Cómo combatir el fuego: a la manera de Dios – Daniel 3:1-30 – Estudio bíblico – Biblia.Work

Cómo combatir el fuego: a la manera de Dios – Daniel 3:1-30 – Estudio bíblico

Daniel 3:1-30 CÓMO COMBATIR EL FUEGO: A LA MANERA DE DIOS

Introducción: A menudo, vemos que la Biblia usa momentos de angustia en la vida de sus personajes para enseñarnos al resto de nosotros algunas lecciones extremadamente valiosas sobre la fe, Dios y la vida misma. Este pasaje familiar no es una excepción. En estos versículos, vemos la prueba, la fe y la victoria de tres de los grandes héroes de la fe en la Biblia. Al observar lo que soportaron, hay lecciones que nosotros también podemos aprender esta noche. Lecciones sobre cómo combatir los incendios en los que nos encontramos ardiendo mientras viajamos por la vida. Reexaminemos estos versículos esta noche mientras consideramos el pensamiento, Cómo combatir el fuego: a la manera de Dios.

IV 1-12 PASO 1: CONSIDERE EL FUEGO

AV 12a Toca al Santo – En ninguna parte la Biblia garantiza al santo de Dios la libertad de los fuegos y tormentas de la vida. Por el contrario, la Biblia está llena de referencias al hecho de que vendrán tormentas y que serán parte integrante de la vida de todo creyente. (Ill. Juan 16:33; Job 14:1; Ecl. 2:23.)

BV 12b Toca al siervo – Algunas personas sienten que ser un siervo de Dios debe garantizarles la libertad de problemas. Justo esta semana, escuché a un hombre decir estas palabras durante un momento de estrés y dificultad: “¿Por qué me está pasando esto a mí? ¡He tratado de hacer todo lo que el Señor quiere que haga!” Lo que no entendió es que el Señor no promete a sus siervos la libertad de los problemas. ¡Puede y nos afectará a todos!

(Ill. John Wesley estaba acostumbrado a los problemas en su vida. Un día, mientras se dirigía a la obligación de predicar, se dio cuenta de que nadie había tenido siquiera le arrojó una piedra todo el día. Le molestaba que su día hubiera estado tan libre de problemas. Se bajó de su caballo y comenzó a orar al Señor, buscando confesar cada pecado que pudiera encontrar en su corazón. En ese momento, un trozo de ladrillo pasó volando junto a su cabeza y casi no lo alcanzó. El ladrillo fue seguido por las maldiciones de algunos hombres que lo escucharon orar. Wesley saltó y gritó gloria a Dios y continuó su viaje. Sabía que los problemas acechaban a los siervos de Dios. .)

(Si no me cree, pregúntele al apóstol Pablo. Trabajó para el Señor mientras combatía el fuego de un aguijón aflictivo en la carne. Un aguijón, por cierto, que Dios ¡Se negó a remover! Ill. 2 Cor .12:7-10!)

CV 12c Toca a los separados – Hay algunos que sienten que una vida limpia es un cerco contra problema. Es casi como si algunos santos usaran la santidad y la separación como una especie de amuleto vudú para complacer al Señor. ¡Si puedo ser lo suficientemente bueno, entonces nada malo sucederá! Si sucede algo malo, entonces debe ser que hay un pecado en mi vida. ¡Esto no es necesariamente cierto! Considere el trabajo. Sufrió como pocos hombres alguna vez lo han hecho, pero el propio testimonio de Dios acerca de su vida fue que él era un hombre de Dios, Job 1:1, 8. Una vida limpia no significa una vida protegida. A veces, Dios tomará lo más santo, lo más limpio y lo mejor que tiene y lo pondrá en el fuego. ¡No para que Él pueda verlos retorcerse, sino para que Él pueda usarlos para Su gloria y demostrar que Él sigue siendo Dios!

(Ill. Cuanto más sepamos sobre el fuego cuando se nos llame a Acéptalo, mejor estamos! Cuando nos damos cuenta de que no es para mal, sino que Dios a veces llevará la crema de la cosecha al fuego, cambia toda nuestra perspectiva.)

