1 Reyes 18:20-39 Los verdaderos jugadores (Hoffacker) – Estudio bíblico – Biblia.Work

1 Reyes 18:20-39 Los verdaderos jugadores (Hoffacker) – Estudio bíblico

Sermón 1 Reyes 18:20-39 Los verdaderos jugadores

Por el reverendo Charles Hoffacker

Hoy comenzamos una serie de seis domingos consecutivos
que presentan historias sobre el profeta Elías
y su sucesor el profeta Eliseo.
Estas historias provienen
del Libro Primero y Segundo de los Reyes.
La narración completa de Elías y Eliseo ocupa
una cuarta parte de estos libros bíblicos,
una cuarta parte
de esta historia nacional supuestamente dedicada
al Judá real y al Israel real.
¿Qué está pasando aquí?
¿Por qué los profetas son tan prominentes
en los libros sobre reyes?

Walter Brueggemann,
un estudioso de la Biblia de gran prestigio,
sugiere que los historiadores antiguos
detrás del Primer y Segundo Rey
se están comportando de manera subversiva.
Estos historiadores
“sospechan–y pretenden comunicar&#8211 ;
que los ocupantes del poder real
no son el pla definitivo sí
en la verdadera historia de este pueblo;
los verdaderos protagonistas son Elías y Eliseo
que están fuera y más allá
de las rutinas del poder,
actuando de diversas maneras en desafío o ignorar
a aquellos ocupantes
de los asientos y formas de poder.”

Brueggemann continúa explicando
que los escritores y editores de Primera y Segunda Los reyes
hicieron su trabajo al servicio de la verdad.
Ellos “tenían un sentido bromista y emancipador de la historia
y no estaban demasiado impresionados
con las categorías dinásticas,
porque el poder real es la capacidad
de decir la verdad
y de promulgar formas transformadoras y veraces
a instancias del espíritu
que no está contenido en el horizonte real.& #8221;
En resumen,
Brueggemann propone que estos libros
se titulen, no “Primer y segundo reyes”
sino “Primer y segundo reyes”
Second Kings?”
“con un signo de interrogación persistente
y un guiño
a indica te que el recital real
no debe tomarse con demasiada seriedad.” 1

Preguntas para nosotros
ahora aparecen como resultado de estas afirmaciones.

Primero,
¿la historia de Elías y los profetas de Baal
que escuchamos hoy
apoyan este entendimiento
de Primero y Segundo de Reyes?

Segundo,
¿cómo ilumina este entendimiento
cuestiones de poder y verdad
en nuestro tiempo, y en nuestra nación,
y aquí mismo en Capitol Hill?

Tercero,
¿cómo explica este entendimiento
qué están haciendo las congregaciones
mientras leen y reflexionan
sobre textos antiguos de la Biblia?

Entonces, en primer lugar,
la historia de Elías y los profetas de Baal
¿Apoyan este entendimiento
de Primero y Segundo de Reyes?

Elías aparece repentinamente
y sin explicación.
Anuncia una sequía
durante el reinado de Acab ,
que es peor que todos los reyes de Israel
que le precedieron.
Además de sus otros delitos,
Acab adora a Baal
y lo ha abandonado El Dios de Israel.
Aquí es importante que tengamos en cuenta lo que el estudioso de las Escrituras Wes Howard-Brook observa
sobre esta historia y los profetas del Antiguo Testamento en general
:
“los ‘religiosos’ la acusación de adorar dioses falsos
nunca está separada de la acusación socioeconómica
de practicar la injusticia.” 2

La sequía, que dura tres largos años,
indica cómo Baal no puede controlar la lluvia,
no puede otorgar vida,
y que la adhesión real a él
equivale a desgobierno e injusticia.

El rey Acab está ansioso por encontrar a Elías.
Cuando Elías finalmente decide encontrarse con Acab,
el rey lo denuncia
como “tú alborotador de Israel.”
Elías responde que Acab
es el verdadero alborotador de la nación
por haber abandonado al Dios vivo
y traer sequía sobre la tierra.

Una segunda pregunta para que consideremos:
¿Cómo esta comprensión de Primero y Segundo Reyes
ilumina cuestiones de poder y verdad
en nuestro tiempo, y en nuestra nación,
y aquí mismo en el Capitolio?

Elías propone un concurso público
con él por un lado
y cientos de profetas de Baal por el otro .
Cualquiera que Dios inmole
la carne del sacrificio preparada para él
será el ganador.

Los profetas de B aal montó
todo un espectáculo de piso.
Toda la mañana y hasta la tarde
claman a su dios
y bailan alrededor del altar.
Se cortan como es su costumbre
y dejar que la sangre fluya.

Elías los interrumpe.
“¡Lloren en voz alta!” dice.
“Baal’un dios. Tal vez esté meditando,
o haciendo sus necesidades, o esté de viaje; 3
tal vez esté dormido y necesites despertarlo.

No pasa nada en el altar de Baal.
Finalmente es Elías& #8217;es el turno.
Él sube la apuesta en este concurso
al ordenar que el altar del Señor y su ofrenda
se empapen con agua
lo que normalmente evitaría que
se incendie.

Entonces Elías ora,
pidiendo al Señor que se manifieste
como el Dios vivo y verdadero,
y que haga volver atrás corazones
de su pueblo vacilante.
En respuesta a esta oración,
cae fuego del cielo
y quema la ofrenda empapada
sobre el altar del Señor hasta convertirla en una chispa. .

