El plan de Dios para las familias Parte 4 – El plan de Dios para los niños y los padres – Efesios 6:1-4 – Estudio bíblico – Biblia.Work

El plan de Dios para las familias Parte 4 – El plan de Dios para los niños y los padres – Efesios 6:1-4 – Estudio bíblico

El plan de Dios para los niños y los padres

Efesios 6:1-4

Cooper Abrams

      Introducción:    El capítulo 6:1-9 es una continuación del 5:24-31. Dios explica la relación que tenemos con los demás. Las esposas y los esposos son instruidos en sus roles y responsabilidades en la familia. Así mismo Dios instruye a los hijos, empleados (esclavos) y patrones.

                 Dios tiene un plan para cada una de nuestras relaciones. Los cristianos somos únicos en este mundo y nuestra singularidad se muestra en nuestra participación e interacción con otras personas.

                 Los cristianos tienen un testimonio de ser hijos de Dios. A menudo, todo lo que el mundo sabe de Cristo es lo que ven en un creyente. Eso hace que nuestras relaciones dentro de nuestras familias e iglesias sean vitales para nuestra tarea de presentar a Cristo, el Evangelio al mundo.

                 Para tener una relación satisfactoria y un testimonio, una pareja, familia e iglesia deben tener unidad dentro de su unión dada por Dios. Deben esforzarse por mostrar al mundo lo maravilloso que es ser cristiano. Eso no significa que seremos perfectos… pero significa que viviremos esforzándonos por obedecer siempre al Señor.

                 Un creyente infiel nubla el mensaje salvador de la redención en Jesucristo. Es un asunto serio para un cristiano no estar en armonía con el plan de Dios para su vida. Ese plan incluye estar en armonía unos con otros, con nuestra familia, amigos, socios comerciales, etc.

                 En nuestras vidas individuales, si no hay un testimonio externo constante de justicia (hacer lo correcto), quienes nos rodean no pueden ver a Cristo. Tanto nosotros como ellos somos peores por ello.

                 En nuestras familias, el conflicto impide la paz y el gozo que Dios quiso que la familia tuviera. Además, establece un ejemplo y modelo impropio para los niños. La mayoría de las veces, lo que un niño ve en sus padres será cómo viven sus vidas. Muchas veces los problemas que tienen nuestros hijos….son el resultado de conflictos entre el esposo y la esposa. En una iglesia, puede hacer que una iglesia sea ineficaz en su comunidad. Los no salvos son muy perspicaces cuando se trata de detectar a un hipócrita.

                 Este versículo se dirige a los niños y declara el plan de Dios para ellos. Pero los principios establecidos aquí son más para los padres que para los niños.

                 Los niños pequeños no tienen la capacidad de tomar decisiones basadas en el razonamiento y actuando en su mejor interés. Los niños toman decisiones basadas en dos cosas.

                 Primero toman decisiones basadas en lo que sienten que quieren. Si es correcto o incorrecto para ellos no entra en escena. Actúan motivados por el egoísmo. Los niños son egoístas. Un bebé llora hasta que está satisfecho y consigue lo que quiere. Eso continúa a lo largo de su infancia, adolescencia e incluso en su vida adulta a menos que se controle. Eso nos lleva a la segunda motivación para que un niño tome una decisión. Esta motivación se debe a que se les ha enseñado a actuar de una manera particular. Aquí es donde entra la enseñanza y la disciplina. La disciplina le enseña al niño las acciones correctas. Si el niño no hace lo que se le enseña, debe haber consecuencias desagradables, lo que significa disciplina. Con eso en mente… veamos lo que Dios enseña en este pasaje.

      I. Hijos, obedezcan a sus padres en el Señor. (Efesios 6:1-3)

        A. La palabra “obedecer” proviene de la misma raíz que se usa en Efesios 5:22 que dice que las esposas deben estar sujetas a sus maridos. El versículo les está diciendo a los hijos que estén sujetos a sus padres como al Señor. Significa que los niños deben escuchar y estar atentos a sus padres.

          1. La obediencia a Dios es el fundamento para vivir una vida productiva y feliz en esta tierra. Cuando obedecemos a Dios estamos en sintonía con las leyes naturales que Dios ha puesto en orden. Podemos entender las leyes físicas de Dios que mantienen unido el universo. Debemos entender que las leyes de Dios también implican un comportamiento adecuado.

