¿Cómo puedo vivir una vida santa? – Estudio Biblico – Biblia.Work

¿Cómo puedo vivir una vida santa? – Estudio Biblico

Para abordar la cuestión de cómo vivir una vida santa, primero debemos entender qué significa santo . Ser santo significa ser apartado o separado del pecado y el mal. Dios es santo, completamente separado de todo lo que es malo ( 1 Juan 1:5 ). Dios nos llama a ser santos, tal como Él lo es ( 1 Pedro 1:16 , citando Levítico 19:2 ), pero es vital entender que sin Dios esto es imposible. Debemos tener el Espíritu Santo morando en nosotros y llenándonos con Su santidad. Solo podemos vivir una vida santa a través del poder del Espíritu; por lo tanto, el primer paso para vivir una vida santa es aceptar a Jesús como Salvador ( Efesios 1:13 ).

Una vez que hemos dado ese paso de salvación, somos declaradosjusto ( Romanos 5:1 ). Pero, ¿cómo se ve ser realmente justo, vivir una vida santa? En 1 Tesalonicenses 4:3–8 , Pablo enfatiza la pureza sexual como parte de una vida santa: “La voluntad de Dios es que seáis santificados, que os abstengáis de la inmoralidad sexual; que cada uno de vosotros aprenda a controlar su propio cuerpo de una manera santa y honrosa, no con lujuria como los gentiles, que no conocen a Dios” (versículos 3–5).

Más allá de evitar la inmoralidad sexual y mantener el sexo dentro del diseño de Dios para el matrimonio, podemos vivir una vida santa siendo obedientes a Dios en todas las áreas de la vida ( 1 Pedro 1:14–16 ). Conocer y obedecer la Palabra de Dios es clave ( Juan 17:17). Esconder la Palabra de Dios en nuestros corazones nos guarda del pecado ( Salmo 119:11 ). Cuando vivimos en obediencia a Dios, nos mantenemos separados del mal. Estamos ofreciendo nuestros cuerpos como “ sacrificios vivos ” a Dios ( Romanos 12:1–2 ). El propósito de vivir una vida santa es glorificar a Dios y mostrar Su naturaleza a quienes nos rodean ( Mateo 5:16 ). Vivir una vida santa de obediencia a Dios es vivir en verdadera libertad de la esclavitud del pecado ( Romanos 6:6 ).

No siempre es fácil elegir la obediencia a Dios, especialmente si estamos tratando de hacerlo todo por nuestra cuenta. Nada le gustaría más a Satanás que traernos de vuelta a la esclavitud a través de la desobediencia. Pero tenemos la promesa: “Hijitos, vosotros sois de Dios y los habéis vencido, porque mayor es el que está en vosotros que el que está en el mundo” ( 1 Juan 4:4 ). El Espíritu Santo producirá en nosotros una semejanza a Cristo y, a medida que nos sometamos a Él, podremos vivir una vida santa ( Gálatas 5:16 ).

Esta es la mentalidad que debemos tener: “Considérense muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús” ( Romanos 6:11 ). Cada vez que enfrentemos la tentación, debemos decir: “¡Estoy muerto para eso! ¡Eso era parte de mi antigua vida! soy una nueva creación¡en Cristo!” (ver 2 Corintios 5:17 ). Para vivir una vida santa, para separarnos del pecado, debemos vernos a nosotros mismos como Dios los ve: como hijos del Altísimo nacidos de nuevo, vestidos con la justicia de Cristo.

También tenemos el beneficio de ser parte del Cuerpo de Cristo. La comunión con otros cristianos y rendir cuentas ante ellos es una gran fuente de fortaleza para vivir una vida santa. Como cristianos, estamos llamados a animarnos unos a otros en este asunto ( Hebreos 10:24–25 ).

Recuerde, no estamos tratando de vivir una vida santa para ganar la salvación; vivir una vida santa es una consecuencia natural de ser salvo por la gracia de Dios y lleno de su Espíritu. También es importante no rendirse cuando nos equivocamos. Cuando fallamos, nuestra respuesta debe ser confesar el pecado y seguir adelante en nuestro caminar cristiano ( 1 Juan 1:9 ). Romanos 8:1 dice: “Ya no hay condenación para los que están en Cristo Jesús”. La gracia de Dios no desaparece cuando cometemos errores.