Hechos 2:1-21 Hora de Entregar (Hyde) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Hechos 2:1-21 Hora de Entregar (Hyde) – Estudio bíblico

Sermón Hechos 2:1-21 Hora de Entregar

Por Dr. Randy L. Hyde

Esperar puede volverte loco . Todo depende de lo que estés esperando:

el tipo del cable que vendrá entre el mediodía y las 5:00
la tienda para entregar un electrodoméstico prometido
un colega para que llegue una reunión importante
un bebé por nacer
la olla proverbial por hervir.

Sí, definitivamente depende de las circunstancias, de lo que estés esperando. Pero en muchos, si no en la mayoría de los casos, la espera puede hacer rechinar los dientes y hacer que la temperatura emocional se eleve.

Los discípulos de Jesús, tal como los encontramos en el segundo capítulo de los Hechos, han sido esperando. ¿Piensas con paciencia? Lo dudo. No puedo encontrar ninguna evidencia en los evangelios del Nuevo Testamento de que los hombres que Jesús había elegido para ser sus confidentes más cercanos, aquellos que servirían como base para su nueva iglesia, tenían en ellos, tenían la madurez, los medios espirituales para esperar pacientemente cualquier cosa. .

Mira a Pedro. Podía esperar a que el pez mordiera, tal vez, pero se puso muy nervioso cuando Jesús se fue a orar y él, Pedro, quería continuar con lo que fuera que tenía en su agenda para ese día. Y generalmente su agenda era diferente a la de Jesús. Considere a Tomás. Alguien tan propenso a dudar probablemente no esperaría nada que no tuviera algún tipo de evidencia empírica. James y John, ¿Hijos del Trueno? Tienes que estar bromeando. Déjame preguntarte esto, ¿alguna vez has conocido a alguien en tu vida con un temperamento como el de ellos que sea paciente con cualquier cosa?

¿Crees que cuando Jesús lo dijo cuando dijo, Quédate en la ciudad, hasta que seáis revestidos de poder desde lo alto (Lucas 24:59) ¿creéis que él realmente pensó que lo harían? ¿O tomarían el asunto en sus propias manos como lo habían hecho tantas veces antes cuando él había estado con ellos? ¿Crees que cuando Jesús lo dijo pensó que bien podría haber estado hablando con una pared en blanco?

¡Esperar puede volverte loco! Mi conjetura es que si tuviera que pedir testimonios en este punto, historias tuyas sobre momentos particulares de tu vida cuando te encontraste esperando esperando esperando, muy pocas de ellas serían contadas con un tono agradable en la voz. No, no somos más propensos a esperar pacientemente que los discípulos de Jesús.

Pero adivinen lo que hicieron. Ellos hicieron lo que Jesús les dijo que hicieran. Eso no significa que se sentaron en sus manos todo el día. Según las escrituras se dedicaron a la oración y eligieron a Matías para reemplazar al traidor Judas. Pero aparte de eso, prácticamente solo esperaron. Y luego sucedió, tal como Jesús había dicho que sucedería.

Era la fiesta judía llamada Pentecostés. La palabra significa literalmente El quincuagésimo. Penta significa cinco, como en pentágono o pentagrama. Entonces Pentecostés era la fiesta judía que caía cincuenta días después de la Pascua. Pesaj era una fiesta más importante para los judíos, pero debido a que llegaba casi dos meses antes, el clima podía ser un poco más impredecible.

Debido a que el clima era más favorable en Pentecostés, lo que facilitaba el viaje, los peregrinos judíos tenían vienen de todas partes para el festival. Había partos y medos, elamitas y habitantes de Mesopotamia, Judea y Capadocia, Ponto y Asia, Frigia y Panfilia, Egipto y partes de Libia. y Roma; No te olvides de Roma. Incluso cretenses y árabes. Esa es la lista de nacionalidades que nos proporciona Luke, ¡que es su forma de decir que venían de todas partes! Todos reunidos en Jerusalén para celebrar su fe común.

Fue en medio de esta multitud internacional que el Espíritu Santo vino como un bombardero e hizo notar su presencia a aquellos que se habían comprometido a seguir a Jesús de Nazaret. , el crucificado y resucitado. Y sucedió de la manera que Jesús dijo que sucedería. Y sucedió en Pentecostés.

Francamente, solía pensar que la Pascua era suficiente. Una afirmación única que la fe cristiana siempre ha sabido hacer es que nuestro Fundador, nuestro Señor, no tiene una lápida junto a su tumba. Ha resucitado, la tumba no pudo retenerlo. Solía pensar que la tumba vacía era suficiente por sí sola. Pero he cambiado de opinión. La Pascua necesita Pentecostés, porque la Pascua no estaría completa sin Pentecostés.