          2. A medida que los niños aprenden a obedecer a sus padres, se están preparando para sus vidas futuras. Si los niños no aprenden obediencia no podrán aprender en la escuela. El hijo rebelde que está en desacuerdo con sus padres no tendrá respeto por los demás. No respetarán la autoridad y por lo tanto se les impedirá aprender sus lecciones y tener una buena relación con sus maestros.

          3. Los hijos deben “honrar” a sus padres. (Verso 2) Honor es una palabra que denota ponerle valor a algo. Un hijo debe honrar a sus padres porque ellos les dieron a luz, amar, cuidar y cuidar de sus necesidades físicas. Lo más importante para honrar a alguien es reconocer su valor y, por lo tanto, mostrar respeto por ellos.

        B. El versículo 1 dice que los hijos deben honrar a sus padres en el Señor. Es Dios quien nos creó quien en Su infinita sabiduría ha puesto el orden de nuestras relaciones. Por lo tanto, Dios ha dispuesto que los hijos estén sujetos a sus padres.

          1. El deseo de Dios es que todas las personas lleguen al conocimiento salvador de Jesucristo. Las personas se salvan por la fe cuando ponen su confianza en las promesas de Dios de perdón de los pecados y vida eterna.

          2. Los rebeldes no creen en Dios y se niegan a someterse a Él. Los no salvos están en rebelión. Rechazan a Dios como su Creador y se niegan a aceptar que tienen alguna responsabilidad con su Creador. El rebelde no se someterá a nadie. Él es una autoridad en sí mismo. No están sincronizados con el orden de Dios. El ateo es un rebelde que se niega a creer lo que en el fondo sabe que es verdad. Esta es la razón por la que organizaciones como la ACLU y otras están luchando tan duro para eliminar cualquier mención de Dios de nuestra sociedad. No quieren que se les recuerde que Dios está allí y que algún día le responderán.

          3. Por eso es tan importante que los padres enseñen a sus hijos la obediencia. Un niño al que no se le enseña la obediencia se volverá rebelde y eso afectará todos los aspectos de su vida de manera negativa.

        C. Dios dice que los hijos deben obedecer a sus padres porque es “correcto”.

          1. Nuestro mundo perdido y sin Dios niega a Dios y rechaza los absolutos. Tener razón es un absoluto. La palabra “absoluto” significa “algo que no depende de nada más y está más allá del control humano; “ningún ser mortal puede influir en el absoluto”. Además, significa algo que es “final, sin posibilidad de cambio”.

          2 . La verdad de Dios es absoluta. No se puede cambiar porque es cómo Dios puso las cosas en orden y cómo deben funcionar.

          3. Así Dios establece en esta declaración la importancia de que los hijos obedezcan a sus padres. En otras palabras.. .los hijos deben obedecer al Señor porque es correcto. Así es como Dios hizo que las cosas funcionen correctamente.

        D. El versículo 3 dice que las cosas en la vida estarán bien con los hijos que obedecen a sus padres.

          1. Esta es una cita del 5to Mandamiento: “Honra a tu padre ya tu madre, como Jehová tu Dios te ha mandado; para que tus días sean prolongados, y para que te vaya bien en la tierra que Jehová tu Dios te da.” (Deuteronomio 5:16)

          2. A menudo, el énfasis de los padres es dar a sus hijos una buena educación, universidad si es posible, para que puedan ganar dinero y vivir una vida feliz. Amigos, esa idea no viene de Dios.

          3. La responsabilidad de los padres es enseñar al niño la obediencia y la disciplina en sus vidas desde que son bebés. El éxito en la vida estará asegurado si al niño se le enseña disciplina y respeto por la autoridad.

                     con los demás. No importa lo que nos propongamos hacer, involucra a los demás. En un equipo hay un líder y otros con diferentes responsabilidades. Un rebelde que no tiene respeto por la autoridad es como una clavija cuadrada en un agujero redondo. Equipos a ser productivo debe tener la cooperación de sus miembros… y eso significa obediencia a la autoridad.

          4. Los rebeldes mueren jóvenes. disensión y tensión. El rebelde nunca está en paz y siempre está envuelto en amarguras y conflictos con los demás. Eso pasa factura a nuestros cuerpos. También puso en peligro al rebelde.

