Cómo usar sabiamente nuestro tiempo – Lecciones bíblicas – Biblia.Work

Cómo usar sabiamente nuestro tiempo – Lecciones bíblicas

Si somos sabios, entendemos cómo hacer un uso sabio de nuestro tiempo. Organizamos nuestras prioridades y hacemos primero lo primero (Mateo 6:33). Estructuramos cada día para aprovechar al máximo el tiempo que se nos asigna. Entendemos la preciosidad de vivir cada momento que tenemos, sabiendo que el tiempo es pasajero y nuestra cita con la muerte y el juicio es una certeza (Hebreos 9:27).

Las Escrituras abordan la importancia de hacer un uso sabio de nuestra tiempo mientras lo tengamos. El salmista pide: “Así que enséñanos a contar nuestros días, para que adquiramos un corazón sabio” (Salmo 90:12). Pablo nos exhorta: “Mirad, pues, con diligencia andar, no como necios, sino como sabios, aprovechando el tiempo, porque los días son malos” (Efesios 5:15-16). Jesús reconoció la brevedad de Su tiempo en la tierra para hacer la voluntad de Su Padre – “Debo hacer las obras del que me envió, mientras es de día; viene la noche, cuando nadie puede trabajar” (Juan 9:4). Ciertamente es apropiado exhortar a nuestra juventud a “recordar a tu creador en los días de tu juventud….” (Eclesiastés 12:1). Necesitamos habitualmente “exhortarnos unos a otros diariamente mientras se llama Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado” (Hebreos 3:13). ¿Por qué? porque hoy es todo lo que tenemos (Santiago 4:13-14). El siguiente poema (de autor desconocido) titulado “¿No hay tiempo para Dios?” ilustra aún más cómo hacer un uso sabio de nuestro tiempo en asuntos espirituales.

“Tienes tiempo para construir casas, y habitar en ellas,
Y tiempo para hacer negocios — para comprar y vender;
y ninguno para el arrepentimiento, o la oración profunda y ferviente;
Para buscar tu salvación no tienes tiempo que perder.
Tienes tiempo para la tierra’ s placeres, para la diversión y la diversión,
Por sus resplandecientes tesoros qué rápido corres;
Pero no cuides de buscar la hermosa mansión arriba.
El favor de Dios o el regalo de Su amor.
Tienes tiempo para emprender viajes por el mar,
y tiempo para disfrutar del jubileo del mundo;
pero pronto tus brillantes esperanzas se perderán en la flor
del frío, río oscuro de la muerte y la tumba.
Tienes tiempo para recurrir a la montaña y la cañada;
Y tiempo para obtener conocimiento de los libros y de los hombres;
Sin embargo, no hay tiempo para buscar la sabiduría de Dios,
Pero, ¿qué hay de tu alma cuando estás bajo el suelo?
Porque el tiempo no tardará cuando yaces indefenso,
Mirando a la muerte a la cara; tardarás en morir.
Entonces, ¿qué pasa con el juicio — ¡Haz una pausa, piensa, te lo ruego!
Porque el tiempo se perderá en la orilla de la eternidad.

Hermanos, ¿estamos usando sabiamente nuestro tiempo para hacer el Señor? ;s trabajo mientras aquí en la tierra? Si no, tal vez hoy sería un momento apropiado para comenzar a tomar mejores decisiones en el uso adecuado de nuestro tiempo. Como nos advierte nuestro Señor, “viene la noche cuando nadie puede trabajar” (Juan 9:4).