Gálatas 2:15-21 Justificación por la fe (Brettell) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Gálatas 2:15-21 Justificación por la fe (Brettell) – Estudio bíblico

Sermón
Gálatas 2:15-21
Justificación por la fe

Por el pastor Daniel W. Brettell

20 de enero de 1961 Cuesta creer que en siete breves meses se hayan cumplido cincuenta años desde aquel día luminoso y soleado, pero terriblemente frío, que dio comienzo a la corta presidencia de John Fitzgerald Kennedy. Recuerdo estar sentado frente a mis padres’ televisión en blanco y negro sentado allí escuchando las palabras de un hombre que parecía tan lleno de energía y promesa. Recuerdo vívidamente escucharlo decir:

“No preguntes qué puede hacer tu país por ti;
pregúntate qué puedes hacer tú por tu país.”

Hasta el día de hoy, todavía me conmueven esas palabras. Hablan de compromiso y dedicación y sacrificio. Hablan de un “puedo” actitud que surgió de una generación de ciudadanos estadounidenses que ha sido descrita como “La generación más grande” Estas palabras hablan de una relación entre el gobierno y el ciudadano que, en muchos sentidos, se ha perdido en los casi cincuenta años desde que John Kennedy pronunció esas palabras por primera vez.

Lo que estas palabras representan es una filosofía de ciudadanía que define a un gobierno. 8220;del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”en palabras de otro presidenteAbraham Lincoln. Sin embargo, hay quienes trasladarían esta filosofía a nuestra relación con Dios; aquellos que afirman que Dios nos recompensa por las acciones que tomamos en nombre de Dios; aquellos que predican un “Evangelio de la Prosperidad” que afirma que debido a lo que hacemos en nuestras vidas para mejorar nuestra relación con Dios, Dios nos recompensará con una buena vida, una vida próspera. Mis hermanos y hermanas, este es un evangelio falso; NO es el Evangelio de nuestro Señor Jesucristo. No es el Evangelio proclamado por Pablo en la Lección de hoy del segundo capítulo de Gálatas.

En Gálatas, Pablo predica el Evangelio de la justificación por la fe en Jesucristo. Mil quinientos años después, Martín Lutero encontró un consuelo increíble para su alma torturada en la carta de Pablo a los Gálatas. Escuchen nuevamente estas palabras y guárdenlas en sus corazones:

“Sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley
sino por la fe en Jesús Cristo,
nosotros también creímos en Cristo Jesús,
para que fuésemos justificados por la fe en Cristo,
y no por las obras de la ley,
porque ninguna carne será justificada por las obras de la ley”
(Gálatas 2:16).

¿Oyes lo que Pablo nos está diciendo? NO es a través de lo que hacemos; no por obra nuestra que nos salvamos; es sólo a través de la obra, el sacrificio de Jesucristo que somos salvos. Dios no nos recompensa con un estilo de vida próspero por ninguna buena obra que podamos realizar; Dios ya nos ha recompensado con la justificacióncon la salvacióncon la vida eterna por la obrael sacrificio de Jesucristo cuando murió por nuestro pecado.

Hay una frase que a menudo escucho que la gente usa cuando las cosas no van exactamente justo en sus vidas. Es una frase que he oído usar a ciertos evangelistas de la televisión cuando les dicen a sus oyentes lo que ELLOS tienen que hacer para alcanzar la salvación. La gente dirá que “tienen que estar bien con Dios”. Ahora, déjame decirte lo que sucede cuando intentas “estar bien con Dios.”

Cuando el gran teólogo cristiano, Agustín, describió nuestros esfuerzos para hacer cosas que ” 8220;ponernos bien con Dios” usó una frase en latín para describir lo que estamos haciendo. Martín Lutero recogió esa misma frase mientras desarrollaba su teología de la Justificación por la Fe a través de la Gracia de Dios. Esa frase en latín es “in curvatus se”significa estar encorvado sobre uno mismo.