        ILLUS: Cuando estaba en la escuela secundaria, varios estudiantes sufrieron accidentes graves. En un accidente, tres niños murieron a toda velocidad por la calle principal de Macclesfield, NC, un pequeño pueblo a solo dos millas de mi casa en Pinetops. La rebelión estaba en el centro del problema que hizo que estuvieran a toda velocidad por la ciudad. Sabían mejor, pero la rebelión motivó sus acciones y resultó en sus muertes. Cuando estaba en el ejército me entrenaron para formar parte de un pelotón de fusileros. A un pelotón de fusileros se le enseña a trabajar al unísono. Cada uno en hacer su trabajo para proteger a los demás y a sí mismos y hacer el trabajo. El rebelde en un escuadrón de fusileros se mataría a sí mismo y a otros también. Si uno de nuestros hombres se equivocaba, era sancionado rápidamente por su propio bien y el bien del equipo. La disciplina adecuada trae unidad y propone. En una familia une a la familia y enseña a los niños sus responsabilidades.

          5. La promesa de Dios es que los hijos que honran y obedecen a sus padres vivirán una larga vida. Respetarán a los demás, y ese respeto les hará tener una buena vida que es tener una buena relación con los demás.

        II. La responsabilidad de enseñar al niño recae en el padre. (Efesios 6:4)

          A. Claramente, primero Dios se dirige al padre. La responsabilidad de enseñar al niño recae en el padre. ¿La madre está involucrada? Ciertamente, pero es el padre quien debe poner la disciplina en orden y es el último responsable de enseñar al niño.

            1. Lamentablemente, creo que la mayoría de los padres abrogan su responsabilidad y la tarea recae en la madre. El plan de Dios es que el padre sea la autoridad en la familia. Él es el cabeza de familia y tiene el papel de liderazgo general. Cuando un niño desobedece a su madre, es el padre quien debe corregir ese comportamiento. El padre debe ser la corte suprema en todos los asuntos dentro del hogar.

            2. Las madres deben disciplinar a sus hijos, pero hay momentos en que la disciplina es más efectiva cuando el padre se hace cargo de ella.

          ILLUS: Reconozco profundamente a mis padres que me amaron lo suficiente como para no dejarme rebelarme contra ellos. Me amaban lo suficiente como para disciplinarme cuando hacía las cosas mal. A menudo, cuando desobedecía y me metía en problemas, pero mi madre sabiamente me decía… “Mickey, (mi apodo) cuando tu papá llegue a casa, va a tener una charla contigo”. Sabía perfectamente lo que eso significaba y era pura tortura esperar a que pasara el momento en que mi papá llegaba a casa del trabajo. Me llevaría a mi habitación y me preguntaría qué había pasado. Muchas veces me decía: “Mickey, ¿no sabías que eso estaba mal?”. Luego me preguntaba por qué lo hice y si no sabía que él o mi madre me habían dicho que no lo hiciera. Luego me hacía ir a un ciruelo japonés que crecía en el patio y conseguir un interruptor. ¿Te imaginas tener que mirar ese árbol y elegir una de sus ramas delgadas para que mi padre me cambie?

          B. La pregunta es ¿cómo puede un niño, que no puede tomar decisiones lógicas basadas en lo que está bien o mal, seguir las instrucciones de Dios? La respuesta es simple. Al niño se le debe enseñar el bien del mal. Pero debe ser enseñado por la disciplina hecha de la manera correcta.

                     ¿Te has preguntado por qué Dios no dice aquí que los padres deben disciplinar a sus hijos? La razón es que no hace falta decirlo… todos sabemos que la disciplina es parte de la vida. No importa en qué estemos involucrados… la disciplina es parte de la enseñanza.

            1. El primer mandamiento de Dios es que el padre no provoque a ira a sus hijos. Dios se dirige a la forma correcta de disciplinar.

            2. La disciplina debe hacerse con amor. Si el niño no entiende el motivo de la disciplina, no será muy eficaz. De hecho, puede producir un efecto contrario. Disciplinar a un niño con ira le dice al niño que no lo amas, pero lo estás castigando en venganza. Eso es lo que significa esta declaración.