Piénsalo. Así lo expresa Fred Craddock

Sin Pentecostés, la Pascua le recuerda a la iglesia que Jesús ahora se ha ido para estar con Dios y sus seguidores se quedan solos en el mundo. Sin Pentecostés, la Pascua nos ofrece un Cristo resucitado cuyo regreso a la gloria deja a la iglesia para enfrentarse al mundo armada con nada más que buenos recuerdos de cómo era una vez cuando Jesús estaba aquí. Pero con Pentecostés, Pascuas, Cristo promete regresar y ha regresado en el Espíritu Santo como consolador, guía, maestro, recordatorio y poder. Con Pentecostés, la iglesia no solo celebra sino que participa en la Pascua. Con Pentecostés, Cristo resucitado dice hola y no adiós a la iglesia.1

La Pascua necesita Pentecostés.

Y tú y yo necesitamos Pentecostés, y he aquí por qué& #8230;

Piensa en esos momentos en los que te sentiste derrotado. Las circunstancias personales te habían golpeado. Las personas en las que confiaba no habían demostrado ser fieles a esa confianza. El viaje de la vida había llegado a un callejón sin salida, y el camino era tan estrecho que ni siquiera había suficiente espacio para dar la vuelta, y mucho menos para ir en una nueva dirección. Y justo cuando parecía que ya no podías más, el Espíritu Santo de Dios vino, y como lo hizo en el valle de Ezequiel, sopló nueva vida en tus huesos secos y quebradizos. Y sabías que valía la pena reclamar tu vida una vez más, valía la pena pedirla, valía la pena buscarla.

Somos gente de Pascua, sí, pero incluso con Pascua todavía necesitamos Pentecostés.

Escuche una vez más como Lucas lo describe de repente un sonido vino del cielo como el soplo de un viento recio, y llenó toda la casa donde estaban sentados (¡donde estaban esperando!). Y se les aparecieron lenguas como de fuego, repartidas y reposando sobre cada uno de ellos. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablaran (2:2-4).

¿Sabes lo que creo que está diciendo? Creo que Luke nos está diciendo que realmente no puede encontrar las palabras para describirlo. No completamente. Las palabras no existen. Dios puede habernos dado el don de su Espíritu venidero, pero no necesariamente las palabras para describirlo; no completamente de todos modos. Lukes simplemente haciendo lo mejor que puede. Hay una gran y profunda emoción en esta historia y, a pesar de sus mejores esfuerzos, Luke insinúa que ni siquiera ha comenzado a contarla de la forma en que realmente fue. Bueno, solo tengo que conformarme con su descripción humana de lo que sin duda fue una experiencia muy poco humana.

Bueno, ¿qué significa todo esto? Después de todo, ¿no fue algo de una sola vez, que nunca volvió a ocurrir? Déjame preguntarte: ¿Has visto alguna lengua de fuego flotando en la iglesia últimamente? Los colores que llevas hoy son lo más parecido posible.

Admitámoslo mientras hablamos de la presencia del Espíritu Santo, ¿no es realmente cierto que somos más como Tomás? Creemos lo que podemos ver, lo que podemos tocar, lo que sabemos que es real, y por eso no estamos inclinados a poner todo el peso de nuestra fe en algo tan vagamente oscuro como el Espíritu Santo. ?

Eran como el niño pequeño que estaba siendo arropado en la cama por su madre. Mami, gritó, tengo miedo de estar solo en la oscuridad. Quiero que alguien se quede conmigo.

Su madre respondió: No tengas miedo. Dios está contigo.

Entonces el niño dijo, quiero a alguien con piel en la cara.

Cuando se trata de ver la presencia de Dios , ¿no es verdad que quieres que sea alguien con piel en la cara? Bueno, Pentecostés nos dice que podemos. Como dice Tony Campolo

Hace dos mil años, el Cristo eterno se encarnó en un hombre llamado Jesús. Las manos de ese hombre Jesús eran las manos de Dios, y con esas manos Dios tocó a los que tenían lepra y los sanó. Los pies de ese hombre Jesús eran los pies de Dios, y con esos pies Dios caminó entre la gente de este mundo para que pudiéramos contemplar la gloria de Dios. La lengua de ese hombre Jesús era la lengua de Dios, y fue con esa lengua que Dios pronunció las palabras más importantes jamás puestas en lenguaje humano. Hace dos mil años, Cristo, que es el Hijo eterno de Dios, se expresó en un cuerpo humano histórico.2

Hace dos mil años. ¿Significa eso que Dios ya no existe en forma humana? ¡No! Pentecostés dice que Dios ahora está encarnado en la iglesia, que a través de la iglesia quiere sanar a los enfermos, quiere proclamar las buenas nuevas a los que más lo necesitan, quiere hacer justicia en un mundo afligido, y quiere quiere dar libertad a aquellos que están hundidos por las terribles circunstancias de sus vidas. Si va a suceder, sucederá a través de la iglesia.

