Colosenses 1:1-14 ¿Con qué autoridad? (McLarty) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Colosenses 1:1-14 ¿Con qué autoridad? (McLarty) – Estudio bíblico

Sermón Colosenses 1:1-14 ¿Con qué autoridad?

Por el Dr. Philip W. McLarty

¿Con qué autoridad hablas, actúas y vives tu vida? ¿Quién te autoriza a tomar las decisiones que tomas y a hacer las cosas que haces?

Eso es lo que me gustaría que pensemos en el sermón de esta mañana. Nuestro texto es el primer versículo de este pasaje de Colosenses:

“Pablo, apóstol de Cristo Jesús por la voluntad de Dios,
y nuestro hermano Timoteo,
a los santos y fieles hermanos en Cristo de Colosas:
Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre,
y del Señor Jesucristo.”
(Colosenses 1 :1)

Desempaquetaremos esto en un momento. Primero, estos son los antecedentes.

Colosas era una ciudad romana en Asia Menor, el área que conocemos hoy como el suroeste de Turquía. Se encontraba a mitad de camino entre las iglesias de Galacia, donde Pablo viajó en su primer viaje misionero, y Éfeso, donde predicó durante tres años. En otras palabras, estaba justo frente a él, pero, hasta donde sabemos, Pablo nunca puso un pie en Colosas. Los colosenses lo conocían solo por su reputación. No lo conocían como expastor y amigo.

Además, la iglesia en Colosas era en su mayoría gentil. A diferencia de los gálatas, su problema no era guardar la ley judía, sino combatir las falsas enseñanzas del evangelio.

Además, el líder de la iglesia en Colosas era Epafras, un ex asociado de Pablo. Agregue a eso el hecho de que Timoteo era de la región y había pasado tiempo con los colosenses. Todo esto figura con la forma en que Pablo establece su autoridad con los colosenses. Para empezar, dice:

“Pablo, apóstol de Cristo Jesús….”

Quiere que los colosenses sepan al frente que habla con la autoridad de un apóstol. En su Carta a los Corintios dice:

“Luego se apareció a Santiago,
luego a todos los apóstoles,
y por último , en cuanto al niño nacido a destiempo,
también se me apareció a mí.
Porque yo soy el más pequeño de los apóstoles,
que no es digno de ser llamado apóstol,
/> …pero por la gracia de Dios soy lo que soy.”
(1 Corintios 15:7-10)

Jesús se apareció a Pablo en el camino a Damasco y llamó su nombre y lo comisionó para proclamar el evangelio de su gracia y amor. En lo que respecta a Pablo, está a la par de Pedro, Santiago, Juan y los demás. Y así, comienza la carta, “Pablo, apóstol de Cristo Jesús…”, pero continúa añadiendo, por voluntad de Dios ”

Esto no es una cosa pequeña. Si Pablo habla por la voluntad de Dios, es mejor que los colosenses escuchen. Hablar por la voluntad de Dios es hablar la Palabra de Dios, por la autoridad de Dios, por causa de Dios. En su Carta a los Gálatas, dice:

“Pero os hago saber, hermanos,
acerca de la Buena Noticia que ha sido anunciada por mí,
que no es según hombre.
Porque ni lo recibí de hombre alguno,
ni me lo enseñaron,
sino que me llegó por revelación de Jesucristo.& #8221;
(Gálatas 1:11-12)

Pablo también incluye a Timoteo en la ecuación. Escribe:

“Pablo, apóstol de Cristo Jesús
por la voluntad de Dios, y Timoteo, nuestro hermano…”

Como escuchamos, los colosenses conocían a Timoteo. Había vivido y trabajado entre ellos. Ellos confiaron en él. Si Pablo era amigo de Timoteo, él también debe ser su amigo.

Pero recuerde, la iglesia en Colosas era en gran parte gentil. De esta manera, Timoteo demostró ser un gran activo, ya que era hijo de un matrimonio mixto, su madre era judía, pero su padre era griego. (Hechos 16:1) Si bien los colosenses comprensiblemente tendrían problemas para relacionarse con Pablo con sus credenciales judías impecables, Timoteo era alguien con quien se podían identificar.

Aquí está el resumen de todo: antes Al decir una palabra a los colosenses acerca de lo que ha oído acerca de sus problemas, Pablo hace un gran esfuerzo para dejarlo claro: no habla de su propia autoridad, habla como apóstol por la voluntad de Dios con Timoteo en su lado.

Esto lleva a la pregunta del día: ¿Con qué autoridad hablas, actúas y vives tu vida?