                       Las palabras “provocar” e “ira” en este versículo son la misma palabra griega…”par org di zo”. Literalmente, el versículo dice: “Vosotros, padres, no enfadéis a vuestros hijos hasta la ira”. Los niños harán que un padre se enoje, pero un padre o una madre maduros controlarán su temperamento y su ira… y los mantendrán bajo control. Si está enojado, lo mejor que puede hacer es controlarlo y decirle al niño que vaya a su habitación y piense en lo que ha hecho. Luego debe orar y pedirle a Dios que lo ayude a controlar sus sentimientos para que pueda ser el padre piadoso que su hijo necesita. Más tarde puede ir y disciplinar al niño si eso es lo que se necesita. Deberías ir y hablar con ellos pidiéndoles que entiendan por qué lo que hicieron estuvo mal. Los padres deben explicarle al niño por qué es necesaria la disciplina y cuál fue su ofensa. Se debe explicar el peligro o los problemas de las acciones del niño y el daño que causaría su comportamiento. A menudo bromeamos sobre el padre que le dice al niño: “Esto me hará más daño a mí que a ti”. Pero esa debería ser la verdad.

                       Si ahuecas y le gritas a tu hijo… no lograrás nada. Hay momentos en que es necesaria una advertencia severa y debe hacerse con fuerza en la voz de los padres, pero sin enfado. Pero la mayoría de las veces, un padre muestra mejor amor y cuidado cuando habla con autoridad, pero no con el tono de malicia en su voz. 3. Si le advierte a su hijo que no debe hacer algo; si se lo prohíbes y te desobedecen… debes cumplir con tu advertencia. Ejemplo: “Si golpeas a tu hermano, recibirás una nalgada”. Si prometes un castigo por la desobediencia y no lo cumples… el niño no te respetará. Tus palabras y autoridad no significan nada porque saben que solo estás amenazando, pero que no cumplirán tu amenaza. En realidad, los está entrenando para desobedecerlo porque les está enseñando que no cumplirá su palabra y que pueden salirse con la suya con un comportamiento incorrecto. Harán lo que tú haces y también cometerán el mismo error.

          C. Eso nos inicia a administrar la disciplina adecuada.

            1. Note lo que Dios dice a los padres:

            “La necedad está ligada en el corazón del muchacho, pero la vara de la corrección la alejará de él”. (Proverbios 22:15)

            “No retengas la corrección del niño; porque si lo golpeas con vara, no morirá”. (Proverbios 23:13)

            “La vara y la corrección dan sabiduría; Mas el niño abandonado a sí mismo avergüenza a su madre.” (Proverbios 29:15)

            “El que detiene su vara, a su hijo aborrece; mas el que lo ama, lo corrige temprano”. (Proverbios 13:24)

            2. Los niños necesitan que se les enseñe disciplina y respeto. Solos… su naturaleza humana, que es la naturaleza de hacer el mal… los gobernará. Si su naturaleza carnal gobierna, no responderán al razonamiento y la lógica. Por lo tanto, una nalgada les da la motivación para actuar correctamente. De hecho, forma su conciencia. Un niño al que no se le enseña disciplina tendrá una conciencia disfuncional.

                       Un niño tomará una decisión basada en lo que es mejor para él… porque es egoísta. El castigo por las malas acciones se convierte en el incentivo para el comportamiento correcto. Con el tiempo, a medida que crezcan y aprendan el respeto y la obediencia, su entrenamiento los llevará a través de la vida.

          D. Hebreos 12:6-11 nos dice que Dios también corrige a Sus hijos o los disciplina. “Porque el Señor al que ama, castiga y azota a todo el que recibe por hijo”. (Hebreos 12:6)

                       El Señor lo hace para apartarnos del pecado que nos destruirá y nos traerá angustia. El padre que verdaderamente ama a su hijo seguirá las instrucciones de Dios. Ellos disciplinarán a sus hijos enseñándoles lo que está bien y lo que está mal. Esto los apartará de su forma natural de su naturaleza carnal y los ayudará a vivir una vida piadosa y plena, logrando llevar a cabo la voluntad de Dios para sus vidas. Papás y mamás… Dios tiene un plan para su hijo… necesitan preparar a ese hijo para cumplir la voluntad de Dios en sus vidas.

