Hebreos 11:8-9 – Ten cuidado al volver a casa – Estudio bíblico – Biblia.Work

Hebreos 11:8-9 – Ten cuidado al volver a casa – Estudio bíblico

Escrituras: Hebreos 11:8-19

Introducción

Mi hija mayor viaja a la universidad tres veces por semana. Al tener que conducir 35 millas de ida, mi hija a menudo me llama antes de comenzar el viaje a casa. Siempre termino la llamada de la misma manera: ten cuidado al volver a casa.

La vida impulsada por promesas es realmente un viaje a casa. En Hebreos 11 se describe este viaje a través de la vida de hombres y mujeres fieles que nunca perdieron de vista hacia dónde se dirigían. Con corazones y mentes consumidos por una evidente pasión por Dios, estas almas impulsadas por promesas ilustran los altibajos asociados con una vida de fe.

La fe de Abraham se describe con gran detalle. De hecho, se le da más atención a la vida de Abraham que a cualquier otra figura en el capítulo. Su vida está marcada por magníficos momentos de fe en las promesas de Dios. ¿Es porque era significativamente diferente al resto de nosotros?

Abraham es un modelo perdurable de fidelidad porque navegó con éxito las experiencias de la vida que podrían haberlo derribado. La forma en que respondemos a las experiencias de la vida común impactará dramáticamente nuestro caminar con Dios para bien o para mal.

¿Cuáles son las experiencias de la vida común que pondrán en peligro o potenciarán una vida impulsada por promesas?

Yo. Cuando Dios está hablando (8a)

La palabra “obedeció” significa literalmente que Abraham escuchó. ¿Cuántas oportunidades increíbles se pierden simplemente porque no escuchamos a Dios mientras habla? Una vida impulsada por promesas se alimenta de la dirección personal de Dios mientras Él habla a través de Su Palabra. La receptividad de Abraham a la voz de Dios marcó toda su vida. Esta generación será impactada dramáticamente por personas que, como Abraham, están escuchando atentamente a Dios.

II. Cuando sé que es hora de partir (8b)

Abraham dejó atrás su ciudad natal de Ur en la búsqueda de las promesas de Dios. No es fácil dejar un lugar que amamos. Quedarse en casa cuando Dios dice que se levante y vaya descarrilará su viaje. Tal vez Dios lo está llamando a mudarse de donde está a un nuevo lugar de trabajo o ministerio. ¡Decir sí a Su liderazgo lo colocará firmemente en las filas de hombres como Abraham! No lo dudes.

III. Cuando sé que necesito quedarme (9-10)

Abraham ilustra salir de casa. ¡Él también ilustra la experiencia común de quedarse quieto! ¡A veces Dios nos llama a quedarnos donde estamos, cuando es posible que queramos salir corriendo! Las circunstancias fueron difíciles y desafiantes para Abraham en la Tierra Prometida. Vivía en tiendas de campaña. La única tierra que alguna vez tuvo fue el terreno de entierro que compró para la tumba de su esposa. Sin embargo, se quedó. Permanecer bajo la dirección de Dios es una experiencia común que puede alimentar una extraordinaria vida de fe.

IV. Cuando soy incapaz de hacer alguna diferencia (11-12)

¡Juntos, Abraham y Sara se dieron cuenta de que su esperanza de tener un hijo era físicamente una posibilidad remota! El cuerpo de Abraham y la matriz de Sara (Romanos 4:19) ya no eran capaces de reproducirse. Sin embargo, Dios había prometido que la descendencia de Abraham sería en número como las estrellas en el cielo o la arena a la orilla del mar. No podemos controlar a Dios. Si pudiéramos, entonces Él no estaría en control de todo lo demás en nuestro mundo. En los momentos en que me doy cuenta de que soy impotente, debo apresurarme a abrazar la omnipotencia de Dios. La persona impulsada por la promesa vive con impotencia apoyándose en el poder de Dios.

V. Cuando anhelo algo (13-16)

El escritor de Hebreos extiende la experiencia de la impotencia para incluir a personas impulsadas por promesas en todas partes que tienen grandes anhelos insatisfechos en sus almas. Querer y no tener puede distraernos fácilmente de la simple devoción a Jesucristo. Las personas impulsadas por promesas se dan cuenta de que sus anhelos más profundos nunca se verán satisfechos aquí. Este mundo no es nuestro hogar. Los anhelos que sentimos son por algo mucho más grande que lo que esta tierra puede satisfacer.

VI. Cuando pierdo lo que amo (17-19)

El hijo prometido Isaac era precioso para Abraham. La posible pérdida del niño fue una verdadera prueba de la suprema devoción de Abraham a Dios mismo. Abraham sabía que se podía confiar en Dios: incluso si eso significaba perder a su hijo. La pérdida es un peligro para la fe y la esperanza en Dios. ¡Las personas impulsadas por promesas deciden confiar en Dios sin importar nada!

Conclusión

Las personas impulsadas por las promesas llevarán vidas llenas de desafíos comunes y cotidianos a la fe. Sin embargo, irán a lugares y harán cosas que la gente común extrañará. ¿Por qué? Las personas impulsadas por las promesas ven y evitan los peligros mentales y las trampas que pueden erosionar la fe. En consecuencia, están empoderados por el mismo conjunto de circunstancias que derriban a otros. Así que, ¡ten cuidado al volver a casa!

Ilustración

Reglas viales australianas

¿Conduces por el lado equivocado de la carretera? ¿Esquivar manadas de canguros por la noche? ¿Cuidado con las rotondas? Estos son algunos de los peligros únicos asociados con la conducción de un vehículo en Australia. ¡Un viaje exitoso en Australia está íntimamente ligado a su capacidad para evitar el peligro!

Reglas viales australianas, Barrier Reef Australia [en línea], citado el 1 de octubre de 2002. Disponible en Internet: http:// www.barrierreefaustralia.com/aussie-road-rules.htm

Don Pucik es el Director Ejecutivo Asociado de la Convención Bautista de Arkansas y ex editor de Pastors Today Newsletter. Sirviendo a iglesias en Mississippi, California y Louisiana por más de 20 años, él y su esposa Gail ahora viven en Arkansas con sus seis hijos. Don mantiene un ministerio de consulta y aliento para pastores a través de EquippingSaints.com.