El plan de Dios para el lugar de trabajo – Empleados y empleadores – Efesios 6:5-9 – Estudio bíblico – Biblia.Work

El plan de Dios para el lugar de trabajo – Empleados y empleadores – Efesios 6:5-9 – Estudio bíblico

El plan de Dios para el lugar de trabajo
Empleadores y Empleados

Efesios 6:5-9

Cooper Abrams

    Introducción: El libro de Efesios revela los planes de Dios para aquellos que creen y reciben a Jesucristo como su Salvador. Luego revela cuál es el plan de Dios para la relación que el cristiano tendría con el Señor, su iglesia local y con los demás. Es un Libro práctico que da instrucciones sobre cómo debemos comportarnos dentro de nuestra congregación local y hacia el mundo.

                Efesios 1:4-5 explica que el plan de Dios es que los creyentes sean perdonados de todos sus pecados, puestos puros y santos a los ojos de Dios. En otras palabras, a los creyentes se les impartiría la justicia de Jesucristo. Además, el plan de Dios es que los creyentes se conviertan en hijos de Dios. (Efesios 1:5) Que como hijos de Dios, seamos para su alabanza y gloria.

                En el Capítulo 2, Dios explica que el hombre está muerto en sus delitos y pecados, pero los que creen son “vivificados”, es decir, vivificados en Jesucristo. Se les da vida eterna. Este capítulo explica que la salvación es el regalo gratuito de Dios por Su gracia que el hombre es salvo solo por la fe sin obras o méritos de su parte. (Efesios 2:8-9)

                Dios explica que los gentiles, los incircuncisos, debían ser parte del reino de Dios, ya no siendo extraños ni advenedizos, sino conciudadanos en la casa de Dios. (Efesios 2:19)

                El capítulo 3 continúa revelando el plan de Dios de que los gentiles tengan todas las bendiciones y la oferta de salvación y sean iguales a los judíos en el Evangelio. (Efesios 3:2f) Pablo llama a esto la dispensación de la gracia. (Verso 2) Judíos y gentiles son iguales y ambos forman parte de toda la familia de Dios en el cielo.

                El capítulo 4:1-6:9 muestra el plan de Dios para la relación que los creyentes deben tener con el Señor, sus cónyuges, sus hijos, padres y empleadores.

                Llegamos hoy a Efesios 6:5-9 que trata de la relación entre los trabajadores y aquellos para quienes trabajan.

                El capítulo 6:10-20 revela el trato de los creyentes con el diablo y sus demonios.

    I. Las instrucciones de Dios para aquellos que sirven a los demás. Ef. 6:5-8

      A. Estas instrucciones están escritas para los sirvientes y aquellos para quienes sirven o trabajan. En este caso, Pablo se dirige a los esclavos. La palabra “sirvientes” es la palabra “dou los” y se refiere a un esclavo esclavo. Algunos han llegado a la conclusión de que la Biblia aprueba la esclavitud, pero eso no es cierto. El Antiguo Testamento no autoriza la esclavitud, pero regula la práctica que ha sido común en los países orientales durante siglos y parte de la cultura de la época. El evangelio en su espíritu y genio es hostil a la esclavitud en todas sus formas, bajo la cual su influencia está desapareciendo gradualmente de entre los hombres

        1. Pablo en Efesios 6 solo se dirige a los cristianos que se encontraban en esclavitud y les muestra cómo deben comportarse. Tratar con la esclavitud es un asunto civil de gobierno. Sin embargo, la conducta de los cristianos en todas las situaciones es un asunto espiritual y Dios nos da instrucciones claras. Estados Unidos abolió la esclavitud hace mucho tiempo, pero los principios de este pasaje deben aplicarse a la relación que uno tiene con aquellos para quienes una persona trabaja y también están subordinados y aquellos que están en posiciones de empleador, supervisor o uno a cargo.

