DEMETRIO – Diccionario Enciclopédico de Biblia y Teología

DEMETRIO

el platero Act 19:24-38.


Demetrio (gr. Demetrios, “perteneciente a Demeter” [la diosa de la agricultura]). 1. Platero de Efeso que se ganaba la vida haciendo estatuillas de Diana* (y probablemente réplicas de su templo) y vendiéndolas. Cuando su negocio sufrió como resultado de que muchos se convirtieron del paganismo al cristianismo por las labores de Pablo, agitó a los demás plateros y a toda la población pagana de la ciudad contra los apóstoles. Hubo un gran alboroto que el escribano de la ciudad aplacó con mucha dificultad (Act 19:24-41). 2. Fiel cristiano a quien Juan felicita (3 Joh_12).

Fuente: Diccionario Bíblico Evangélico

griego, perteneciente a la diosa Deméter. Nombre griego de varón. 1. Artesano, lí­der de los plateros de la ciudad de Efeso, quien labraba templetes de la diosa Artemisa, los cuales vendí­a a los peregrinos que visitaban el famoso santuario en honor de esta divinidad pagana. Cuando el apóstol Pablo inició la predicación del Evangelio en Efeso, D. vio en esta doctrina un peligro para su negocio y organizó una revuelta junto con sus colegas artí­fices en contra del Apóstol, el cual debió abandonar la ciudad y marchar pronto hacia Macedonia, Hch 19, 23-40; 20, 1. 2. Cristiano de quien se da testimonio en 3 Jn 1, 12 , pero es un personaje desconocido.

Diccionario Bí­blico Digital, Grupo C Service & Design Ltda., Colombia, 2003

Fuente: Diccionario Bíblico Digital

(gr., Demetrios, que pertenece a Deméter).
1. El discí­pulo alabado por Juan en su carta a Gayo (3Jo 1:12).
2. El joyero de Efeso que movilizó una turba en contra de Pablo porque su predicación habí­a perjudicado su lucrativo negocio de hacer imágenes de plata de la diosa Diana (Act 19:23-27).

Fuente: Diccionario Bíblico Mundo Hispano

(perteneciente a Demeter).

Platero en Efeso que provocó un alboroto por la predicación de Pablo, Hec 19:23-27. Discí­pulo, 2Jn 1:12.

Diccionario Bí­blico Cristiano
Dr. J. Dominguez

http://biblia.com/diccionario/

Fuente: Diccionario Bíblico Cristiano

(Seguidor de Deméter -diosa de la agricultura). Nombre de personas del NT.

1. Platero de éfeso †œque hací­a de plata templecillos de Diana† y en reunión †œcon los obreros del mismo oficio† agitó en contra de Pablo porque su predicación poní­a en †œpeligro de que este nuestro negocio† -decí­a- †œvenga a desacreditarse†. Se armó un alboroto †œy la ciudad se llenó de confusión†. Un escribano logró finalmente calmar el tumulto diciendo †œque si D. y los artí­fices que están con él tienen pleito contra alguno, audiencias se conceden, y procónsules hay; acúsense los unos a los otros† (Hch 19:23-41). Como el nombre de D. era muy común entre los griegos, no es posible determinar si este D. es el mismo mencionado en 3Jn 1:12.

. Creyente que menciona el apóstol Juan diciendo de él que †œtodos dan testimonio de D., y aun la verdad misma† (3Jn 1:12). No se conocen detalles de su vida ni se puede determinar si es el mismo D. que causó el alboroto en éfeso.

Fuente: Diccionario de la Biblia Cristiano

tip, BIOG HOMB HONT

vet, (griego, “perteneciente a Deméter” o Ceres, diosa de la agricultura). (a) Platero de Efeso que instigó un motí­n contra Pablo (Hch. 19:24-41). (b) Un cristiano de alta reputación (3 Jn. 12).

Fuente: Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado

(De [Perteneciente a] Deméter [diosa griega de la agricultura]).