            1. El versículo 4 dice “criarlos en disciplina y amonestación del Señor”. Aquí Dios inspiró a Pablo para abordar la responsabilidad de todo padre. También es pecado común del padre que no les enseña y disciplina.

            2. La palabra “nutrir” significa “instruir, educar, capacitar y darles la instrucción adecuada sobre lo que está bien y lo que está mal”. Por implicación significa usar el castigo.

            3. La palabra “amonestación” significa advertir a los niños cuando hacen algo malo y advertirles.

            4. Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo, no se apartará de él.” (Proverbios 22:6)

          ILLUS: Una encuesta de Gallup encontró que cuatro de cada cinco adultos que en realidad fueron azotados cuando los niños dicen que es una forma efectiva de disciplina. Dios lo dijo hace unos 3000 años. Un problema con el estudio fue que no diferenció entre disciplina adecuada y abusiva. Si eso se hubiera tenido en cuenta, la encuesta han sido 5 de 5.

                     Un estudio realizado demuestra que las nalgadas son más efectivas en preescolares, lo que confirma que la disciplina comienza desde la cuna en adelante.

                     Muchos que se oponen a las nalgadas han confundido el abuso con las nalgadas. Se realizaron investigaciones en estudios psicológicos y los resultados mostraron que el 83% de 132 artículos examinados, simplemente presentaron la opinión personal de los psicólogos… no los resultados de los estudios clínicos. Razonamiento humano defectuoso wi producirá una conclusión errónea. Siga al Dr. Spock… millones de padres arruinaron a sus hijos… todo el tiempo pensando que estaban haciendo lo correcto.

                     Discípulo adecuado no es “golpear” a un niño. Los azotas con amor, no con ira. El pensamiento humanista se queja de que los azotes enseñan violencia. La disciplina bíblica no lo hace. De esta manera Dios advirtió que no se disciplinara con ira. Discípulo bíblico enseña amor, no venganza.

                     Muchos niños hoy en día están fuera de control. Han aprendido que sus padres no corregirán su comportamiento… así que hacen lo que quieren. Pero hay una manera de enseñarle a un niño el comportamiento correcto incluso cuando está fuera de control. Es difícil, pero hay que hacer el esfuerzo. Drogar a un niño no es la respuesta correcta. No ayuda a la situación. El problema permanece.

                     Comienza con un bebé que realmente no necesita nada pero que llora porque quiere algo. Muchas veces para que deje de llorar el padre cede al niño. Padres, no está de más que un niño llore cuando no tiene ningún problema. Es molesto, sí… pero si no te rindes… con el tiempo el niño aprenderá que no puede manipularte. Si los dejas llorar a tiempo, aprenderán que si no obtienen lo que quieren, se detendrán. Han aprendido una lección importante. Pero la disciplina debe comenzar temprano. Pero a cualquier edad… a un niño se le puede enseñar disciplina y respeto.

                     Si castiga a su hijo… haga un seguimiento. Eso significa que después de que se tranquilicen después de una nalgada, te acercas a ellos y les das un abrazo. Explique por qué tuvo que disciplinarlos y mostrarles que se preocupa por ellos y que el mal comportamiento los lastimará. Hágales saber que los ama y quiere lo mejor para ellos. En los niños pequeños… que lo piensen un rato… van a recogerlos, les dan un abrazo. Un dulce o una pequeña golosina demuestra que te preocupas por ellos.

                     NUNCA….los regañe o menosprecie. Disciplínelos en privado y fuera de la vista de otros niños. Nunca, nunca los compares con otro hermano o hermana. Eso NUNCA funcionará y menosprecia al niño. Provoca resentimiento entre los niños. Usted está buscando enseñarle al niño un comportamiento adecuado… no cosas que lo lastimen.

                    A veces los padres usan el método de “tiempo fuera” como castigo. Este no es un método bíblico. Un niño debe obedecer a sus padres cuando son corregidos. Envía el mensaje equivocado para darles un período de tiempo en el que continúan en su desobediencia. Si lo que están haciendo está mal, deben detenerlo de inmediato.

