1 Juan 1:1 – 2:2 Después de Pascua, ¿entonces qué? (McLarty) – Estudio bíblico – Biblia.Work

1 Juan 1:1 – 2:2 Después de Pascua, ¿entonces qué? (McLarty) – Estudio bíblico

Sermón 1 Juan 1:1 – 2:11 Después de la Pascua, ¿entonces qué?

Dra. Philip W. McLarty

Hace varios años prediqué un sermón el domingo después de Pascua titulado “Después de Pascua, ¿luego qué?” La esencia era esta: después de todo el alboroto que rodeaba a la Pascua, los servicios del amanecer y los desayunos temprano en la mañana y los desfiles y las cantatas después de hacer todas las paradas y cantar a todo pulmón, ‘Jesucristo ha resucitado hoy’. ; ¿entonces que? ¿A dónde vamos desde aquí? ¿Es el resto del año solo un gran anticlímax?

En cierto sentido, lo es. La vida cotidiana palidece en comparación con la resurrección de Jesús. Sin embargo, ahí es donde vivimos, ¿no es así en todos los días de la vida? Excepto por algunos momentos importantes aquí y allá, la mayoría de los días son mundanos y rutinarios y todo menos extraordinarios.

Y ese es un problema porque, si no tenemos cuidado, la fe puede ascender fácilmente. a poco más que pasar por los movimientos, donde el poder transformador de la resurrección se reduce a un evento histórico, en lugar del catalizador de una nueva vida.

Odio decir esto, pero, sea honesto: Aquí estamos, solo una semana después de Pascua y, ya, los lirios están comenzando a desvanecerse.

No somos los primeros en experimentar el estancamiento posterior a Pascua, por supuesto. Tome el capítulo 21 de Juan. Peter anuncia a los demás: “Voy a pescar.” Algunos entienden que eso significa “Voy a volver a pescar de regreso a mi antigua forma de vida, en otras palabras a lo que los demás responden: “También vamos contigo&#8221. ; (Juan 21:3)

Entonces, es una pregunta válida: después de la Pascua, ¿entonces qué?

Para llegar a la respuesta, propongo una serie de sermones entre ahora y y Pentecostés basado en la Primera Carta de Juan. Juan lo escribió alrededor del año 100 dC desde Éfeso. Es una carta pastoral destinada a animar e instruir a las congregaciones de esa zona de Asia Menor, siete de las cuales se nombran en el Libro del Apocalipsis. William Barclay explica el contexto de la carta de esta manera:

“Muchos (de los lectores de Juan) ahora eran cristianos de segunda o incluso tercera generación. La emoción de los primeros días había pasado, al menos hasta cierto punto. En los primeros días del cristianismo había gloria y esplendor, pero ahora el cristianismo se había convertido en algo habitual, “tradicional, desganado, nominal”. John estaba escribiendo en un momento en que, al menos para algunos, la primera emoción se había ido y la llama de la devoción se había extinguido. (The Letters of John and Jude, Daily Bible Study Series, p. 3)

En particular, los primeros cristianos estaban plagados de dos problemas apremiantes: el letargo y la herejía. El letargo, la falta de energía y entusiasmo, se produjo porque los cristianos perdieron de vista su carácter distintivo como discípulos de Jesucristo. Se mezclaron con el mundo que los rodeaba. Y la falsa enseñanza de la herejía surgió como resultado de ideologías en competencia y de aquellos que estaban ansiosos por darle su toque particular al mensaje del evangelio.

Estaremos atentos tanto al letargo como a la herejía a medida que avanzamos. juntos porque todavía están muy vivos en la iglesia hoy. Pero, sobre todo, estaremos buscando esa llama eterna de la Palabra de Dios incrustada en esta carta que nos permite celebrar la resurrección, no solo durante la temporada de Pascua, sino a través de las estaciones cambiantes de nuestras vidas. Juan comienza diciendo:

“Lo que era desde el principio, lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros para que nuestro gozo sea cumplido. ” (1 Juan 1:1-4)

Desde el principio, Juan quiere dejarlo en claro: él y sus seguidores están escribiendo por experiencia propia: “Os declaramos… que que hemos visto y oído.” No mucho después de la resurrección, Jesús les dijo a sus seguidores:

“Pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo venga sobre vosotros. Seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta lo último de la tierra.” (Hechos 1:8)

Un testigo es alguien que da testimonio de lo que ha visto y oído y, como en el gran juicio por asesinato en el juzgado la semana pasada, algunos tienen más que decir que otros. Algunos estaban allí mismo; algunos fueron un paso o dos eliminados. Sin embargo, cada testimonio fue importante para reconstruir los eventos y llegar a la verdad.