Dios ha dejado en claro que este tipo de personas son su tipo de personas, y depende de la iglesia para proclamar y encarnar el bien. noticias que solo el reino puede dar. Hubo un tiempo en que los discípulos se encontraron esperando, tediosamente esperando. Pero cuando llegó Pentecostés, cuando el Espíritu Santo apareció como viento y fuego y ungió a los reunidos ese día con poder de lo alto, entonces llegó el momento de que la iglesia entregara las grandes buenas nuevas del reino. Y esa sigue siendo la tarea de la iglesia.

La iglesia, esta iglesia, necesita ser incendiada, porque esa es la imagen de Pentecostés.

Si alguien se pusiera de pie ahora mismo y gritar ¡Fuego!, ¿cuál sería nuestra reacción? Nos encontrábamos tratando de ser los primeros en salir. ¿Ves por qué estas imágenes son tan importantes para la iglesia? Aquí es donde nos reunimos para adorar, sí, pero no es donde se supone que debe estar la iglesia cuando no estamos adorando. Se supone que la iglesia debe estar ahí afuera, y cada servicio de adoración en este lugar es simplemente otra oportunidad para que gritemos ¡Fuego! Pero el fuego que nos envía corriendo al mundo fuera de estas cuatro paredes es el tipo de fuego que cura en lugar de dañar, construye en lugar de destruir, y funde el caos en comunión, abre los oídos de las personas y llena sus corazones con pasión.3

Pentecostés es la estación del fuego, el fuego del Espíritu Santo. Pentecostés es la estación del viento, el viento del Espíritu que sopla y sopla en los corazones de aquellos que están comprometidos con Dios y su reino. Pentecostés es el momento en que debemos recordar que a veces ser la iglesia puede ser peligroso. Annie Dillard es bastante famosa por decir que deberíamos usar cascos protectores en la iglesia y atarnos a las bancas, porque no sabemos qué lugar tan peligroso es este.

Así que hagamos la pregunta inevitable En este lugar, ¿es evidente el Espíritu? Cuando dejamos la adoración y salimos al mundo, ¿se hace evidente el Espíritu? Donde trabajamos, donde vivimos, donde compramos, donde hacemos lo que sea que hacemos, ¿es evidente el Espíritu? Somos gente de Pascua, sí, pero ¿somos también gente de Pentecostés?

Una familia adinerada de Massachusetts solía tomarse un mes de vacaciones todos los veranos en la costa de Maine, llevándose a su criada con ellos. La criada tenía un ritual anual en la playa. Llevaba un traje de baño anticuado, completo con un sombrerito blanco, y llevaba suficiente parafernalia para abastecer Wal-Mart. Se instalaría en la playa, cubriría cada centímetro de su carne expuesta y viajaría hasta la orilla del agua. Allí vacilaba mientras respiraba hondo y se armaba de valor para entrar en el agua helada. Finalmente, extendía delicadamente un pie y lo bajaba lentamente al agua hasta que apenas tenía el dedo gordo del pie sumergido. Luego repitió el acto con el otro pie. Luego, habiendo satisfecho su mínima necesidad de nadar, se retiraba a su silla y sombrilla y pasaba el resto de las vacaciones acurrucada alrededor de un libro.

Me temo que puede ser una parábola de nuestro compromiso cristiano. ¿Tenemos miedo de ceder a la experiencia de Pentecostés, temerosos de perder el control? De eso se trata realmente, ¿no? Control. Queremos tener el control.

Bueno, si Pentecostés no va a hacer nada más, debería recordarnos que no tenemos el control, ni siquiera de nosotros mismos. Debemos ser una comunidad testigo, compartiendo con amigos, familiares y conocidos el poder de Dios en nuestras vidas. ¿Por qué? Porque la iglesia somos nosotros, y la iglesia es la única institución fundada por el mismo Cristo. Pero no podemos hacer eso, no podemos dar testimonio de nuestra fe, si el Poder no está presente en nosotros, ¿o sí?

Amigos míos, el tiempo de espera ha terminado. Respondamos en este domingo de Pentecostés al derramamiento del gran Espíritu de Dios, y determinemos como individuos y como cuerpo colectivo de fe que es hora de que entreguemos. Realmente no hay otras opciones.

Señor, ven y úngenos en este día de Pentecostés. Danos lenguas de fuego con las cuales compartir nuestra fe. Envía, con el viento racheado de tu presencia, el Espíritu que nos da coraje para soltar y dejarte tener el control de lo que somos y lo que hacemos. Inflámanos con tu Espíritu, para que podamos anunciar la buena noticia de un Cristo salvador, porque es en su nombre que oramos esta oración peligrosa, Amén.

Notas

1Fred Craddock, et. al., Preaching Through the Christian Year: Year A (Philadelphia: Trinity Press International, 1992), págs. 298-299.

2Tomado de notas antiguas, no se puede localizar la fuente

3C. Welton Gaddy y Don W. Nixon, Recursos de adoración para congregaciones cristianas, (Macon, Georgia: Smyth & Helwys Publishing, Inc., 1995), pág. 219.

Derechos de autor 2006 Randy L. Hyde. Usado con permiso.