Cuando las cosas no van bien en nuestras vidas, cuando tal vez pensamos que nuestra fe no va bien. #8217;t lo suficientemente fuerte y que necesitamos “estar bien con Dios,” Todos nosotros caemos muy a menudo en la trampa de pensar que NOSOTROS tenemos que hacer algo con el problema. En realidad, estamos empeorando el problema, porque nos estamos curvando sobre nosotros mismos; en esencia estamos pensando que de alguna manera somos tan poderosos y sabios como Dios y que solo nosotros podemos hacer algo para resolver el problema. Eso en sí mismo es una pérdida de fe. Hemos perdido la fe en que solo Dios nos salva. Nos encorvamos en nosotros mismos y todo lo que encontramos es una fe en nuestra propia capacidad para hacer algo que traerá nuestra salvación, algo que somos incapaces de hacer.

Martín Lutero luchó con este problema teológico en los primeros años del siglo XVI. A su alrededor, vio a las personas a las que se les decía que tenían que realizar ciertos actos, donar ciertas cantidades de dinero y comprar indulgencias para salvar sus almas y las almas de sus seres queridos del infierno y el purgatorio. Como joven y joven sacerdote, Lutero estaba aterrorizado de que sus acciones y pensamientos lo hubieran condenado al infierno. Estaba aterrorizado de un Dios a quien percibía como vengativo y exigiendo actos de penitencia por los pecados que había cometido, incluso si no era consciente de los pecados.

Lutero se torturaba a sí mismo con el pensamiento, &#8220 ;¿He hecho lo suficiente?” Y la respuesta que siempre se le ocurría era “NO, no he hecho lo suficiente.” Entonces, continuó aterrorizado por la ira de Dios. Entonces Lutero leyó las palabras de Pablo, aquí en Gálatas y también en Romanos y sus otras cartas. Y Lutero leyó los Evangelios a la luz de lo que había escrito Pablo y luego lo que había escrito Agustín, y todo se le hizo claro. NO, no pudo hacer lo suficiente para lograr la salvación; nunca podía hacer lo suficiente; era física, emocional, espiritual y teológicamente imposible para él y para nosotros hacer lo suficiente para alcanzar la salvación.

Pero Dios podía hacer lo suficiente y lo hizo. Eso es lo que la carta de Pablo a los gálatas le decía a Martín Lutero, y eso es lo que la carta de Pablo nos dice a nosotros hoy:

“Porque yo, por la ley, morí a la ley, a fin de vivir para Dios.
He sido crucificado con Cristo,
y ya no vivo yo, sino Cristo viviendo en mí.
La vida que ahora vivo en la carne,
la vivo en la fe del Hijo de Dios,
el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gálatas 2:19-20).

Ese es el mensaje del verdadero Evangelio de Cristo Jesús. Somos salvos por la gracia de Dios por el sacrificio de Jesucristo. Entonces, ¿cómo recibimos esa gracia?

Recibimos la gracia de Dios a través de sus sacramentos a través del bautismo ya través de la Eucaristía. Lutero describió el bautismo como el ahogamiento de la “vieja criatura” esa criatura pecadora; en el bautismo nuestro yo pecaminoso muere con Cristo, y nuestro yo nuevo, justificado y salvo nace de nuevo resucitado a una nueva vida en la resurrección de Cristo. Cuando recibimos el cuerpo y la sangre de Cristo en la Eucaristía, somos nuevamente renovados cada vez con la gracia de Dios. Ese es el Evangelio, esa es la Buena Nueva que leemos en la carta de Pablo a los Gálatas. En esencia, Pablo nos está diciendo: “No preguntes qué podemos hacer por Dios, pide y luego cree lo que Dios ya ha hecho por nosotros.”

Oremos.

Que la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guarde nuestros corazones y nuestros pensamientos en Cristo Jesús, cuyo sacrificio nos ha salvado para siempre. Amén.

Citas bíblicas de la World English Bible

Copyright 2010 Daniel W. Brettell. Usado con permiso.