Lo mismo ocurre con nuestro testimonio cristiano: algunos tienen más que decir que otros. En los extremos, algunos describen la gracia salvadora de Jesucristo como un momento inolvidable en el tiempo; otros, como un proceso de por vida de crecimiento en la gracia. La mayoría se encuentra en algún punto intermedio.

Sin embargo, todas las experiencias son válidas. Lo importante es que compartas lo que has visto, oído y experimentado de la maravillosa gracia de Dios. No tiene que ser trascendental o profundo. La mayoría de las experiencias religiosas no son tan dramáticas.

Solo di lo que sabes. Eso es todo lo que hay que hacer. Sin embargo, al compartir su viaje de fe, otros sabrán qué buscar mientras buscan experimentar el amor de Dios por sí mismos.

Hace años, había una pancarta colgada en la Iglesia Presbiteriana de Fain. en Wichita Falls, Texas que decía:

“Alguien te habló por primera vez acerca de Jesús;
¿a quién le has contado últimamente?”

Compartir lo que sabes del amor de Dios es una de las mejores maneras que conozco de llevar a otros a una relación duradera con Jesucristo. También es una buena forma de mantener encendida la chispa de la Pascua. Juan continúa diciendo:

“Este es el mensaje que hemos oído de él y os anunciamos: que Dios es luz, y en él no hay oscuridad alguna, si andamos en la luz , como él está en la luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo, su Hijo, nos limpia de todo pecado.” (1 Juan 1:5-7)

La luz y la oscuridad son un par de los temas favoritos de Juan. La luz representa la justicia de Dios y la oscuridad, su contraparte maligna. Caminar en la luz es seguir los pasos de Jesús y sentir su presencia en cada paso del camino. Caminar en la oscuridad es elegir tu propio curso y perseguir tus propios deseos egoístas, y eso inevitablemente te lleva a alejarte de Dios y enfrentarte a los demás, y eso, en una palabra, es la naturaleza del pecado.

Por supuesto, todos lo hacemos todo el tiempo. Al igual que el comercial de Burger King, queremos hacerlo a nuestra manera. Lleva un tiempo crecer y darse cuenta de que los caminos de Dios son los mejores, que solo los caminos de Dios son satisfactorios y duraderos, que solo los caminos de Dios conducen a una vida de perfecta paz y unidad con los demás.

En su carta, Juan reconoce nuestra naturaleza pecaminosa y tiene la gracia de no menospreciarnos. Su único consejo es ser honesto al respecto. Él dice:

“Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonarnos los pecados, y limpiarnos de toda maldad.” (1 Juan 1:8-9)

En la fe reformada, creemos en confesar nuestros pecados unos a otros, en lugar de a un sacerdote. Eso significa que cuando has dicho o hecho algo para herir a alguien, tienes que acercarte a esa persona y admitir lo que has dicho o hecho, disculparte y pedirle perdón.

Eso& #8217; no es fácil. Se necesita mucho coraje y humildad y la voluntad de reconciliar sus diferencias y reconciliarse unos con otros. Pero no conozco una mejor manera de mantener vivo el espíritu de la Pascua, porque cuando dejas que incluso las ofensas menores queden sin resolver, tienden a enconarse y crecer, y eso lleva a la división y la lucha, y eso… es como echar agua fría al fuego.