Elías entonces envía a Acab
de regreso a su palacio,
diciéndole que la lluvia está en camino.
En poco tiempo,
un aguacero torrencial
convierte el suelo sediento en lodo.

En esta historia exagerada,
Acab parece impotente
contra la verdad profética.
Su impotencia se manifiesta dramáticamente
delante o f toda la nación.
Elijah el profeta
se revela como aquel
que ayuda a una nación que sufre
a florecer de nuevo.

Jim Wallis de Sojourners
hace una afirmación importante
en su nuevo libro, On God’s Side.
Afirma lo que muchos de nosotros,
especialmente en Capitol Hill,
Intuitivamente ya lo sabe:
“Se necesita el poder de los movimientos para cambiar la política.
El cambio nunca comienza en Washington
o en nuestras legislaturas o cámaras de gobierno;
casi siempre comienza fuera de la política.
Si se puede generar un impulso público
entre millones de personas,
el cambio eventualmente llega
a la capital de la nación.& #8221; 4

Un verdadero movimiento,
en el sentido en que Wallis usa el término,
equivale a una voz profética.
Tal movimiento manifiesta poder real
para en la medida en que dice la verdad,
actúa de acuerdo con la verdad,
y se niega a permanecer cautiva
dentro de las rutinas del poder,
si esas rutinas caracterizan
a los antiguos cortes reales o legislaturas contemporáneas.
Una vez que millones de personas comienzan a moverse,
los políticos se ven obligados a responder.

Así como Elías y Acab se encontraron cara a cara,
también deben otros profetas y políticos.
Hace más de cincuenta años,
el filósofo cristiano francés
Emmanuel Mounier
hizo esta observación:
“El temperamento político
que vive de arreglos y compromisos,
y el temperamento profético
que vive de la meditación y del valor espiritual,
por regla general no pueden coexistir en la misma persona.
Para grandes acciones concertadas
es indisp permitir
que traigamos [personas] de ambos tipos
a una acción recíproca y complementaria:
de lo contrario los profetas en su aislamiento
se convertirán en vana imprecación,
que el los tácticos se enredan
en sus propias maniobras.” 5

Amigos míos,
esto es lo que vemos tan a menudo hoy,
en Capitol Hill
y en foros públicos de todo tipo:
profetas y estrategas
desconectados unos de otros,
de modo que de muchas maneras
la nación no prospera.
Al igual que el reino de Acab,
también estamos sufriendo de una sequía:
escasez de lluvia en numerosos lugares, sin duda,
pero también escasez de justicia en toda la tierra
que está devastando nuestras vidas y nuestra sociedad.

Ahora, para la tercera y última pregunta.
¿De qué manera el entendimiento de Primero y Segundo de Reyes
que hemos estado considerando
explica lo que las congregaciones están haciendo
cuando leen y reflexionar
sobre textos antiguos de la Biblia?
Estos textos antiguos reciben atención
en decenas de miles de congregaciones en todo el país
semana tras semana.
¿Cómo funciona esto? actividad de las personas y pastores
contribuir al bien común?

Escucha lo que dice Walter Brueggemann
dijo sobre esto
cuando se dirigió recientemente
a una conferencia episcopal de verano en Ohio.
Dijo que “la Iglesia Episcopal,
incluso como establecimiento operación como sus iglesias compañeras,
se reúne regularmente en su liturgia
para deconstruir y destituir a los administradores del poder
y para mostrar y atestiguar
que la acción real,
guió por el espíritu de verdad de Dios,
está en otro lugar,
a veces en el cuerpo de Cristo
y ampliamente en el barrido del propio espíritu de Dios
en los asuntos del mundo.
Esa liturgia, como esas narraciones antiguas,
es inherentemente subversiva;
aunque hacemos todo lo que podemos
para que resulte convencional
> como de costumbre.
La razón por la que finalmente no podemos tener
la narrativa y el testimonio y la liturgia
de forma segura
es precisamente por su textura subversiva
es intrínseco al material en sí mismo,
no impuesto por ningún p interpretación articular. . . .[L]a acción real–
la acción peligrosa y transformadora–
gira en torno a estos portadores de la verdad
que no tienen credenciales, ni poder,
sin pedigrí,
pero que están imbuidos
de un peligroso espíritu de transformación,
vivos en el mundo,
transformando el mundo en bienestar.” 6

Los portadores de la verdad sin credenciales
de los que habla Brueggemann
también son conocidos como profetas.
Ellos son los verdaderos actores.
Y nosotros, la Iglesia
somos un pueblo profético.

1. Walter Brueggemann, La verdad habla al poder: la naturaleza contracultural de las Escrituras(Westminster John Knox Press, 2013), 86-87.

2. Wes Howard-Brook, “¡Salgan, mi gente!” God’s Call out of Empire in the Bible and Beyond (Orbis Books, 2010), 164. Cursiva en el original.

3. Esta es una traducción más literal que las que aparecen en muchas Biblias en inglés.

4. Jim Wallis, Del lado de Dios: lo que la religión olvida y la política no ha aprendido acerca de servir al bien común (Lion/Brazos Press, 2013), 195.

5. Emmanuel Mounier, Personalism(1950), citado en Jim Wallis, On God’s Side, 181.

6. Brueggemann, La verdad le habla al poder, 90-91

Copyright 2013 Charles Hoffacker. Usado con permiso.