Hechos 2:1-21 Recibe el Espíritu Santo (Sellery) – Estudio bíblico – Biblia.Work

Hechos 2:1-21 Recibe el Espíritu Santo (Sellery) – Estudio bíblico

Sermón Hechos 2:1-21 Recibe el Espíritu Santo

Por el Rev. David Sellery

Este domingo la mayor parte la acción está en los Hechos de los Apóstoles. Entonces, con la debida reverencia al evangelio de Juan, rompamos el precedente y concentrémonos en la primera lectura de Hechos de esta semana. Pero primero, tomemos prestado un pensamiento del relato del evangelio de Juan sobre la aparición de Cristo resucitado en el aposento alto. Después de saludar a los apóstoles con el Shalom acostumbrado, Jesús les encarga:Como me envió el Padre, así os envío yo. Dicho esto, sopló sobre ellos y dijo: Recibid el Espíritu Santo

Con estas palabras Cristo pone la mesa para Pentecostés, literalmente cincuenta días después de la Pascua, día que el pueblo judío reservaba para celebrar el favor de Dios. Jesús alerta a los apóstoles que el Espíritu Santo viene, pero no llegará hasta que Jesús haya regresado al Padre. Es más que una sutileza teológica que Jesús y el Espíritu Santo no ocupen el mismo espacio o el mismo papel al mismo tiempo. Hay un orden sublime a la Trinidad Creadora, Redentora y Abogada. Jesús nos ha dicho antes que ahora que su obra está hecha, debe ir al Padre, pero promete que nunca nos abandonará, porque el Espíritu Santo viene. Significativamente, Jesús no solo habla a los Apóstoles; sopla sobre ellos desde lo más profundo de su cuerpo resucitado. Así como el Padre lo ha enviado para hacer la obra de Dios en el mundo, Jesús nos envía a nosotros para llevar a cabo la obra de Dios a través de la guía del Espíritu Santo.

Fieles a su palabra, cincuenta días después los apóstoles recibieron la Santa Espíritu. Una vez más se habían reunido. Una vez más Dios entró en la habitación y se movió entre ellos. Pero esta vez no hubo presencia física. No había heridas que inspeccionar; ninguna cara familiar para dar la bienvenida. La carne fue reemplazada por una fuerza. El poder del Espíritu Santo estaba sobre ellos manifestado en un viento violento y lenguas de fuego. Pero más significativa que la pirotecnia fue la infusión de brillantez y energía evangélica. Dios Abogado los llenó y los envió a predicar ya enseñar con infinita sabiduría, celo y valentía. Los apóstoles esos tipos comunes esos cobardes esos traidores esos cráneos entumecidos se habían convertido en evangelistas inspirados, misioneros intrépidos, portadores del nuevo pacto, testigos vivos de nuestra redención. En los evangelios desde el Miércoles de Ceniza hasta Pentecostés, hemos observado el crecimiento espiritual de los apóstoles. Milagrosamente han aprendido tanto y han llegado tan lejos. Pero, ¿cuánto hemos aprendido? ¿Hasta dónde hemos llegado?

En este ciclo de Cuaresma-Pascua hemos aprendido una vez más que somos salvos. Cada pecado que alguna vez hubo o que alguna vez habrá fue clavado en esa cruz. En Cristo resucitado sabemos que la vida eterna es nuestra. Sabemos que es un regalo de Dios absoluto. Solo necesitamos creer y, como señal de nuestra creencia, ser bautizados en la familia de los creyentes. Sabemos también que creer no es un deporte para espectadores. No podemos tumbarnos en el sofá proverbial de la vida y esperar a que Dominos nos entregue la vida eterna. Nuestra fe debe ser activa, no pasiva. Solo en una fe activa podemos generar la esperanza y el amor que son el legado de nuestra redención.

Lamentablemente, como los apóstoles, somos lentos para aprender y rápidos para olvidar. Es por eso que el Espíritu Santo viene a nosotros como lo hizo con ellos, no como un visitante, sino como la presencia permanente de Dios. Puedes ignorarlo, pero no si valoras la salvación. Está con nosotros ahora. Es por eso que estás leyendo la palabra de Dios hoy. Él responde cada oración. Si no tomamos nada más de estos últimos noventa días, esté despierto, esté alerta a la presencia de Dios en su vida. Recibe el Espíritu Santo.

Copyright 2014 David Sellery. Usado con permiso.