1. Platero de la ciudad de Efeso (Asia Menor) que agitó una chusma contra el apóstol Pablo y sus compañeros al final de la estancia de este en Efeso —que duró entre dos y tres años (c. 53-55 E.C.)—, en el transcurso de su tercer viaje misional. Gracias a la bendición divina, la predicación de Pablo habí­a tenido éxito, de forma que muchos habí­an abandonado las artes mágicas y quemado sus libros. Demetrio habí­a levantado un próspero negocio haciendo templetes de plata de la diosa írtemis, así­ que se alarmó ante el éxito de Pablo en hacer discí­pulos de Cristo y pensó que se verí­an mermados sus ingresos. Por ello agitó a los demás artesanos y a una muchedumbre, aduciendo que Pablo amenazaba la prosperidad del negocio y desacreditaba el templo de írtemis, con lo que consiguió crear un estado de confusión en toda la ciudad.
Después de unas dos horas, el registrador de la ciudad logró aquietar a la muchedumbre e insistió en que si Demetrio y los demás artesanos tení­an alguna acusación contra Pablo y sus compañeros, fuesen a los tribunales para que se le diese al caso un tratamiento legal; de otro modo, el gobierno romano podí­a ver aquella manifestación como intento de sedición. Oí­das estas consideraciones, la muchedumbre dejó a Pablo y a sus compañeros en libertad y se marchó del teatro, escenario del triste incidente, poco después de lo cual Pablo se encaminó a Macedonia. (Hch 19:18, 19, 23-41; 20:1.)

2. Cristiano de quien habla favorablemente el apóstol Juan en una carta a Gayo, alrededor del año 98 E.C. Puede ser que Demetrio llevase la carta a Gayo. Tal vez Juan haya recomendado a Demetrio con el fin de estimular la hospitalidad de Gayo, pues al parecer era costumbre en las congregaciones suministrar alimento y alojamiento para los hermanos fieles que viajaban en favor de las buenas nuevas. (3Jn 1, 12.)

Fuente: Diccionario de la Biblia

era un nombre gr. común, y en el NT se mencionan dos personas que llevan este nombre.

1. Un creyente cuyo testimonio es elogiado en 3 Jn. 12.

2. El platero de Éfeso, que provocó un tumulto contra Pablo (Hch. 19.24, 38).

Se han hecho conjeturas sobre la posibilidad de considerarlos como la misma persona (J.V. Bartlet, JTS 6, 1905, pp. 208s, 215), mientras que Chapman (JTS 5, 1904, pp. 364ss) prefiere considerar al Demetrio del ya mencionado como Demas, el compañero de Pablo (Col. 4.14; Flm. 24; 2 Ti. 4.10).

Este nombre aparece también en los apócrifos, donde se refiere a tres reyes de la dinastía seléucida. Demetrio I Soter fue rey de Siria en 162–150 a.C. Hijo de Seleuco IV, obtuvo el trono cuando murió su tío *Antíoco Epífanes IV, para lo cual mató a Eupátor, hijo de Antíoco, y a su general Lisias. Prosiguió con la persecución de los Macabeos iniciada por su predecesor, y fue muerto por Alejandro Balas (1 Mac. 10.50). Su hijo, Demetrio II Nicátor se vengó de la muerte de su padre venciendo a Balas en 145 a.C., y después de un reinado, caracterizado por la intriga y la duplicidad, fue tomado cautivo en 138 a.C. por Mitrídates. I de Persia. Demetrio III Euquero, hijo de Antíoco Gripo, aparece brevemente en el escenario de la historia en 88 a.C. para colaborar en la derrota de Janeo, aunque poco despues cayó en desgracia. Véase R. H. Pfeiffer, History of New Testament Times, 1949.

D.H.W.

Douglas, J. (2000). Nuevo diccionario Biblico : Primera Edicion. Miami: Sociedades Bíblicas Unidas.

Fuente: Nuevo Diccionario Bíblico

El nombre de dos reyes sirios mencionados en el Antiguo Testamento y otras dos personas en el Nuevo Testamento.