No es una pregunta fácil de responder. responder. La autoridad comienza en los primeros días de la infancia y cambia a lo largo de las distintas edades y etapas de nuestra vida.

Como niños pequeños, vivimos bajo la autoridad de nuestros padres. Para los bebés y los niños pequeños, los padres son como dioses todopoderosos, omniscientes y omnipresentes. Pueden levantar objetos pesados, abrir puertas cerradas y alcanzar los estantes superiores. Siempre parecen saber qué hacer en un momento de crisis.

A medida que envejecemos, la autoridad de los padres se amplía para incluir a maestros, pastores, abuelos y otros adultos respetados.

A medida que Atravesamos los años de la adolescencia, estamos influenciados por la autoridad de nuestros compañeros: “¡Pero todos los demás lo están haciendo!” Queremos ser aceptados y ser parte de la multitud. Así que nos adaptamos y nos conformamos con nuestros compañeros a partir de los programas que vemos, la música que escuchamos, la ropa que usamos.

Con suerte, la adolescencia no resulta ser terminal. Es una etapa de la vida de la que crecemos. Con el tiempo, maduramos y nos convertimos en adultos responsables, capaces de tomar buenas decisiones y de elegir por nosotros mismos a quién mirar, qué palabra y ejemplo seguir.

Aquí es donde se pone difícil, porque hay muchos de voces en conflicto en el mundo de hoy que compiten por su atención. ¿A quién vas a escuchar? Hay muchas religiones y estilos de vida en competencia. ¿Qué creencias y valores vas a defender?

¿Bajo la autoridad de quién vas a vivir? Esta fue la pregunta que los fariseos le hicieron a Jesús hace mucho tiempo. Así es como Lucas cuenta la historia:

“…los sacerdotes y los escribas vinieron a él con los ancianos.
Ellos le preguntaron: ‘Dinos: ¿con qué autoridad haces estas cosas?
¿O quién te da esta autoridad?’” (Lucas 20:1-2)

Era una trampa, y Jesús lo sabía, así que les devolvió la pregunta y dijo:

&# 8220;Yo también les haré una pregunta.
Díganme: el bautismo de Juan,
¿era del cielo o de los hombres?” (Lucas 20:3)

No le contestarían, por supuesto, porque si decían: “Del cielo,” tendrían que explicar por qué no le creyeron; si dijeran, “De los hombres,” incitarían la ira de la gente, que creía que Juan el Bautista era un profeta. Así que dijeron, “No sabemos.” Entonces, Jesús dijo:

“Ni yo os diré con qué autoridad
hago estas cosas.” (Lucas 20:8)

Si realmente hubieran querido saber de dónde obtuvo Jesús su autoridad y no estuvieran simplemente buscando una manera de presentar cargos en su contra, Jesús bien podría haberles dicho, & #8220;De Dios.”

Esa era la verdad: Dios era la fuente de su autoridad, pura y simple. Esto fue lo primero que notaron los ancianos de Cafarnaúm acerca de Jesús. Marcos dice:

“Estaban asombrados de su enseñanza,
porque les enseñaba como si tuviera autoridad,
y no como los escribas.&# 8221; (Marcos 1:22)

Porque Dios era la fuente de su autoridad, Jesús era libre:

Libre para restaurar el espíritu de la Ley de Moisés. Seis veces en el Sermón de la Montaña, dijo: “Habéis oído que fue dicho pero yo os digo ”, y luego procedió a aplicar la Ley de una manera nueva. (Mateo 5:21-48)

Libre para sanar la mano seca de un hombre, aunque fuera en sábado. (Marcos 3:1-6)

Libre para expulsar los demonios de un gentil trastornado y traerlo a una salud y cordura perfectas. (Marcos 5:1-20)

Libre para sanar a la hija de una mujer sirofenicia, otra vez gentil. (Mc 7,24-30)

Gratuito para comer con publicanos y pecadores (Mc 2,15-16), para sanar a un leproso (Mc 1,40-42), para mostrar misericordia a un mujer inmunda que alargó la mano y tocó el borde de su manto. (Marcos 5:25-34)

Debido a que Jesús reconoció a Dios como su única autoridad, estaba libre de la autoridad de todos los demás, incluidos no solo los principales sacerdotes y sus secuaces, sino Poncio Pilato y la autoridad de Roma ¿Recuerdas esta escena? Cuando lo llevaron a juicio, Pilato dijo:

“¿No sabes que tengo poder para soltarte,
y tengo poder para crucificarte? ”

Respondió Jesús:

“Ningún poder tendrías contra mí,
si no te fuera dado desde arriba.” (Juan 19:11-12)

