vistazo, de un breve verso de Quién es Jesús! ¿Quién es Él para ti hoy? En una ocasión, Jesús hizo estas preguntas a sus discípulos, “¿Quién dicen los hombres que soy el Hijo del hombre?, Mateo 16:13. También vale la pena escuchar su respuesta: “Y dijeron: Unos dicen que tú eres Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías, o uno de los profetas. Mateo 16:14. Entonces, Jesús hizo esta pregunta, “¿Y vosotros quién decís que soy yo?, Mateo 16:15. Pedro estaba allí con su respuesta, “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente., Mateo 16:16. Pedro acertó ese día y Jesús se jactó de él por saber quién era.

Pero, si Jesús te hiciera esa pregunta esta noche, ¿cuál sería tu respuesta? ¿Puedes reclamarlo como Salvador y Señor? ¿Podrías decir, “Señor Jesús, tú eres mi Cabeza. Eres mi esperanza. ¡Y Tú eres mi Corazón! ¡Te necesito para la Vida, para el Liderazgo y porque Tú llenas el mayor anhelo de mi vida! O, ¿hay un área que necesita trabajar en su relación con Él esta noche? Si hay una necesidad, o si simplemente quiere hablar con Él sobre algo, entonces venga cuando Él lo llame.

[1] Microsoft Encarta Reference Library 2004. 1993-2003 Corporación Microsoft. Todos los derechos reservados.