Contenido

  • 1 Demetrio Sóter (“Salvador”)
  • 2 Demetrio Nicátor (“Conquistador”)
  • 3 Demetrio de Hechos 19,24
  • 4 Demetrio de 3 Juan 5,12

Demetrio Sóter (“Salvador”)

Llamado así porque salvó a los babilonios de la tiranía del sátrapa Heráclides; reinó desde 161 a 150 a.C. Fue el hijo de Seleuco Flopator, y pasó sus primeros años como rehén en Roma, pidiendo infructuosamente al Senado permiso para regresar a su país. Sin embargo, con la ayuda de su amigo, el historiador Polibio, escapó a Trípolis en Fenicia, formó un partido, asesinó a Antíoco V, su primo, con Lisias, el canciller, ascendió al trono de los seléucidas, y fue reconocido por Roma.

El partido judío, insatisfecho con Judas Macabeo, invitó a Demetrio a interferir en su favor. Demetrio nombró a Alcimo como sumo sacerdote y envió a su general Báquides con un ejército en su apoyo. Poco después, como la posición de Alcimo parecía segura, Báquides se marchó. Sin embargo, como Judas se hacía más fuerte, Alcimo hizo un nuevo llamamiento para pedir ayuda. Demetrio envió a su general Nicanor, que primero trató de capturar a Judas por estrategia, pero luego lo encontró en Cafarsalamá y perdió la batalla. Nicanor entró a Jerusalén, descargó su ira sobre los sacerdotes, y amenazó con destruir el Templo. Judas se enfrentó de nuevo a Nicanor en Bet Jorón y derrotó totalmente a su ejército. Nicanor cayó en la batalla (161 a.C.).

Dos meses más tarde, Demetrio, por tercera vez, envió un ejército sirio a Palestina bajo Báquides, que derrotó y mató a Judas en la batalla de Berea, guarneció algunas ciudades judías, y regresó. Un ejército sirio entró a Palestina bajo el mismo Báquides por cuarta vez en 158 a. C., pero el partido Macabeo había recuperado su fuerza, y un tratado puso fin a la campaña. Mientras tanto había surgido un pretendiente al trono de Siria en la persona de Alejandro Balas. Tanto Demetrio como Alejandro estaban ansiosos por obtener el apoyo de los judíos. Alejandro le ofreció a Jonatán Macabeo la púrpura y una diadema, las que aceptó en 153 a.C. Demetrio posteriormente ofreció aún mayores privilegios a los judíos y su líder, pero los judíos permanecieron fieles a Alejandro. En 150 a.C. Alejandro y sus aliados derrotaron a Demetrio, “que luchó valientemente con valor indomable en el fragor de la batalla y fue asesinado”. (1 Mac. caps. 7, 9 y 10; 2 Mac. 14 y 15; Justino XXXV, I).

Demetrio Nicátor (“Conquistador”)

Hijo del anterior, cuatro años después de la muerte de su padre logró ganar el trono de Siria. Jonatán Macabeo, fiel a Alejandro hasta el fin, se había opuesto a la sucesión de Demetrio II. El virrey de Demetrio, Apolonio, que reinó sobre Coelesiria, mantuvo a Joppe y Ashdod para su rey, pero fue expulsado y derrotado por Jonatán, que destruyó Ashdod y trajo consigo un rico botín a Jerusalén. Jonathan trató de sacudirse del todo del yugo sirio y sitió la fortaleza de Jerusalén. Demetrio primero citó a Jonatán a Tolemaida para responder por su rebelión, confiando en un partido pro-sirio entre los judíos, pero Jonatán continuó valientemente el asedio de Jerusalén y, a continuación, nada intimidado, se enfrentó a Demetrio en Tolemaida. Exigió una extensión de territorio y varios privilegios para los judíos, y apoyó su demanda con regalos costosos. Demetrio no se atrevió a negarse, pero aceptó la adición a Judea de tres distritos samaritanos, Efraín, Lida y Ramathaim; liberó a este territorio de Judea de todos los impuestos y confirmó a Jonatán en todas sus dignidades. Demetrio había escapado así de más peligro de parte de su vasallo judío, pero poco después tuvo que enfrentarse a Trifón, un ex general de Alejandro Balas. Este hombre proclamó rey al hijo de Alejandro, Antíoco VI, aunque por el momento era sólo un niño, y la actitud amenazante del pueblo de Antioquía puso el trono de Demetrio II en peligro inminente. En su angustia, hizo un llamamiento a Jonatán, quien envió tres mil hombres para sofocar la insurrección en Antioquía.