La buena noticia es que Cristo está de nuestro lado. Como dice Juan,

“Tenemos un Consolador con el Padre, a Jesucristo, el justo. Y él es el sacrificio expiatorio por nuestros pecados, y no sólo por los nuestros, sino también por los de todo el mundo.” (1 Juan 2:1-2)

Este es el mensaje del evangelio en pocas palabras: Cristo murió por nosotros para que podamos vivir juntos en la unidad de su Espíritu, compartiendo las Buenas Nuevas de Dios’ s amor, misericordia y perdón, tanto en lo que decimos como en lo que hacemos.

Esto es lo que Jesús pidió a sus discípulos: “Amaos unos a otros, así como yo os he amado.& #8221; (Juan 13:34) Es más que un mandamiento, es una oportunidad.

Se cuenta la historia de Yogi Berra. Los Yankees de Nueva York estaban en su apogeo y estaban negociando contratos para el próximo año. Un grupo de reporteros entrevistó a los jugadores cuando salían de la oficina del propietario y uno de ellos le preguntó a Yogi Berra sobre los términos de su contrato. En su característico estilo de hablar claro, dijo: ‘¿Quieres saber acerca de los términos de mi contrato? Bueno, te lo diré. ¡Voy a poder jugar béisbol para los Yankees el año que viene, y puedes creerlo, además me van a pagar!

Ese es el espíritu ! Cuando amamos a otro como Jesús nos ama, es una situación en la que todos ganan.

Pero seamos honestos: algunas personas son más difíciles de amar que otras. Tenía un amigo que solía describir a una mujer en su iglesia como un papel de lija tosco. Usted sabe lo que quiero decir. Entonces, sí, es fácil amar a quienes te aman y siempre están suavizando las cosas; no es tan fácil amar a aquellos que son un verdadero dolor de cabeza.

Entonces, ¿cómo lo haces? Con nosotros, es un tramo; pero con Dios todo es posible. Juan lo expresó de esta manera: “Nosotros lo amamos, porque él nos amó primero,” (1 Juan 4:19)

Porque Dios tomó la iniciativa y demostró su amor por nosotros en la muerte y resurrección de Jesucristo, somos libres para amar a los demás, verrugas y todo, no por obligación con ellos, sino por gratitud a Dios.

Nunca he conocido a nadie que se acerque más a hacer esto que una amiga llamada Christina. Nos conocimos cuando ella y su esposo se preparaban para servir como misioneros en América del Sur. Eso fue en 1983. En 1985, llevé a un pequeño grupo de nuestra iglesia a visitarlos en el campo misionero. Allí vi de primera mano cómo trabajaba con mujeres maltratadas por sus maridos y abatidas por las duras circunstancias de la vida. Observé mientras dirigía estudios bíblicos y enseñaba habilidades para la vida, todo con la humildad y la tranquila confianza de un santo.

Hoy, ella trabaja en una misión urbana en el corazón de una gran ciudad, donde asesora a hombres y mujeres sin hogar e indigentes, tratando de restaurar su esperanza y ayudarlos a encontrar sentido a sus vidas. Ella les habla de Jesús, sin duda; igualmente importante, ella venda sus heridas y llena sus estómagos y escucha sus dolorosas historias con sincera compasión. Como lo hace ella? No por su propia fuerza, sin duda, sino por la fuerza del amor de Dios que fluye a través de ella.

Un día, mientras pensaba en Christina trabajando día tras día con personas fuera del calles de Edimburgo, me di cuenta de lo apropiado que era que se llamara Christina. Yo diría que fue providencial. Después de todo, el nombre, Christina, es una forma diminuta de Cristo, y eso es lo que ella es y lo que estamos llamados a ser una forma de Cristo para las personas a las que estamos llamados a servir.

En última instancia, esta es la mejor manera de mantener vivo y ardiente el espíritu de la Pascua para cumplir el mandato de Cristo y amarnos unos a otros en su nombre. Bernard Barton acertó cuando escribió las palabras,

“Camina en la luz, y conocerás
Esa comunión de amor
Su Espíritu sólo puede otorgar
Quien reina en la luz arriba.”

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Las CITAS DE LAS ESCRITURAS son de World English Bible (WEB), una traducción al inglés moderno de dominio público (sin derechos de autor) de la Santa Biblia.

Copyright 2009, Philip W. McLarty . Usado con permiso.