                  1. Un esclavo no es un trabajador voluntario y en la época romana no tenía derechos ni estatus donde vivía. Hombres y mujeres se convirtieron en esclavos al ser capturados en la guerra, secuestrados y vendidos y algunos tuvieron que venderse como esclavos para pagar deudas. Eran como no personas o tratados con el mismo respeto que uno tendría por un animal. Su vida estaba en manos de su amo que podía hacer con él lo que quisiera. Esto incluía matar al esclavo o castigarlo si eso convenía al amo.

        2. Pablo se está dirigiendo a esclavos propiedad de amos no salvos, judíos o gentiles y amos cristianos también. Los amos hebreos dieron algunos derechos a sus esclavos y los trataron mucho mejor que los romanos y los griegos. La ley del Antiguo Testamento se dirigía a un hebreo que tenía un esclavo hebreo. Decía: “No te enseñorearás de él (el esclavo hebreo) con rigor, sino que temerás a tu Dios”. Levítico 25:43. “No os enseñorearéis los unos de los otros con rigor” (Levítico 25:46). El esclavo no hebreo parecía estar desprotegido.

      B. Pablo no aborda la moral de la esclavitud y no se opuso a la libertad de los esclavos si se presentaba la oportunidad. En 1 Corintios 7:20 escribió: “Cada uno permanezca en la misma vocación en que fue llamado”. Enseñó que Dios había llamado a las personas a diferentes etapas en la vida y que debían vivir la vida cristiana en la situación en la que fueron llamados.

        1. Si los esclavos cristianos desobedecieran a sus amos, el nombre de Dios habría sido blasfemado. (1 Timoteo 6:1).

                  “Todos los siervos que están bajo el yugo, tengan a sus señores por dignos de toda honra, para que el nombre de Dios y su doctrina no sean blasfemados”. (1 Timoteo 6:1)

                  Blasfemar el nombre de Dios significaba calumniar a Dios o usar Su nombre a la ligera (Salmo 74:18). Por definición, significa “Dañar o arruinar la reputación, o herir con palabras o informes; cuando se aplica a los hombres denota habla injuriosa o calumniosa; y cuando se usa en referencia a Dios significa hablar impíamente de su naturaleza, atributos y obras” En otras palabras, ser un hijo de Dios y actuar como una persona no salva trae oprobio sobre el nombre de Dios. Cuando los creyentes pecan, hace que la salvación parezca inútil y hace que otros piensen poco en Dios.

        2. Los esclavos debían agradar a Dios con su servicio (Ef 6:5-8, Col 3:22)

                  “Siervos, obedeced en todo a vuestros amos según la carne; no sirviendo al ojo, como los que agradan a los hombres, sino con sencillez de corazón, temerosos de Dios”. (Colosenses 3:22)

        3. Un esclavo debía mostrar el amor de Cristo a su amo. El amor de Cristo debe ser la razón para servir bien al maestro (1 Tm 6, 2).

                  “Y los que tienen amos creyentes, no los desprecien por ser hermanos, sino más bien sírvanles, por cuanto son fieles y amados, partícipes del beneficio. Enseñad y exhortad estas cosas.” (1 Timoteo 6:2)

      C. Volvamos al principio de este discurso y miremos una vez más Efesios 5:18-21. Usted ve para entender completamente lo que Dios está tratando de decirnos que debemos mirar todo el discurso.

                  “No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución, sino sed llenos del Espíritu, hablando entre vosotros con salmos, himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones, dando siempre gracias por todo a Dios y Padre en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, sometiéndoos los unos a los otros en el temor de Dios”. (Efesios 5:18-21)

          1. Estar llenos del Espíritu Santo significa dejarse guiar por Él y dejar que Él haga Su voluntad en nuestras vidas.

          2. Con demasiada frecuencia, los cristianos pierden de vista quiénes son y qué representan. Somos hijos de Dios y debemos presentar el amor de Cristo al mundo. Si nos envolvemos en nosotros mismos y en nuestros “derechos”, perdemos esto de vista.

                    Esto no significa que debemos recibir un mal uso… pero cuando se abusa de nosotros, debemos poner la otra mejilla, lo que significa que no debemos responder de la misma manera. No significa que uno no pueda buscar otro empleo. A veces esa es la solución. Pero sean cuales sean nuestras circunstancias, debemos actuar como cristianos y presentes incluso cuando nos estamos aprovechando del amor de Cristo.

