1 Juan 3:1-7 Te pareces a tu padre (Leininger) – Estudio bíblico – Biblia.Work

1 Juan 3:1-7 Te pareces a tu padre (Leininger) – Estudio bíblico

Sermón 1 Juan 3:1-7 Te pareces a tu padre

Te pareces a tu padre

Por el reverendo Dr. David E. Leininger

Me encontré con material interesante el otro día con las respuestas a la ciencia. preguntas de la prueba tal como las presentaron los alumnos de 5.° y 6.° grado.(1) Por ejemplo, uno describió la ley de la gravedad diciendo: “no es justo saltar hacia arriba sin volver a bajar.” Bastante bien. Otro dijo, “Puedes escuchar un trueno y decir qué tan cerca estuviste de ser golpeado. Si no lo escuchas, te golpearon, así que no importa. Un par de ellos respondieron preguntas sobre las nubes. Uno dijo: “No estoy seguro de cómo se forman las nubes, pero las nubes saben cómo hacerlo, y eso es lo importante”. ESTÁ BIEN. Otro dijo, “El vapor de agua se junta en una nube. Cuando es lo suficientemente grande como para llamarlo gota, lo hace.” UH Huh. Uno definió un monzón como un caballero francés.

Un par más. Un joven dijo: “Cuando los planetas dan vueltas y vueltas en círculos, decimos que están en órbita. Cuando la gente lo hace, decimos que están locos.” Verdadero. Uno definió la columna vertebral como “un largo grupo de huesos. La cabeza se sienta en la parte superior y tú te sientas en la parte inferior.” Está bien.

Ninguno de esos tiene nada que ver con el sermón, pero este me llamó la atención porque seguramente lo tiene. Un joven escribió: “La genética explica por qué te pareces a tu padre y, si no, por qué deberías hacerlo”. En el contexto de nuestra lección, esta realmente da en el blanco: “¡Cuán grande es el amor que el Padre ha derramado sobre nosotros, para que seamos llamados hijos de Dios! Y eso es lo que somos…” ¿Hay algún parecido familiar? DEBE haberlo.

Hace varios años, el libro de Stephen Carter, La cultura de la incredulidad, (2) analizó cómo nuestra sociedad desea que tratemos a Dios como un pasatiempo. Nuestra cultura ve la fe como algo que no debemos traer con nosotros a la plaza pública cuando tomamos decisiones sobre la vida y cómo se puede vivir la vida. El mensaje de nuestra sociedad es claro: practica tu fe, si es necesario, pero hazlo EN PRIVADO. Primera de Juan dice que no. Primera de Juan nos dice que lo que creemos determinará cómo nos comportamos públicamente. Si somos hijos de Dios, el mundo debería poder ver el parecido familiar.

Espera un minuto. ¿No son TODAS las personas hijos de Dios? Bueno, sí y no. Un comentarista lo explica de esta manera:

Hay dos palabras en inglés que están estrechamente relacionadas, pero cuyos significados son muy diferentes. Está la palabra paternidad y la palabra paternidad. La paternidad describe una relación en la que un padre es responsable de la existencia física de un [niño]; pero, en cuanto a la paternidad, puede ser, y no pocas veces sucede, que el padre ni siquiera ha puesto los ojos en el [niño], y ni siquiera lo reconocería, si en años posteriores [ellos] reunió. La paternidad describe una relación íntima, amorosa y continua en la que padre e [hijo] se acercan cada día más. En el sentido de paternidad todas [las personas] son hijos de Dios; pero en el sentido de paternidad [somos] solamente hijos de Dios, cuando Dios hace [ese] acercamiento misericordioso a [nosotros], y cuando [nosotros] respondemos. (3)

Me encanta lo que sigue: “Queridos amigos, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que seremos. Pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es.” Dios aún no ha terminado con nosotros. Y sorprendentemente, lo que nos espera es tan maravilloso que está más allá de nuestra comprensión.

Ahora, nos encontramos con esta declaración audaz: “Ninguno que vive en él sigue pecando; ninguno que continúa en el pecado lo ha visto ni lo ha conocido.” La expectativa no es que estemos sin pecado, porque eso es claramente imposible. Más bien, la expectativa es que al menos lo INTENTEMOS. Si nos encontramos fuera del camino, no nos contentaremos con quedarnos allí. Haremos todo lo posible para ponernos en camino una vez más. En otras palabras, nuestra profesión y práctica, nuestras creencias y comportamiento, en la medida de lo humanamente posible, coinciden. No solo “hablamos el camino,” nosotros “predicamos.”

¿Eso significa que todos caminaremos de la misma manera? De nada. Hay cristianos protestantes: hay cristianos católicos. Hay cristianos republicanos; hay cristianos demócratas. Hay cristianos pro-vida; hay cristianos proabortistas. Hay cristianos heterosexuales; hay cristianos homosexuales. Hay cristianos con el pelo rapado; hay cristianos con rastas. Y sigue y sigue y sigue. Hay algunas diferencias notables en esta familia. Pero hay un distintivo que asegurará que el mundo notará el parecido familiar. Jesús mismo lo dijo: “En ESTO conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.” (4)

Un capellán de la Guerra Civil se acercó a un soldado herido en el campo de batalla y le preguntó si le gustaría escuchar algunos versículos de la Biblia. El hombre herido dijo: “No, tengo mucha sed, prefiero un poco de agua.” El capellán le dio de beber y luego repitió su pregunta. “No señor, ahora no — pero ¿podrías poner algo debajo de mi cabeza?” El capellán así lo hizo y volvió a repetir su pregunta. “No,” dijo el soldado, “tengo frío. ¿Podrías cubrirme?” El capellán se quitó la chaqueta interior y envolvió al soldado. Temeroso de preguntar, no repitió su pregunta. Hizo ademán de irse, pero el soldado lo llamó. “Mire, Capellán, si hay algo en ese libro suyo que hace que una persona haga por otra lo que usted ha hecho por mí, entonces quiero escucharlo.” (5) Practicar la predicación.

“¡Cuán grande es el amor que el Padre ha derramado sobre nosotros, para que seamos llamados hijos de Dios! ¡Y eso es lo que somos!” ¡Eres un hijo de Dios! ¡Tú! Por supuesto. Yo debería haber sabido. Veo el parecido. Te pareces a tu Padre.

¡Amén!

1. Carl Horton vía PresbyNet, “Cajón inferior,” #3156, 4/9/97

2. Nueva York: Libros básicos, 1993

3. William Barclay, The Letters of John and Jude, Daily Study Bible Series, (Filadelfia, Westminster, 1960), pág. 87

4. Juan 13:35

5. Carlos Wilton, vía PresbyNet, “Sermonshop 04 17 1994,” #5, 4/12/94

Copyright 2003 Dr. David E. Leininger. Usado con permiso.