PECADOR

[304]

Es el hombre que ofende a Dios por haber hecho (comisión) u omitido (omisión) una acción, o asumido una actitud, que le aleja de su voluntad suprema, en materia grave, con plena advertencia y con total consentimiento. El pecado es esa acción u omisión, ese acto o actitud. El pecador es el protagonista y por lo tanto se aleja de la amistad, de la gracia, de Dios.

Si alguna de las tres condicionas no se da, el pecado no existe del todo, no es mortal. Entonces se le llama venial o leve. El pecador es entonces, por ignorancia o por debilidad, imperfecto, pero no enemigo de Dios.

La Escritura Sagrada habla con frecuencia del pecado y del pecador como concepto opuesto a justo y a justicia. Entiende por pecado lo que ofende y aleja de Dios, que es la justicia por excelencia. Por pecador es sinónimo de injusto, irreligioso, malvado, alejado de Dios.

En el Nuevo Testamento 270 veces se emplea el sustantivo “hamartia” (pecado) o “amartolos” (pecador) o el verbo “amartono”. Es la expresión con la que se define la idea de pecado, el alejarse de Dios, ser infiel e injusto. Con todo, también el Nuevo Testamento asimila a veces el concepto de pecador con el de publicano (el hombre público vendido a los extranjeros) y se emplea como sinónimo de opresor. (Mt. 10.2 y 11.19; Mc. 15.2; Lc. 19.7) Así­ se entiende que Jesús mismo exprese dolor por “ser entregado a los pecadores que le van a escarnecer”: Mt. 26.45; Mc.14.14. Lc. 30.2. No se trata de los pecadores por los que va a morir, a los cuales ama, sino los extranjeros y paganos que le van a matar.

(Ver Pertenencia a la Iglesia 3.1)

Pedro Chico González, Diccionario de Catequesis y Pedagogí­a Religiosa, Editorial Bruño, Lima, Perú 2006

Fuente: Diccionario de Catequesis y Pedagogía Religiosa

jamartolos (aJmartwlov”, 268), lit., uno que yerra el blanco; significado que no debe imponerse. Es un adjetivo, utilizado muy frecuentemente como nombre (véase PECAMINOSO); es el término más usual para describir la condición caí­da de los hombres. Es aplicable a todos los hombres (Rom 5:8,19). En los Evangelios Sinópticos este término lo utilizan, con una cierta frecuencia, los fariseos, para denotar a los publicanos (cobradores de impuestos) y a las mujeres de mala reputación, p.ej.: “una mujer de la ciudad, que era pecadora” (Luk 7:37); “un hombre pecador” (19.7). En Gl 2.15, en la cláusula “no pecadores de entre los gentiles”, el apóstol está asumiendo el propio terreno de los judaizantes, recordándoles con ironí­a su afirmación de superioridad moral sobre los gentiles; pasa entonces a mostrar que los judí­os son igualmente pecadores que los gentiles.

Fuente: Diccionario Vine Nuevo testamento

Un comentario en “PECADOR”

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.