Demetrio prometió entregar Jerusalén y algunas otras fortalezas de Judea a Jonathan. Jonathan sofocó la revolución en Antioquía, pero Demetrio no cumplió su promesa. Poco después, Trifón y Antíoco, el pretendiente, capturaron Antioquía y buscaron la ayuda de Jonatán. Como Demetrio II había demostrado ser infiel, Jonathan dejó su lado y se acercó a Trifón. En consecuencia Demetrio reunió un ejército contra Jonatán, para castigar su deserción, pero nunca se arriesgó a una batalla. Cuando Trifón hubo asesinado a Antíoco VI, Jonathan volvió a la lealtad de Demetrio. Trifón fue finalmente derrotado por el hermano de Demetrio, pero Demetrio fue hecho prisionero en una campaña contra los partos, en cuyo poder permaneció durante diez años, l hija de cuyo rey, Mitrídates, recibió en matrimonio y por quien, bajo Fraates, fue restaurado en el trono de Siria después de derrotar a su hermano Antíoco Sidetes. Luego fue persuadido de atacar al rey de Egipto, Ptolomeo Fiscon. Esto provocó el surgimiento de otro pretendiente sirio, Alejandro Zabinas, quien derrotó a Demetrio, cerca de Damasco. Demetrio huyó a Tiro, y a su llegada allí fue asesinado en 128 a.C. Se dice que su esposa Cleopatra fue cómplice del crimen. (1 Mac. 13,41; 10,67; 14,3)

Demetrio de Hechos 19,24

Hechos 19,24 menciona a Demetrio, un platero (argurokopos), quien hacía altares de plata para Diana en Éfeso. Estos santuarios (naous; en B.D., “templos) probablemente fueron pequeños modelos de plata ya sea del templo o del santuario real (sacellum) en el que se colocaba el ídolo, y eran utilizados como amuletos u objetos de piedad y como recuerdos llevados por miles de peregrinos paganos. Al ver que su negocio decaía debido a la difusión del cristianismo y el declive del culto pagano, él y sus compañeros de oficio causó el alboroto contra San Pablo, según lo narrado en los Hechos 19.

Demetrio de 3 Juan 5,12

San Juan el Evangelista, en su Tercera Epístola (v. 12), elogia a Demetrio de quien “todos dan testimonio, y hasta la misma verdad” y al parecer lo opone a Diótrefes, quien no recibió a San Juan, y echó fuera de la Iglesia a los que sí lo recibieron (vers. 9 y 10). Nada más se sabe de él; es posible que fuese el portador de la carta.

Bibliografía: Para Demetrio Sotero, vea JOSEFO, Antiquities, XII, X; XIII, II; Histories, III, V; XXXI, XII, XIX; XXXII, IV; XXXIII, XIV ss; JUSTINO, Hist. Phil. Lib. XXXIX, I; APPIAN, Syriaca, LXVIII. SCHURER, Geschichte des jud. Volk. (4ta. ed., Leipzig, 1901), I, 216-48; MILMAN, History of the Jews, X, The Asmoneans.

Fuente: Arendzen, John. “Demetrius.” The Catholic Encyclopedia. Vol. 4. New York: Robert Appleton Company, 1908.
http://www.newadvent.org/cathen/04707a.htm

Traducido por L H M.

Fuente: Enciclopedia Católica