                  &nbsp ; 1 Timoteo 6:1….”Todos los siervos que están bajo el yugo, tengan a sus señores por dignos de toda honra, para que el nombre de Dios y su doctrina no sean blasfemados”. (1 Timoteo 6:1)

          ILLUS: Una vez trabajé para un hombre que era ladrón y trató de que yo fuera parte de su robo. Rechacé. Me necesitaba por la experiencia que tenía en la instalación de sistemas de seguridad. Su conocimiento era limitado y lo era el resto de sus empleados. Así me usó. Nunca lo traté mal a él ni a su hijo que trabajaba como mi ayudante y a quien yo estaba tratando de entrenar mal. Le hice ganar mucho dinero. Pero como no lo ayudaría a defraudar a los clientes… me llamó un lunes por la mañana y estaba fuera de sí de placer cuando me dijo que estaba despedido. Simplemente fui a mi camión a buscar mis herramientas y me fui a casa. En tres días, el propietario de la empresa de seguridad más grande de Hampton Roads me llamó después de escuchar cómo me habían tratado. Me preguntó si vendría a trabajar para él. Hice exactamente eso. Eran personas honestas y trabajadoras y disfruté ser parte de su compañía. La comisión de Seguridad Laboral de Virginia investigó mi despido y condenó enérgicamente al hombre por despedirme sin ningún motivo… excepto que yo no lo ayudaría a robarle a los clientes. Por cierto… la única vez en mi vida que recibí dinero del gobierno… recibí tres días de pago por desempleo.

        D. Paul repetidamente se llamó a sí mismo un “dou’ los”, que es un esclavo de Dios. Tuvo presente que él como hijo de Dios debe guardar un buen testimonio ante el mundo.

          1. Pablo dijo: “Porque a vosotros os es dado en nombre de Cristo, no sólo creer en él, sino también sufrir por él” (Filipenses 1:29). Ser un hijo de Dios nos pone en una posición diferente a la de los perdidos. mundo que nos rodea. Muchas veces hemos tenido que sufrir el abuso debido a nuestra fe en Jesucristo y porque no podemos vivir en la carne y permitir que nuestra naturaleza carnal nos gobierne. No devolvemos el golpe… que es lo que nuestra naturaleza carnal quiere hacer.

          2. “Sí, y todos los que quieran vivir piadosamente en Cristo Jesús sufrirán persecución”. (2 Timoteo 3:12) Desde que soy salvo he sufrido muchas veces por ser cristiano y muchas veces por ser pastor.

          3. En esa nota, permítanme decir esto. Los miembros de la iglesia que no muestran respeto hacia su pastor caen en esta misma categoría. Debemos estar sujetos unos a otros como dice Efesios 4:21. Un pastor debe servir al rebaño del Señor como su subpastor y las ovejas deben seguirlo. Si un pastor se vuelve mandón y señorea sobre la congregación, hay maneras de lidiar con eso de una manera piadosa que honre a Cristo. Cuando un miembro de la iglesia comienza a elevarse por encima del pastor y del hombre que Dios llama… pierden su testimonio y el Señor no es honrado.

        II. Los amos deben tratar bien a los que están debajo de ellos porque ambos tenían el mismo amo en el cielo con quien no hay acepción de personas

          A. Los amos o los que están en autoridad tienen la misma responsabilidad para con los que están debajo de ellos. Un amo, ante Dios, tiene la misma responsabilidad que el esclavo de honrar a Dios en su trato con aquellos que le sirvieron debajo de él.

                    “Y vosotros, amos, haced con ellos lo mismo, dejando de amenazar, sabiendo que vuestro Señor también está en los cielos, y no hay acepción de personas con él”. (Efesios 6:9)

          B. Estar a cargo de otros puede caer en dos categorías o actitudes de maestros.

            1. ¡Uno es la persona a cargo que se ve a sí misma como el JEFE! Algunos ven su posición como enseñorearse de los demás. Ven a los que están debajo de ellos como inferiores. En otras palabras, soy superior a ti porque estoy a cargo y debes inclinarte ante mi superioridad.

