Elohim: el nombre plural de Dios (Éxodo 5) – Sermón Bíblico – Biblia.Work

Elohim: el nombre plural de Dios (Éxodo 5) – Sermón Bíblico

Luego dijeron: “El Dios de los hebreos se ha encontrado con nosotros. Ahora… ofrezcamos sacrificios al Señor nuestro Dios…” (Éxodo 5: 3).

El primer nombre de Dios registrado en la Biblia es una palabra plural, Elohim. Ha habido varias sugerencias para dar cuenta de esto. Una es que el uso de Elohim es similar al uso que hace un rey del real “nosotros”, el “plural imperial”, aunque hay poco apoyo para esta explicación. Muchos evangélicos han pensado que Elohim se refiere a la Triunidad de Dios. Sin embargo, incluso ese texto hebreo usado tradicionalmente en el judaísmo para afirmar la unidad de Dios, el Shemá en Deuteronomio 6: 4, usa la palabra Elohim: “Escucha, Israel: el Señor [Yahweh] nuestro Dios [Elohim], el Señor es uno . ” Recuerde que Dios se reveló a Sí mismo progresivamente a través de la historia bíblica y la revelación de la Trinidad no llegó hasta un tiempo posterior.

Creo que la mejor explicación es esta: sabemos que el pueblo hebreo y semítico antiguo a veces usaba una construcción gramatical llamada “plural abstracto”, o como a veces se le llama, “el plural de intensidad”. Este plural abstracto no indica ningún tipo de politeísmo. Tampoco implica ninguna noción de que Dios sea un ser compuesto. No debemos pensar en los atributos de Dios como facetas de Su ser más íntimo. Más bien, su yo interior unificado se expresa en cada uno de Sus atributos: santidad, justicia, inmutabilidad, infinito, eternidad, bondad, verdad, etc.

Dios no es un ser unilateral, pero hay, como revelan las Escrituras, una plenitud en Dios. Este hecho ha fascinado a muchos filósofos y teólogos cristianos, porque uno de los problemas filosóficos más antiguos de la metafísica, uno que casi enloqueció a los filósofos antiguos, es este: ¿Cuál es la relación de la unidad con la diversidad? Los filósofos antiguos trabajaron sobre este tema, buscando ese punto trascendente de unidad que uniera todos los hilos de la vida. Lo que buscaban no era solo la unidad, sino un universo. Universo proviene de dos palabras latinas que significan “volverse hacia una cosa”. Por tanto, el universo implica una unidad en medio de la diversidad. La respuesta bíblica al problema de la unidad y la diversidad es que ambos encuentran su lugar de descanso definitivo en Dios, quien es unificado y diverso.

La iglesia está llamada a manifestar la unidad y diversidad de Dios. Tenemos un Señor, una fe, un bautismo, pero también tenemos una diversidad de dones y funciones en el cuerpo. Considere hoy su lugar en ese cuerpo. ¿Cuáles son los dones que traes al pueblo de Dios?

Para un estudio adicional: Génesis 18: 1–22 • 1 Corintios 12: 1–6