Hebreos 12:1-2 La última palabra (Londres) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Hebreos 12:1-2 La última palabra (Londres) – Estudio bíblico

Sermón Juan 11:32-44 La última palabra

Por Dr. Jeffrey K. London

Es de noche ,
y toda esa noche simboliza,
que llegamos a apreciar la luz de la gracia.

Porque es en la noche
cuando todo está oscuro
que yacemos desnudos ante el universo.

Es en la noche que luchamos con demonios y ángeles
esperando contra toda esperanza ver la luz del nuevo día.

La noche,
la oscuridad,
es a la vez tumba y matriz para el cristiano.
Es el lugar donde morimos mil muertes
y es el lugar donde brota nueva vida adelante. (Salmo 110:3; 139:13; Isaías 46:3-4)

Ya sea la oscuridad de nuestras habitaciones por la noche
o la noche de nuestra oscuridad interior,
estamos siendo recreados en las personas que Dios quiere que seamos.

Así que es importante que reconozcamos la necesidad de la tumba
si alguna vez vamos a experimentar la maravilla del útero.

Pero la realidad de la tumba es difícil de aceptar
porque nos llega en la realidad de nuestras lágrimas,
en la realidad de nuestra oscuridad,
en la realidad de la muerte.

Jesús llega a la escena para encontrar a María en una tumba de lágrimas.
No hay estrellas en su cielo nocturno.
Su hermano Lázaro está muerto
y está enfadada con Jesús por no haber venido antes,
por no haber salvado a su hermano. (Juan 11:32)

Pero basta una palabra de Jesús
y el sepulcro da paso al útero
y brota la luz de la vida.

¡Desátalo y déjalo ir! (Juan 11:44)
es la palabra de Jesús al sepulcro.

La muerte no tendrá la última palabra.
La última palabra pertenece a Dios
y en Jesucristo vemos la luz de la Palabra brillar en nuestras tinieblas
y las tinieblas no pueden vencerla. (Juan 1:5)

Hay una realidad mayor;
una realidad mayor que es desatada y libre;
una realidad mayor que transforma la tumba en matriz,
> muerte en vida;
es una realidad mayor que pertenece a Dios.

Y es esta realidad mayor la que celebramos en el Día de Todos los Santos.

Y es esta realidad mayor que está entre nosotros incluso ahora.
El hogar de Dios está entre nosotros. (Apocalipsis 21:3)
No a pesar de,
sino especialmente en medio del dolor y la tragedia que experimentamos,
en medio de todo lo que nos sepultaría
Dios está presente y activa sacando vida de la muerte.

La carta a los Hebreos contempla una gran nube de testigos que nos rodea constantemente,
un cónclave de santos enormemente brillante que nos anima
como corremos esta carrera de la vida. (Hebreos 12:1-2)

Es una visión maravillosamente fiel de la gran realidad de Dios
que siempre está más allá del tacto y la vista.
Nos recuerda que no estamos solos en esta vida santa;
nos recuerda que somos parte de un legado más grande que pertenece a Dios.

Somos parte de un plan santo que se extiende más allá del tiempo y el espacio.
Y es este santo plan,
este gran legado de redención y salvación,
lo que hace que nuestros seres amados fieles sean una parte muy importante de nuestro presente,
mucho con nosotros,
muy mucho entre nosotros animándonos.

Y así venimos en este día de días
a no rendir homenaje al sepulcro,
a no oír la voz de la muerte;
venimos a experimentar la maravilla del útero,
venimos a escuchar el pase de lista de la vida.

Nos reunimos en anticipación de la palabra final que pertenece solo a Dios
la última palabra que enjuga toda lágrima de nuestros ojos;
la última palabra que vence a la muerte;
la última palabra que esparce luto, dolor y tristeza;
la última palabra que ilumina nuestra noche
y hace nuevas todas las cosas. (Isaías 25:6-9; Apocalipsis 21:4-5)

Pasemos lista.
Con alegría y acción de gracias, reconozcamos fielmente la gran realidad de Dios.
demos gracias a Dios por el legado vivo de todos los santos
que forman la historia salvadora de nuestro Dios.

Por favor, responda al anuncio del nombre de cada santo proclamando fielmente a cada uno de ellos PRESENTE.

1. Charley Adams

2. Cloe Adams

3. Raymond Adams

4. Roberto Amacher

5. Shirley Amacher

6. Charles Ashcraft

7. Millicent Ashcraft

8. Dick Bagwell

9. Juanita Baker

10. Marilyn Baker

11. Gen Basden

12. Jo Basden

13. James Basden

14. Frances Bergdorf

15. Andrés Carroll

16. Chen Chenoweth

17. Lloyd Cox

18. Steve Dennis

19. Chub Dodge

20. Grace Dodge

21. Ann Patterson Dooley

22. David Drummond

23. Callie Elder

24. Loyd Elder

25. Buddy Elliot

26. Betty Ford

27. Doris Ford

28. Rev. John Gammie

29. Gregory Glenn

30. Betty Baxter Verde

31. Bill Grimm

32. Shanna Grinstead

33. Kerilyn Brooke Henderson

34. Linda Herzberg

35. Bill Holloway

36. Geraldine Holmes

37. Doran Johnson

38. Geri Jones

39. Edward Juergenson

40. Ida Juergenson

41. Glen Lawrence 42. Ken Ledbetter

43. Marion Ledbetter

44. Jorge Lisle

45. Robert Londres

46. Wanda Londres

47. Russell Maddox

48. Doug Markey

49. Bob McGowen

50. Frankie McKinnon

51. Maynard Miller

52. Violeta Miller

53. Vivian Milne

54. Del Moore

55. Bart Charles Murphy

56. Charlie Murphy

57. Everett Murphy

58. Josefina Murphy

59. Max Murphy

60. Lea Nielsen

61. Ed Orr

62. María B. Parque

63. Daniel Alan Popp

64. Scott Portz

65. María Ramsay

66. Béatrice Ramseur

67. Alfreda Reaves

68. James Rettie

69. Reita Somers

70. Dale Stauffer

71. Arnold Stock

72. Del Stumpff

73. Martha Somers Stunkel

74. Priscila Swain

75. Cañada Cisne

76. Kathleen Thompson

77. Cristina Weber

78. Jorge Weber

79. Judy Wenger

80. Betty Murphy Woods

81. Margaret Colladay

Oración: Dios de la tumba y el útero, a través de los siglos nos has enviado más testigos de los que pudimos reconocer, más ayuda de la que pudimos buscar, y más de ti mismo de lo que pudimos amar. Te damos gracias especialmente hoy por los santos de nuestra fe: aquellos que nos han liberado para adorarte, aquellos que han revivido nuestra fe y nos han hablado de tu llamado, aquellos que nos han enseñado sobre el pasado para que podamos estar preparados para el futuro. , y aquellos a quienes amamos, aquellos que han sido Cristo para nosotros, escuchándonos, amándonos, enseñándonos y sirviéndonos en tu santo nombre.

Con gratitud y gracias, oh Dios, nos regocijamos en la visión de tus santos rodeándonos, especialmente en tiempos difíciles cuando necesitamos sentir su aliento animador. Por el don de su testimonio y de tu Palabra, por el cuidado de sus manos y de las tuyas, te damos gracias. En el nombre de Jesús oramos. Amén.

Copyright 2006, Jeffrey K. Londres. Usado con permiso.