Solo Dios fue la fuente de Jesús’ autoridad, y la Buena Noticia es esta: Jesús otorgó esta autoridad a sus discípulos. Él dijo:

“…cualquier cosa que atares en la tierra
habrá sido atado en el cielo,
y todo lo que sueltes en la tierra
habrá sido desatado en el cielo.”
(Mateo 18:18)

Y justo antes de ascender al cielo, Jesús les dijo a sus discípulos:

“Toda autoridad ha sido dada a mí en el cielo y en la tierra.
Id y haced discípulos a todas las naciones,
bautizándolos en el nombre del Padre
y del Hijo y del Espíritu Santo,
> enseñándoles a guardar todas las cosas que os he mandado.
He aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.”
(Mateo 28:18-20)

Por la gracia de Dios, se nos ha dado la autoridad para hablar y actuar en el nombre de Jesucristo. Por lo tanto, tenemos la libertad de vivir como hijos de Dios y compartir las Buenas Nuevas con los demás.

Aquí está el problema: no nos acercamos a ejercer la autoridad que tenemos. se nos ha dado.

Vivimos más por la autoridad de la sabiduría convencional que por la autoridad de Dios en Cristo. Es más probable que seamos impulsados por la etiqueta social y las costumbres de la sociedad que por las enseñanzas de Jesús; más preocupados por ser políticamente correctos que por ofender y alterar el statu quo; más propensos a guardar silencio que a hablar en contra de los males y las injusticias del día.

De alguna manera hemos llegado a equiparar ser miembro de la iglesia con ser un discípulo de Jesucristo. Hemos llegado a pensar que todo lo que tiene que hacer es bautizarse y confirmarse o ser salvo, ir a la escuela dominical y a la iglesia, pagar su diezmo y, tal vez, servir en un comité, y obtendrá un boleto para cielo. Hemos llegado a aceptar la práctica de pasar desapercibidos, pasar desapercibidos y acompañar a la multitud, sin nunca tomar una posición o hablar por Cristo y su reino.

Entonces, ¿qué significa ¿Significa ser un discípulo y vivir por la autoridad de Jesucristo?

Significa escuchar lo que él dijo. Regrese y lea los evangelios. Escucha sus palabras de nuevo:

“Pon la otra mejilla.” (Mateo 5:39)

“Amad a vuestros enemigos
y orad por los que os persiguen.” (Mateo 5:44)

“Cuanto lo hicisteis con uno de estos mis hermanos más pequeños
me lo hicisteis.” (Mateo 25:40)

Escuche sus palabras nuevamente y aplíquelas a su propia experiencia de vida. Ese es el primer paso. Y la segunda es seguir su ejemplo. Nuevamente, regrese y lea los evangelios. Tome nota de cómo respondió Jesús en diferentes circunstancias. Entonces, ve y haz lo mismo. Aquí hay solo un ejemplo:

Los fariseos trajeron una mujer adúltera a Jesús. Ella merecía ser apedreada bajo la Ley. Querían saber qué pensaba él que debían hacer. Dijo: “El que esté libre de pecado, que tire la primera piedra.” Uno por uno, se deslizaron lejos. Cuando se fueron, le dijo a la mujer: ‘Ni yo te condeno’. Sigue tu camino. De ahora en adelante, no peques más.” (Juan 8:3-11)

Vivir por la autoridad de Jesús es preguntarse en cada situación que enfrenta, ¿qué diría Jesús? ¿Qué haría Jesús? Luego, haz lo mejor que puedas.

Terminemos. Como la mayoría de ustedes saben, fui ordenado en la Iglesia Metodista Unida. El obispo presidente en ese momento era McFerrin Stowe. Recuerdo al obispo Stowe como un hombre alto y delgado con facciones angulosas y ojos azules siempre penetrantes. Cuando llegó el momento de mi ordenación y me arrodillé ante él en el altar, el obispo Stowe me miró con esos ojos de acero y habló con una voz fuerte y resonante: ‘Toma autoridad para predicar la Palabra y administrar los sacramentos. en el nombre de Jesucristo.”

Bueno, esa es mi palabra de despedida para usted. Parafraseando: Toma autoridad para compartir las Buenas Nuevas con otros, sirve a los más pequeños y trae a los perdidos a esta familia de fe, en el nombre de Jesucristo. Amén.

“Ni yo te condeno. Sigue tu camino.
De ahora en adelante, no peques más.”

Las citas bíblicas son de la Biblia en inglés mundial.

Copyright 2013 Philip McLarty. Usado con permiso.