Estableciendo Prioridades como Adultos – Lecciones Bíblicas – Biblia.Work

Estableciendo Prioridades como Adultos – Lecciones Bíblicas

A fines de la década de 1970 y principios de la de 1980, el ministerio de autobuses fue un trabajo realmente fuerte entre las iglesias de Cristo. En muchos de los autobuses habría un cartel que decía “ALEGRÍA” No pasó mucho tiempo para aprender que ALEGRÍA representaba a Jesús-Otros-Usted. “Jesús primero, otros después, tú mismo último” era el mantra popular. Fue una buena manera de enseñar un conjunto básico de prioridades a los niños. Este sigue siendo un gran recordatorio para nosotros hoy sobre dónde deberían estar nuestras prioridades. Pero ahora hemos crecido. Como dijo Pablo: “Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, pensaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé las cosas de niño.” A medida que crecimos y aprendimos más sobre las complejidades del mundo, aprendimos que hay una gran cantidad de distracciones a las que nos enfrentamos cada día que, en esencia, desafían esa estructura básica de prioridades. El montículo de elementos a través de los cuales examinamos solo crece a medida que ganamos más responsabilidad en el mundo y nos distrae cada vez más de las verdaderas prioridades. Para sobrevivir en tal alboroto, debemos ir más allá de simplemente conocer el mantra para identificar nuestros comportamientos y priorizar adecuadamente nuestro tiempo y tareas.

Hace varios años tuve el privilegio de estudiar el curso de Stephen Covey &# 8220;Los siete hábitos de las personas altamente exitosas” y también estudiando su curso “First Things First.” Hay tres ilustraciones que saqué de esas clases que realmente ejemplifican la necesidad de establecer prioridades en nuestra vida. 1) La historia limpia y verde sobre cómo el Sr. Covey buscó que su hijo mantuviera el patio en buen estado. Enseñó que tienes que tener objetivos claros y romper los malos hábitos personales para lograr las cosas. 2) La historia de las rocas en el contenedor sobre cómo colocas primero rocas grandes en un contenedor para poder llenar lo que hay a su alrededor con las rocas pequeñas. Las grandes rocas eran las cosas importantes en la vida. Las pequeñas rocas eran simplemente pequeñas cosas sin importancia que solo tomaban tiempo. La única forma de meter las rocas grandes es poniéndolas primero. 3) Contestar el teléfono frente a alguien en su oficina cuando no sabe quién es, simplemente les dice que una entidad desconocida es más importante que ellos. La persona más importante es aquella con la que estás.

Entonces, ¿qué tienen que ver estas cosas con las prioridades? Dios debe ser nuestra primera y más importante prioridad (Mateo 6:33). Dios quiere que seamos “limpios y verdes” y eso significa no despreocuparnos del trabajo que tenemos que hacer como cristianos, sino tener metas y objetivos claros por los cuales trabajar (Romanos 12:11). Dios quiere que establezcamos prioridades en nuestra vida y luego organicemos nuestro tiempo y nuestras tareas para que reflejen esas prioridades y no permitamos que los pequeños detalles nos abrumen (Colosenses 3:1-17). Esas cosas pueden esperar hasta otro momento cuando llegue una prioridad. Finalmente, Dios quiere que entendamos que la persona más importante es con quien estamos, ¡Él! Él está con nosotros todo el tiempo (Hebreos 13:5). Por supuesto, cuando estamos con otras personas, debemos hacerles saber lo importantes que son para nosotros mientras tratamos de enseñarles el evangelio también (Filipenses 2:3). Podemos impresionarlos tan fácilmente con lo poco importantes que pensamos que son por nuestro mal comportamiento como por nuestro buen comportamiento.

El comportamiento es realmente la clave aquí. Nos comportamos como creemos. Si anteponemos otras cosas a Dios, traicionamos cuáles son nuestras verdaderas creencias. Nuestro comportamiento tiene que cambiar cuando se trata de establecer y mantener prioridades en nuestras vidas.