                      ¿Alguna vez has trabajado para alguien así? La mayoría de nosotros tenemos. Ves que estas personas están motivadas por el orgullo. Pensar muy bien de sí mismos y ser el jefe es una forma de alimentar su orgullo. Buscan levantarse sobre las espaldas de los demás.

                      Por cierto…. esto se aplica a los empleadores ya cualquiera que esté a cargo de algo. Lo he visto en iglesias entre cristianos. A una persona se le asigna un trabajo. Luego comienzan a gobernar como un tirano. Muestran poco respeto por los demás o por sus opiniones o habilidades. La mayoría de las veces se encuentran haciendo todo el trabajo porque a la gente le molesta que les den órdenes… así que se van o renuncian.

            2. La otra persona a cargo se ve a sí misma como encargada de hacer el trabajo y no se ve superior a nadie. Se ven a sí mismos como el líder para mostrar a los demás el camino. Ven a los que están debajo de ellos como compañeros de trabajo y amigos para compartir la tarea juntos. Se ven a sí mismos como la cabeza de un equipo y respetan a los demás y los demás los respetan a ellos. Sabes que es satisfactorio y gratificante cuando las personas trabajan juntas en armonía con un objetivo común.

                      Hay una manera cristiana de honrar a los empleados holgazanes y aquellos que no hacen su trabajo. Llámelos en privado y respetuosamente explíqueles la situación y dígales cuál es su posición y qué le gustaría que hicieran. Si responden… genial, si no, entonces despídelos. Nunca se enoje, avergüence o regañe a un empleado frente a los demás. Te manejas con respeto y no tendrán motivos para culparte a ti ni a nadie más. Sería claro que ellos les trajeron la materia sobre sí mismos

            3. De cualquier manera…. el jefe debe dar el ejemplo y mostrar liderazgo. Deje que las personas tengan la libertad de hacer un buen trabajo. Trata con respeto a los que no… pero sé firme. Un empleado perezoso genera más trabajo para los demás y no es justo para ellos permitir que continúe.

        Conclusión:

          1 . ¿Puedes ver los principios que Dios nos está dando aquí? Los cristianos deben actuar como cristianos en todo momento. La vida de un cristiano debe honrar al Señor y darle un buen nombre. Si vivimos como vive el mundo…. no reflejará los altos principios de Dios, ni Dios podrá usarlo para enseñar a otros.

          2. Los cristianos son la sal de la tierra. Jesús dijo: “Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? Ya no sirve para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres. Vosotros sois la luz del mundo. Una ciudad asentada sobre un monte no se puede ocultar. Ni se enciende una vela y se pone debajo de un celemín, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. vuestra luz brille así delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos”. (Mateo 5:13-16)

          3. El plan de Dios es claro para los cristianos. Debemos ir por todo el mundo y predicar el Evangelio. Debemos discipular y enseñar a los hombres acerca de Jesucristo y de Su salvación ofrecida gratuitamente al mundo.

          4. La pregunta es sencilla. ¿Eres sal o sal que no tiene sabor? Los cristianos tienen un testimonio, ya sea que se den cuenta o no. O honran al Señor, o con sus vidas mundanas, calumnian el nombre de su Salvador.

      Es siempre es alentador recibir correos electrónicos de aquellos que encuentran útiles los mensajes o que tienen comentarios.

      *Todos los derechos reservados. Esta obra está reservada en su uso únicamente para preservar la propiedad del autor sobre su obra. Este material no debe venderse ni incluirse en ningún sitio web, dispositivo de almacenamiento sin el permiso del autor. Cualquier parte de este trabajo puede usarse sin el permiso del autor si se usa como parte del ministerio de enseñanza y predicación de una iglesia. Todo lo que pide es que se le dé el crédito adecuado. (Todas las citas son de la Versión Autorizada – La Biblia King James.)