¿Cuáles son algunos de los símbolos del Espíritu Santo en la Biblia? – Estudio Bíblico – Biblia.Work

¿Cuáles son algunos de los símbolos del Espíritu Santo en la Biblia? – Estudio Bíblico

La Biblia presenta varios símbolos del Espíritu Santo , cada uno representando diferentes atributos de Su naturaleza o aspectos de Su obra.

La paloma es quizás el símbolo más reconocido del Espíritu Santo en las Escrituras: “Tan pronto como Jesús fue bautizado, salió del agua. En ese momento se abrió el cielo, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma y se posaba sobre él. Y una voz del cielo dijo: ‘Este es mi Hijo, a quien amo; en él tengo complacencia’” ( Mateo 3:16–17 ; ver también Marcos 1:10 ; Lucas 3:22 ; Juan 1:32 ). La paloma está asociada con la bendición y el placer de Dios y expresa la mansedumbre, la inocencia, la pureza y la paciencia del Espíritu Santo (Mateo 10:16 ; Salmo 68:13 ).

El Espíritu Santo se representa como un sello o prenda que expresa la propiedad de Dios sobre el creyente: “Y vosotros también fuisteis incluidos en Cristo cuando oísteis el mensaje de la verdad, el evangelio de vuestra salvación. Cuando creísteis, fuisteis marcados en él con un sello, el Espíritu Santo prometido, el cual es un depósito que garantiza nuestra herencia hasta la redención de los que son posesión de Dios, para alabanza de su gloria” ( Efesios 1:13–14 ; ver también 2 Corintios 1:22 ). El Espíritu Santo como sello o prenda es la seguridad del creyente en Cristo, prueba de que pertenece a Dios para siempre ( Juan 6:37 ; Efesios 4:30 ).

El aceite es signo de la aprobación, la unción y el poder del Espíritu Santo: “El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para anunciar la Buena Nueva a los pobres. Me ha enviado a proclamar libertad a los cautivos y dar vista a los ciegos, a poner en libertad a los oprimidos” ( Lucas 4:18 ; ver también Hechos 10:38 ; 1 Samuel 16:13 ; Isaías 61:1 ). Las escenas bíblicas de los reyes y sacerdotes de Israel siendo ungidos con aceite son imágenes de la elección y bendición de Dios. El Nuevo Testamento usa la unción con aceite como una imagen de la bendición del Espíritu Santo sobre todos los creyentes: “Vosotros tenéis la unción del Santo, y todos conocéis la verdad” ( 1 Juan 2:20 ).

Haciendo hincapié en la purificación, el fuego es un símbolo del poder y la presencia del Espíritu Santo: “Yo os bautizo en agua para arrepentimiento. Pero después de mí viene uno que es más poderoso que yo, cuyas sandalias no soy digno de llevar. él os bautizará en Espíritu Santo y fuego” ( Mateo 3:11 ; véase también Éxodo 3:2 ; Isaías 4:4 ; Lucas 3:16–17 ; 1 Tesalonicenses 5:19 ). En el día de Pentecostés , los discípulos vieron posarse sobre ellos “lo que parecían lenguas de fuego”, y fueron llenos del Espíritu Santo ( Hechos 2:3–4 ).

El poder invisible y omnipresente y las influencias dadoras de vida del Espíritu Santo se expresan como viento o aliento en la Biblia: “El viento sopla donde quiere. Oyes su sonido, pero no sabes de dónde viene ni adónde va. Así sucede con todo el que nace del Espíritu” ( Juan 3:8 ; cf. 20:22 ). El significado de las palabras griega y hebrea para “espíritu” es sinónimo de “aliento” o “viento”. El poderoso derramamiento del Espíritu Santo fue acompañado por el sonido de un viento recio que soplaba en el día de Pentecostés ( Hechos 2:2 ).

El agua simboliza la naturaleza limpiadora del nuevo nacimiento del Espíritu Santo: “Jesús respondió: De cierto, de cierto te digo, que nadie puede entrar en el reino de Dios si no nace de agua y del Espíritu” ( Juan 3:5 ).; véase también Ezequiel 36:25–27 ). El agua también expresa el carácter del Espíritu Santo que apaga la sed, satisface el alma y da vida ( Juan 4:14 ; véase también Isaías 12:3 ; 44:3 ).

Similar al agua, la lluvia es un símbolo del refrigerio del Espíritu Santo: “Reconozcamos al Señor; sigamos adelante para reconocerlo. Tan cierto como que sale el sol, él aparecerá; vendrá a nosotros como las lluvias de invierno, como las lluvias primaverales que riegan la tierra” ( Oseas 6:3 ). Asimismo, los ríosen la Biblia tipifican la abundancia y la prosperidad que brotan del Espíritu Santo: “En el último y más grande día de la fiesta, Jesús se puso de pie y dijo a gran voz: ‘El que tenga sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva’” ( Juan 7:37–38 ; véase también Salmo 1:3 ). Además, el símbolo del rocío ilustra el refrigerio, la abundancia y la fertilidad del Espíritu Santo ( Génesis 27:28 ; Isaías 18:4 ).

En la Biblia, el vino es a veces un símbolo de la cualidad que da alegría de la presencia del Espíritu Santo que mora en nosotros. Algunos de los espectadores más cínicos que observaron el derramamiento del Espíritu en el Día de Pentecostés pensaron que los discípulos estaban ebrios de vino. Pero el apóstol Pedro explicó: “Esta gente no está borracha, como vosotros suponéis. ¡Solo son las nueve de la mañana! No, esto es lo que dijo el profeta Joel: ‘En los últimos días, dice Dios, derramaré mi Espíritu sobre todos los pueblos. Vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán, vuestros jóvenes verán visiones, vuestros ancianos soñarán sueños’” ( Hechos 2:15–17 ).

La ropa también es un símbolo del Espíritu Santo. Después de su resurrección, Jesús les dijo a los discípulos que esperaran en Jerusalén “hasta que sean revestidos de poder desde lo alto” ( Lucas 24:49 ).). La voz pasiva del verbo indica que el individuo no se viste. Los apóstoles debían permanecer en Jerusalén hasta que fueran “vestidos” por Dios con el poder del Espíritu Santo.