I. Paso 1: Considere el incendio

II. V. 13-18 PASO 2: ENCENDER EL FUEGO

(Ill. Estos 3 hombres entregaron el fuego al Señor. Cuando enfrentaron el fuego, sabían que no podían enfrentarlo solos. Por lo tanto, lo encomendaron al poder del Señor y confiaron en que Él los guiaría. Cuando enfrentamos nuestros incendios, nosotros también debemos encomendarlos al Señor. Hay 3 verdades básicas que debemos tener en cuenta. mente y nos las dan Sadrac, Mesac y Abed-nego.)

AV 17a Recuerda tu conexión con Dios – Presta especial atención a las palabras “nuestro Dios”. ” Estos hombres sabían que estaban en una relación especial con el Padre. Estos hombres eran hijos de Dios por la fe y esa es una buena relación para estar cuando el fuego se acerca a tu vida.

(Ill. Lo mismo es cierto para ti y para mí esta noche. Necesitamos recuerda que no somos vagabundos vagando por este mundo esta noche. ¡Somos los hijos del Rey! ¡Nuestro Dios es el Creador! Él es todopoderoso. ¡Él es dueño de todo y es perfectamente capaz de ayudarnos en nuestro tiempo de crisis! Si usted es Su hijo, ¡nunca debe temer que Él lo rescate! Él ha prometido estar allí a través de todo – Hebreos 13:5.)

BV 17b Recuerde el control de Dios – Dos palabras utilizadas por el hebreo 3 marcan la diferencia. Esas palabras son “es capaz”. ¡Estas son las palabras de fe! Estos hombres sabían que el fuego estaba caliente. Sabían que el fuego podía destruirlos. Sabían que no había escapatoria, al menos desde un punto de vista humano. Cuando se enfrentaron al fuego, supieron lo que podía hacerles. Sin embargo, cuando se enfrentaron al fuego, ¡también pudieron “fe” en el fuego! Sabían que aunque fueran arrojados al fuego, su Padre Celestial tenía el poder necesario para llevarlos a través del fuego.

(Ill. ¡Dios no ha cambiado! Él todavía es “capaz” de hacer ¡Cualquier cosa que deba hacerse en tu vida o en la mía! Él sigue siendo Dios y todavía es capaz, Efesios 3:20. Incluso si te metes en el fuego, Dios todavía tiene el control. Él tiene Su mano en el termostato y Él tiene el control de la situación. De hecho, si el fuego llega a tu vida, tenía que pasar por el filtro del plan perfecto de Dios para ti antes de que llegara a ti. Recuerda Romanos 8:28 cuando el fuego está eructos en su vida. ¡Oigan amigos, Dios tiene el control!)

CV 18 Recuerden su compromiso con Dios – Allá atrás en Daniel 1:8-21, cuando estos hombres estaban más jóvenes y nuevos en Babilonia, se pusieron de parte de Dios y se comprometieron a vivir para Él y sólo para Él. Este es un compromiso que se tomaron en serio. Aquí se enfrentan a su propia muerte y todavía están decididos a servir al Señor. ¡Estuvieron de pie en el día de la prueba!

(Ill. Cuando el fuego llega a tu vida y a la mía, a menudo estará acompañado por la tentación de abandonar a Dios. Sin embargo, Dios nos ha prometido ayuda para nuestra tiempos de pruebas y tribulaciones. Cuando seas tentado a renunciar, recuerda 3 cosas si quieres.

1. Dios ha prometido no permitir que seas tentado más allá de tu capacidad para soportarlo – 1 Corintios 10:13.

2. Durante la peor prueba que Jesús jamás enfrentó, Él no se rindió, Lucas 22:42. Él soportó y cumplió Su compromiso porque te amaba.

3.La hora de la tentación y la prueba es cuando se prueba la verdad de tu profesión.Es fácil hacer votos a Dios cuando te salvas y parece que el mundo va a ser perfecto.Sin embargo, cuando los tiempos difíciles vengan, y lo harán, es entonces cuando podrá honrar los compromisos que ha hecho con el Señor. Compromisos, debo agregar, que son vinculantes y de los que será responsable de cumplir.

I. Paso 1: Estafa sider El Fuego

II. Paso 2: cometer el incendio

III. V. 19-30 PASO 3: VENCER EL FUEGO

AV 24 Vencidos Por La Presencia De Dios – Recuerda que cuando te enfrentas al fuegos de la vida, nunca los enfrentarás solo, Heb. 13:5; Mate. 28:20!