                     Las nalgadas pueden acabar con la creciente ira y la desobediencia de un niño si se hacen correctamente y con amor. No hay absolutamente ninguna evidencia de que las nalgadas apropiadas lastimen a un niño. La enseñanza moderna de que las nalgadas dañan mentalmente a un niño es una mentira. Por supuesto, las nalgadas y la disciplina no deben ser excesivas ni hacerse con ira. La disciplina administrada incorrectamente no significa que la disciplina sea incorrecta. Dios nuestro Creador sabe lo que es mejor.

                     Dios dice que? “Ahorre la vara y arruine al niño”. ¿A quién vas a creer… a algunos psicólogos equivocados… oa Dios que nos creó?

          ILLUS: Un estudio realizado en 2002 por el Dr. Robert Lazelere, Ph.D. declaró,

                     “Los resultados perjudiciales para los niños están asociados con la frecuencia de cualquier táctica disciplinaria, no solo el castigo físico. Por lo tanto, es el mal comportamiento excesivo la causa real de los resultados perjudiciales en los niños”. ;      En otras palabras, dejar que un niño continúe sin disciplina es la verdadera razón por la que los niños se vuelven malos. No es porque fueron disciplinados ocasionalmente. Así, el problema era la falta de disciplina constante.

                     Hay muchas situaciones en las que disciplinar a un niño es necesario para su salud y bienestar. Por ejemplo:

            – El niño pequeño que insiste en huir de sus padres en un centro comercial concurrido o en un estacionamiento.
            – El niño pequeño que se niega a sentarse en su asiento de seguridad.
            – El paciente joven que se niega a quedarse quieto mientras se administra una vacuna o se limpia y desinfecta una laceración.

                     ESTO ES IMPORTANTE. ¡NO AZOTE A SU HIJO EN PÚBLICO! A nuestra sociedad se le lava el cerebro cuando se le enseña que los azotes lastiman al niño. Si te ven haciéndolo, muchos llamarán a los servicios sociales y te entregarán. Luego, un trabajador social equivocado y falsamente capacitado aparecerá en tu puerta y podrías tener problemas y ser acusado de abuso infantil. Se inteligente. Si los disciplina en el hogar en privado….cuando se muestren en público, lo más probable es que se comporten correctamente.

        Conclusión:

              &nbsp ;      Estaría mal si no concluyera explicando que las mamás y los papás deben dar un buen ejemplo a sus hijos. Lo que hace el padre será imitado por el niño. Los padres perezosos producirán niños perezosos y adultos perezosos. Si una madre que mantiene un hogar sucio… también lo harán sus hijas e hijos. Si un padre no asume sus responsabilidades, tampoco lo harán sus hijos e hijas. Los padres que fuman, beben, maldicen, protestan y pelean, y viven estilos de vida mundanos, enseñarán a sus hijos a hacer lo mismo. Los hijos de padres que hacen estas cosas no tendrán ningún respeto por sus padres.

                     No puede obligar a su hijo a hacer lo correcto… pero puede enseñarle mediante la instrucción y viviendo una vida piadosa delante de él. No puedes obligarlos a amar y reverenciar a Dios… pero puedes mostrarles cuánto amas a Dios por tu fidelidad a Él. Si las cosas y las actividades mundanas son lo más importante en su vida… entonces también serán lo más importante en la vida de su hijo. Si amas y eres fiel al Señor… ellos aprenderán de ti cuán importante es eso.

                     Mi declaración final es esta: “¿Realmente amas a tu hijo?” Si la respuesta es sí… y estoy seguro de que lo es… entonces, ¿cómo afecta tu amor a tu relación con ellos? ¿Los amas lo suficiente como para tomarte el tiempo y el esfuerzo de criarlos en la disciplina y amonestación del Señor? ¿Los amas lo suficiente como para afectar la forma en que vives ante ellos?

                     Una persona que verdaderamente ama a Dios… amará verdaderamente a sus hijos. Si un padre no toma las responsabilidades dadas por Dios, se está engañando a sí mismo. Sus acciones muestran que realmente no aman a su hijo. Este mensaje es la palabra de Dios sobre el asunto….él no quiere que los padres sean engañados por las enseñanzas vanas y defectuosas del mundo. Dios quiere que a los padres se les enseñe la palabra de Dios para que puedan obedecer a Dios y enseñar a sus hijos a obedecer y respetar también.

        6 -23-2010

        Siempre es alentador recibir correos electrónicos de aquellos que encuentran útiles los mensajes o que tienen comentarios.