Gálatas 2:11-21 – Una comunidad centrada en la gracia – Estudio bíblico – Biblia.Work

Gálatas 2:11-21 – Una comunidad centrada en la gracia – Estudio bíblico

Serie de sermones: El pueblo del nuevo pacto de Dios

  1. Una nueva comunidad – Hechos 2
  2. Una comunidad centrada en la gracia – Gálatas 2
  3. Una comunidad misional – 1 Corintios 1
  4. Una comunidad unida – Filipenses 2

Escrituras: Gálatas 2:11-21

Conexión con el tema de la unidad

La justificación por la fe sola causó mucha controversia en la iglesia primitiva. Pablo exhortó a los cristianos de Galacia a defender esta gloriosa doctrina, a pesar de lo que les pueda costar.

Idea de introducción

“Ganando la libertad” es el relato de cómo Michael Santos reconstruyó su vida. A los 19 años fue sentenciado a 45 años de prisión por encabezar una organización de drogas ilegales. En prisión, desarrolló un plan para educarse a sí mismo, establecer contactos con un grupo de apoyo y contribuir al bien de la sociedad mientras se preparaba para volver al mundo. Obtuvo dos títulos, creó un sitio web, escribió varios artículos y libros y ayudó a otras prisiones a desarrollar habilidades para sobrellevar la vida en prisión. Después de cumplir 25 años de su condena, fue puesto en libertad. Hoy escribe y habla sobre el poder de la determinación y la voluntad humanas.

La historia de Santos, aunque admirable, es de autosalvación. Si bien debemos celebrar la gracia común de la fuerza de voluntad, la determinación y la perseverancia, debemos entender cómo el evangelio redefine radicalmente el papel del esfuerzo humano en la salvación. La gracia no se puede ganar. La iglesia de Galacia luchó con esto. Después de recibir el evangelio de la gracia, algunos enseñaron que debían confiar en las obras de la ley para la salvación. Pablo les rogó que centraran sus vidas en la gracia del evangelio. En Gálatas 2:11-21 vemos cómo hacer esto.

I. Evitar que el sufrimiento cambie nuestra confianza en el evangelio (vv.11-14)

Los eruditos no están de acuerdo sobre cómo interpretar los versículos 11-14. Por qué Pedro se apartó de los gentiles después de la escena de Hechos 10 es un misterio. DA Carson sugiere que “algunos hombres de Santiago” (v.12) se refiere a los líderes de la iglesia en Jerusalén. Los cristianos allí sufrieron a manos de los judíos inconversos debido a su conexión con los gentiles. Peter retrocedió al escuchar las noticias de la hostilidad contra la iglesia. Pablo se opuso a él y lo desafió a mantenerse firme en el evangelio.

El sufrimiento nos hace cuestionar la verdad del evangelio. Cuando sufrimos, nos preguntamos si la salvación es realmente por gracia. Seguramente nuestro sufrimiento debe ser debido a nuestro propio pecado y obras injustas. El sufrimiento nos hace preguntarnos: “¿Dios está enojado conmigo? ¿Dios me ama? ¿Soy realmente cristiano?” En estos tiempos, debemos aferrarnos a la verdad del evangelio. Las buenas noticias nos recuerdan que todo sufrimiento está siendo usado para bien y que Dios está por nosotros (Rom. 8:28-39). Si Cristo murió por nosotros, Él nos sostendrá a través de cualquier prueba. Pero debido a que Él sufrió, debemos prepararnos para sufrir (1 Pedro 2:21).

Aplicación: ¿Cómo ha amenazado el sufrimiento su esperanza en la gracia? Cuando sufres, ¿miras la cruz y meditas en los sufrimientos de Cristo?

II. Elimina cualquier indicio de justicia propia (vv.15-16)

Pablo se negó a jactarse de su origen étnico. Aunque judío y empapado de la rica historia de salvación de su pueblo, entendió que uno es hecho justo ante Dios por Cristo, no por obras o nacionalidad. La iglesia primitiva luchó por entender esto. ¿No hizo Dios un pacto con los judíos, les dio su ley y los adoptó como suyos (Rom. 9:1-5)? Seguramente, algunos enseñaron, la salvación solo puede venir a través de la adhesión a las leyes y costumbres judías. Pero Pablo entendió que la ley no puede hacer que nadie sea justo ante Dios, ni fue su intención (v.16).

Charles Spurgeon ilustró los peligros de la justicia propia con la historia de un jardinero. Cultivó una zanahoria enorme y se la presentó a su rey. El rey percibió que su corazón era puro y le concedió un terreno como regalo. Un noble en la corte del rey vio esto y pensó: “¡Vaya! Si eso es lo que obtienes por una zanahoria, ¿qué pasa si le das al rey algo mejor?” Así que le regaló al rey un hermoso semental. El rey discernió su corazón y lo despidió, explicando: “Ese jardinero me estaba dando la zanahoria, pero tú te estabas dando el caballo”. Muchas veces hacemos buenas obras para sentirnos dignos, para doblar el brazo de Dios para bendecirnos o ganar Su favor. Nuestros corazones aman jactarse en algo además de la obra terminada de Jesús. Pero la justicia propia es un enemigo del evangelio que debemos desarraigar.

Aplicación: ¿Cómo tiendes a considerar tu propia justicia como la razón por la que Dios debería amarte y bendecirte? ¿Qué te motiva a hacer el bien? ¿Cómo puedes aferrarte mejor al evangelio para luchar contra esto?

III. Busque defender la ley (vv.17-21)

El argumento de Pablo en los versículos 17-21 es que, si bien los cristianos no pueden ser justificados por la ley, ahora son libres de obedecer la ley. Aunque está muerto a la ley, en términos de justificación, ahora está vivo para vivir para Dios en todas las cosas (v.19). Además, argumenta a favor de esto al ensayar cómo funciona el Evangelio en la vida de un individuo. Murió con Cristo y ahora vive por la fe en Él (v. 20).

Una vez que la gracia se arraiga en la vida de alguien, le otorga libertad para obedecer. Tim Keller dice que la religión (el intento del hombre por ganarse la gracia de Dios) opera sobre el principio: si obedezco, Dios me amará. El evangelio, dice, opera sobre el principio exactamente opuesto: Dios me ama y me acepta en Cristo, por lo tanto, obedezco. Si tratamos de ganar la gracia, lo malinterpretamos. Jesucristo murió para liberarnos de la maldición de la ley y capacitarnos para obedecer. La gracia se opone a ganar, pero debemos esforzarnos por obedecer a Dios (2 Ped. 1:5-10).

Aplicación: ¿En qué áreas de tu vida estás abusando de la gracia? ¿Qué tan importante es para ti la obediencia? ¿Estás haciendo todo lo posible por obedecer a Dios? ¿Te ha liberado el evangelio para obedecer con gratitud?

Idea de conclusión

Martín Lutero dijo de la justificación por la fe: “Por lo tanto, es muy necesario que conozcamos bien este artículo, enséñalo a otros, y golpéalo en sus cabezas continuamente”. ¡Por cierto! Luchen para centrar sus vidas en la gracia y gloriarse únicamente en el evangelio de Jesucristo.

Greg Breazeale es pastor de la Iglesia Bautista Metro East, Wichita, Kansas.