1 Reyes 3:1-15 – La sabiduría divina de Salomón – Estudio bíblico – Biblia.Work

1 Reyes 3:1-15 – La sabiduría divina de Salomón – Estudio bíblico

Serie de sermones: Vivir más allá de ti mismo

  1. ¿Puedo presentarte al Espíritu Santo?
  2. Rompiendo las cadenas del pecado
  3. Estoy por todas partes
  4. La sabiduría divina de Salomón
  5. ¡Dios está por nosotros!

Escrituras: 1 Reyes 3:1-15

Introducción

El mundo busca sabiduría, entendimiento y discernimiento. Muchas personas no se dan cuenta de que este deseo intrínseco está presente en sus vidas. Pasan toda su vida buscando algo que ni siquiera pueden explicar, y mucho menos experimentar. La evidencia nos rodea en forma de cultos y seguidores similares a cultos de celebridades, abuso de drogas y búsqueda de fama y fortuna.

A veces pensamos en el conocimiento y la sabiduría como términos intercambiables. La sabiduría es diferente al conocimiento. La presencia del conocimiento no asegura la presencia de la sabiduría. La sabiduría es la aplicación del conocimiento.

¿Cómo podemos obtener sabiduría? ¿Qué podemos aprender del rey Salomón?

I. Salomón pide sabiduría (1 Reyes 3:1-15)

Por las promesas de Dios, el reinado de Israel pasó a David y al hijo de Betsabé, Salomón. Después del pecado de David con Betsabé, el Señor dictó sentencia con la muerte del bebé. Más tarde, el Señor mostró Su gracia al permitir que Betsabé se convirtiera en la madre del próximo rey. Salomón comenzó su reinado humillándose ante el Señor.

A. Salomón reconoció la bondad y fidelidad del Señor hacia Su pueblo (v. 6).

B. Salomón se humilló ante el Señor (vv. 7-9) El Señor le dijo a Salomón que pidiera todo lo que deseara (v. 5). El Señor prometió darle a Salomón todo lo que le pidiera. En una demostración de sabiduría, Salomón pidió sabiduría para gobernar sobre el pueblo de Dios (v. 9).

C. El Señor se complació con la petición de Salomón (vv. 10-14). El Señor prometió bendecir a Salomón ya Su pueblo. Prometió darle a Salomón las cosas que no había pedido: riquezas, honor y fama.

II. El ejemplo de la sabiduría de Salomón (3:16-28)

Dos prostitutas se presentaron ante Salomón con una disputa por un bebé. Cada uno de ellos reclamó al niño. Bajo el liderazgo del Señor, Salomón pidió una espada para cortar al bebé por la mitad. A cada prostituta se le daría la mitad del niño. La madre del niño habló rápidamente pidiendo que le entregaran el niño a la otra mujer. A partir de este acto de compasión, Salomón determinó que ella era la verdadera madre del niño. Le otorgó la custodia del bebé. Salomón fue elogiado por su sabiduría. Esta es la ilustración principal de la sabiduría de Salomón como rey.

III. La descripción de la sabiduría de Salomón

La sabiduría, las riquezas y el conocimiento de Salomón llegaron a ser bien conocidos. El Señor cumplió Sus promesas y bendijo abundantemente a Salomón ya Su pueblo.

A. La sabiduría de Salomón era superior a la de cualquier otra persona en el mundo entonces o ahora. (4:29-35)

B. La reina de Saba visitó a Salomón para ver si todo lo que escuchaba era verdad. Ella dijo que lo que escuchó no era ni la mitad de lo que poseía Salomón. (10:1-29)

IV. Las decisiones imprudentes de Salomón y sus consecuencias (11:1-43)

El Señor bendijo a Salomón más allá de lo imaginable, pero aun así se desvió de la dirección del Señor. El Señor le advirtió que no se casara con mujeres de otros países o religiones porque lo alejarían del Señor. Las mujeres fueron la ruina de Salomón. Construyó altares a sus dioses para mantenerlos felices. Incluso se unió a la adoración de estos dioses.

Las malas decisiones de Salomón enojaron a Dios. Salomón se había apartado del Señor. Como resultado, el Señor le quitaría el reino al hijo de Salomón. Su promesa de mantener el reino en su familia fue condicional. Salomón obligó al Señor a traer castigo a Su pueblo.

V. La conclusión de Salomón (Eclesiastés 12)

A Salomón se le concedió sabiduría divina. Se desvió del camino de Dios y trató de obtener placer y alegría del mundo. Lo intentó todo, pero llegó a la conclusión de que por donde había empezado era la mejor manera.

A. El mensaje de Eclesiastés es un resumen de todos los esfuerzos mundanos que Salomón intentó como sustitutos de la verdadera sabiduría y gozo. Concluyó que todo esto era vanidad.

B. Antes de que terminara su vida en la tierra, Salomón nos animó a todos a mantener el rumbo con el Señor. La verdadera sabiduría, gozo y discernimiento provienen de Él. (Eclesiastés 12)

Conclusión

Salomón nos está diciendo que no perdamos nuestro tiempo en actividades mundanas. El mundo no satisfará ni puede satisfacer nuestros anhelos de valor, alegría, sabiduría y conocimiento. El Señor es la respuesta a nuestros anhelos y necesidades.

Aprendamos de los errores de Salomón. No se ocultó nada a sí mismo. Intentó todo lo que el mundo tenía para ofrecer, pero se dio cuenta de que Dios tiene todo para ofrecer.

Iniciadores de sermones adicionales

El sabio rebelde (1 Samuel 24)

David tenía muchos seguidores entre la gente. Podría haberle quitado fácilmente el reino a Saúl. Saúl continuamente intentó matar a David. El Señor le mostró a David el mejor camino. Incluso cuando se le dio la oportunidad de terminar su lucha al matar a Saúl, David le perdonó la vida bajo la dirección del Señor. Esta decisión no tenía sentido para los estándares humanos. La gente habría alentado a David a matar a su enemigo. En cambio, David vio a Saúl como el siervo ungido de Dios.

¿Qué es limpio a los ojos del Señor? (Hechos 10:9-23)

El Señor le mostró a Pedro que a los ojos del Señor no existían diferencias entre alimentos limpios e inmundos. Su visión trataba sobre comida que, según los estándares judíos, era inmunda. Le dijo a Pedro que se levantara, matara y comiera. Más tarde usó esta visión para ayudar a Pedro a entender que los gentiles como Cornelio eran amados por el Señor. Las tradiciones judías no transmitían sabiduría. La sabiduría es un don del Señor.