BV 26 Vencidos Por La Preservación De Dios – Recuerda que Dios no te salvó para perderte en una prueba de fuego. Él te encontrará en la hoguera y te fortalecerá en el día de la prueba. Recuerde, no vino para quedarse, ¡simplemente sucedió! (Ill. 2 Cor. 4:17)

CV 27 Vencidos por el poder de Dios – Nuevamente, se nos recuerda que el Dios al que servimos es todopoderoso y capaz para cuidar de sus hijos. No importa a lo que te enfrentes esta noche, ¡Dios es más grande de lo que es!

(Ill. Pregúntale a David sobre Goliat. Pregúntale a Noé sobre el Arca y el diluvio. Pregúntale a Sansón sobre los cegados. ojos y un templo lleno de filisteos Preguntar a Moisés sobre esos 40 años en el desierto Preguntar a Josué sobre la tierra de Canaán Preguntar a Abraham sobre tener que ofrecer a su hijo Preguntar a José sobre el pozo, la prisión y el palacio Preguntar a María sobre las vírgenes tener hijos. Pregúntele a Pablo acerca de un fariseo predicando el Evangelio. Pregúntele a un ladrón moribundo acerca de un Señor salvador. ¿Capta la imagen? ¡Dios puede!)

DV 29 Superado por el programa de Dios – ¡Observe que Dios tenía una agenda superior al permitir que estos hombres pasaran por el fuego! ¡Lo hizo para gloriarse a sí mismo y hablar al corazón de unos pocos paganos! Dios trajo a Su hijo para probar que Él es Dios y que Él puede cuidar de los Suyos. Por cierto, ¡Él todavía lo está haciendo! Él dejará que uno de Sus hijos pase por el fuego, y los sacará de tal manera que Él se lleve toda la gloria y que los hombres aprendan de Él. Él puede estar usando el fuego en tu vida para difundir Su mensaje.

EV 30 Superados por la Promoción de Dios – Una de las principales razones de Dios para enviarnos a través del fuego es para purifícanos para promovernos. Amigos, la verdad del asunto es que probablemente no serán de mucha utilidad para el Señor hasta que pasen por algunos incendios en su vida. Verás, el fuego tiene la notable habilidad de quemar las impurezas y limpiar el objeto comprometido con su poder. Cuando Dios te derrite, ¡Él está a punto de convertirte en un vaso que puede usar para Su gloria!

(Ill. ¿Recuerdas a Simón Pedro? No sirvió de mucho hasta que el Señor lo derritió y quemó algunos orgullo y algo de su naturaleza de voluntad fuerte. Dios lo derritió y lo moldeó y lo transformó en un vaso de gran honor y poder. Otro que me viene a la mente es Jacob. ¡Todos los días! Sin embargo, una noche, se encontró con Dios junto a un río y el Señor derritió a Jacob esa noche. Dios lo renombró “Israel”, que significa “un príncipe con Dios”. al Señor! Incluso alguien tan puro como José fue derretido en el fuego antes de ser promovido a la gloria de Dios. Con todo esto en mente, regocíjate cuando el fuego se encienda en tu vida. Puede ser difícil por un tiempo, pero ¡El Señor está a punto de usarte para hacer grandes cosas para Su gloria!)

Conc: Recuerdo que cuando era adolescente, un día el bosque detrás de nuestra casa se incendió. Fuimos al bosque para ayudar a extinguir esas llamas. Siendo inexpertos, los muchachos tratamos de apagar el fuego a golpes. ¡Solo logramos difundirlo! Luego, los bomberos y guardabosques que estaban allí nos dijeron que tomáramos nuestras palas y hojas de honda y nos adelantáramos al fuego para ayudar a construir un cortafuegos. Cuando escuchamos a los profesionales, pudimos ayudar a apagar el fuego. Si nos hubiésemos dejado a nosotros mismos, ¡habríamos empeorado las cosas! Aquí también hay una lección espiritual. Cuando tratamos de combatir nuestros incendios a nuestra manera, solo logramos empeorarlos. ¡Hagámoslo a la manera de Dios!