Hebreos 11:1-3, 8-16 Pon tu mano en la mano de Dios (Hoffacker) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Hebreos 11:1-3, 8-16 Pon tu mano en la mano de Dios (Hoffacker) – Estudio bíblico

Sermón Hebreos 11:1-3, 8-16 Pon tu mano en la mano de Dios

Por El reverendo Charles Hoffacker

En general, la Biblia no se dedica a proporcionar definiciones como lo hace un diccionario. Sin embargo, un lugar donde se acerca a hacerlo es en la lectura de hoy de la Carta del Nuevo Testamento a los Hebreos. Allí encontramos lo que ahora sirve como una definición estándar de la fe en la tradición cristiana: “La fe es la seguridad de las cosas que se esperan, la convicción de las cosas que no se ven.”

El autor no se contenta con proporcionar simplemente esta definición. Ofrece una larga serie de ejemplos de cómo esta seguridad, esta convicción, llevó a personajes del Antiguo Testamento a hacer lo que tenían que hacer ya soportar lo que tenían que soportar. Las figuras mencionadas por nombre incluyen a Abel y Enoc y Noé, Isaac y Jacob y José, Moisés, Rahab, Gedeón, Barac, Jefté, David y Samuel.

Entre todos estos, ninguno es más prominente que Abraham , y él es el tema del pasaje que escuchamos esta mañana. Abraham se destaca como un gran ejemplo de fe, esta certeza de las cosas que se esperan, esta convicción de las cosas que no se ven.

Escuchen nuevamente lo que se nos dice acerca de él.

Por la fe Abraham obedeció cuando fue llamado para partir hacia un lugar que había de recibir como herencia.
Por la fe se quedó por un tiempo en la tierra que le había sido prometida, como en tierra ajena.
Por la fe recibió el poder de la procreación cuando era un hombre muy anciano, mucho más allá de la edad para engendrar hijos.

Este relato no presenta a Abraham como un héroe estereotípico, alguien que hace su propio camino en el mundo.

Tampoco aparece como una persona convencional, alguien que hace sólo lo que la sociedad le dice.

Más bien, se le presenta como una criatura nueva y diferente, un hombre de fe.

Vive dentro de la tensión entre la promesa y el cumplimiento. Reconoce que lo visible y lo cierto no son lo mismo.

Abraham no es un héroe estereotipado que se abre camino en el mundo.

Tampoco es una persona convencional que sigue un camino que otros han recorrido.

En cambio, acepta como su guía al Señor Dios, y confía en él para que muestre el camino. Él dice que no a lo que su cultura le dice, dice que no incluso a su pequeño yo, y en cambio obedece a la desconcertante voz de Dios.

Algunas presentaciones de la religión harían que tal obediencia pareciera un paseo por el parque. Pero, ¿qué escuchamos de Hebreos acerca de este hombre de fe, Abraham?

Se nos dice que “se puso en camino sin saber a dónde iba.” No se perdió en el camino; él nunca lo supo en primer lugar.

Se nos dice que con su hijo y su nieto vivían en tiendas de campaña en una tierra extranjera, como si fuera un nómada, un refugiado, tal vez un extranjero ilegal.

Nos dicen que se encontró con un bebé a los noventa años. Él será por mucho el padre de mayor edad en la graduación de la escuela primaria.

Aquí tenemos una situación, una historia de vida, tanto insegura como poco heroica. Abraham obedece a una voz diferente a la de otras personas. No es su ego el que habla, ni las demandas y normas de la sociedad. Estoy seguro de que a menudo le resultó todo menos fácil.

Es un lugar común llamar a Abraham “el padre de los creyentes.” ¿Qué significa eso? Significa que debe existir un parecido familiar entre él y nosotros. Al igual que Abraham, a veces también debemos cerrar los oídos a nuestros egos y a las expectativas de la sociedad y, en cambio, escuchar una voz diferente.

Somos personas que no necesariamente tienen para saber a dónde vamos. En lugar de la confianza nerviosa en nosotros mismos, podemos tener la seguridad de las cosas que se esperan, la convicción de las cosas que no se ven, que no es algo que soñamos, sino que nos llega como un regalo. En lugar de confiar en nuestro yo privado o en algún colectivo humano, podemos optar por poner nuestra confianza donde Abraham puso la suya.

Aquí se impone una advertencia. Esta actitud, conocida como fe, no garantiza una existencia libre de problemas. Recuerda a Abraham.

Faith lo hizo salir un día, no sabía adónde.
Se encontró a sí mismo como una especie de refugiado.
Y es difícil perseguir a un niño pequeño casi cien años más joven que tú.

Pero en su deambular, en su exilio, en sus tropiezos, llegó a disfrutar gran parte del tiempo de todos modos de la compañía del Señor Dios, quien se arriesgó al menos tanto como sobre Abraham como Abraham lo enfrentó.

Algunos de ustedes pueden saber cómo en 1939, mientras las nubes de guerra se oscurecían sobre Europa, el rey Jorge VI levantó innumerables espíritus a través de un mensaje de Navidad transmitido al Imperio Británico cuando citó estos versos de un poema de Minnie Louise Haskins:

“Le dije al hombre
que estaba en la puerta del año
‘ Dame una luz
para que pueda caminar hacia lo desconocido.’

“Y él respondió:
‘Entra en las tinieblas
y pon tu mano en la mano de Dios.
Eso te será mejor que la luz
y más seguro que el camino conocido.’”

Abraham hizo esto cuando se enfrentó a lo desconocido, porque él mismo no reconocía el camino, y otras personas no podían guiarlo, pero caminó hacia la oscuridad , una vez tras otra, y puso su mano en la mano de Dios.

Cualquier persona, cualquier congregación, tiene momentos de enfrentarse a lo desconocido. Ninguno de nosotros está exento. St. Christopher’s no está exento de esto. Hay momentos en los que parecemos tontos a los ojos del mundo y nos sentimos cualquier cosa menos cómodos con nosotros mismos. La vida no parece ni heroica ni convencional.

Es entonces cuando hacemos bien en seguir el ejemplo de nuestro padre Abraham. Porque cuando no reconocemos hacia dónde vamos, él se para en la puerta de este nuevo episodio. En respuesta a nuestra súplica por una luz, nos dice que seamos sus hijos en la fe.

“Vayan a la oscuridad,” nos cuenta. “Haz como yo y todos los santos hemos hecho,” él dice. ‘Pon tu mano en la mano de Dios. Eso será para ti mejor que la luz y más seguro que un camino conocido.”

Copyright 2010 Charles Hoffacker. Usado con permiso.

Fr. Hoffacker es el autor de A Matter of Life and Death: Preaching at Funerals (Cowley Publications), un libro dedicado a ayudar al clero a preparar homilías fúnebres que sean fieles, pastorales y personales.